La Hora del Planeta deja a oscuras a grandes ciudades para recordar el desafío climático

Después de la Ópera de Sídney o los rascacielos de Hong Kong, el Kremlin moscovita y la Torre Eiffel parisina se unieron el sábado a la Hora del Planeta, sesenta minutos de oscuridad para recordar el desafío del cambio climático y la importancia de salvaguardar la naturaleza.

 

Activistas de la Cruz Roja participan en Skopie, Macedonia. AFP

 

Esta "Hora del Planeta", cuya primera edición comenzó en Australia en 2007, será seguida en total por millones de personas en 187 países, que irán apagando sus luces a las 20H30 locales.

 

Las torres Petronas de Kuala Lumpur, la torre Burj Khalifa de Dubái, la Acrópolis de Atenas, la basílica de San Pedro en Roma, se unieron una vez más al acontecimiento.

 

Los organizadores presentan esta manifestación como "el mayor movimiento que viene de la base" a favor de la lucha contra el cambio climático.

 

"Su objetivo es despertar conciencia en la protección del medioambiente y la fauna salvaje", explicó a la AFP Dermot O'Gorman, un responsable para Australia de la organización de protección de la naturaleza WWF, que coordina el evento a través del mundo.

 

El estadio olímpico de Pekín o las pirámides de Egipto se unieron igualmente a la campaña.

 

En América, grandes ciudades también respondieron a la convocatoria.

 

El Partenón, en Atenas. AFP

 

En Ciudad de México, apagaron sus luces monumentos como el Ángel de la Independencia, en el turístico Paseo de la Reforma, y también el Zócalo (plaza central) quedó sumido en la oscuridad por momentos.

 

Y en Cali, la tercera ciudad de Colombia, activistas encendieron velas para formar el signo "60+".

 

En Nueva York, el Empire State Building emitió un ligero destello para marcar las 20h30 locales.

 

La Hora del Planeta "llega en un momento en que la población y la Tierra se hallan bajo presión. El cambio climático va más rápido que nosotros. Sus consecuencias son inquietantes", explicó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, mediante un video colgado en Twitter.

 

La movilización se focaliza este año en los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad y las especies animales o vegetales.

 

"Más de la mitad de las especies animales o vegetales están amenazadas de extinción en algunas regiones naturalmente más ricas en biodiversidad si seguimos así", advirtió O'Gorman.

 

El Kremlin, Moscú. AFP

 

Por más simbólica que sea, esta campaña anual permitió en el pasado algunos éxitos, como la prohibición del uso de plástico en las islas Galápagos o la plantación de 17 millones de árboles en Kazajistán.

 

Dianna Ali, que cenaba con su familia en Sídney cuando se apagaron las luces, explicó que esta iniciativa le permitía tomar conciencia concretamente del impacto de sus costumbres de vida en la salud del planeta.

 

"Desde que lanzaron la Hora del Planeta, soy más consciente de la energía que uso. Pienso que un solo individuo puede hacer la diferencia", dijo a la AFP.

 

"Estamos perdiendo no solamente nuestro combate contra el cambio climático, sino también nuestro combate contra el declive de la biodiversidad", declaró el presidente francés, Emmanuel Macron, en un mensaje audio en inglés colgado en Twitter para alentar el compromiso con la campaña.

 

Fuente: www.afp.com

Comienza en Sídney la "hora del planeta"

La Opera y el Harbour Bridge de Sídney apagaron su iluminación durante una hora el sábado sonando el inicio de la “hora del planeta”, una campaña organizada cada año en todo el mundo para movilizar contra el cambio climático y para la salvaguarda de la naturaleza

 

Sydney Harbour también participó ... (AFP)

 

Esta “hora del planeta”, cuya primera edición comenzó en Australia en 2007, será seguida por millones de personas en 187 países, que apagarán sus luces a ñas 20H30 locales.

 

Los organizadores presentan esta manifestación como “el mayor movimiento que viene de la base” a favor de la lucha contra el cambio climático.

 

“Su objetivo es despertar consciencia en la protección del medioambiente y la fauna salvaje”, explicó a la AFP Dermot O’Gorman, un responsable para Australia de la organización de protección de la naturaleza WWF, que coordina el evento a través del mundo.

 

A las 20H30 locales numerosos monumentos y edificios terminarán a oscuras durante una hora, como la torre Eiffel de París, el Cristo Redentor de Rio, el Big Ben de Londres, el Kremlin, la Acrópolis, los rascacielos de Hong Kong o de Dubai o la basílica San Pedro y las catarátas del Niágara.

 

Las primeras imágenes de Asia muestran las torres Petronas de Kuala Lumpur a oscuras, así como las ramblas de Hong Kong o Singapur.

 

El estadio olímpico de Pekín o las pirámides de Egipto se plegarán a la campaña.

 

... sumergiendo su horizonte mundialmente famoso en la oscuridad. (AFP)

 

La movilización se focaliza este año en los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad y las especies animales o vegetales.

 

“Más de la mitad de las especies animales o vegetales están amenazadas de extinción en algunas regiones naturalmente más ricas en biodiversidad si seguimos así”, advirtió O’Gorman.

 

Por más simbólica que sea, esta campaña anual permitió en el pasado algunos éxitos, como la prohibición del uso de plástico en las islas Galápagos o la platación de 17 millones de árboles en Kazajistán.

 

Dianna Ali, que cenaba con su familia en Sídney cuando se apagaron las luces, explicó que esta iniciativa le permitía tomar conciencia concretamente del impacto de sus costumbres de vida en la salud del planeta.

 

“Desde que lanzaron la hora del planeta, soy más consciente de la enegía que uso. Pienso que un  sólo individuo puede hacer la diferencia”, dijo a la AFP. AFP

 

Fuente: ensegundos.com.pa

La UE da una "última oportunidad" a nueve países por la calidad del aire

La Comisión Europea dio el martes diez días a nueve países considerados los malos alumnos de la Unión Europea (UE) en materia de calidad de aire, entre ellos España, Francia y Alemania, para que tomen nuevas medidas y evitar ser convocados ante la justicia europea.

 

Vista de París desde la Catedral de Notre Dame, el 14 de marzo de 2017 (AFP / Philippe Lopez)

 

Tienen hasta "el fin de la semana próxima para completar sus informes" si quieren evitar que se acuda al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), explicó el ejecutivo europeo tras una reunión con los nueve ministros, convocados a Bruselas para una "cumbre" de la "última oportunidad".

 

"Lo único que impediría a la Comisión recurrir a la justicia sería la adopción de medidas suficientes para alcanzar de forma inmediata sus objetivos", declaró el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, tras la reunión.

 

Se considera que la contaminación del aire es responsable de más de 400.000 muertes prematuras al año en la UE, sin contar a los europeos que sufren de enfermedades respiratorias y cardiovasculares. La Comisión calcula que al bloque le cuesta más de 20.000 millones de euros anuales.

 

Los nueve países convocados --Alemania, España, Francia, Hungría, Italia, República Checa, Rumanía, Reino Unido y Eslovaquia-- superan regularmente los límites de emisiones establecidos con el fin de proteger la salud de los europeos para dos contaminantes clave, las partículas finas (PM10) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

 

A pesar de las repetidas advertencias de la Comisión desde hace meses, o incluso años en algunos casos, estos países no se atuvieron a las normas, lamenta el Ejecutivo europeo.

 

Llevarlos ante la justicia europea "sería la salida a un largo periodo, demasiado largo dirían algunos, durante el cual hemos propuesto nuestra ayuda, hemos dado consejos y lanzado advertencias", declaró Karmenu Vella.

 

"La calidad del aire en España mejora, no empeora", aseguró el lunes la ministra española de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, precisando que los problemas de contaminación se centran en grandes ciudades como Barcelona o Madrid y no son un "problema generalizado".

 

La torre Agbar de Barcelona, y al fondo una franja visible de contaminación

 

"¿Cuál es el resultado?"

 

"La Comisión intenta desde hace varios años presionar a los Estados con la amenaza de una multa récord del TJUE, pero ¿cuál es el resultado? Cuando uno ve que la primera orden dada a Francia remonta a 2009, cabe plantearse la pregunta", se indignó la eurodiputada francesa del grupo de los Verdes Karima Delli en un comunicado.

 

Bulgaria y Polonia, que también están afectadas por la contaminación con partículas, no están convocadas porque con ellas ya se dio el paso de recurrir al TJUE. Este tipo de procedimientos puede conducir a sanciones financieras.

 

La Comisión tiene en la mira a otros Estados, pero que aún disponen de un cierto margen de maniobra antes de llegar a la etapa del Tribunal de Justicia.

 

Un total de 23 países de los 28 Estados miembros superan los límites sobre las normas de calidad del aire, según la Comisión, y el problema afecta a más de 130 ciudades europeas. Hay 16 expedientes abiertos en el caso de las partículas, 13 en el caso del dióxido de nitrógeno y uno para el dióxido de azufre.

 

Eurocities, la organización que agrupa a las 140 mayores ciudades de Europa, espera medidas "claras y transparentes" como resultado de la reunión.

 

"La mayoría de las ciudades cumplen con su parte, pero necesitamos que los dirigentes europeos y nacionales respeten su parte del acuerdo", declaró su secretaria general, Anna Lisa Boni.

 

Cuando hace casi un año el Ejecutivo europeo lanzó una "última advertencia" a cinco países, España entre ellos, sobre el dióxido de nitrógeno, también propuso medidas como "la reducción del volumen global del tráfico", "el paso a los vehículos eléctricos" o "la reducción de las emisiones de los vehículos con motor diésel".

 

Fuente: www.afp.com

Reino Unido tiene que resolver urgentemente lagunas para cumplir objetivo de emisiones

Londres (Reuters) - Reino Unido debe diseñar urgentemente nuevas políticas para cumplir sus objetivos nacionales de emisiones, dijeron el miércoles los asesores climáticos del gobierno.

 

En la imagen, una vista general de Londres entre niebla y contaminación, el pasado 3 de abril de 2014. Reuters / Suzanne Plunkett

 

En virtud de la ley de Cambio Climático, Reino Unido se ha comprometido a que en 2050 las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero sean un 80 por ciento inferiores a los niveles de 1990, por lo que debe presentar propuestas sobre cómo pretende alcanzar sus objetivos climáticos, fijados en planes quinquenales.

 

El año pasado, el Gobierno lanzó la denominada Estrategia de Crecimiento Limpio sobre inversiones en investigación e innovación para reducir las emisiones, aunque los asesores consideraron que no es suficiente.

 

"Todavía existen lagunas significativas. Incluso aunque se implementasen, las políticas existentes y nuevas, incluidas las establecidas en la Estrategia de Crecimiento Limpio, incumplirían el cuarto y quinto planes de carbono por ... un margen significativo", según el informe de la Comisión de Cambio Climático británica (CCC, por sus siglas en inglés).

 

El cuarto plan cubre el periodo 2023-2027 y requiere un recorte de emisiones del 51 por ciento en 2025 sobre los niveles de 1990.

 

La comisión, que es independiente del Gobierno, está presidida por el exsecretario de Medio Ambiente, John Gummer, e integra expertos académicos y empresariales.

 

El CCC dijo que el gobierno necesita proporcionar más detalles sobre cómo piensa impulsar el uso de vehículos eléctricos y señaló que el país debería invertir en proyectos para capturar y almacenar las emisiones de dióxido de carbono bajo tierra.

 

La Estrategia de Crecimiento Limpio recoge que el gobierno invertiría 100 millones de libras ($138 millones) en la captura de carbono, pero Gummer dijo en una rueda de prensa que este nivel de financiación no reflejaba la importancia de esta tecnología para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones.

 

Gummer también dijo que las constructoras deberían hacer más esfuerzos para construir casas energéticamente eficientes, algo que ayudaría a reducir las emisiones gracias a un menor consumo de energía y aliviaría las facturas de energía de las familias.

 

El gobierno también debería evaluar el riesgo de que los proyectos con bajas emisiones de carbono que están actualmente en desarrollo no se concluyan a tiempo, dijo la comisión.

 

"La finalización dentro de plazo de la central nuclear Hinkley C es un ejemplo", dijo.

 

Hinkley C, que está siendo construida por la francesa EDF, será la primera planta nuclear nueva en Reino Unido en más de 20 años, aunque ha sufrido retrasos y podría no comenzar a funcionar hasta 2027, diez años más tarde lo previsto.

 

Las emisiones de gases de efecto invernadero en Reino Unido han disminuido en un 38 por ciento desde 1990 y el país va en camino de cumplir con el tercer plan de reducción de emisiones (2018-2022).

 

($1 = 0,7271 libras)

 

(Información de Susanna Twidale, traducción de Jose Elías Rodríguez)

 

Fuente: es.noticias.yahoo.com

Argentina, Bolivia y España emprenden un plan ambiental en el sur boliviano

Autoridades de la localidad boliviana de Bermejo, en el sur del país, pondrán en marcha un programa para mitigar los problemas ambientales que genera la quema del residuo de la caña de azúcar, una estrategia que se ejecutará mediante la cooperación triangular entre Argentina, Bolivia y España.

 

Los residuos de la caña de azúcar pueden emplearse como herbicidas y abonos orgánicos y también en la generación de electricidad, ya que cuatro toneladas de estos desechos equivalen en energía eléctrica a lo producido por una tonelada de carbón. EFE

 

El proyecto "Sensibilización ambiental y aprovechamiento de los residuos agrícolas de cosecha de la caña de azúcar" será presentado este jueves en Bermejo, informó hoy en un comunicado la embajada de Argentina en La Paz.

 

Con esta iniciativa se prevén reducir los efectos contaminantes de la tradicional quema del residuo de la caña de azúcar, conocido también como bagazo, y generar recursos económicos adicionales para Bermejo, que se sitúa cerca de la frontera con Argentina.

 

Al tratarse de una zona de frontera, el proyecto permitirá también un intercambio con municipios y gobernaciones de provincias limítrofes argentinas y con entidades del norte del país vecino, como el Ingenio Ledesma o el Instituto Nacional de Tecnología Agraria INTA Famaillá, resalta el comunicado.

 

Los residuos de la caña de azúcar pueden emplearse como herbicidas y abonos orgánicos y también en la generación de electricidad, ya que cuatro toneladas de estos desechos equivalen en energía eléctrica a lo producido por una tonelada de carbón.

 

A la presentación del proyecto se prevé que asistan el alcalde de Bermejo, Delfor Burgos, el embajador de Argentina en Bolivia, Normando Álvarez García, ingenieros argentinos y bolivianos, representantes de la universidad estatal boliviana Juan Misael Saracho y organizaciones locales. 

 

Fuente: www.efe.com

México y Francia se unen contra el impacto del calentamiento en el Caribe

París, 12 dic (EFE). México y Francia aunaron hoy sus esfuerzos en favor de la lucha contra el impacto del cambio climático en el Caribe y animaron a otros países e instituciones públicas y privadas a sumarse en favor de esa región.

 

Firma de la Declaración de Intenciones sobre la Iniciativa Franco-Mexicana de Adaptación y Resilencia al Cambio Climático en el Caribe, entre el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray (i), y el jefe de la diplomacia francesa, Jena Yves Le Drian (F. de La Mure / MI)

 

La declaración de intenciones firmada por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso, y el jefe de la diplomacia francesa, Jean Yves Le Drian, reconoció que la cooperación internacional “desempeña un papel primordial para prevenir, mitigar y adaptarse a los efectos del calentamiento”.

 

A su juicio, la acidificación de los océanos, la pérdida de diversidad o fenómenos meteorológicos extremos dificultan los procesos de “reconstrucción y resiliencia” en los países del Caribe.

 

México y Francia invitaron a unir esfuerzos en torno a tres líneas de acción: la sensibilización en las instancias multilaterales sobre la vulnerabilidad de esa zona; la cooperación científica internacional y la movilización de recursos.

 

Entre las acciones previstas, los dos países apostaron por “favorecer intercambios técnicos y científicos para compartir información de datos geoespaciales y estadísticos útiles para los países del Caribe”.

 

“Las cancillerías de cada país coordinarán los esfuerzos nacionales y de la región y acogerán con satisfacción a terceros actores que, al igual que México y Francia, busquen actuar en beneficio del Caribe”, dijeron en esa declaración.

 

El manifiesto fue firmado en el marco de la cumbre global “Un Planeta”, celebrada en París e impulsada por el presidente francés, Emmanuel Macron, para apoyar proyectos concretos contra el cambio climático y hacer balance de los avances desde la adopción en diciembre de 2015 del Acuerdo de París. 

 

Fuente: contactohoy.com.mx

Los inversores se alejan de las energías fósiles en la cumbre climática de París

Bancos, empresas e inversores anunciaron el martes sus compromisos frente al cambio climático, en especial para dar la espalda a las energías fósiles, durante una cumbre en la que el presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió que se está "perdiendo la batalla" contra este desafío.

 

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (i), saluda a su homólogo de Guinea, Alpha Condé, a su llegada el 12 de diciembre de 2017 al almuerzo en el Palacio del Elíseo, en París, en el marco de la cumbre climática One Planet (AFP / Christophe Archambault)

 

Dos años después de la firma histórica del Acuerdo de París, la cita buscó dar un impulso a la aplicación de los objetivos adoptados entonces, pese a la retirada de Estados Unidos decidida por Donald Trump.

 

Macron, artífice de la cumbre, aseguró de entrada que se "está perdiendo la batalla", en un discurso ante representantes de 127 Estados, instituciones internacionales, inversores y filántropos.

 

"No avanzamos lo suficientemente rápido y esa es la tragedia", afirmó el presidente. Por eso aseguró que es hora de pasar a una "fase de acción".

 

También el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, envió una señal de alarma al asegurar que el mundo se halla "en una guerra por la existencia de la vida en nuestro planeta tal y como la conocemos".

 

Pero la cumbre arrojó algunos resultados, hasta el punto de que Macron dijo a su término que se "había recuperado un poco del terreno perdido", emplazando a celebrar una reunión "anual".

 

El presidente francés, Emmanuel Macron, saluda a la primera ministra británica, Theresa May, en el Palacio del Elíseo parisino este 12 de diciembre de 2017, en un almuerzo ofrecido por Macron dentro de la cumbre One Planet (AFP / Alain Jocard)

 

Entre los compromisos anunciados, el Banco Mundial afirmó que dejará de financiar la exploración y extracción de petróleo y gas después de 2019 y que se acerca al objetivo de "que el 28% de sus préstamos para 2020 se destinen a la acción climática".

 

"Estamos determinados a trabajar con todos ustedes para implementar las políticas adecuadas, lograr que las fuerzas del mercado se muevan en la dirección correcta, poner dinero sobre la mesa y acelerar nuestra acción", afirmó el presidente de la institución, Jim Yong Kim.

 

La ONG Greenpeace aplaudió el anuncio: "El Banco Mundial -en tanto una de las instituciones financieras mundiales más poderosas- ha enviado" una clara señal de "falta de confianza hacia el futuro de la industria de combustibles fósiles", se congratuló uno de sus miembros, Gyorgy Dallos.

 

La aseguradora AXA y el banco holandés ING anunciaron por su parte una aceleración de su desvinculación de la industria del carbón.

 

Y un grupo de más de 200 grandes inversores presionaron a un centenar de las empresas más contaminantes del mundo (BP, Chevron, Airbus, Ford, ArcelorMittal...) para que se sumen a la lucha contra el cambio climático, incluyéndolas en una lista de vigilancia durante cinco años.

 

La primera ministra de Bangladés, Sheikh Hasina, y el exsecretario general de la ONU Kofi Annan abandonan el Palacio del Elíseo, en París, el 12 de diciembre de 2017, tras un almuerzo en el marco de la One Planet Summit (AFP / Alain Jocard)

 

El sector energético es responsable de tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Inversiones masivas necesarias

 

Macron convocó la cumbre en respuesta a la decisión de Trump en junio de retirarse del Acuerdo de París, que pretende limitar el calentamiento global por debajo de +2ºC.

Las inversiones deberán ser masivas para alcanzar los compromisos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

La Agencia Internacional de la Energía estima que hará falta un promedio de 3,5 billones de dólares anuales de inversiones en el sector energético durante 30 años, es decir, el doble de la cifra actual, advirtió Jim Yong Kim.

 

"Es indispensable encontrar nuevas fuentes de financiamiento, sobre todo para los países en desarrollo", insistió el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en una tribuna publicada en el diario francés Les Echos.

 

Por ahora, las medidas anunciadas por los gobiernos, dirigidas por ejemplo a desarrollar las energías renovables, son insuficientes porque resultarían en un alza superior de la temperatura media a 3ºC respecto a la era preindustrial.

El exgobernador de California Arnold Schwarzenegger participa en la cumbre climática One Planet el 12 de diciembre de 2017 en Boulogne-Billancourt, al oeste de París (AFP / Eric Feferberg)

 

La ausencia de EEUU, "una desgracia"

 

Medio centenar de jefes de Estado y de gobierno asistieron a la cumbre, entre ellos el español, Mariano Rajoy; el boliviano, Evo Morales; la británica, Theresa May, Peña Nieto y varios presidentes africanos.

 

Estados Unidos estuvo representado por un miembro de su embajada ante Francia.

 

"Es muy decepcionante, es peor que decepcionante, es una desgracia cuando se tienen en cuenta los hechos, la ciencia, el sentido común, todo el trabajo que se hizo", dijo a la AFP el exsecretario de Estado estadounidense John Kerry, muy implicado en las negociaciones de 2015 en París.

 

Pero Kerry se mostró optimista: "Trump quizás se haya retirado del (Acuerdo de) París, pero el pueblo estadounidense, no".

 

"No se preocupen por nosotros", dijo el exgobernador de California Arnold Schwarzenegger. "Los Estados y las ciudades tienen muchos poderes" en Estados Unidos.

 

Fuente: www.afp.com

Una cumbre en París buscará impulsar la financiación contra el calentamiento

Dos años después de la histórica firma del Acuerdo de París, la capital francesa acoge el martes una cumbre para acelerar la financiación contra el cambio climático, todavía muy insuficiente, pero indispensable para hacerle frente.

 

Esqueleto de un ave en el cauce seco del río Loira a su paso por Montjean-sur-Loire, en el oeste de Francia, el 7 de septiembre de 2017 (AFP / Loic Venance)

 

¿Cómo orientar las inversiones hacia las energías renovables? ¿Cómo ayudar a los países en desarrollo? A estas preguntas tratará de responder la cita, coorganizada por la ONU y el Banco Mundial y propuesta por el presidente francés, Emmanuel Macron, tras el anuncio de su homólogo estadounidense, Donald Trump, de retirar a Estados Unidos del acuerdo climático.

 

Medio centenar de jefes de Estado y de gobierno asistirán a la cumbre, entre ellos el mexicano Enrique Peña Nieto, el español Mariano Rajoy, el boliviano Evo Morales, la británica Theresa May y varios presidentes africanos.

 

En cambio, grandes países emisores de gases de efecto invernadero estarán representados a un nivel inferior, ministerial por ejemplo en el caso de China e India.

 

DiCaprio, en primera línea

 

Estados Unidos enviará a un encargado de la embajada, aunque responsables políticos, empresas y fundaciones estarán presentes para defender que el país "sigue ahí", pese a la retirada decidida por Trump.

 

También son esperados grandes financiadores públicos y privados, ONG y el actor Leonardo DiCaprio, uno de los rostros más mediáticos de la lucha contra el cambio climático.

 

Este One Planet Summit se celebra menos de un mes después de la COP23, la conferencia anual de la ONU sobre el clima.

 

¿Qué se puede esperar de más? "Una COP es el consenso multilateral, esta cumbre es la movilización de aquellos que quieren ir más rápido", explicó Laurence Tubiana, exnegociadora francesa.

 

"Debemos mostrar que es útil y posible hacer más de lo que nos comprometimos en 2015", agregó.

 

Países que firmaron y ratificaron el acuerdo de París sobre el cambio climático (AFP / Simon Malfatto)

 

Un calentamiento superior a 3º C

 

Al término de un año marcado por violentos huracanes en el Caribe y devastadores incendios en Los Ángeles, un estudio acaba de revisar al alza las previsiones de calentamiento global estimadas en el último informe del grupo de expertos de la ONU, conocido como GIEC.

 

En 2015, la comunidad internacional acordó actuar para contener el mercurio por debajo del techo de +2ºC respecto a la era preindustrial, pero los compromisos nacionales tomados hasta ahora supondrán un aumento de más de 3ºC.

 

Además muchos están condicionados a la obtención previa de la financiación necesaria.

 

Paralelamente, los países ricos prometieron elevar a 100.000 millones de dólares anuales de aquí a 2020 la financiación destinada a los países en desarrollo, que reclaman garantías de que cumplirán su promesa, para poder adaptarse a los impactos del calentamiento, con la construcción de diques, sistemas de alerta, elevación de las viviendas, etc.

 

"Esta cumbre llega en un momento crucial", subrayó Nick Nuttall, portavoz de la secretaría climática de la ONU.

 

Al término de una jornada de reuniones el martes, podrían anunciarse donaciones de fundaciones, coaliciones contra el uso del carbón...

 

"¿Se saldrá con una hoja de ruta de la comunidad financiera? No está claro", dijo Ronan Dantec, presidente de Climate Chance, una coalición de territorios.

 

Las ONG se manifestarán a su vez el martes en París para reclamar a los financiadores que dejen de apoyar las infraestructuras fósiles (gas, petróleo y carbón, responsables de tres cuartas partes de las emisiones).

 

Según un informe elaborado por Oil Change y WWF, entre otras organizaciones, bancos de desarrollo e instituciones públicas vinculadas al G20 gastan anualmente 72.000 millones de dólares en proyectos vinculados con energías fósiles, es decir, cuatro veces más que para las limpias.

 

Fuente: www.afp.com

La cumbre de París es la oportunidad de un cambio real, dice el presidente del BM

El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, estimó que la Cumbre sobre el clima que se realizará el martes en París es una oportunidad para concretar avances en la lucha contra el cambio climático, incluso sin el apoyo del presidente Donald Trump.

 

El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim (AFP / Jim Watson)

 

"Lo que hace diferente a esta Cumbre es que no es simplemente otra reunión de alto nivel, permitirá reunir a grupos de personas que normalmente no están juntas, especialmente para hablar sobre las oportunidades sobre el clima", dijo Kim a periodistas en una teleconferencia.

 

Cerca de 4.000 participantes y 800 organizaciones y actores públicos y privados son esperados en la "One Planet Summit", que se realiza dos años después del Acuerdo de París sobre el clima y seis meses después de que Trump retirara a su país del histórico acuerdo.

 

La Cumbre, organizada en conjunto por Francia, la ONU y el BM, se celebrará en la isla Seguin, y de enfocará en el financiamiento de las políticas climáticas.

 

El encuentro se realizará sin la presencia de un representante del gobierno estadounidense, pero acudirán varios funcionarios estatales y locales, así como grupos privados y personalidades que siguen comprometidas con el cambio climático, dijo Kim. Entre ellos, estará el exalcalde Nueva York Michael Bloomberg, que tiene una fundación que ayuda a financiar el encuentro.

 

El jerarca del BM indicó que el financiamiento de proyectos sobre el clima será clave, mientras la Agencia Internacional de Energía (AIE) estimó que se requieren unos 3,5 billones de dólares anuales durante los próximos 30 años para contener el aumento global de las temperaturas.

 

"Uno de los grandes temas en París (...) es la necesidad de ampliar el financiamiento, que todavía no es suficiente para cumplir los compromisos del acuerdo de París", dijo.

 

Sin recursos "solo tienes un acuerdo... y nada cambiará de hecho".

 

Una parte importante es proveer financiamiento para que los países en desarrollo aborden el cambio climático.

 

El BM ha pedido aumentar los fondos para esos proyectos en un 28% para 2020, según una portavoz. Este 2017, ya ha comprometido 13.000 millones para más de 200 iniciativas sobre el clima.

 

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció la convocatoria a esta cumbre para revitalizar la lucha contra el cambio climático, luego de que Estados Unidos decidió retirarse del Acuerdo de París.

 

Fuente: www.afp.com

La comunidad internacional comprometida con "un planeta sin contaminación"

La comunidad internacional se comprometió el miércoles a limitar la contaminación del planeta a causa de productos plásticos y químicos, y apeló a un cambio radical en la manera de fabricar y consumir.

 

El director ejecutivo para el Medioambiente en la ONU, Erik Solheim, el 5 de diciembre de 2017 en Nairobi (AFP / Tony Karumba)

 

En la tercera asamblea de Naciones Unidas para el medio ambiente, reunida desde el lunes en Nairobi, los ministros y expertos de 193 países acordaron buscar juntos una vía "para un planeta sin contaminación".

 

"La contaminación reduce la duración de vida de millones de personas cada año" explicó la resolución adoptada el miércoles.

 

"Cada día, nueve personas de cada diez respiran un aire que sobrepasa las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) para la calidad del aire y más de 17.000 morirán prematuramente a causa de ello" añade el texto.

 

Mediante esta declaración, los gobiernos se comprometen a promover una "productividad económica duradera" y a alentar "modos de vida duraderos", facilitando el reciclaje de productos y reduciendo los desechos".

 

"Lo que tenemos que hacer es ir concretamente hacia un plan de acción" declaró a la prensa Ibrahim Thiaw, el director adjunto del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (UNEP).

 

"Nuestros modos de producción y consumo deberán cambiar" insistió Thiaw.

 

A su juicio, eso implica "políticas muy claras" a nivel nacional y local, como el simple hecho de prohibir la utilización de bolsas de plástico que no sean reutilizables.

 

"Cada año evacuamos entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de plástico en nuestro océanos y generamos más de 40 millones de toneladas de residuos electrónicos", recordaron los representantes en esa asamblea.

 

La UNEP aseguró que ha recibido 2,5 millones de propuestas contra la contaminación, de la parte de gobiernos, municipalidades, empresas e individuos.

 

Fuente: www.afp.com

París acogerá a dirigentes y celebridades en cumbre del clima

París acogerá a unos cincuenta jefes de Estado y de Gobierno, incluyendo al mexicano Enrique Peña Nieto y al español Mariano Rajoy, en una cumbre del clima que se celebrará el 12 de diciembre, anunció la presidencia francesa.

 

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, se marcha del Senado, en Madrid, tras su intervención para hablar de la situación en cataluña el 27 de octubre de 2017 (AFP / Óscar del Pozo)

 

En el encuentro organizado por el mandatario francés Emmanuel Macron estarán también presentes celebridades implicadas en la lucha contra el cambio climático.

 

Entre ellas, se confirmó la presencia del actor estadounidense Leonardo DiCaprio, el empresario Bill Gates, el exgobernador de California Arnold Schwarzenegger y el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, cuya fundación participa en la financiación del encuentro.

 

Esta cumbre, bautizada One Planet Summit, se celebrará tras la decisión de Estados Unidos de retirarse del histórico acuerdo del clima de París de 2015, que establecía un plan de acción mundial para impedir que la temperatura global aumente más de 2ºC respecto a la era preindustrial.

 

La presidencia francesa señaló que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump -quien no participará en la cumbre- será remplazado por el encargado de negocios de la embajada estadounidense en París.

 

Fuente: www.afp.com

A pesar de la urgencia climática, la COP23 aplaza sus principales decisiones hasta 2018

La conferencia del clima de la ONU (COP23) se cierra el viernes con un aire de resignación tras la decisión de Estados Unidos de abandonar el barco, y con numerosos frentes para luchar contra el cambio climático que quedarán abiertos hasta 2018.

 

La copia de la diosa Fiheds del artista danés Jens Galschiøt con humo de la antorcha se exhibe en el Parque Rheinaue en Bonn durante la conferencia sobre el clima COP23. Scanpix / Patrik Stollarz

 

El objetivo principal de los casi 200 países, reunidos en Bonn durante dos semanas, era empezar a redactar el reglamento del histórico Acuerdo de París para impedir que la temperatura del planeta aumente más de 2º C respecto a la era preindustrial.

 

Pero en el tintero quedan otros aspectos que provocaron, de nuevo, tironeos entre países ricos y en desarrollo. La causa, el año 2020.

 

En esa fecha los miembros deben haber revisado, principalmente, sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero, y más importante aún, sus compromisos financieros para la lucha.

 

Sin dinero, recuerdan los países pobres como Fiyi, que presidió esta COP23 pero que no pudo hacerlo en su territorio por falta de logística, su contribución a la lucha contra el calentamiento del planeta será escasa.

 

Las decisiones de fondo sobre esos temas quedaron postergadas hasta la COP24, que se celebrará en diciembre de 2018 en Katowice (Polonia), según todas las fuentes negociadoras y ONGs asistentes.

 

Y el farragoso trabajo sobre el reglamento del Acuerdo de París, que define los criterios de control mutuo de emisiones, los plazos de ayuda técnica, la financiación a largo plazo, etc, quedó apenas esbozado, con un borrador que puede llegar a centenares de páginas.

 

Los negociadores ya reconocen abiertamente que necesitarán como mínimo otra sesión de fórceps para aligerar el texto, antes de diciembre de 2018.

 

'Como si faltara el corazón'

 

El principal emisor de CO2 y uno de los mayores financieros de la ayuda climática, Estados Unidos, asiste por el momento a las negociaciones, pero su actitud ha cambiado totalmente desde que el presidente Donald Trump anunciara en junio que el Acuerdo de París no sirve a sus intereses.

 

Un artista construye una figura humana con pedazos de madera el jueves 16 de noviembre en el parque Rheinaue de Bonn (Alemania), con motivo de la COP23 de la ONU sobre el cambio climático (AFP)

 

"Con la salida de [Donald] Trump parece como si las estrellas nos hubieran abandonado" explicó a la AFP Seyni Nafo, un negociador del grupo de naciones africanas.

 

"Es como si nos faltara el corazón. La posición de Estados Unidos influencia a los otros países desarrollados, lo que a su vez tiene consecuencias para las posiciones que adoptan la mayoría de países en desarrollo. Todo el mundo se vigila mutuamente", indicó.

 

"Nunca había visto una COP con un índice de adrenalina tan bajo" explicó un diplomático europeo bajo anonimato.

 

Países industrializados y emergentes se esfuerzan en tomar el relevo de Estados Unidos. Una veintena de países anunció esta semana una alianza para eliminar el carbón como fuente energética en las próximas décadas.

 

El presidente francés, Emmanuel Macron, acogerá a mandatarios del mundo entero el 12 de diciembre en París para reafirmar el compromiso de hace dos años. Trump no fue invitado.

 

Los fondos no llegan

 

La COP23 de Bonn ha sido una etapa intermedia de la negociación, coinciden los asistentes.

 

"La 'pata débil' son los métodos de implementación [del Acuerdo], no solamente el acceso a financiamiento y recursos sino transferencia de tecnologías y gestión de capacidades" para ayudar a los países en desarrollo, explicó la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, que representa al G77 y China (134 países).

 

El Fondo Verde creado en la COP de Cancún de 2009 es un ejemplo de ello.

 

"Ya han pasado 8 años, se esperaban 100.000 millones de dólares anuales, y eso no ha ocurrido. Lo que hay en la cesta son 6.000 millones" criticó.

 

La canciller ecuatoriana aseguró que a pesar del desconcierto creado por el anuncio de Washington, el deseo al cierre de esta COP23 era de no bajar los brazos.

 

"A pesar de algunas tensiones creo que vamos a salir con un amplio programa de acción" de Bonn, indicó Espinosa.

 

"No puedo prejuzgar el resultado, pero nuestras expectativas son de que vamos por buen camino" añadió Manuel Pulgar-Vidal, exministro peruano y ahora responsable del programa sobre cambio climático de la organización WWF.

 

Tras la entrada en vigor del Acuerdo de París, el año pasado, "esta era la primera COP para compartir ideas, para darles sentido; aunque no creo que hayamos hecho lo suficiente en torno al reglamento" explicó a la AFP Mohamed Adow, de la ONG Christian Aid.

 

Fuente: es.noticias.yahoo.com

Acuerdo de París sobre el cambio climático: los compromisos de los países

París – El acuerdo sobre cambio climático adoptado por 195 países en diciembre de 2015 en París y ratificado de momento por 168 fija metas globales a la lucha contra el cambio climático sin imponer objetivos a cada país.

 

Detrás de la "zona Bonn", unas de las sedes de la COP23, en el Rheinaue, en Alemania, un enorme globo terráqueo sobresale en el cielo (AFP / DPA / Patrik Stollarz)

 

Los objetivos

 

El objetivo del acuerdo es contener el aumento de la temperatura “muy por debajo de los 2ºC” respecto a la era preindustrial y “de seguir esforzándose por limitar este aumento a 1,5ºC”, aunque muchos expertos dudan de que se pueda lograr.

 

2 o 1,5°C son objetivos muy ambiciosos, dado el nivel actual de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los expertos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), que presentarán un informe en 2018, estiman que es necesario reducir las emisiones entre un 40% y un 70% entre 2010 y 2050 para permanecer por debajo de los 2°C.

 

El acuerdo no especifica metas obligatorias a cada país, como sí lo hace el protocolo de Kioto. Cada cual se fija a sí mismo sus propios objetivos de reducción de emisiones para 2025 o 2030.

 

El calendario

 

Los planes de acción nacionales evitarían los cataclísmicos +4/5°C previsibles en ausencia de políticas climáticas, pero colocarían al planeta en una situación sumamente peligrosa con +3°C.

 

De ahí la necesidad de revisar estos compromisos, para colmar la diferencia entre 1,5/2°C y 3°C, que corresponden a impactos muy diferentes.

 

Sobre una base voluntaria se prevé un balance en 2018: las ONG presionan para que un máximo de países cumplan y revisen al alza sus ambiciones a partir de 2020, sobre todo tomando en cuenta que las tecnologías ‘verdes’ serán más accesibles.

 

En el acuerdo, la primera revisión obligatoria está prevista para 2025, fecha muy tardía para poder respetar la meta de los 2ºC.

 

Los países también deben comunicar para 2020 su estrategia de desarrollo para la emisión de baja cantidad de dióxido de carbono para 2050.

 

Verificación de los compromisos

 

El Acuerdo de París prevé que los países rindan cuentas de las acciones programadas y de sus resultados. Es necesaria cierta flexibilidad para algunos países, en particular los más pobres.

 

Más allá de este principio general, quedan por determinar las reglas precisas de transparencia ¿Qué informaciones deben incluirse en los planes nacionales y con qué grado de detalles?

 

La transparencia también se aplica a la ayuda financiera y los países desarrollados deben comunicar “cada dos años” medidas adoptadas para ayudar a los países en desarrollo.

 

Ayuda a los más pobres

 

En 2009, los países ricos habían prometido que su ayuda aumentaría hasta alcanzar a los 100.000 millones de dólares en 2020, para financiar infraestructuras energéticas limpias y adaptarse al impacto negativo del calentamiento global.

 

El texto de París establece que los 100.000 millones de dólares son apenas un mínimo anual y que se fijará un nuevo objetivo para 2025.

 

Una hoja de ruta publicada en octubre por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y unos cuarenta países estima que sobre la base de los compromisos anunciados, la ayuda alcanzaría los 67.000 millones anuales en 2020 (gobiernos, bancos de desarrollo y otras instituciones). En función de los efectos de estímulo a la inversión privada, los financiamientos pasarían de 77.000 a 133.000 millones de dólares en 2020.

 

El Acuerdo de París prevé un reequilibrio entre las ayudas a la reducción de las emisiones, muy mayoritarias, y la adaptación al impacto del calentamiento. Según la OCDE, sólo un 16% de la ayuda financiera se destina actualmente a la adaptación.

 

La suma de 100.000 millones puede compararse con los de 3.000 a 4.000 millones de dólares necesarios, según New Climate Economy, para asegurar una transición hacia economías de bajo nivel de carbono, lo cual sólo podrá lograrse a través de una reorientación masiva de las finanzas.

 

Fuente: www.ednh.news

Viejas disputas frenan las negociaciones de cambio climático en Bonn

Bonn (Alemania), 14 nov (EFE).- Las históricas disputas entre países desarrollados y en desarrollo en las negociaciones climáticas que se habían suavizado con el Acuerdo de París han resurgido en la cumbre del clima de Bonn (COP23), frenando el avance en la redacción de las reglas para el funcionamiento del pacto alcanzado en 2015.

 

La gobernadora de Oregón, Kate Brown (d), participa en un coloquio durante la Cumbre del Clima (COP23) celebrada en Bonn (Alemania). EFE

 

La COP23 está fundamentalmente llamada a avanzar en la redacción de esas reglas, que deben quedar concluidas en un año, pero a menos de cuatro días de su conclusión los negociadores manejan un texto de 179 páginas en el que "no se concreta nada", reconocieron a Efe fuentes de la negociación.

 

La clave de esas reglas es el único punto legalmente vinculante del Acuerdo de París: el mecanismo de revisión de los compromisos nacionales de reducción de emisiones (NDC, por sus siglas en inglés) que los países deben presentar cada cinco años.

 

El pacto dice que ese mecanismo debe regirse por el principio de transparencia y ser único y uniforme para todos los países, desarrollados y en desarrollo, si bien a estos últimos se les da la posibilidad de incorporarse al mismo tan pronto como tengan capacidad de hacerlo (en la medida en que vayan contando con inventarios de emisiones, por ejemplo).

 

Pero China -un país reticente a que el resto conozcan sus datos de emisiones- abandera a más de un centenar de países en desarrollo que se oponen a que se evalúen los esfuerzos de mitigación de los países ricos y pobres de la misma manera.

 

Por ello, han vuelto a sacar a relucir un tema conocido en el argot de las negociaciones como "la diferenciación" -entre un grupo y otro de países-.

 

El argumento para oponerse a avanzar en el mecanismo de transparencia la primera semana fue que la presidencia de la COP23, que ejerce el estado insular de Fiyi, hubiera "cedido" a las presiones de Estados Unidos, la UE o Canadá de sacar de la agenda "la acción pre 2020", es decir lo que están haciendo los países ricos en materia de financiación y transferencia tecnológica para apoyar a los en desarrollo.

 

"Estamos convenciéndoles de que es un tema que aparece repartido en los diferentes programas de trabajo que se están viendo en la negociación de reglas del Acuerdo de París", dijo a Efe la jefa de cambio climático de la ONU, Patricia Espinosa.

 

En declaraciones a Efe, el comisario europeo de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, indicó que "no es que la UE no quiera tratar este asunto, sino que quiere centrarse en las reglas para poner en práctica el Acuerdo de París".

 

"Queremos progreso en la reglas del acuerdo, especialmente en transparencia, un punto que llena en estos momentos 45 páginas y que es inmanejable", dijo contundente.

 

El comisario agregó que en términos de acción pre 2020 "no puede reprochársele nada a la UE, que en mitigación tiene comprometida una reducción de emisiones del 20 % para 2020 y va camino de alcanzar un 26 % y que hasta 2016 aportó 20.200 millones de euros en financiación climática a los países en desarrollo".

 

"Estamos preparados para seguir apoyando a los países en desarrollo en mejorar sus capacidades y tecnología para cumplir el Acuerdo de París, pero no podemos volver al tema de la diferenciación basado en un anexo de la convención de 1992", subrayó el comisario, quien, no obstante, insistió en que en la bilaterales que mantendrá en los próximos días ejercerá "mucho la conciliación".

 

Por su parte, la directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), Teresa Ribera, opinó que pueden "ser pacientes en la negociación de los detalles técnicos".

 

"Pero esto en ningún caso pueden ser excusa para que los países retrasen las adopción de medidas nacionales para cumplir con el Acuerdo de París", agregó.

 

Todo apunta a que gobernantes, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel, o el presidente francés, Emmanuel Macron, y los más de cien ministros que llegan mañana a Bonn, tendrán una amplia labor diplomática por delante para que los textos para poner en marcha París no queden enteramente pendientes para la próxima cumbre del clima.

 

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, de camino a Bonn, avanzó en su cuenta de Twitter el mensaje que trasmitirá mañana a los líderes: "necesitamos más ambición para combatir el cambio climático".

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

EE.UU. envía una delegación reducida y de menor rango a la Cumbre del Clima de Bonn

Washington, (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos envía una delegación oficial reducida y de menor rango a la Cumbre del Clima de Bonn (COP 23), frente a la activa participación que tendrán autoridades estatales y locales, como los gobernadores de California y Virginia, para demostrar su compromiso con el Acuerdo de París.

 

El subsecretario del Departamento de Estado de EE.UU., Thomas Shannon (EFE)

 

En esta ocasión, Washington no enviará al secretario de Estado, Rex Tillerson, ni al director de la Agencia de Protección Medioambiental, Scott Pruitt.

 

En su lugar asistirá Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, que encabeza una delegación de solo 48 personas, frente al más de un centenar que componía la participación estadounidense en las últimas dos COP de Marraquech y París.

 

Esta decisión se produce después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciase que se abandonará el Acuerdo de París y se dejará de contribuir financieramente a estos esfuerzos internacionales.

 

Sí que estarán presentes representantes de los gobiernos estatales y locales de EE.UU. como los gobernadores de California, Jerry Brown; Virginia, Terry McAuliffe; Oregón, Kate Brown, o Washington, Jay Inslee.

 

"En ausencia de liderazgo de Washington, representantes de ciudades y estados, empresas y universidades han viajado a Bonn y trabajarán junto a la comunidad internacional para dejar claro que la representación de EE.UU. va más allá del gobierno federal", según un comunicado de la iniciativa "We are still in" (Estamos todavía dentro), en referencia al acuerdo sobre cambio climático de París.

 

Entre ellos figura el exvicepresidente estadounidense Al Gore y los senadores Ben Cardin, de Maryland; Jeff Merkley, de Oregón, y Brian Schatz, de Hawai.

 

La Cumbre del Clima de Bonn, que arrancó esta semana, tratará de acordar "la letra pequeña del acuerdo de París" para combatir el calentamiento global, explicó el Gobierno alemán.

 

Fuente: es.noticias.yahoo.com

Naciones emergentes piden a países ricos que tomen medidas para combatir calentamiento para 2020

Casi 200 países acordaron en París poner fin a la era de los combustibles fósiles

 

Países emergentes presionaron el miércoles a las naciones industrializadas para que profundicen los recortes en la emisión de gases de efecto invernadero para 2020 y así poner en marcha el acuerdo climático de París, al sostener que las potencias se están enfocando en 2030, lo que dicen es una visión equivocada.

 

"Llegamos aquí con la necesidad de pisar el acelerador, no los frenos", dijo a Reuters el jefe negociador de Brasil, Antonio Marcondes, en los márgenes del encuentro que se desarrolla en la ciudad alemana de Bonn y concluirá el 17 de noviembre.

 

En 2015, casi 200 países acordaron en París poner fin a la era de los combustibles fósiles para 2100 y el año pasado sostuvieron que la acción es "irreversible" después de que Donald Trump ganó la elección presidencial en Estados Unidos.

 

Pero con el Acuerdo de París, la mayor parte de los gobiernos fijó objetivos para 2030 y se hizo poco hincapié en medidas a corto plazo.

 

Brasil y naciones como India, China e Irán piden más acciones que apunten a 2020. "La acción en el periodo posterior a 2020 ha ganado fuerza, pero las discusiones sobre medidas previas a esa fecha no tienen la misma intensidad", dijo esta semana el jefe negociador de India, Ravi S. Prasad.

 

Por su parte Nazhat Shameem Khan, jefa negociadora de Fiyi, que preside la reunión, dijo que hay consenso en que no han habido suficientes discusiones respecto a qué hacer antes de 2020.

 

Trump dijo en junio que retirará a Estados Unidos del Acuerdo de París, un proceso que se completará en 2020, ya que promoverá la industria petrolera y del carbón. Esa decisión aislaría al país ya que Siria, el otro país que no se había suscrito al acuerdo, dijo el martes que se sumaría.

 

El periodo hasta el 2020 quedó fuera del Acuerdo de París porque la mayoría de los países firmantes asumieron que tomaría años que los legisladores ratifiquen la legislación propuesta. El pacto entró en vigencia en noviembre.

 

Fuente: www.economiahoy.mx

Comienza la COP23 con imperativos climáticos y diferencias políticas

El presidente de la 23ª Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático pidió el lunes una "acción urgente" y "mantener el rumbo fijado en París" en 2015, al inaugurar la reunión que se celebra en Bonn entre importantes divergencias políticas.

 

Unos manifestantes muestran su rechazo a las energías fósiles en la Marcha del Clima, el 4 de noviembre de 2017 en la ciudad alemana de Bonn (AFP / Sascha Schuermann)

 

"Nuestra petición colectiva es que se mantenga el rumbo fijado en París" con el acuerdo adoptado a finales de 2015 contra el calentamiento global, declaró el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, en la ceremonia de apertura de la COP23.

 

La reunión, prevista hasta el 17 de noviembre en la sede de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, reúne a los representantes de casi 200 países, incluido Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, dijo que retiraba a su país del acuerdo.

 

"La necesidad de acción urgente es evidente. Nuestro mundo sufre acontecimientos extremos provocados por el cambio climático. Nuestra responsabilidad como dirigentes es responder a este sufrimiento, no debemos decepcionar a nuestros pueblos", dijo Bainimarama.

 

"Tenemos que hacer más", afirmó por su parte el presidente de la COP22, el marroquí Salaheddine Mezouar, al pasarle el testigo.

 

Tras la apertura de la COP23, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) difundió en Bonn un informe que señala que 2017 será el año más cálido registrado en ausencia del fenómeno meteorológico El Niño desde el inicio de los registros.

 

"Los tres últimos años son los más cálidos que se hayan registrado nunca y se inscriben en la tendencia del calentamiento a largo plazo del planeta", subrayó el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, en un comunicado.

 

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC), en la apertura de la conferencia COP23, el 6 de noviembre de 2017 en la ciudad alemana de Bonn (AFP / Patrik Stollarz)

 

A pesar de la posición de Trump, el viernes, el gobierno de Estados Unidos afirmó en un informe científico, conocido como Cuarta Evaluación Nacional sobre el Clima, que el cambio climático es causado por la actividad humana.

 

"Este período es ahora el más caluroso de la historia de la civilización moderna", constata el informe.

 

Poco antes, un informe de la ONU había advertido sobre la "diferencia catastrófica" entre acciones y necesidades al cabo de un año marcado por desastres de gran amplitud, como Irma, el huracán más potente registrado hasta ahora en el Atlántico.

 

"Debemos preservar el consenso mundial a favor de una acción fuerte" contra el calentamiento, dijo Frank Bainimarama.

 

"Somos vulnerables y debemos hacer algo", insistió el dirigente, acompañado por la responsable del clima de la ONU Patricia Espinosa y del presidente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), Hoesung Lee.

 

Por primera vez una COP será presidida por un pequeño país insular, uno de los más amenazados y más implicados en este combate.

 

Grandes desafíos

 

En 2015 en París, los países que firmaron el acuerdo presentaron sus objetivos de reducción de gases con efecto invernadero, para contener el calentamiento en menos de 2ºC respecto a la era preindustrial, que resultan ser insuficientes.

 

Países que firmaron y ratificaron el Acuerdo de París sobre el cambio climático (AFP / Simon Malfatto)

 

El objetivo ahora es incitar a los países a revisar sus ambiciones. La primera etapa será lanzar en Bonn "un diálogo" de un año, sobre las acciones realizadas y las futuras iniciativas.

 

La otra misión concreta será avanzar en las reglas de aplicación del Acuerdo de París, una fase técnica y eminentemente política: cómo los países dan cuenta de sus acciones, qué seguimiento para la ayuda financiera prometida por los países más desarrollados...

 

A estos se suma la incógnita que genera Estados Unidos. Washington, que quiere salir del acuerdo, algo que no podrá concretar hasta 2020, reafirmó su intención de participar en los debates con la idea de "proteger los intereses" nacionales.

 

"Esta COP es muy importante, ya que los desafíos están en lo más alto: debemos ver no sólo si los Estados hacen lo que prometieron, sino también comprometerse a más", dijo Andrew Steer, del World Resources Institue, con sede en Washington.

 

Lo realizado, como los esfuerzos de China o el desarrollo de las energías renovables, "es alentador", consideró. "El único problema es que no va lo suficientemente rápido", destacó.

 

Se espera en Bonn la participación de unas 20.000 personas, entre jefes de Estado y gobierno, como la alemana Angela Merkel o el francés Emmanuel Macron, activistas, científicos o responsables regionales o empresariales.

 

La conferencia tendrá una zona de negociaciones y otra de exposición de soluciones concretas.

 

Fuente: www.afp.com

COP23: La cumbre del clima de David contra Goliat

Los países que concentrarán la atención será el gigante EEUU y el minúsculo estado insular de Fiyi.

 

La ciudad alemana de Bonn acoge entre mañana y el 17 de noviembre la cumbre del clima de Naciones Unidas (COP23), una reunión que los expertos definen como "David contra Goliat", por los dos países que previsiblemente centrarán el debate: el estado insular de Fiyi y Estados Unidos.

 

La segunda cumbre del clima celebrada tras el histórico Acuerdo de París, alcanzado en la capital francesa en 2015, estará presidida por uno de los países más vulnerables al calentamiento, Fiyi, que tras recibir el visto bueno de la ONU para albergar la COP23 vio que ninguna de sus islas disponía de capacidad para albergar los más de 20.000 participantes que vienen acudiendo a estas reuniones.

 

La convención marco de cambio climático de Naciones Unidas les ofreció su sede de Bonn para ejercer su presidencia, que implica dirigir las negociaciones desde mañana hasta la próxima cumbre del clima, que se celebrará en un año en Polonia, así como marcar parte las prioridades de la agenda para los diplomáticos de cerca de 200 países que acudirán a la COP23.

 

En esa línea, el tema que Fiyi ha puesto en el centro del debate "es el de la vulnerabilidad extrema de lugares, como las pequeñas islas Estado del Pacífico que están siendo devoradas por la subida del nivel del mar, ante los efectos de un cambio climático fundamentalmente causado por otros", explica a Efe Manuel Pulgar, portavoz de cambio climático del WWF (sigla en inglés del Fondo Mundial para la Naturaleza) y exministro de Perú.

 

La presidencia de la COP23 ejercerá presión para que se hable más de la afección del calentamiento en los océanos y las consecuencias para las personas que viven de y junto a ellos; de los más vulnerables (mujeres, niños, comunidades indígenas); y de cómo implementar el llamado "Mecanismo de Pérdidas y Daños" causados por el cambio climático.

 

Y en esta cuestión, añade Pulgar, "David se encontrará de frente con el gigante Goliat": Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump ha decidido cancelar de un plumazo la financiación climática ya comprometida por su antecesor, Barack Obama, y que solo en el Fondo Verde ascendía a 2.000 millones de dólares hasta 2020.

 

La salida de Estados Unidos del Acuerdo de París no se materializará hasta 2020 por lo que sus delegados seguirán formando parte de las conversaciones.

 

Aunque un buen número de miembros del equipo negociador estadounidense, incluido el ahora exjefe Jonathan Persing, renunciaron a su cargo tras la llegada de Trump, gran parte de los funcionarios que integran el mismo se mantienen y acudirán a Bonn comandados por Thomas Shannon, un diplomático de carrera, a quien no se le conoce especial cercanía con el presidente.

 

Estados Unidos no tendrá un pabellón oficial, por primera vez, en una cumbre del clima, pero sí su sociedad (organizaciones, Estados, empresas y ciudades) que, bajo movimientos como "We are still in" (Nosotros Seguimos) o "Under 2 Coalición", quiere demostrar que la mayor parte de los americanos siguen comprometidos con el cambio climático.

 

La COP23 es también "la cumbre de los nuevos liderazgos en la geopolítica de la transición hacia una economía baja en carbono", subraya Pulgar.

 

Teresa Ribera, directora Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), considera que entre esos nuevos líderes se perfilan el presidente francés, Emmanuel Macron -que prepara una cumbre sobre financiación climática en diciembre-, o el gobernador de California (EEUU), Jerry Brown, quien también está organizando la suya para 2018 en San Francisco.

 

Fiyi no sólo quiere marcar el contenido de la COP23 sino también las formas, por eso ha decido llamar "Bula" -que en su idioma nativo significa "hola" a la zona donde se ubicarán los plenarios de negociación- y poner en marcha una iniciativa llamada "Diálogo de Talanoa" en referencia al espíritu de consenso y confianza con el que los nativos de estas islas se sientan en círculo a resolver sus problemas.

 

El "Diálogo de Talanoa" vigilará cómo se están preparando tanto gobiernos como los actores no estatales para cumplir las promesas de reducción de emisiones, adaptación y financiación realizadas en el Acuerdo de París.

 

En el aspecto puramente negociador, la COP23 es una cumbre del clima "técnica" que está llamada a desarrollar la letra pequeña del pacto de París, concretando algunas reglas por las que se regirá, como, por ejemplo, los términos en los que cada año se revisarán los compromisos de reducción de emisiones de los países.

 

Expertos consideran que al igual que en la leyenda bíblica, en la unidad internacional para combatir el cambio climático vencerá David a Goliat.

 

Fuente: www.montevideo.com.uy

Fiyi tiene grandes ambiciones en la conferencia de Bonn sobre el clima

El primer ministro de Fiyi recordará al mundo en la conferencia de Bonn sobre el clima la dura realidad sufrida por su país: el cambio climático existe, sus efectos son devastadores y es necesaria una acción urgente.

 

El nivel de las aguas sube el 3 de marzo de 2014 en la isla de Ejit, en el atolón de Majuro (Islas Marshall), provocando inundaciones y dañando viviendas (AFP / Giff Johnson)

 

Alemania acoge a partir del lunes la 23ª conferencia de la ONU sobre el clima (COP23) y Frank Bainimarama presidirá los debates. El jefe de gobierno del minúsculo archipiélago está bien situado para explicar cómo afecta el calentamiento global a los Estados insulares del Pacífico.

 

En previsión de su importante papel en la COP23, Bainimarama recorrió el planeta en los últimos meses para sensibilizarlo sobre los problemas de los habitantes de estas micronaciones.

 

"La subida del nivel del mar, los fenómenos climatológicos extremos o los cambios en la agricultura (...) amenazan nuestro modo de vida y en algunos casos incluso nuestra existencia", dice. "Somos los más vulnerables y, como tales, debemos ser escuchados", clama.

 

Los científicos advierten de que algunas naciones insulares de baja altitud corren el riesgo de desaparecer bajo el mar.

 

Las sequías e inundaciones son ahora frecuentes en toda la región, que pasa de un extremo meteorológico a otro.

 

El agua de mar ha contaminado cultivos y fuentes de agua potable. En las Islas Marshall, se han perdido incluso cementerios, tragados por las aguas.

 

"Espantosamente real"

 

Bainimarama recuerda que su país, con una población de casi un millón de personas, fue devastado en febrero de 2016 por el ciclón Winston, la mayor tormenta registrada hasta la fecha en el Pacífico Sur, con ráfagas de hasta 325 km/h.

 

El desastre causó 44 muertos, arrasó 40.000 viviendas y destruyó un tercio de la economía del archipiélago.

 

Antaño solo había un superciclón cada 10 años. Pero apenas un año antes de Winston, Pam dejó 11 muertos en el vecino Vanuatu.

 

Fiyi vive hoy con el temor de que alguna de estas tormentas "surgidas de ninguna parte" golpee "en cualquier momento", cuenta Bainimarama.

 

"Hacemos frente a una situación en la que un solo fenómeno que golpeara directamente Fiyi podría aniquilar años de desarrollo y llevarnos varias décadas atrás", agrega.

 

La experiencia de Fiyi y otros países muestra, según él, la realidad del calentamiento global. "No es un invento, es espantosamente real", afirma a los periodistas.

 

"Las pruebas son mundiales, ya sea el fin del hielo ártico en 40 años, la pérdida de ciudades como Miami en 50 años o, en el Pacífico, la pérdida de tres países enteros en un plazo similar, Kiribati, Tuvalu y las Islas Marshall", advierte.

 

Objetivo 1,5 °C

 

En Bonn, su principal prioridad será "forjar una gran coalición formada por los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado" para aplicar el Acuerdo de París sobre el cambio climático de 2015.

 

Más de 190 países se comprometieron entonces a mantener el calentamiento por debajo de los 2 ºC.

 

Y eso cuando Erik Solheim, director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUE), acaba de denunciar la diferencia "catastrófica" entre las promesas nacionales de limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero y las medidas que habría que tomar para lograr ese objetivo.

 

"Un año después de la entrada en vigor del Acuerdo del clima de París, estamos lejos de hacer lo necesario para impedir una vida de miseria a cientos de millones de personas", dijo esta semana.

 

Fiyi y otros Estados insulares esperan convencer a los grandes contaminadores para que vayan más lejos y limiten el calentamiento a 1,5 °C respecto al promedio previo a la era industrial.

 

Para Bainimarama, se trata del mayor desafío que ha tenido que afrontar jamás la humanidad. "La gente tendrá que movilizarse y comprometerse como para ir a la guerra", estima.

 

Pero también es optimista y apuesta por que Estados Unidos no se retirará del Acuerdo de París, pese a lo que prometió Donald Trump.

 

Los hechos son demasiado tozudos, dice. "El tema está asentado y las consecuencias son evidentes, la humanidad ignora estos hechos por su cuenta y riesgo", opina.

 

Fuente: www.afp.com

Miles de personas exigen en Bonn acciones contra el cambio climático

Miles de personas se manifestaban este sábado en Bonn para reclamar acciones más contundentes contra el calentamiento global, empezando por el final del uso del carbón como combustible, a dos días de la conferencia sobre el clima de la ONU.

 

Manifestantes de la Marcha del Clima protestan contra el uso de energías fósiles, el 4 de noviembre de 2017 en Bonn, Alemania (AFP / Sascha Schuermann)

 

Bajo lemas como "Sí a la justicia climática, ¡no al carbón!". Los manifestantes empezaron a desfilar por el centro de la excapital federal alemana, con destino a las afueras del lugar donde se celebrará la COP23, a orillas del Rin.

 

"Hay que acabar con el carbón", la energía fósil más nociva de todas, exigía la multitud que acudió a la manifestación convocada por un centenar de oenegés como Oxfam, WWF y Greenpeace.

 

El acuerdo de París contra el calentamiento global, adoptado a finales de 2015 por la comunidad internacional, es "un rayo de esperanza", reconocieron los organizadores. "Pero los gobiernos no hacen bastante para acabar con la crisis climática", dijeron, unos días después de que la ONU publicara un informe alarmante sobre este tema.

 

"Atajar el cambio climático implica salir rápidamente de las energías fósiles, especialmente del carbón, y un apoyo suficiente a los países pobres", añadieron.

 

Los asistentes al desfile, gente de todas las edades, sujetaban globos verdes y negros.

 

Manifestantes de la Marcha del Clima protestan contra el uso de energías fósiles, el 4 de noviembre de 2017 en Bonn, Alemania (AFP / Sascha Schuermann)

 

"Queremos salvar al planeta", explicó Sabine, que llegó con sus hijas de ocho y 17 años desde Colonia, cerca de Bonn. "Estar aquí es lo único que podemos hacer. No sé si podemos cambiar las cosas, pero debemos intentarlo", dijo.

 

Los manifestantes criticaron también la política energética de Alemania, anfitriona de una conferencia que, por primera vez, será presidida por un pequeño Estado insular, Fiyi, uno de los más amenazados por el calentamiento global.

 

El planeta experimenta un calentamiento de una rapidez inédita. Tres cuartas partes de las emisiones de gas de efecto invernadero se atribuyen a la combustión de recursos fósiles: petróleo, gas y carbón. Este último sigue siendo la principal fuente de producción de electricidad en el mundo.

 

Los delegados de unos 200 países, incluido Estados Unidos que anunció su retirada del acuerdo de París sobre el clima, se reunirán hasta el 17 de noviembre.

 

Fuente: www.afp.com

La 23ª Cumbre del Clima comienza el lunes en Bonn (Alemania) para impulsar el cumplimiento del Acuerdo de París sin EEUU

Bonn (Alemania) acogerá del 6 al 17 de noviembre la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático a la que asistirán en torno a 25.000 personas de todo el mundo para tratar de impulsar la acción climática y el desarrollo sostenible y reforzar el cumplimiento de las metas las metas y ambiciones del Acuerdo contra el cambio climático firmado en París en 2015 y avanzar en las directrices para su aplicación, sin la aportación de Estados Unidos.

 

Logo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

 

El Acuerdo de París, alcanzado en diciembre de 2015, fue firmado en abril de 2016 por la mayoría de los países del mundo y entró en vigor en noviembre de es mismo año, después de que fuera ratificado por más de 50 países que al menos sumaran el 55 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero de todo el mundo.

 

Así, la Cumbre de Bonn, que se ha dado a conocer como 'La Cumbre del Pacífico', se centrará en fomentar la sostenibilidad en todos los niveles de la sociedad, está auspiciada por la Secretaría de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y estará presidida por Fiji, con las que está colaborando el Gobierno de Alemania, el estado federado de Renania del Norte-Westfalia y el Ayuntamiento de la localidad.

 

Así, Fiji ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que Bonn se convierta en "una cumbre visionaria" para reafirmar la acción climática.

 

Según manifestó la Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, Patricia Espinosa, el 27 de julio pasado, la cooperación será clave en esta conferencia, en la que aspiraba a que permitirá adquirir la conciencia de la vulnerabilidad de las islas y todas las naciones.

 

Para la Convención, la COP23 se centrará en el impulso de los países a la aplicación del Acuerdo de París y en elaborar las directrices para aplicar sus disposiciones sobre cuestiones como la transparencia, la adaptación, la reducción de las emisiones, la financiación, la creación de capacidad y la tecnología. El fin será avanzar en todas estas áreas de manera que las directrices "claras" puedan quedar terminadas en la COP24 que se celebrará en Polonia en 2018.

 

Esta será la primera COP sin Estados Unidos, después de que su presidente Donald Trump anunciase su decisión unilateral de salir este acuerdo global, que han firmado más de 190 países. Sin embargo, también se recibirá a Nicaragua, que recientemente ha firmado el citado acuerdo. Por tanto, solo Siria y Estados Unidos permanecen al margen de la lucha contra el cambio climático, por razones muy diferentes. La primera por la pertinaz guerra y la segunda, por la voluntad política de su presidente.

 

Una vez el presidente anunció su voluntad de abandonar el Acuerdo de París, surgieron voces discrepantes dentro de Estados Unidos, que anunciaron que voluntariamente seguirían con los planes de luchar contra el cambio climático, y también críticas del resto de la comunidad internacional. Lejos de desencadenar una reacción en cadena para apearse del acuerdo, la mayoría de países señalaron su voluntad de incrementar esfuerzos para compensar así la falta de acción del país norteamericano.

 

Ese fue el caso de China, la UE o de la propia Convención Marco de la ONU y también, por ejemplo, de la directora de Greenpeace Internacional, Jennifer Morgan, quien considera que la decisión de Trump de retirarse de París "fracasó espectacularmente" y provocó una "oleada de apoyos" para la acción climática global.

 

"No hay vuelta atrás y no habrá renegociación y ese mensaje debe quedar claro en la COP23. Esperamos que surjan nuevos líderes en Bonn y los ojos del mundo estarán en la Unión Europea, China y otros para una mayor ambición", confía la representante de la ONG.

 

Si bien, Greenpeace pide "celeridad" para frenar los cada vez más graves impactos del cambio climático a los países en la Cumbre del Clima de Bonn e insta a España a asumir sus responsabilidades contra el cambio climático y a planificar el abandono progresivo y ordenado de las energías sucias como el carbón.

 

Otra de las tareas principales en Bonn será hacer un primer balance global de esfuerzos colectivos respecto a los compromisos adquiridos en París para 2018.

 

Las ONG ven en esta COP una "oportunidad" para empezar a cumplir con las promesas de París y aumenten de forma gradual la acción climática. Para la responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace España, Tatiana Nuño, España debe asumir una posición firme en la lucha contra el cambio climático y planificar un abandono progresivo y ordenado de las energías sucias y facilitar el camino hacia un modelo energético basado al completo en energías renovables y en manos de los ciudadanos".

 

Esta misma semana, la Organización Meteorológica Mundial ha advertido de que las concentraciones de CO2 en la atmósfera aumentó en 2016 a una velocidad récord y llegó al nivel más alto en 800.000 años, de modo que ha alertado de que los cambios bruscos en la atmósfera en los últimos años no tienen precedentes.

 

Por ello, el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, ha advertido de que si no se reducen "rápidamente" las emisiones de gases de efecto invernadero el planeta se verá abocado a "un peligroso aumento de la temperatura hacia finales de este siglo muy por encima de la meta fijada en el Acuerdo de París", de modo que las generaciones futuras podrían heredar un planeta "que resultará sumamente inhóspito", respecto al actual. "No existe ninguna varita mágica para eliminar el CO2 de la atmósfera", ha recordado.

 

Taalas indicó también que la última vez que la Tierra tuvo una concentración de CO2 comparable fue hace entre 3 y 5 millones de años y entonces la temperatura era entre 2 a 3 grados centígrados más cálida y el nivel del mar estaba entre 10 y 20 metros superior al actual.

 

En la misma línea, el director ejecutivo del Programa Mundial de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Erik Solheim, ha advertido de que "los números no mienten" y ha recordado que se sigue emitiendo "demasiados gases" y que la situación "tiene que cambiar".

 

"Debemos redoblar nuestros esfuerzos para que esas nuevas tecnologías con bajas emisiones de carbono pueden prosperar. Ya disponemos de muchas de las soluciones necesarias para resolver este problema. Ahora hace falta una voluntad política a nivel mundial y un nuevo sentido de urgencia", manifestó.

 

La primera semana se celebrarán distintos procesos de avance, multitud de eventos paralelos y reuniones entre las delegaciones mundiales, hasta que el miércoles por la tarde comience el segmento de alto nivel. Así, entre el 15 y el 16 de noviembre jefes de delegaciones, ministros y jefes de Gobierno y de Estado acudirán a Bonn para el tramo final de negociación.

 

Cada parte podrá intervenir una sola vez durante un máximo de tres minutos para exponer su posición. Desde España aún no se ha confirmado quien encabezará la delegación, aunque se espera la presencia de la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

 

También participarán representantes de la Oficina Española de Cambio Climático, ONGs, empresas y otros representantes de la sociedad civil y empresarial.

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

Nicaragua firma el acuerdo de París sobre cambio climático

Nicaragua firmó este lunes el Acuerdo de París sobre cambio climático, al que inicialmente se había negado a adherir, por considerar que es "el único instrumento" internacional que ofrece las condiciones para enfrentar el calentamiento global y sus efectos.

 

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (D), junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, el 6 de noviembre de 2016 en Managua (AFP / Rodrigo Arangua)

 

La firma, dada a conocer por la vicepresidenta Rosario Murillo, deja a Estados Unidos y Siria como los únicos países al margen del pacto adoptado en 2015 en la capital francesa.

 

"Declaramos que el Gobierno de la República de Nicaragua (...) se adhiere a él (Acuerdo de París) y se compromete a cumplir fielmente sus disposiciones", anunció el gobierno en un comunicado leído por Murillo.

 

Nicaragua concretó su incorporación al acuerdo, que rige en el marco de la convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, el pasado 20 de octubre en Managua, dijo Murillo.

 

Hace dos años Nicaragua se abstuvo de firmar el pacto por considerarlo insuficiente para reducir los efectos del calentamiento global.

 

Sin embargo, revirtió su posición porque "a pesar de no ser el acuerdo ideal, es el único Instrumento que permite en la actualidad" unir esfuerzos para reducir los efectos del cambio climático, señala la nota.

 

Istmo vulnerable

 

Asimismo, indica que "la gran mayoría de los Estados tanto desarrollados como en vías de desarrollo hemos asumido los compromisos de unir y multiplicar esfuerzos frente al incremento de los desastres naturales con elevados costos, en la pérdida de vidas y cada vez mayores daños materiales".

 

En efecto, la adhesión se produce semanas después de que el paso de la tormenta tropical Nate volvió a poner en evidencia la vulnerabilidad de Nicaragua y los otros países centroamericanos a los efectos del cambio climático.

 

La tormenta, que bordeó el Caribe centroamericano, descargó grandes cantidades de lluvias que desbordaron ríos, provocaron inundaciones y deslaves que arrasaron casas y destrozaron carreteras y puentes.

 

Nate dejó al menos 32 muertos en el istmo, 15 de ellos en Nicaragua, el más golpeado por el paso de la tormenta.

 

Un informe del centro universitario de investigación Estado de la Nación, de Costa Rica, destacó que Centroamérica es una de las zonas del mundo más vulnerable a los efectos del cambio climático, pese a que aporta solo 0,5% de las emisiones de gases de invernadero.

 

El calentamiento, según el estudio, "profundiza las amenazas y vulnerabilidades históricas de Centroamérica, generadas por factores como la degradación ambiental, la ausencia de ordenamiento territorial, la exposición y riesgo de desastres para las poblaciones, la ineficiencia energética y la dependencia de combustibles fósiles, el mal manejo del agua y las debilidades institucionales para la gestión ambiental".

 

Adaptación al cambio

 

El Acuerdo de París, suscrito en diciembre de 2015, establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar un mayor incremento de la temperatura del planeta.

 

La integración de Nicaragua al acuerdo de París fue celebrada el lunes por la organización ambientalista Centro Humboldt.

 

El director de la organización, Victor Campos, dijo que Nicaragua debe definir cómo podrá contribuir con el acuerdo, para lo cual propone elaborar un plan nacional con sobre cambio climático.

 

"Nosotros le hemos pedido al gobierno, en una carta dirigida al presidente Daniel Ortega, que emita una ley y que se elabore un plan nacional de adaptación al cambio climático", recomendó Campos.

 

Por su parte Dennis Meléndez, secretario ejecutivo de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo, que agrupa a 12 organizaciones y centros académicos, destacó la urgencia de la adhesión de Nicaragua por la vulnerabilidad del istmo al cambio climático.

 

"La variabilidad climática afecta muy severamente al país y a la región, los fenómenos que deberían ser normales nos complican a nuestros países. Hay una presencia de fenómenos como depresiones, tormentas, huracanes que viene a afectar más seriamente a la región", declaró Meléndez.

 

Consideró que "en la medida que Nicaragua se comprometa a conservar sus bosques, si logramos frenar la destrucción de 72.000 a 75.000 hectáreas de bosques cada año, jugará un papel importante en la creación de sumideros de gases".

 

Fuente: www.afp.com

"Nuestro Océano" se cierra con 6.000 millones de euros en compromisos de conservación

La conferencia global, celebrada en Malta e impulsada por la Unión Europea, culminó con alentadores auspicios.

 

La conferencia global "Nuestro Océano" impulsada por la UE en Malta concluyó hoy tras alcanzar más de 400 compromisos de conservación de la biodiversidad marina que en total suponen 6.000 millones de euros para proteger los mares que cubren más del 70 % de la superficie del planeta.

 

El comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, subrayó en sus conclusiones ante la prensa que la conferencia "ha superado todas las expectativas en promesas de conservación" y en anuncios de alianzas entre gobiernos, sector privado y oenegés, que "inevitablemente" deben ir de la mano para salvar los océanos de los problemas que los acechan.

 

Vella dijo que las nuevas áreas marinas protegidas anunciadas por los países sumarán 2,5 millones de kilómetros cuadrados.

 

Uno de ponentes estrella de "Nuestro Océano", el explorador y ecólogo marino español Enric Sala, subrayó en el plenario que las áreas marinas protegidas son "la llave para proteger el océano", reclamando a los gobernantes presentes que sean "honestos en lo que han prometido" y "realicen una protección efectiva".

 

"Llamar protegida a un área en la que se pesca o se llevan a cabo actividades comerciales es como llamar protegido a un bosque que se tala", recalcó Sala.

 

La UE (36 compromisos de conservación marina por valor de 560 millones) y la mayoría de sus países (Francia, España, Alemania, Suecia o Austria) han hecho promesas muy significativas, así como la mayoría de países latinoamericanos, entre los que destaca la fuerte apuesta de Chile -país anfitrión de las dos últimas conferencias de "Nuestro Océano"- por impulsar la llamada economía azul.

 

Multinacionales, ONG y otras organizaciones civiles han hecho importantes anuncios, como es el caso de uno de los principales puertos del mundo, el de Vigo, en Galicia, que ha anunciado una reducción de emisiones del 30 % para 2022, así como un innovador sistema de captura de CO2 mediante algas marinas.

 

Uno de los últimos en intervenir en la conferencia fue el exsecretario de Estado estadounidense y fundador de "Nuestro Océano", John Kerry, quien dijo que el tiempo le ha demostrado la gran idea que tuvo su departamento cuando, en 2014, decidió poner en marcha un movimiento para situar la conservación de los océanos en el centro de la agenda internacional.

 

Fuente: www.montevideo.com.uy

Cumbre de economía verde en Argentina: empresas deben asumir rol de gobiernos

La batalla mundial por energías limpias es liderada por empresas y personas mientras los gobiernos están rezagados, dijeron asistentes a una conferencia sobre medioambiente que tendrá como orador al ex presidente estadounidense Barack Obama.

 

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama, durante un discurso en la cumbre de la economía verde en Córdoba, Argentina, el 6 de octubre de 2017 (AFP / Pablo Gasparini)

 

Con Estados Unidos tratando de desvincularse de los Acuerdos de París, "la actitud de los ciudadanos de exigir liderazgo a sus legisladores locales y a las empresas y hacerse responsables" es un arma clave para defender el ambiente, dijo Katie McGinty; exasesora de la administración del presidente Bill Clinton.

 

Erosión de gobiernos democráticos

 

"Veo una verdadera erosión de regímenes centro-democráticos, no sólo en Estados Unidos sino en muchas partes del mundo, y ¡vaya¡ no hay mejor receta para una dictadura que un planeta destruido", dijo McGinty a periodistas en la Cumbre Economía Verde 2017 en Córdoba, Argentina.

 

El Nobel de Economía Edmund Phelps dijo en la conferencia que la gente "puede presionar directa y enérgicamente a las corporaciones, cosa que los políticos no están dispuestos a hacer".

 

"La gente común no recibe beneficios de las corporaciones de manera que no hay razón para que las protestas no presionen a la economía", dijo Phelps en esa conferencia de dos días que concluye el viernes.

 

"También tenemos que poner presión sobre los gobiernos porque los gobiernos a menudo son reticentes a imponerse ante las corporaciones o individuos para que paren de contaminar, de destruir el ambiente", añadió.

 

Empero Phelps también advirtió que el cambio climático genera una "masiva histeria" y conduce a una hiperreglamentación que podría convertirse en un "destructor de la innovación".

 

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama, al finalizar un discurso en la cumbre de la economía verde en Córdoba, Argentina, el 6 de octubre de 2017 (AFP / Pablo Gasparini)

 

"Debemos ser cuidadosos en nuestros esfuerzos para salvar el planeta y no estrangular las fuentes de una vida mejor", dijo Phelps, Nobel de Economía en 2006.

 

Conor Barry, de la secretaría de Cambio Climático de la ONU, dijo que los gobiernos solos no podrán cumplir con las metas de reducción de emisiones de gases contaminantes previstas en los Acuerdos de París de 2015. Los gobiernos, señaló, necesitan también iniciativas de las empresas privadas.

 

"Por eso crearemos una plataforma para compartir las mejores prácticas en todo el mundo y generar un espacio de diálogo para su implementación", dijo Barry en un discurso en vídeo desde Ginebra.

 

McGinty sostuvo que ante la falta de liderazgo de los gobiernos es crucial el rol de las grandes empresas.

 

"Varios CEOs han censurado que Estados Unidos se aparte de los acuerdos de París", afirmó. "Grandes corporaciones como General Electric y muchas de las más grandes empresas estadounidenses salieron a decir que es una decisión equivocada y se comprometieron ellas mismas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero", dijo.

 

Incluso los grupos ambientalistas pueden plantear acciones legales contra el apartamiento de Estados Unidos de los acuerdos de París, como planea el presidente Donald Trump, dijo McGinty; ex ministra de ambiente del gobierno del estado de Pensilvania.

 

"Creo que hay argumentos legales", dijo.

 

Fuente: www.afp.com

Canadá va con retraso en cumplimiento del acuerdo del clima de París

La acción del gobierno canadiense en materia de cambio climático no es suficiente para alcanzar los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero de aquí a 2030 fijados por el acuerdo de París, según un informe publicado el martes.

 

La ministra de Ambiente de Canadá, Catherine McKenna, flanqueada por el representante por China para el cambio climático Xie Zhenhua (I) y el comisionado europeo para el cambio climático Miguel Arias Canete (D) en Montreal el 16 de septiembre (AFP / Alice Chiche)

 

"Los esfuerzos desplegados por el gobierno para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero no han estado a la altura del objetivo fijado" de reducir el 30% de dichos gases de aquí a 2030, con respecto a su nivel de 2005, según los compromisos asumidos por Canadá al firmar el acuerdo de París sobre el clima, estimó la comisaria de medio ambiente Julie Gelfand.

 

"El gobierno no se prepara para adaptarse a los impactos del cambio climático", afirmó en su informe anual, recordando que "si las emisiones de gases no disminuyen, los riesgos de contaminación, catástrofes naturales, incendios forestales e inundaciones aumentarán".

 

Con "un objetivo de 523 millones de toneladas" de emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2030, Canadá tiene que reducir 219 millones de toneladas, según la comisaria independiente.

 

"A Canadá le queda mucho trabajo que hacer para alcanzar los objetivos que se ha fijado", advirtió.

 

"Este gobierno no hace más que hablar sin actuar cuando se trata de medidas relativas al cambio climático", estimó por su parte Linda Duncan, miembro del Nuevo Partido Democrático, (NPD, izquierda).

 

El pasado martes la ministra canadiense de Cambio climático, Catherine McKenna, se declaro ante la Cámara de los diputados "extremadamente orgullosa" de la acción del gobierno, y recordó la puesta en marcha de una tasa de carbono y las "inversiones históricas" en los transportes urbanos.

 

El pasado mes de marzo, un informe del Senado advirtió, no obstante, que "el cumplimiento del objetivo fijado para 2030 necesitará un viraje colosal de los modos de producción y de los hábitos de consumo de energía en Canadá".

 

Fuente: www.afp.com

Francia espera convencer a EEUU de seguir en el Acuerdo de París

Francia “todavía” confía en poder convencer a Estados Unidos de permanecer en el Acuerdo de París sobre cambio climático, del cual el presidente estadounidense Donald Trump anunció su retiro, indicó el lunes el jefe de la diplomacia francesa.

 

Una vista general muestra la reunión que Canadá está realizando en Montreal, el 16 de septiembre de 2017 (Alice Chiche / AFP)

 

“Tomamos nota de las declaraciones del presidente (Donald) Trump sobre su intención de no respetarlo, hasta ahora no se ha tomado ninguna medida, todavía podemos esperar a convencerlo”, dijo el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, en una rueda de prensa al margen de la Asamblea General de la ONU.

 

“Es necesario que la presión internacional sea fuerte y que no detengamos la implementación del acuerdo”, agregó, recordando que el presidente francés Emmanuel Macron convocó a una cumbre sobre el clima para el 12 de diciembre en París.

 

El fin de semana, durante una reunión de ministros de ambiente de 30 países en Montreal, un responsable europeo declaró que Estados Unidos aparentemente estaba suavizando su postura sobre el Acuerdo de París, abriendo la puerta a una revisión de las condiciones en que podría comprometerse.

 

Sin embargo, la Casa Blanca reiteró a través de su portavoz que Estados Unidos se retirará del pacto a menos que los términos sean más favorables a los intereses del país.

 

Este lunes, durante un desayuno de ministros de medio ambiente en Nueva York con el asesor económico de Trump, Gary Cohn, la posición de Estados Unidos se reafirmó “muy claramente”, indicó un funcionario de la Casa Blanca.

 

Washington, que considera el acuerdo destructivo para los empleos estadounidenses, quiere trabajar con otros países “para promover un enfoque equilibrado que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero sin sacrificar la seguridad energética o el crecimiento económico”, dijo.

 

Los participantes discutieron “el importante papel que la tecnología y la innovación seguirán desempeñando mientras nuestros países se esfuerzan por alcanzar estos importantes objetivos”, agregó, sin mencionar ninguna medida concreta.

 

Al desayuno con Cohn fueron ministros de energía de “países aliados y socios de Estados Unidos”, según este funcionario, que no detalló qué naciones estuvieron representadas.

 

Luego del azote de los huracanes Havey e Irma, eventos más violentos por el calentamiento global, según los científicos, observadores han especulado en un cambio de postura de Washington.

 

Se espera que este tema se plantee en la Asamblea General de la ONU que se inaugura formalmente el martes, así como en la reunión bilateral este lunes entre los presidentes Trump y Macron.

 

Fiel a su promesa electoral, Trump anunció el 1 de junio el retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París para limitar el calentamiento global, firmado en diciembre de 2015 por 195 países en la capital francesa.

 

Sin embargo, la notificación oficial de retiro no podrá tener efecto antes de los tres años de la entrada en vigor del pacto, efectiva desde el 4 de noviembre de 2016. A eso le sigue un preaviso de un año para poder abandonarlo realmente.

 

Fuente: www.tribunanoticias.mx

Ministra canadiense presiona para que el Acuerdo de París avance

La ministra canadiense de Cambio Climático Catherine McKenna estimó el viernes que el éxito del Protocolo de Montreal, firmado hace 30 años para proteger la capa de ozono, tiene que servir de ejemplo para la aplicación del acuerdo de París sobre el clima.

 

La ministra canadiense de Cambio Climático Catherine McKenna puso el Acuerdo de Montreal (1987) como un ejemplo de acuerdo en el tema climático (AFP)

 

"El Protocolo de Montreal es un ejemplo del triunfo de gobiernos, expertos, ONG y gente común que trabajaron juntos para hacer frente a las enormes amenazas medioambientales de nuestra era", declaró Catherine McKenna.

 

Significa "el modelo exitoso de cómo el mundo puede combatir el cambio climático", añadió.

 

"Treinta años más tarde, tenemos la ocasión de conseguir un éxito igual de impresionante con el acuerdo de París" sobre el clima de 2015, señaló.

 

Al igual que el protocolo de Montreal, el acuerdo de París "fue firmado por cerca de 200 países y, si seguimos trabajando juntos para ponerlo en marcha, tendremos un gran éxito en la lucha contra el cambio climático", dijo.

 

La ministra canadiense celebró este viernes los 30 años del Protocolo de Montreal junto a Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción contra el Clima, y Xie Zhenhua, representante chino en materia de cambio climático.

 

Estos tres altos funcionarios se reunirán el sábado con otros treinta ministros de Medio Ambiente en una conferencia para avanzar en la puesta en marcha del acuerdo de París sobre el clima (COP21).

 

Para McKenna, el Protocolo de Montreal fue "un acuerdo internacional histórico que permitió eliminar más del 99% de las sustancias que empobrecen la capa de ozono".

 

El año pasado el acuerdo de Kigali añadió al Protocolo de Montreal una enmienda que programaba la eliminación progresiva de los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases extremadamente nocivos para el clima empleados en refrigeradores y climatizadores.

 

"A través de la reducción de los hidrofluorocarbonos según los términos del Protocolo de Montreal, la tierra podría evitar el aumento de la temperatura hasta medio grado centígrado de aquí a finales de siglo, al mismo tiempo que se protege la capa de ozono", explicó la ministra.

 

El gobierno canadiense exhortó "a los países a ratificar la enmienda de Kigali (...) cuanto antes".

 

Se trata de una etapa importante para satisfacer el objetivo de la COP21 de limitar el aumento de la temperatura media del planeta a 1,5 grados centígrados en 2050 con respecto a su nivel de la era preindustrial.

 

Fuente: www.swissinfo.ch

Canadá, China, UE y aliados impulsarán el Acuerdo de París en Montreal

Unos 30 ministros de medioambiente impulsarán la aplicación del Acuerdo de París sobre cambio climático en una reunión el sábado en Montreal, solicitada por Canadá, China y la Unión Europea.

 

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que participará brevemente en las reuniones en Montreal, comprometerá a Canadá en la reducción de su huella de carbono, según funcionarios (AFP)

 

Con la asistencia de más de la mitad de los miembros del G20, que representan a las economías grandes del mundo, la "primera reunión de este tipo busca continuar con el impulso mundial para la implementación del Acuerdo de París", según dijo la Comisión Europea.

 

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que participará brevemente en las reuniones en Montreal, nuevamente se apartará del presidente estadounidense, Donald Trump, en este asunto y comprometerá decididamente a Canadá en la reducción de su huella de carbono, según dijeron funcionarios de ese país.

 

En este contexto, la ministra canadiense de Cambio Climático Catherine McKenna estimó este viernes que el éxito del Protocolo de Montreal, firmado hace 30 años para proteger la capa de ozono, tiene que servir de ejemplo para la aplicación del acuerdo de París sobre el clima.

 

"El Protocolo de Montreal es un ejemplo del triunfo de gobiernos, expertos, ONG y gente común que trabajaron juntos para hacer frente a las enormes amenazas medioambientales de nuestra era", declaró McKenna.

 

Significa "el modelo exitoso de cómo el mundo puede combatir el cambio climático", añadió.

 

Cuando Trump decidió retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París, Canadá, China y la Unión Europea reafirmaron inmediatamente sus compromisos con el pacto climático, y en julio el G20 consideró el acuerdo "irreversible".

 

Casi 200 países accedieron a fines de 2015 en París a limitar o reducir sus emisiones de dióxido de carbono con el objetivo de limitar el alza de la temperatura media del planeta.

 

En la víspera de la reunión en Montreal, el comisario europeo por el clima, Miguel Arias Cañete, dijo que la UE sigue presionando para una "plena y rápida implementación" del acuerdo, señalando que se ha avanzado en terminar los detalles del plan para reducir las emisiones europeas en 40% para 2030.

 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reafirmó el objetivo de la UE de estar "a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático" (AFP)

 

A pesar de ser el sexto productor de petróleo del mundo, Canadá está "comprometido con sus obligaciones climáticas internacionales", aseguró a través de una portavoz el Ministerio de Medio Ambiente, que espera alcanzar su meta climática invirtiendo masivamente en tecnologías de "energía limpia".

 

La postura de EEUU

 

La determinante China y su representante especial Xie Zhenhua pondrán sobre la mesa de Montreal un avance potencialmente muy importante en el transporte. Junto con Gran Bretaña y Francia, el gigante asiático ha anunciado sus intenciones de prohibir los coches a gasolina y diésel a partir de 2040, lo que significaría una enorme caída en la contaminación del aire en el mercado de automóviles más grande del mundo.

 

En un discurso el jueves, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reafirmó el objetivo de la UE de estar "a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático".

 

Estados Unidos dio un gran revés a esa lucha cuando Trump sacó a la mayor economía del mundo del Acuerdo de París en junio.

 

Para reforzar la posición de la UE, Juncker prometió presentar pronto "una propuesta para reducir las emisiones de carbono en el sector del transporte".

 

Mientras tanto, McKenna dijo que presionará a sus homólogos y a los directores ejecutivos de las multinacionales para que desarrollen soluciones para "una economía de bajo carbono y resistente al clima".

 

Celebrar la reunión en Montreal no es casualidad. Fue allí donde las negociaciones condujeron al primer acuerdo internacional sobre el medioambiente hace 30 años, con la prohibición de los gases que deterioran la capa de ozono.

 

Además de Canadá, los países de la UE y China, naciones como Rusia, India, México, Brasil, Indonesia, Sudáfrica, Corea del Sur y Turquía estarán representadas por sus ministros.

 

A 50 días de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), algunas de las naciones más afectadas por los efectos del calentamiento global (Islas Marshall, Fiji, Maldivas) y algunas de las más pobres (Malí y Etiopía) también estará presentes.

 

Fuente: es.noticias.yahoo.com

Canadá quiere incluir normas ambientales en el TLCAN con México y EE.UU.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, vigente desde hace 23 años, será revisado por el gobierno canadiense en razón del reclamo del presidente Donald Trump, quien lo considera "perjudicial" para su país.

 

Canadá pondrá la protección del ambiente en el centro de las renegociaciones del TLCAN con México y Estados Unidos que comienzan el miércoles, según informó la ministra de Exteriores, Chrystia Freeland.

 

En esas negociaciones "hay que evitar convertir al otro en chivo expiatorio", dijo la ministra. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde hace 23 años, será revisado por el gobierno canadiense en razón del reclamo del presidente estadounidense Donald Trump, quien lo considera perjudicial para su país. De acuerdo con el mandatario, el TLCAN "roba" empleos a los estadounidenses porque muchas compañías optan por producir en México debido a los menores costos.

 

Para la ministra canadiense, una actualización del tratado debe asegurar "que ningún país miembro del TLCAN pueda reducir la protección del medio ambiente para atraer inversiones". También aseguró que los socios del TLCAN deben "apoyar plenamente los esfuerzas para detener el cambio climático" Ese énfasis en lo ambiental parece ser un mensaje a los estadounidenses luego de que Trump retiró a su país del acuerdo de París contra el calentamiento del planeta.

 

En la negociaciones del TLCAN, que se abren este miércoles en Washington, Canadá espera agregarle al tratado normas sobre los derechos de los pueblos autóctonos, protección de trabajadores, igualdad de sexos y mejores procesos de resolución de diferendos entre inversores y Estados.

 

"Muchos trabajadores se sienten abandonados por la economía mundial del siglo 21 y votaron en consecuencia desdeñando la visión liberal moderna de comercio, de crecimiento y apertura al mundo" concluyó Freeland.

 

Fuente: www.elespectador.com

Canadá debe defender agenda climática en renegociación del TLCAN

En la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Canadá debe ligar la agenda ambiental a la comercial y plantear la transición a las emisiones libres de carbono como una oportunidad económica, consideraron consultores canadienses.

 

Primer ministro Canadá (Foto: Reuters)

 

Canadá debe llegar a la mesa de negociación en Washington, la próxima semana, defendiendo sus intereses y hacer de la protección climática una pieza central de su estrategia, afirmaron los consultores en materia ambiental Mitchell Beer y Diane Beckett.

 

En un artículo titulado "Canadá debe empujar la agenda del TLCAN hacia un mundo postcarbono", ambos expertos afirmaron que cuando se va a negociar con alguien que está dispuesto a ganar a toda costa, la mejor defensa es tener una buena ofensiva.

 

Los consultores sugirieron incluso que Canadá imponga un impuesto fronterizo por emisiones de carbono, tal como lo sugirió en su momento Nicolás Sarkozy, cuando era presidente de Francia.

 

El entonces mandatario francés señaló que si Estados Unidos se salía del Acuerdo de París sobre cambio climático, Europa debería imponer un impuesto de entre 1 y 3% por emisiones de carbono a los productos importados del mercado estadunidense.

 

La Fundación Canadiense Sierra Club presentó en abril pasado un reporte donde sugiere ligar la renegociación del TLCAN a la agenda contra el cambio climático.

 

"Cualquier acuerdo que reemplace al TLCAN debe crear un campo de juego justo al exigir a cada país participante que adopte, mantenga y aplique políticas para asegurar el cumplimiento de las leyes ambientales nacionales y de importantes convenios ambientales y laborales internacionales, incluido el Acuerdo de París", indicó la entidad.

 

La Fundación agregó que "estos compromisos deben ser incluidos en el texto básico del acuerdo y puestos en vigor a través de un proceso independiente de solución de controversias".

 

En tanto, su contraparte estadunidense, US Sierra Club, presentó un reporte enfocado a una aproximación comercial "climáticamente amigable" que demanda reglas que protejan las políticas climáticas existentes, apoyen nuevas protecciones en materia ambiental y reduzcan el impacto climático del comercio transfronterizo.

 

Fuente: www.economiahoy.mx

EEUU participará en negociaciones pese a su salida del Acuerdo de París

Estados Unidos confirmó por escrito a Naciones Unidas su intención de retirarse del Acuerdo de París sobre el clima pero seguirá participando en las negociaciones internacionales, anunció este viernes el Departamento de Estado.

 

La gente pasea por Times Square, en Nueva York, el 21 de julio de 2017 (AFP / Eduardo Muñoz Álvarez)

 

Washington participará así en la próxima conferencia anual de cambio climático de la ONU, la COP23, que se llevará a cabo en noviembre en Bonn, Alemania. De acuerdo con el Departamento de Estado, "esta participación incluirá las negociaciones en curso sobre las líneas directrices para poner en marcha el Acuerdo de París".

 

El presidente, Donald Trump, anunció el 1 de junio el retiro de Estados Unidos de este acuerdo para limitar el calentamiento global, firmado en diciembre de 2015 por 195 países en la capital francesa.

 

Trump consideró que el texto era negativo para la economía de su país aunque no descartó la posibilidad de reincorporarse al proceso tras su renegociación, si se concluye "un nuevo acuerdo que proteja" a Estados Unidos.

 

Ante la decepción expresada por los socios de Washington, su secretario de Estado, Rex Tillerson, había asegurado sin embargo que la primera potencia económica del mundo continuaría sus esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

"Hoy, Estados Unidos envió una comunicación a las Naciones Unidas (...) relacionada con la intención de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París tan pronto lo permitan", dijo el Departamento de Estado.

 

Según los términos del acuerdo, la notificación oficial del retiro no podrá tener efecto antes de los tres años de su entrada en vigor, efectiva desde el 4 de noviembre de 2016. Por tanto, Trump no podrá denunciar oficialmente el acuerdo hasta finales de 2019. A eso le sigue un preaviso de un año para poder salir realmente.

 

El presidente "está abierto a regresar al Acuerdo de París si Estados Unidos puede encontrar términos que le sean más favorables, más favorables a su economía, a sus ciudadanos y a sus contribuyentes", aclara la nota.

 

Fuente: www.afp.com

Mercosur ratifica compromiso con Acuerdo de París sobre cambio climático

El Mercado Común del Sur (Mercosur) ratificó su compromiso con el "irreversible" Acuerdo de París contra el cambio climático, "uno de los mayores retos que la humanidad enfrenta en la actualidad", dijo.

 

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, miembros fundadores del bloque en 1991, señalaron, en un comunicado, que "la ciencia ha entregado evidencias inequívocas acerca del cambio climático y de sus causas antropogénicas, y que sólo una acción colectiva de la comunidad internacional puede dar una respuesta adecuada a esa amenaza apremiante".

 

Los países reafirmaron la "urgencia que cobra actualmente la respuesta global contra el cambio climático y, en ese sentido, la importancia de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales".

 

El Mercosur señaló que es necesario "proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y efectos del cambio climático".

 

En el marco de las deliberaciones de la Cumbre de jefes de Estado, el bloque regional recordó que el 4 de noviembre pasado entró en vigor el Acuerdo de París, y ratificaron su "firme compromiso" con el mecanismo.

 

"El Acuerdo de París es irreversible", dijo el Mercosur, que instó a "todas las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC) que implementen los compromisos de sus contribuciones asumidos en el Acuerdo de París.

 

Fuente: spanish.peopledaily.com.cn

En la cumbre Celac-UE se discutirá sobre cambio climático y comercio

El cambio climático y el comercio justo serán los temas principales a tratar en octubre próximo en la III cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE), informó El Salvador, país sede.

 

El ministro de Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, habla en una rueda de prensa el 7 de marzo de 2017 en Bruselas (AFP)

 

La cumbre reunirá a los gobernantes (o sus delegados) de los 62 países que integran los dos bloques el 26 y 27 de octubre próximos, indicó en una rueda de prensa el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, cuyo país ocupa la presidencia temporal de la Celac.

 

De acuerdo con Martínez, en la cita se discutirán los compromisos que las naciones han adoptado para mitigar los efectos del cambio climático.

 

"En la lucha contra el cambio climático buscamos afianzar ese concepto de responsabilidades compartidas pero diferenciadas, donde los países de la Unión Europea han estado prestos a cooperar con nosotros para adelantarnos a los riesgos del cambio climático, para reducir las emisiones, para hacer un desarrollo más amigable con el medio ambiente", señaló el canciller.

 

Asimismo, el bloque latinoamericano buscará "ampliar espacios" comerciales con la Unión Europea que beneficien a la pequeña y mediana empresa.

 

"Para la Unión Europea es fundamental el apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, porque sabemos que a veces no tienen tan fácil el acceso al comercio internacional y precisamente a través de programas de cooperación podemos ayudarlas a internacionalizarse", consideró el embajador de la Unión Europea en El Salvador, Jaume Segura.

 

En la cumbre también se discutirá sobre "multilateralismo fuerte e inclusivo" en el cual los foros internacionales como la ONU otorguen espacio de participación democrática a los países pequeños, acotó Martínez.

 

Fuente: www.swissinfo.ch

UE da luz verde a un acuerdo global para reducir los gases HFC

El Consejo de la Unión Europea (UE), que reúne a los Estados miembros, adoptó el acuerdo conocido como “Enmienda de Kigali” para eliminar gradualmente los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases que tienen un fuerte impacto sobre el calentamiento del planeta.

 

La aplicación de la medida, una enmienda del Pacto de Montreal de 1987, podría evitar un aumento de medio grado en la temperatura de la Tierra durante este siglo gracias a la reducción del consumo y producción de estos gases utilizados en sistemas de refrigeración, espumas y aerosoles.

 

Según indicó el Consejo en un comunicado, la decisión contribuye a lograr los objetivos del Acuerdo de París y demuestra la “determinación continua” de los Veintiocho para liderar la lucha contra el cambio climático.

 

“Los HFC son miles de veces más dañinos para el clima que el dióxido de carbono”, declaró el ministro estonio de Medio Ambiente, Siim Kiisler, cuyo país desempeña la presidencia rotatoria de la Unión Europea en el segundo semestre de 2017.

 

Las primeras reducciones en el uso de los hidrofluorocarbonos entre los Estados miembros deberán realizarse en 2019, precisó el Consejo, si bien añadió que una regulación adoptada en 2014 en la UE ya permitió a los Veintiocho disminuir su empleo en 2015.

 

Aun así, la regulación comunitaria deberá revisarse para cumplir con el nuevo documento internacional más allá de 2030.

 

Además, los Estados miembros están realizando sus respectivos procesos de ratificación, pues necesitan la aprobación de los parlamentos nacionales, precisó la institución comunitaria.

 

La enmienda entrará en vigor el 1 de enero de 2019 tras la ratificación de, al menos, veinte países u organizaciones regionales de integración económica que formen parte del Protocolo de Montreal.

 

Si ese requisito no se cumple en 2019, la enmienda se aplicará 90 días después de la fecha en la que se haya alcanzado esa condición.

 

Los hidrofluorocarbonos son uno de los mayores agentes generadores del efecto invernadero, ya que retienen una cantidad de calor “miles de veces” superior a la que atrapa el dióxido de carbono y tienen una larga permanencia en la atmósfera, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PENUMA).

 

Sus emisiones están creciendo a un ritmo de un 10 por ciento anual, especialmente en los países en desarrollo con una clase media en expansión y climas cálidos.

 

Fuente: www.el-carabobeno.com

Francia pondrá fin a la venta de automóviles diésel y gasolina en 2040

Francia anunció este jueves que pondrá fin a la comercialización de automóviles diésel y gasolina en 2040 como parte de un plan encaminado a lograr los objetivos del acuerdo internacional de París contra el cambio climático.

 

Un hombre sostiene la boca de una manguera de diésel en una gasolinera en Brest, en el oeste de Francia, el 29 de mayo de 2017 (AFP / Fred Tanneau)

 

"Anunciamos el fin de la venta de vehículos de gasolina y diésel para 2040", declaró el nuevo ministro de Ecología, Nicolas Hulot, al presentar el "plan clima" del Gobierno y admitiendo que será una meta "ardua" de cumplir, especialmente para los constructores.

 

Se trata de una "verdadera revolución", pero "se reúnen las condiciones", añadió.

 

"Nuestros propios constructores (de automóviles) tienen cómo alimentar y encarnar esta promesa (...), que es además una cuestión de salud pública", agregó.

 

Francia construye el automóvil 100% eléctrico más vendido en Europa, el Renault Zoe, que va superando por poco en las ventas al Mitsubishi Outlander PHEV y al Nissan Leaf.

 

El constructor sueco Volvo Cars anunció el miércoles que a partir de 2019 solamente lanzará modelos eléctricos o híbridos, siendo el primero en prometer el "final histórico" de los vehículos equipados únicamente con motor a combustión.

 

Hulot citó el caso de Volvo al hacer su anuncio, que forma parte de un plan para que Francia sea un país "neutro" en emisiones de dióxido de carbono en 2050.

 

Las ventas de vehículos eléctricos en Europa (AFP / Laurence Saubadu)

 

Hulot es un veterano activista mediaombiental y su nombramiento por parte del presidente, Emmanuel Macron, fue interpretado como una señal alentadora para la lucha contra el cambio climático.

 

Macron criticó el mes pasado la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París de 2015.

 

Varios países anunciaron querer reducir drásticamente el número de automóviles altamente contaminantes en las carreteras en favor de híbridos y eléctricos, pero pocos han formulado hasta ahora promesas concretas.

 

India prevé que todos los automóviles vendidos en el país sean eléctricos en 2030.

 

En Europa, Noruega pretende poner fin a las ventas de coches de gasolina y diésel en 2025 y Alemania aspira a que un millón de automóviles eléctricos circulen en sus carreteras en 2020.

 

"Nos interesa estar entre los pioneros. Cuanto antes invirtamos, antes contaremos con la tecnología adecuada y estaremos mejor situados en el frente industrial y laboral", dijo a la radio francesa France Info el responsable de World Wildlife Francia, Pascal Canfin, saludando el anuncio de Hulot.

 

Varios coches circulan por París el 8 de junio de 2017. En 2016, los vehículos híbridos y eléctricos supusieron un 3,6% de los automóviles nuevos registrados en Europa occidental, según la Asociación Europea de Constructores de Automóviles (AFP / Thomas Samson)

 

En su gran mayoría, los conductores continúan sin embargo optando por los modelos de diésel y gasolina, que suelen ser mucho más baratos.

 

En 2016, los vehículos híbridos y eléctricos supusieron un 3,6% de los automóviles nuevos registrados en Europa occidental, según la Asociación Europea de Constructores de Automóviles.

 

El año pasado, los automóviles híbridos no recargables registraron el mayor incremento de ventas (23,7% comparado con 2015).

 

Los registros de automóviles eléctricos subieron un 7%, mientras que los híbridos enchufables aumentaron solo el 3,9%.

 

Los analistas se muestran divididos sobre cómo será el ritmo de esta transición.

 

La Agencia Internacional de la Energía señala que el incremento del uso de vehículos ecológicos será modesto, hasta alcanzar un 8% de la cuota de mercado (unos 150 millones de vehículos) en 2040.

 

En cambio, la empresa privada Bloomberg New Energy Finance estima que esa cifra será del 22% en 2035.

 

Fuente: www.afp.com

Vaquita marina en México aún no cuenta con protección de la Unesco

El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco pospuso su recomendación de declarar en peligro las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California, al reconocer los esfuerzos de las autoridades mexicanas para preservar la vaquita marina, informó el Gobierno de México.

 

Imagen tomada en febrero de 1992 de una vaquita marina, en Santa Clara, México (Reuters / Omar Vidal)

 

Dependencias federales mexicanas, entre ellas las secretarías del Medio Ambiente, de Marina y de Cultura, indicaron en un boletín que el Comité del Patrimonio Mundial, que celebra su XLI sesión en Cracovia, Polonia, evaluó hoy el reporte del Estado de Conservación del sitio "Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California".

 

Dicho sitio, inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 2005, abarca 244 islas, islotes y zonas litorales en esa zona del noroeste de México, señalaron.

 

De acuerdo con el texto, el Comité reconoció que el Gobierno de México "está haciendo todos los esfuerzos necesarios para preservar la vaquita marina por lo que, por unanimidad, decidió posponer la recomendación de inscribir en la lista del patrimonio mundial en peligro las áreas mencionadas".

 

Asimismo, el Comité decidió enviar a fines del este año una segunda misión conjunta del Centro del Patrimonio Mundial y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza para que reevalúe el resultado de la estrategia del Gobierno mexicano para preservar esta especie.

 

"México ha realizado esfuerzos sin precedentes para evitar la extinción de la vaquita marina", afirmó el secretario del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, Rafael Pacchiano, tras el anuncio del Comité de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

 

México prohibió el pasado 30 de mayo la pesca en el Alto Golfo de California con redes de enmalle, consideradas como la mayor amenaza para la vaquita marina, pequeño cetáceo del que se estima quedan unos 30 ejemplares.

 

El Comité de la Unesco destacó la firma del Memorándum de Entendimiento del Gobierno de México con la Fundación Leonardo DiCaprio y la Fundación Carlos Slim, y la importancia de que Estados Unidos y China apoyen los esfuerzos para evitar el consumo y comercio ilegal del pez totoaba, principal causa de la disminución de la vaquita marina.

 

Fuente: www.economiahoy.mx

Alemania aprovechará el aislamiento de Trump en el G-20 para defender el acuerdo climático y el libre comercio

Merkel buscará apoyo de China e India para defender el Tratado de París

 

Donald Trump y Angela Merkel, juntos en la cumbre del G-7 el pasado mayo (EFE)

 

Cuando el 7 y el 8 de julio la canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, vuelvan a verse en Hamburgo, donde se celebrará la reunión de jefes de Estado y de gobierno del G-20, las tensiones y falta de sintonía entre la lideresa de la mayor economía de la eurozona y el capitán de la primera potencia mundial será evidente. Desde su último cara a cara a finales de mayo, primero en Bruselas y posteriormente en Sicilia, la escalada dialéctica entre ambos demuestra la inapetencia entre Washington y Berlín.

 

Si el mandatario republicano atacó directamente a Merkel asegurando vía tuit que Estados Unidos cuenta con un "déficit comercial masivo" con Alemania y que el país "paga mucho menos de lo que debería a la OTAN", la canciller no se muerde la lengua a la hora de señalar que la inversión directa alemana en tierras estadounidenses es diez veces mayor que a la inversa. "Esto tiene, evidentemente, un gran efecto en el número de empleos que creamos", señaló durante el Consejo Económico de la Unión Demócrata Cristiana, su propio partido.

 

Precisamente, este evento fue un ejemplo de la fría relación entre ambos países. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, estaba invitado a asistir en persona y canceló su viaje en el último momento. Aún así, durante su participación vía videoconferencia volvió a criticar el superávit comercial germano e instó a revisar las reglas de la OMC, que según su parecer ayudan a los exportadores pero no a los importadores. "Como vuestro mayor cliente, esperamos tener una mayor cuota de vuestro mercado", señaló Ross.

 

Sin embargo, este tipo de presiones y punzadas lingüísticas no amedrentarán a la germana a la hora de convertir el cambio climático, el libre comercio y la inmigración como temas centrales de la agenda a debatir entre los países más importantes del mundo. De hecho, Merkel llega a este foro, del que su país asume la presidencia de turno, con el objetivo de aprovechar el aislamiento que Trump se esfuerza por imponer en la diplomacia y relaciones económicas estadounidenses para aunar fuerzas con otros países.

 

Mientras Hamburgo será el escenario en el que Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, se den la mano físicamente por primera vez, la canciller alemana ha fortalecido su alianza con Narendra Modi, su homólogo indio, y Li Keqiang, el premier chino. Este acercamiento es significativo ya que China y la India son el primer y el tercer emisor de carbono, por lo que su permanencia en el Tratado Climático de París es crucial no solo para la supervivencia de este compromiso sino también para mostrar a la Casa Blanca que existe un claro frente común en estos menesteres.

 

El propio secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió a la administración Trump que si Estados Unidos sigue desentendiéndose y distanciándose de distintos frentes, no solo desde el punto de vista climático sino también desde el diplomático, económico y comercial, su liderazgo a nivel internacional podría ser reemplazado.

 

"París no es negociable"

 

El jueves, la propia Merkel aseguró que Europa está "más determinada que nunca" a luchar contra el cambio climático y consideró que el cambio climático es un "reto existencial" para la humanidad y dijo que el pacto alcanzado en París en 2015 "no es negociable".

 

Merkel reconoció que las negociaciones sobre esta cuestión "no serán fáciles", durante un discurso ante los diputados en Berlín para preparar el encuentro de los dirigentes de las principales economías mundiales del 7 y 8 de julio en Hamburgo, en el que también estará el estadounidense Donald Trump.

 

"El desacuerdo [con Estados Unidos] es notable, y no sería honesto ocultarlo. Al menos yo no lo haré", aseguró la canciller, quien este jueves se reúne también en Berlín con varios dirigentes europeos para intentar formar un frente común de cara al G20.

 

Los países más industrializados del G20 "no pueden ignorar los desafíos relacionados con el cambio climático en el mundo", insistió en una crítica velada al inquilino de la Casa Blanca.

 

"No puedo anticipar hoy las deliberaciones de la cumbre sobre la protección del clima", reconoció la dirigente alemana, pero se declaró "determinada a llevarlas a cabo de forma tal que atiendan el contenido y los objetivos del Acuerdo de París".

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

La UE alerta sobre el cambio climático ante un glaciar que se derrite en Ecuador

A los pies de un glaciar que se derrite rápidamente en Ecuador, varios embajadores de la Unión Europea llamaron a combatir el calentamiento global, en un simbólico acto abiertamente crítico con la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima.

 

Vista del volcán nevado Antisana, en la provincia ecuatoriana de Pichincha, el 26 de noviembre de 2014 (AFP / Rodrigo Buendía)

 

El Antisana es un volcán nevado potencialmente activo de 5.700 metros de altura que se levanta majestuoso a 50 kilómetros al sureste de Quito, y que corona una extensa reserva ecológica de páramos y bosques andinos, hogar de cóndores, venados y osos de anteojos.

 

Los representantes de la Unión Europea y de varios estados miembro (Francia, Alemania, España y Reino Unido) en Ecuador escogieron este extraordinario paisaje, vital entre otras cosas para el abastecimiento del agua de Quito, para denunciar in situ lo que los científicos vienen estudiando y advirtiendo desde hace muchos años: que la contaminación de la atmósfera está acelerando el deterioro del planeta.

 

Subieron hasta los 4.800 metros, en el punto donde empieza el glaciar y es fácilmente perceptible el deshielo, y plantaron una bandera: 'Make the planet green again' (Hagamos a nuestro planeta verde de nuevo).

 

Una versión del 'Make the planet great again' (Devolvamos la grandeza a nuestro planeta) con el que el presidente francés, Emmanuel Macron, parafraseó el eslogan de campaña del presidente estadounidense, Donald Trump, después de que este anunciara hace semanas la salida de EEUU del Acuerdo de París.

 

El acuerdo, que concluyó a finales de 2015 y del cual el entonces presidente estadounidense Barack Obama fue uno de sus principales diseñadores, apunta a contener el aumento de la temperatura a nivel global "por debajo de 2ºC" con respecto a la era preindustrial.

 

Tristeza

 

Mapa de los principales glaciares andinos e imágenes comparativas de la disminución del glaciar Cotopaxi (AFP / Gustavo Izús, arc)

 

"Me faltan palabras par describir la tristeza al ver que esto está desapareciendo. A los que piensan que el cambio climático no existe, deberían venir aquí y verlo", expresó la embajadora de la Unión Europea, Marianne Van Steen, señalando hacia la cumbre, resplandeciente y cubierta de nubes.

 

Los científicos aseguran que en 20 años ha habido un retroceso en este glaciar, considerado un centinela del cambio climático. "Es muy triste saber que cada año este glaciar se encoge unos 20 metros. Tenemos que mostrar al mundo que es urgente hacer algo", agregó.

 

Para Luis Maisincho, un investigador permanente del ecuatoriano Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) que lleva más de 12 años monitoreando el glaciar, afirma que su retroceso es "irreversible".

 

"Vemos que la temperatura está aumentando, las precipitaciones están disminuyendo y eso implica que el glaciar no puede avanzar, no puede ganar masa", explica.

 

El retroceso de estos glaciares tropicales andinos "es grave para las ciudades de la región andina, como Quito, La Paz o Lima que dependen en cierto grado de ellos para su abastecimiento de agua potable", agrega.

 

El embajador de Francia en Ecuador, Jean-Baptiste Chauvin, explicó el ascenso al Antisana, organizado por el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), es un mensaje de apoyo al acuerdo del clima, firmado por casi todos los países del mundo, "pese al retroceso norteamericano".

 

En el acuerdo, EEUU, el mayor productor de gases de efecto invernadero después de China, se comprometía a reducir las emisiones de los mismos entre un 26% y un 28% para 2025 en comparación con el año 2005.

 

Fuente: www.afp.com

Quedan tres años para preservar el clima

La humanidad debe absolutamente utilizar los próximos tres años para iniciar la reducción de las emisiones de gaz con efecto invernadero, o de lo contrario no se podrá mantener el calentamiento bajo el límite de los 2°C fijado por el acuerdo de París, advierten expertos y científicos.

 

Los animales sufren la sequía, el 27 de junio de 2017, en la localidad de Bastelicaccia, cerca de Ajaccio, capital la isla francesa de Córcega (AFP / Pascal Pochard-Casabianca)

 

Luego de haber aumentado durante décadas, las emisiones mundiales de CO2, ligadas por lo regular a la combustión de energía fósil (petróleo, gas, carbón), se estabilizaron desde hace dos años, en cerca de 41.000 millones de toneladas al año.

 

Pero aun a ese ritmo, el mundo habrá consumido en 20 años, inclusive menos, su "presupuesto carbono", cantidad de CO2 que puede emitir antes de cruzar el límite de los 2°C.

 

"Hay aun mucho que hacer antes de lograr que la economía" se ponga en los límites aceptables en esa materia, indicaron en un artículo publicado en Nature un grupo de seis expertos. "Para el clima, todo es cuestión de tiempo".

 

En su artículo, estos tres climatólogos, dos expertos del desarrollo sustentable, así como la ex responsable del clima de la ONU, la costarricense Christiana Figueres, llaman a los dirigentes del G20 a insistir sobre el plazo de 2020, en su cumbre de Hamburgo de julio.

 

Según ellos, algunas etapas tendrán que ser franqueadas antes de 2020.

 

Las energías renovables tendrán que suministrar al menos 30% de la electricidad mundial. Y ninguna nueva central de carbón deberá ser aprobada a partir de 2020.

 

Un viticultor comprueba el estado de sus viñedos parcialmente destruidos por las heladas, el 3 de mayo de 2017 en Vignonet, Francia  (AFP / Nicolas Tucat)

 

En los transportes, los vehículos eléctricos deberán llegar al 15% del parque automotor (en la actualidad 1% de ventas de vehículos nuevos).

 

Los gobiernos tendrán que imponer a los vehículos pesados un consumo de combustible reducido en 20% y a la aviación una reducción de 20% del CO2 consumido por km (emisiones en pleno auge).

 

Los gases de efecto invernadero que surgen de la deforestación y de la agricultura (que representan en la actualidad 12% del total), deberán pasar a 0 en la década, agregan los expertos, que piden también reducir las emisiones de la industria pesada, la construcción y las infraestructuras.

 

Finalmente, bancos y gobiernos tendrán que decuplicar el volumen de obligaciones verdes (71.000 millones de euros actualmente) para financiar las medidas tendientes a reducir los GES.

 

La comunidad internacional adoptó a fines de 2015 en París un acuerdo sobre el compromiso para reducir el calentamiento por debajo de 2°C con relación a las temperaturas de antes de la Revolución industrial.

 

De lo contrario, lo científicos anuncian impactos crecientes como canículas, aumento del nivel marino o tempestades.

 

Fuente: www.afp.com

Europa está "más determinada que nunca" a combatir el cambio climático, afirma Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo este jueves que Europa está "más determinada que nunca" a luchar contra el cambio climático, a pesar de la decisión del presidente Donald Trump de sacar a EEUU del Acuerdo de París.

 

Angela Merkel, durante su intervención ante el Parlamento alemán, este jueves 29 de junio en Berlín (AFP / John MacDougall)

 

A una semana de acoger una cumbre del G20, la jefa del Gobierno alemán consideró que el cambio climático es un "reto existencial" para la humanidad y dijo que el pacto alcanzado en París en 2015 "no es negociable".

 

Fuente: www.afp.com

Viticultores de todo el mundo llaman a unidad frente al cambio climático

Viticultores de todo el mundo, afectados cada vez más por las sequías o las inundaciones, llamaron este lunes a la unidad contra el cambio climático, no sólo para proteger su producción sino también para cumplir con los objetivos del acuerdo de París.

 

Un viticultor comprueba el estado de sus viñedos parcialmente destruidos por las heladas, el 3 de mayo de 2017 en Vignonet, Francia. (AFP / Nicolas Tucat)

 

Reunidos en el salón francés Vinexpo, uno de los más importantes del mundo, los principales actores del sector quieren alentar la biodiversidad o crear cepas más resistentes frente a un fenómeno global.

 

"Podríamos crear un grupo a nivel mundial de todos los viticultores para luchar por la reducción de los gases de efecto invernadero (...) y hacer un cambio que sería seguido por otras empresas", pidió Miguel Torres, presidente de la española Bodegas Torres, asegurando que el sector necesita "grandes cambios".

 

Los incendios en Australia o Chile, o las heladas tardías en Francia a finales de abril –todos éstos países productores de vino— ilustran las consecuencias del cambio climático, que se irán agravando, según John Holdren, decano de la facultad de Ciencias del Medio Ambiente de Harvard.

 

El científico apunta a que, a diferencia de otros sectores, los "dirigentes influyentes" del mundo conocen muy bien el vino. "Si podemos hacerles comprender que sus grandes vinos están en peligro tendremos mucha influencia en esta cuestión", asegura.

 

Incluso si las temperaturas no aumentan tanto como predicen los científicos, también serán perjudiciales para los viñedos. "Las vides son plantas muy sensibles, como un termómetro", recuerda Gaia Gaja, copropietaria del dominio Gaja en el Piamonte (Italia), conocido en todo el mundo.

 

Los expertos apuntan a que el aumento de las temperaturas puede hacer que los vinos sean cada vez más potentes pero menos complejos en aromas, con tasas de alcohol de hasta 16 o 17 grados y una falta de acidez que perjudica al sabor.

 

Variedades recuperadas

 

Tras el acuerdo del clima de París, varios viticultores han tomado iniciativas para actuar contra el cambio climático.

 

Los viticultores trabajan la tierra de las vides frente al Chateau Pedesclaux, en Pauillac, Francia el 31 de marzo de 2017. (AFP / Georges Gobet)

 

Es el caso de las acciones colectivas de varios viñedos en el valle de Napa, en California, o de las Bodegas Torres en España, que invirtieron 12 millones de euros en investigación para intentar transformar el Co2 que producen, reciclar el agua o reducir un 25% de su consumo energético.

 

El cambio climático también ha llevado a recuperar variedades de uva como el 'petit verdot' en Burdeos (Francia) o el cinsault en Líbano, que hasta ahora difícilmente llegaban a la maduración.

 

Otra de las consecuencias del calentamiento global es el cambio de la geografía del vino, con regiones vinícolas que desaparecen y otras que se crean nuevas.

 

En esta perspectiva las Bodegas Torres, que también tienen viñedos en Chile, están comprando tierras en el sur del país, cerca de los lagos. Por su parte el champán Taittinger ha invertido en Inglaterra para producir vinos efervescentes.

 

Algunos productores también están experimentando con cepas más resistentes a la sequía, aunque la calidad todavía no es suficiente para elaborar grandes vinos.

 

Es el caso de Gaia Gaja, que intenta hacer "viñedos resilentes": en sus tres viñedos en Italia ha dejado de utilizar productos químicos y cultiva además hierba, plantas leguminosas o cebada entre las hileras para contener la humedad y favorecer la biodiversdad.

 

Una auténtica revolución que la joven viticultora describe como un cambio de modelo; "En estos quince últimos años nuestro trabajo ya no es cuidar los viñedos sino cuidar la vida", apostilla.

 

Fuente: www.afp.com

Los 28 discuten este lunes las consecuencias de la ruptura de Trump con el Acuerdo de París

Los Veintiocho abordarán este lunes las consecuencias de la ruptura del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el acuerdo internacional contra el cambio climático sellado en París hace año y medio y la necesidad de que el bloque asuma el liderazgo en la esfera internacional para evitar que el pacto climático se resienta.

 

La Unión Europea no quiere que se pierda el impulso dado a la lucha global contra el calentamiento global, por lo que los Estados miembros quieren "tomar la palabra" y apoyar la implementación cuanto antes de las disposiciones del acuerdo, han indicado fuentes comunitarias.

 

Para ello, el asunto ha sido incluido en las agendas de dos reuniones ministeriales que se celebran en Luxemburgo, una de los titulares de Exteriores que se traducirá en un texto de conclusiones y otra, de Medio Ambiente, en la que los ministros debatirán sobre la situación.

 

Una charla, esta última, que iba a ser a puerta cerrada y que finalmente será pública a petición de varias delegaciones, que quieren que el mensaje de compromiso firme con la lucha contra el calentamiento global llegue a la opinión pública, según han informado a Europa Press fuentes europeas.

 

Antes de la discusión de los ministros europeos de Medio Ambiente, el asunto será tratado por los jefes de las diplomacias europeas, de quien se espera una declaración que lamente con lenguaje "tajante" y "firme" la decisión "unilateral" de Washington de desvincularse del compromiso internacional.

 

El documento recoge el espíritu de las declaraciones de los distintos líderes europeos e instituciones de la Unión Europea que, desde el anuncio de salida de Estados Unidos, han apostado por el futuro del Acuerdo de París y advertido de que, pese a la gravedad de la decisión norteamericana, el compromiso global no debe verse dañado.

 

Así, los Veintiocho recalcarán que el acuerdo climático "no es negociable, ni está abierto a nuevas discusiones", han recalcado fuentes europeas, por lo que los esfuerzos deben centrarse en garantizar su puesta en marcha y que no se pongan en duda las contribuciones asumidas en París por las 194 partes que firmaron el acuerdo junto a Estados Unidos.

 

Ya desde el anuncio de Trump, la Unión Europea dejó claro que pretende "reforzar" las asociaciones existentes y "buscar nuevas alianzas" en todo el mundo, desde las grandes economías hasta las islas más vulnerables, para asegurar la continuidad de la lucha contra el cambio climático.

 

En esta línea, los ministros llamarán a los socios internacionales, empresas y sociedad en su conjunto a mantener el compromiso y esfuerzo, aunque sin referencia expresa al tejido social y económico estadounidense, como sí se hizo en las primeras reacciones.

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

Congreso aprueba la entrada de Colombia al Acuerdo de París

El Congreso de Colombia aprobó este viernes el ingreso del país al Acuerdo de París sobre el cambio climático, que es liderado por Francia.

 

El presidente colombiano Juan Manuel Santos en Bogotá, el 9 de junio de 2017. (AFP / Raul Arboleda)

 

"Celebro que el Congreso aprobó que Colombia sea parte del Acuerdo de París (...) lo que ratifica nuestro compromiso con el medio ambiente", expresó el presidente Juan Manuel Santos en su cuenta de Twitter.

 

En último debate la plenaria de la cámara baja aprobó por unanimidad (92 votos) el ingreso de Colombia a este acuerdo internacional, que busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar a 2ºC el alza de la temperatura del planeta.

 

En la misma red social, Santos escribió el miércoles que espera presentar al presidente de Francia, Emmanuel Macron, la ratificación del tratado durante una visita a ese país desde el 21 de junio.

 

El Acuerdo de París fue adoptado durante la Cumbre Mundial de Cambio Climático (COP21), que se realizó en diciembre de 2015 en la capital francesa, y lo integra la Unión Europea y 195 países más.

 

Entre las naciones que se excluyeron del pacto están Siria, Nicaragua y Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump anunció el retiro de su país del pacto el 1 de junio, provocando una oleada de indignación internacional.

 

El pacto ya había sido firmado por Santos el 22 de abril de 2016 en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, pero requería la ratificación del Congreso.

 

"Mediante este acuerdo, Colombia asume el compromiso de reducir en un 20 por ciento las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a 2030", explicó la presidencia en un comunicado.

 

El proyecto de ley pasará a revisión de la Corte Constitucional y, de recibir su aval, será sancionada por el presidente para su entrada en vigor.

 

Fuente: www.afp.com

Noruega sacrifica ganancias petroleras para cumplir con Acuerdo de París

El país, gran productor de petróleo, prohibirá a partir de 2020 el uso de la calefacción a base de calentadores de petróleos en edificios

 

Noruega, un importante productor mundial de crudo, prohibirá desde el 2020 el uso de petróleo y parafina para calefaccionar edificios, en un intento por contener las emisiones locales de gases de efecto invernadero, dijo el jueves el Gobierno.

 

La prohibición incluirá a edificaciones antiguas y nuevas, y aplica a hogares y empresas además de instalaciones públicas, anunció el Ministerio de Clima y Medio Ambiente.

 

"Aquellos que usen el combustible fósil petróleo para calefaccionar deben encontrar otras alternativas para el 2020", dijo el ministro de Medio Ambiente, Vidar Helgesen, en un comunicado.

 

La directiva busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en unas 340,000 toneladas anuales, frente a una emisión general nacional de 53.9 millones de toneladas en el 2015, señaló el ministerio, que agregó que otras medidas podrían incluir limitaciones al uso del gas natural para calefacción.

 

Siguiendo lo pautado en el Acuerdo de París, Noruega planea para el 2030 hacer fuertes recortes en sus emisiones nocivas, que el año pasado fueron un 3.3 por ciento superiores a los niveles de 1990 a pesar de promesas previas de reducir la generación de estos gases, responsables del cambio climático.

 

Según grupos ambientalistas, la veda a la calefacción en base a petróleo es una paradoja en Noruega, un país que obtiene la mitad de sus ingresos por exportaciones de la venta de crudo y gas natural, lo que ayuda a elevar el producto interno bruto per-cápita a 70,000 dólares, uno de los más altos del mundo.

 

Zero, una fundación noruega que promueve la reducción de las emisiones nocivas, celebró la decisión oficial: "Es una medida medioambiental muy importante que recorta significativamente las emisiones, enviando una señal poderosa de que estamos pasando de los (combustibles) fósiles a la energía renovable".

 

Noruega bombea alrededor de 2 millones de barriles por día (bpd) de petróleo, gas líquido y condensado, mientras que su producción diaria de gas natural ronda los 300 millones de metros cúbicos.

 

Fuente: www.economiahoy.mx

Juncker dice que incumplir el Acuerdo de París supondrá "empujar al exilio a 250 millones de refugiados climáticos"

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha alertado este miércoles de que si fracasa el acuerdo internacional de París contra el cambio climático supondrá "empujar al exilio a 250 millones de refugiados climáticos".

 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

 

"No cumplir hoy los compromisos (de reducción de emisiones) asumidos en París es correr el riesgo de empujar, de aquí a 2050, a hasta 250 millones de refugiados climáticos al camino del exilio", ha asegurado Juncker ante el pleno del Parlamento Europeo.

 

El jefe del Ejecutivo comunitario se ha referido así, sin mencionarlo, a la decisión del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de romper con el pacto de París que su predecesor firmó hace año y medio.

 

Juncker ha advertido de que no se debe perder "ni un instante" para luchar contra el cambio climático y apoyar a los países más vulnerables para evitar una crisis "mucho más grave" que la vivida en los últimos años en Europa por la presión migratoria.

 

"La seguridad mundial exige más que simplemente esforzarse en la defensa militar, la estabilidad europea y la estabilidad mundial también dependen de los esfuerzos en cooperación al desarrollo y de la lucha contra el cambio climático", ha considerado el político luxemburgués.

 

Así ha recalcado en que se trata de elementos "fuente de inestabilidad" y que la amenaza del calentamiento global también pesa sobre Europa, aunque los más vulnerables son también los países más pobres y con menor responsabilidad sobre las emisiones contaminantes (apenas un 7% de las emisiones de CO2).

 

"Reducir el presupuesto de la ayuda a la cooperación o poner en duda los compromisos asumidos en la COP21 (Acuerdo de París) es llevar sobre la espalda la pesada responsabilidad de una grave amenaza para la estabilidad mundial", ha insistido.

 

Juncker ha recordado durante su discurso que las catástrofes naturales relacionadas con el cambio climático se han "más que triplicado" desde la década de los sesenta y ha asegurado que cada año se producen unas 60.000 muertes por ello.

 

"No podremos pretender que no lo sabíamos", ha advertido, respecto a no tomar medidas para corregir la tendencia, antes de reiterar el compromiso de la UE por liderar esta lucha.

 

La decisión de Trump, "más que un acontecimiento triste"

 

Más tarde, en un debate posterior también ante el pleno de la Eurocámara, Juncker ha afirmado que la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París es "más que un acontecimiento triste". "Es una señal de abdicación de la acción común para abordar el destino de nuestro planeta", ha señañado.

 

Así, Juncker ha garantizado que la decisión de Trump "no significará el final del Acuerdo" y se ha mostrado convencido de que "hará que el resto del mundo esté más unido y determinado hacia la implementación completa" del tratado contra el cambio climático.

 

Del mismo modo, el presidente de la Comisión Europea ha insistido en que la UE no renegociará los términos del Acuerdo de París y ha enfatizado que los 29 artículos deben ser implementados. "La acción climática no necesita más distracciones. Hemos pasado 20 años negociando, ahora es tiempo para la acción, es tiempo para la implementación", ha indicado.

 

Tras él ha tomado la palabra el líder del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, Manfred Weber, que ha afirmado que la decisión de Estados Unidos "incrementa la firmeza" con la que el bloque comunitario debe perseguir sus objetivos climáticos.

 

Además, el alemán ha apuntado que Trump ha tomado la decisión "contra los deseos de sus ciudadanos" y además ha opinado que se trata de un "paso histórico erróneo" con el que "no va a crear un sólo empleo".

 

A su vez, el líder de los Socialistas y Demócratas (S&D), Gianni Pittella, ha afirmado que Trump "está llevado al desastre al planeta" pero ha instado a actuar de forma conjunta para "parar la calamidad que supone Trump". Asimismo, ha defendido que la UE deberá responder a Trump si éste quiere "competir de forma desleal" reduciendo el coste de la producción estadounidense.

 

Por parte de los Conservadores y Reformistas Europeos, Julie Girling, ha criticado al presidente estadounidense por "no entender para nada el Acuerdo de París y las obligaciones de Estados Unidos", al mismo tiempo que ha recordado que el tratado da a su país "mucha flexibilidad par cumplir" con los objetivos.

 

Por su parte, la representante de la Alianza de Liberales y Demócratas (ALDE), Catherine Bearder, ha pedido que la UE sea "dura" en materia de cambio climático en las negociaciones con Reino Unido sobre su salida del bloque comunitario.

 

La eurodiputada del Grupo de Izquierda Unitaria (GUE), Katerina Konecná, ha criticado que Trump "parece querer volver a la Edad Media, cuando los hechos científicos se negaban día tras día", mientras que la copresidenta de Los Verdes, Ska Keller, ha apuntado que "no basta con criticar a Trump" y ha instado a "hacer más" y a compensar la pérdida que supone la salida de Estados Unidos.

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

El planeta debe ser lo primero

La decisión del Presidente Trump de abandonar el Acuerdo de París es una mala noticia, sin embargo, hay que decir que los Estados Unidos nunca ratificó propiamente el Acuerdo. Obama se adhirió mediante una orden ejecutiva presidencial, pero los compromisos de EEUU nunca llegaron a ser aprobados por el Senado.

 

El Acuerdo de París es un ejercicio que dista bastante de un Tratado internacional al uso. Diseñado por Laurent Fabius, es una obra maestra de la nueva diplomacia global multipolar, que incluye entre sus curiosidades, por ejemplo, que las partes se puedan comprometer a lo que deseen, y que estos compromisos puedan ser revocados hasta el momento mismo de la puesta en marcha del acuerdo en 2020.

 

Y podríamos pensar que con esta estructura se trata de un papel de escasa utilidad, pero no es así. Desde la firma de la primera Convención protegiendo el clima han pasado ya 25 años, y París ha significado el primer gran consenso para actuar en la misma dirección y con ambición creciente. Mientras que la decisión del presidente Trump crea incertidumbre sobre las actuaciones futuras del segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, la claridad en las declaraciones del presidente Xi Jinping han tranquilizado a los europeos - de la Unión -, a los británicos y a los canadienses, protagonistas todos ellos del peso del liderazgo de la diplomacia climática en los últimos años.

 

Aunque se confía en declaraciones semejantes de los primeros ministros de India y Australia, estos países se consideran puntos débiles de la cadena de los grandes emisores y se espera con expectación su posición, que por su carácter errático, sería prudente situar a que se acabe el plazo en 2020.

 

Vivimos en un momento que no es fácil de entender y menos de predecir. Vemos a China defendiendo el libre comercio y los acuerdos de limitación de emisiones, mientras que el Gobierno de los Estados Unidos deshace los lazos que le unen a las zonas de libre comercio, pretende levantar muros y no pagar su factura del calentamiento global.

 

Asistimos atónitos, un día antes del anuncio de Trump, a la Junta de accionistas de ExxonMobil en Dallas, donde Vanguard y Blackrock, inversores principales de la compañía impulsaron, con un 62,3% de voto, que la dirección de la compañía desarrolle e informe a la Junta de la estrategia para evitar los efectos de los gases de efecto invernadero. Hemos oído y leído estos días cómo prominentes compañías enviaron cartas a la Casa Blanca mostrando sus compromisos con el clima, o Estados de la Unión como California, se declaran "insumisos" ante la decisión.

 

Todos ellos, y en especial el sector empresarial, saben que con el cambio del clima va a haber ganadores y muchos perdedores. No por mirar a otro lado, el problema desaparece. Abandonar hoy la senda de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero o eliminar las inversiones para la adaptación adecuada no tiene sentido desde el punto de vista ético, pero tampoco desde el económico.

 

Actuemos o no, el cambio del clima se está produciendo y, tras París, una gran mayoría ha tomado consciencia de la responsabilidad de esta generación para evitar que tenga efectos devastadores.

 

Las predicciones de los escenarios climáticos de la Agencia Española de Meteorología para 2050 - dentro de 33 años - podrían ser ya de 2 grados más en verano y 1,5 en invierno. Estas cantidades que parecen aparentemente pequeñas pueden tener ya un impacto muy significativo.

 

Hace unos meses, el Financial Stability Board, todopoderoso vigilante global de la estabilidad del sistema financiero, encargaba a Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York, que pusiera en marcha un grupo de trabajo que permitiera trasladar a la contabilidad de las empresas una medición adelantada, capaz de monitorizar el riesgo para el sistema económico mundial de los cambios en el clima.

 

Aunque el resultado de las elecciones en Estados Unidos supusieron un jarro de agua fría en los primeros días de la última cumbre del clima en Marrakech el pasado año, el mundo se había puesto en marcha un año antes en París. Las próximas elecciones están previstas unas semanas antes del vencimiento del plazo de entrada en vigor del Acuerdo de París en 2020. Seguramente el clima y el acuerdo serán motivos para el debate durante la campaña electoral en ese país. Esperemos que esta vez el lema que gane sea "el planeta primero".

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Autoridades de 16 países discuten en Honduras planes de reforestación

Autoridades ambientales de 16 países de Latinoamérica y de organismos internacionales celebraron este lunes en Honduras un encuentro para impulsar planes de reforestación a nivel mundial, informaron los organizadores.

 

Guardabosques abandonan el área después de luchar contra un incendio forestal en el sector de El Picacho y El Hatillo, en Tegucigalpa, Honduras, el 30 de marzo de 2017. (AFP / Orlando Sierra)

 

La tercera edición latinoamericana del Bonn Challenge se instaló en la isla de Roatán, en el Caribe hondureño, para discutir una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de restaurar 150 millones de hectáreas de tierras degradadas y deforestadas para 2020.

 

Participan en el encuentro ministros, viceministros y representantes de organismos de cooperación.

 

El Bonn Challenge fue lanzado en 2011 en un encuentro ministerial organizado por el gobierno de Alemania y organismos ambientales y ha celebrado dos reuniones latinoamericanas, en agosto de 2015 en San Salvador y en agosto de 2016 en Panamá.

 

Según el PNUD, la agenda de Roatán se centra en las acciones de restauración de paisajes a través de la protección y uso racional de bosques, propiciando la generación de empleo.

 

Añadió que Honduras está comprometida en restaurar un millón de hectáreas de bosque hasta 2030, incluyendo áreas que fueron afectadas por el insecto conocido como el gorgojo descortezador del pino.

 

Entre 2013 y 2016, el insecto destruyó cerca de 600.000 hectáreas, la tercera parte del 1,9 millones de hectáreas de cobertura de coníferas del país centroamericano.

 

PNUD aportará a Honduras 20 millones de dólares para ese proyecto de restauración de bosques, incluido en un Programa Agua-Bosque-Suelo.

 

Fuente: www.afp.com

El G7 de Medioambiente confirma las diferencias entre EEUU y sus socios

Estados Unidos confirmó este lunes sus discrepancias con los demás países del G7 respecto del clima al negarse a apoyar un texto firmado por ellos, en el que reafirman la "irreversibilidad" del Acuerdo de París.

 

El administrador de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA, por sus siglas en inglés), Scott Pruitt, durante la reunión del G7 de Medioambiente, el 11 de junio de 2017, en Bolonia. (AFP / Alberto Pizzoli)

 

Los ministros de Medioambiente del G7, el grupo de potencias económicas formado por Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Japón, se reunieron el domingo y el lunes en la ciudad italiana de Bolonia.

 

Al término del encuentro, todos los países, excepto Estados Unidos, firmaron una declaración común en la que reafirmaron su compromiso de aplicar el Acuerdo de París, cuyo objetivo es proteger el clima reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Scott Pruitt, el administrador de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA, por sus siglas en inglés), no rubricó esa parte del texto, de acuerdo con la decisión del presidente Donald Trump de retirarse del acuerdo firmado en la capital francesa.

 

"Retomamos el diálogo [con los países del G7] para decir que París no es el único medio para avanzar" sobre el clima, declaró Pruitt en un comunicado difundido este lunes.

 

Los otros seis países del G7 y la Unión Europea disienten y, por ello, confirmaron su intención de aplicar el acuerdo climático.

 

El lunes, la directora ejecutiva internacional de la oenegé Greenpeace, Jennifer Morgan, elogió el "liderazgo" del "G6" en la cumbre de Bolonia y animó a los países a concretar sus ambiciones durante la próxima cumbre del G20, celebrado en julio en Alemania.

 

Aunque la decisión estadounidense de retirarse del acuerdo climático supone un problema, sobre todo respecto a la financiación prometida a los países más afectados por el calentamiento global, no es catastrófica, aseguró este lunes el ministro francés de Medio Ambiente, Nicolas Hulot.

 

Un cambio 'irreversible'

 

Estados Unidos colabora en otras cuestiones y, de todas formas, la transición energética hacia una economía más verde es "irreversible", añadió.

 

En ese contexto, Francia quiere acelerar su lucha contra el cambio climático, afirmó Hulot. "Vamos a aumentar probablemente nuestros objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. O por lo menos acelerar" su puesta en marcha, explicó.

 

El responsable del programa medioambiental de la ONU, Erik Solheim, se refirió por su parte a los beneficios económicos que puede traer la transición energética. "El sector privado, las grandes empresas, incluso en Estados Unidos, dicen que apoyan una acción. Hay un gran número de nuevos empleos en la economía sostenible y verde, hay mucho dinero que ganar, mucho más que con los carburantes fósiles.

 

El tema del clima rompió por vez primera la unidad del G7 durante la cumbre de dirigentes de Taormina (Sicilia), a finales de mayo, con un Donald Trump poco dispuesto a dejarse influenciar por los demás.

 

Días después, el presidente estadounidense anunció la retirada de su país del Acuerdo de París, alegando que éste era perjudicial para su economía y demasiado generoso con otros Estados como India y China.

 

Durante toda la semana en Bolonia, se multiplicaron las iniciativas de la sociedad civil para concienciar sobre la necesidad de defender el clima y promover un crecimiento económico sostenible.

 

El domingo por la tarde, un millar de estudiantes desfilaron pacíficamente por el centro de la ciudad italiana, bajo la vigilancia de cientos de policías.

 

Fuente: www.afp.com

Macron lanza 'Make our planet great again' para reivindicar el Acuerdo de París tras la retirada de EEUU

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha lanzado la plataforma web 'Make our planet great again' ('Hacer que nuestro planeta sea grande otra vez') para reivindicar la importancia del Acuerdo de París sobre cambio climático, después de que el Gobierno de Donald Trump anunciara la retirada de Estados Unidos.

 

El presidente de francés, Emmanuel Macron.

 

Trump anunció el pasado 1 de junio que Estados Unidos abandonaría el tratado internacional, con el que su antecesor, Barack Obama, se comprometió en 2014, por considerar que es un "mal acuerdo" que perjudicará al desarrollo económico de la potencia norteamericana sin que a cambio contribuya verdaderamente a combatir el calentamiento global.

 

Macron, como presidente de Francia, que acogió la cumbre internacional que dio luz al Acuerdo de París, hizo entonces un llamamiento a científicos, empresarios, profesores, estudiantes y a la sociedad civil en general a "movilizarse" para que el país europeo lidere la lucha contra el cambio climático.

 

"Hoy este llamamiento se ha hecho una realidad con el lanzamiento de la plataforma web 'Make our planet great again' para ayudar a la movilización de todos aquellos que deseen comprometerse con proyectos (...) para proteger nuestro planeta", ha explicado el Palacio del Elíseo en un comunicado.

 

El Gobierno francés ha explicado que esta iniciativa 'online' estará coordinada por los ministerios de Ecología y Transición Sostenible, Exteriores y Asuntos Europeos, Educación Superior, Investigación e Innovación y Economía y cuenta con el apoyo de la patronal francesa.

 

Macron ha recurrido al lema que usó Trump durante la campaña para alcanzar la Casa Blanca -'Make America great again' ('Hacer que Estados Unidos sea grande otra vez')- para usarlo en contra de la postura que ha adoptado Washington ante la lucha global contra el cambio climático.

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

Primero Trump, ahora Brasil debilitaría acuerdo de París

Brasil está sopesando medidas que dejarían sin efecto protecciones al medio ambiente y harían que resulte más difícil cumplir los objetivos del acuerdo climático de París, dando a entender que abandona su condición de líder mundial en los esfuerzos por combatir el calentamiento global justo cuando Estados Unidos hace lo mismo.

 

Michel Temer, presidente brasileño.

 

El Congreso ya ha aprobado dos medidas que reducirán sustancialmente los territorios protegidos de la degradación ambiental. Y los legisladores analizan suavizar las normas que gobiernan áreas como la infraestructura y proyectos agrícolas e industriales. Una propuesta alteraría la forma en que las tierras de los indígenas son designadas, reduciendo potencialmente las áreas protegidas.

 

Todo esto se produce en momentos en que la selva amazónica y la del atlántico están siendo taladas al ritmo más acelerado de la última década y se intensifican las batallas violentas por el control de las tierras selváticas.

 

“Brasil está renunciando a la oportunidad de ser un líder en estos asuntos”, expresó Marcio Astrini, coordinador de políticas públicas de Greenpeace en Brasil. “Es bien difícil ser peor que (el presidente estadounidense Donald) Trump en torno al medio ambiente, pero el gobierno brasileño lo está intentando vigorosamente”.

 

Brasil es visto desde hace tiempo como un líder mundial en el terreno de la protección del medio ambiente. Sus políticas hacia la selva amazónica tienen un enorme impacto en la lucha por reducir las emisiones de carbono a nivel mundial. Combinada con la decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París, la aparente intención de Brasil de eliminar muchas regulaciones ambientales pueden comprometer los objetivos mundiales de ese pacto.

 

El cambio de rumbo de Brasil tiene lugar en el marco de una creciente agitación política. El presidente Michel Temer lucha por mantenerse en el poder a pesar de denuncias de corrupción y de amenazas de destituirlo. En medio de todo esto, Temer impulsa impopulares reformas que dice son fundamentales para que la economía brasileña salga de la recesión en que cayó hace dos años.

 

Temer aceptó respaldar una serie de medidas promovidas por un bloque de legisladores que representan los intereses de los terratenientes y ganaderos a cambio de ayuda con sus propias propuestas y para evitar un juicio político.

 

“Este gobierno está usando las políticas sobre el medio ambiente como divisa”, sostuvo Astrini.

 

En abril hubo una semana de protestas frente al Congreso por parte de agrupaciones indígenas que dicen que Temer está reduciendo las protecciones para sus tierras y permitiendo que terratenientes y ganaderos se apoderen de ellas. Cuando la policía les tiró gases lacrimógenos, respondieron con arcos y flechas.

 

El mes pasado, el Congreso aprobó dos medidas para transformar 566.000 hectáreas de tierras protegidas, la mayor parte en la Amazonia, en zonas abiertas a la tala de árboles, la minería y la agricultura. Un análisis del Instituto para la Investigación Ambiental de la Amazonia calcula que el levantamiento de las protecciones puede derivar en la pérdida de 280.000 hectáreas de bosques para el 2030 y la emisión de 140 millones de toneladas de dióxido de carbono.

 

Temer ya había impuesto mediante decretos presidenciales versiones más moderadas de estas medidas, pensadas para compensar en parte la creación de nuevas áreas protegidas.

 

Pero las enmiendas del Congreso hacen que las medidas sean inaceptables incluso al propio ministro del medio ambiente de Temer, quien recomendó al presidente que las vete, diciendo que pueden impedir los esfuerzos para combatir la deforestación y cumplir los compromisos del acuerdo de París.

 

Brasil se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la reducción de la deforestación, que está aumentando de nuevo después de años de progresos.

 

La deforestación de la Amazonia aumentó un 29% el año pasado en relación con el año previo, según mediciones satelitales del gobierno. En los bosques sobre el Atlántico, la deforestación subió un 58% en el 2016.

 

El presidente tiene hasta el 19 de junio para vetar las medidas, las cuales no solo legalizarían la deforestación, sino que podrían aumentar los incentivos para la tala ilegal de árboles, ya que legalizan las incursiones de agricultores y ganaderos en áreas protegidas.

 

“Los ganaderos sienten que pueden actuar con impunidad y que sus intereses son protegidos por los tribunales y por la rama ejecutiva”, expresó Cleber Buzatto, secretario ejecutivo del Consejo Misionero Indígena, una organización de la Iglesia Católica.

 

Estas incursiones han dado paso a un aumento de la violencia que no se veía en años. Al menos 39 personas murieron en conflictos por la tierra en lo que va del año, según la Comisión Pastoral de la Tierra, que estudia la violencia. A este paso, se superarían las muertes del 2016, en que hubo 61, la cifra más alta desde el 2003.

 

Otra medida en el Congreso relajaría las estrictas leyes para conceder licencias, que requieren evaluaciones del impacto de un proyecto sobre el medio ambiente. La propuesta bajo estudio contempla numerosas exenciones.

 

El Frente Parlamentario para el Agro, que representa el bloque rural, dice que la propuesta genera flexibilidad pues contrarresta medidas que castigan a los empresarios porque son ambiguas y la aprobación de proyectos puede tomar años.

 

Los detractores de estas propuestas dicen que le dan demasiado poder a los estados y las municipalidades.

 

El proyecto de ley estuvo estancado en el Congreso por una década, pero se preparó una nueva versión a la que se le dio el status de “urgente”, lo que evita que necesite la aprobación de comisiones legislativas.

 

El ministro del medio ambiente Sarney Filho prepara un proyecto alternativo que según el gobierno toma en cuenta los intereses de otros sectores.

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Los arrecifes de coral quedarán destruidos si se incumple el acuerdo de parís

El futuro de los arrecifes de coral depende de si se cumple el objetivo del Acuerdo de París de que el aumento de la temperatura del planeta no supera los 2ºC respecto a los niveles preindustriales, o a ser posible que el incremento no sobrepase 1,5ºC, puesto que no sobrevivirán si se sobrepasan esos límites.

 

Corales blanqueados en Nueva Caledonia. El blanqueo ocurre cuando los corales expulsan algas llamadas zooxanthellaeXL. (Catlin Seaview Survey)

 

Así lo asegura un equipo de 13 investigadores de Australia, Estados Unidos y Países Bajos en un estudio publicado en la revista 'Nature'. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la emana pasada que su país abandonará el Acuerdo de París porque considera que debilita la economía norteamericana y favorece a países como China o India.

 

Los científicos apuntan que los arrecifes están cambiando rápidamente mientras hacen frente a los impactos combinados del calentamiento global, la sobrepesca y la contaminación. Terry Hughes, director del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral (Australia), subraya que "los arrecifes del futuro serán radicalmente diferentes a los de hoy o hace 30 años".

 

"Si tomamos inmediatamente las medidas adecuadas, podemos y debemos asegurar un futuro para los arrecifes, reconociendo que la posibilidad de restaurarlos a su condición anterior ya no es posible", añade Hughes, que dirigió el estudio publicado en 'Nature'.

 

Los investigadores apuntan en él que "la ventaja de oportunidad para salvar los arrecifes permanece abierta, pero se está cerrando rápidamente" y añaden que la Tierra ya se ha calentado un grado más de media en relación a la era preindustrial, lo que ya ha causado tres episodios globales de blanqueamientos de corales, por lo que 1,5ºC o 2ºC más "cambiarán radicalmente los arrecifes durante siglos".

 

Subrayan que los arrecifes se verán afectados en las próximas décadas a medida que aumenta la temperatura de los océanos, pero cumplir el Acuerdo de París supondrá evitar incrementos térmicos extremos y los impactos severos en la acidificación de los mares.

 

Múltiples amenazas

 

Hughes recalca que, bajo el paraguas del Acuerdo de París, los arrecifes "serán diferentes, pero reconocibles como arrecifes de coral, pero si la COP21 (Cumbre del Clima celebrada en París en 2015) falla, los arrecifes de coral que hoy conocemos serán destruidos".

 

"Los enfoques actuales para proteger los arrecifes de coral están fallando porque con demasiada frecuencia ignoramos las verdaderas razones de su declive", comenta Josh Cinner, también del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral y coautor del estudio, quien añade: "Necesitamos entender por qué están disminuyendo y fomentar cambios en el comportamiento humano para mantener los arrecifes en el futuro".

 

Jeremy Jackson, del Instituto Smithsoniano de Investigaciones Tropicales, define esta situación como "la muerte por mil partes". "Los arrecifes sufren simultáneamente el dragado, la sobreexplotación, la contaminación, las aguas residuales, los sedimentos y las temperaturas cada vez más altas".

 

Estos elementos combinados están transformando los arrecifes en nuevas configuraciones, donde la mezcla de especies cambia rápidamente. "No podemos salvar todas las especies o retroceder en la historia. El reto ahora es dirigir los arrecifes hacia el futuro, para asegurar que permanezcan plenamente funcionales y para mantener su capacidad de apoyar el sustento y el bienestar de los cientos de millones de personas que dependen de ellos", apostilla Hughes.

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

Macron y Kuczynski reiteran compromisos sobre clima en París

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, recibió este jueves a su homólogo peruano, Pedro Pablo Kuczynski, en el palacio del Elíseo, en un encuentro en el que ambos mandatarios reiteraron su compromiso en aplicar los acuerdos del clima de París.

 

El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (I) y el presidente francés Emmanuel Macron (D) en el Palacio del Elíseo, en París, el 8 de junio de 2017. (AFP / Patrick Kovarik)

 

"Estamos ambos plenamente comprometidos en el respeto de los acuerdos de París pero también en la voluntad de ir más allá", dijo Macron, en una declaración conjunta tras reunirse durante media hora con Kuczynski.

 

"Tuvimos una conversación muy positiva sobre el clima y el calentamiento global", confirmó Kuczynski, cuyo país fue sede en 2014 de la cumbre climática COP20.

 

Fue en esa cumbre que se sentaron las bases del acuerdo global contra el calentamiento del planeta firmado el año siguiente en la capital francesa, diseñado para disminuir las emisiones contaminantes y desacelerar el calentamiento de la Tierra.

 

El cambio climático es un tema de preocupación para Perú, que sufre las consecuencias del fenómeno climático "El Niño Costero", que afecta al país latinoamericano desde inicios de año.

 

El acuerdo de París regresó al centro del debate desde que el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunciara su retirada hace una semana, provocando una condena mundial.

 

Los mandatarios abordaron también la situación política en América Latina, que Macron aseguró "seguir con mucha atención", incluyendo la situación en Venezuela, que vive movilizaciones masivas contra el presidente Nicolás Maduro.

 

Macron confirmó además que viajará a Lima en septiembre próximo, donde asistirá a la ceremonia de designación de la ciudad organizadora de los Juegos Olímpicos 2024, para apoyar la candidatura de París.

 

"Tendré el placer de ir a Lima en septiembre", declaró el presidente francés, quien dijo que Perú es "un socio importante", con el que quiere mantener cooperación en el ámbito tecnológico, económico y de transporte.

 

Kuczynski, de 78 años, es el primer presidente latinoamericano en ser recibido por Macron, de 39, quien asumió el cargo el pasado 14 de mayo.

 

El mandatario peruano pronunciará el viernes un discurso de honor en el IX Foro Económico Internacional de América Latina y el Caribe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en París.

 

Posteriormente sostendrá reuniones privadas con el secretario general de la OCDE, Ángel Gurria; el presidente de Guatemala, Jimmy Morales; y el presidente del BID, Alfredo Moreno.

 

Tras concluir su agenda oficial en Francia, Kuczynski viajará a España el sábado, donde se reunirá con el presidente del gobierno, Mariano Rajoy.

 

Fuente: www.afp.com

Los compromisos del Acuerdo de París sobre el cambio climático

El acuerdo sobre cambio climático adoptado por 195 países en diciembre de 2015 en París trazó el camino hacia un mundo sostenible mediante cambios drásticos en la economía global.

 

Un iceberg flota en aguas antárticas el 2 de marzo de 2016. (AFP)

 

La meta

 

El objetivo del acuerdo es contener el aumento de la temperatura "muy por debajo de los 2ºC" respecto a la era preindustrial y "de seguir esforzándose por limitar este aumento a 1,5ºC", aunque muchos expertos dudan de que se pueda lograr.

 

2 o 1,5°C son objetivos muy ambiciosos, dado el nivel actual de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los expertos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) estiman que es necesario reducir las emisiones entre 40% y 70% entre 2010 y 2050 para permanecer por debajo de los 2°C.

 

El acuerdo no especifica metas obligatorias a cada país, como sí lo hace el protocolo de Kioto. Cada cual se fija a sí mismo sus propios objetivos de reducción de emisiones para 2025 o 2030.

 

El calendario

 

Los planes de acción nacionales evitarían los cataclísmicos +4/5°C previsibles en ausencia de políticas climáticas, pero colocarían al planeta en una situación sumamente peligrosa con +3°C.

 

De ahí la necesidad de revisar estos compromisos, para colmar la diferencia entre 1,5/2°C y 3°C, que corresponden a impactos muy diferentes.

 

Sobre una base voluntaria se prevé un balance en 2018: las oenegés presionan para que un máximo de países cumplan y revisen al alza sus ambiciones a partir de 2020, sobre todo tomando en cuenta que las tecnologías "verdes" serán más accesibles.

 

En el acuerdo, la primera revisión obligatoria está prevista para 2025, fecha muy tardía para poder respetar la meta de los 2ºC.

 

Los países también deben comunicar para 2020 su estrategia de desarrollo para la emisión de baja cantidad de dióxido de carbono para 2050.

 

Verificación de los compromisos

 

El acuerdo de París prevé que los países rindan cuentas de las acciones programadas y de sus resultados. Es necesaria cierta flexibilidad para algunos países, en particular los más pobres.

 

Más allá de este principio general, quedan por determinar las reglas precisas de transparencia. ¿Qué informaciones deben incluirse en los planes nacionales y con qué grado de detalles? ¿Qué indicadores presentar? La fecha límite es la COP24 a finales de 2018 en Polonia.

 

La transparencia también se aplica a la ayuda financiera, y los países desarrollados deben comunicar "cada dos años" medidas adoptadas para ayudar a los países en desarrollo.

 

¿Cómo retirarse del Acuerdo?

 

Cualquiera de los 147 países que ratificaron el acuerdo puede abandonarlo. Pero no antes de los tres años tras su entrada en vigor (noviembre de 2016). La retirada se hace efectiva tras un año suplementario de preaviso.

 

La opción más radical consiste en abandonar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que puede hacerse en un año.

 

Ayuda a los más pobres

 

En 2009, los países ricos habían prometido que su ayuda aumentaría hasta alcanzar a los 100.000 millones de dólares en 2020, para financiar infraestructuras energéticas limpias y adaptarse al impacto negativo del calentamiento global.

 

El texto de París establece que los 100.000 millones de dólares son apenas un mínimo anual y que se fijará un nuevo objetivo para 2025.

 

Una hoja de ruta publicada en octubre por la OCDE y unos cuarenta países estima que sobre la base de los compromisos anunciados, la ayuda alcanzaría a 67.000 millones anuales en 2020 (gobiernos, bancos de desarrollo y otras instituciones). En función de los efectos de estímulo a la inversión privada, los financiamientos pasarían de 77.000 a 133.000 millones de dólares en 2020.

 

El acuerdo de París prevé un reequilibrio entre las ayudas a la reducción de las emisiones, muy mayoritarias, y la adaptación al impacto del calentamiento. Según la OCDE, sólo un 16% de la ayuda financiera se destina actualmente a la adaptación.

 

La suma de 100.000 millones puede compararse con los 3.000 a 4.000 millones de dólares necesarios, según New Climate Economy, para asegurar una transición hacia economías de bajo nivel de carbono, lo cual sólo podrá lograrse a través de una reorientación masiva de las finanzas.

 

Fuente: www.swissinfo.ch

Guterres insta a salvar los océanos para evitar una "catástrofe mundial"

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, exhortó el lunes a todos los países del planeta a dejar de lado sus intereses particulares para salvar los océanos y evitar una "catástrofe mundial", en la apertura de la primera conferencia sobre los océanos de Naciones Unidas.

 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el 5 de junio de 2017 en Nueva York. (AFP / Don Emmert)

 

La reunión de cinco días es la primera de su tipo en este organismo para hacer frente a los problemas que afectan a los océanos, que van del blanqueamiento de los corales a la contaminación plástica, pasando por la pesca excesiva y el aumento del nivel de las aguas debido al cambio climático.

 

"Tenemos que dejar a un lado las ganancias a corto plazo para prevenir una catástrofe mundial a largo plazo", declaró Guterres ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

 

"Conservar nuestros océanos y utilizarlos de manera sostenible es preservar la propia vida", sostuvo.

 

La conferencia, que se propone definir una estrategia para revertir el deterioro de los océanos, se vio ensombrecida por la reciente decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de retirar a su país del Acuerdo de París sobre el clima.

 

El mandatario boliviano, Evo Morales, lamentó en su discurso la decisión de Estados Unidos. "Negar la ciencia, dar la espalda al multilateralismo e intentar negarles un futuro a las próximas generaciones los convierte en la principal amenaza contra la Madre Tierra y contra toda la vida".

 

"Llamado a la acción"

 

Los Estados miembro de la ONU trabajan en un "llamado a la acción" que debe ser suscrito por los países que se comprometen a tomar medidas para limpiar los océanos y preservar el recurso más valioso de la Tierra.

 

Los objetivos incluyen la protección de al menos 10% de los ecosistemas costeros y marinos hasta 2020, la reducción de la contaminación de los océanos y el refuerzo de los medios de lucha contra la pesca ilegal y no reglamentada.

 

Guterres describió de manera alarmista la situación de los océanos, citando un estudio reciente que muestra que el volumen de los desechos plásticos podría superar el de peces en 2050 si no se toman medidas.

 

El aumento del nivel de los océanos amenaza países enteros, la industria de la pesca se hunde en algunos lugares y los ecosistemas costeros se ven gravemente afectados por la pesca, la extracción minera, el transporte marítimo y el turismo, advirtió.

 

El jefe de la ONU instó a tomar medidas concretas, como la ampliación de las zonas marinas protegidas, una mejor gestión de la actividad pesquera, la reducción de la contaminación y la limpieza de los desechos plásticos.

 

Proteger las costas

 

Su petición fue respaldada por un estudio divulgado este lunes según el cual la ampliación de las áreas protegidas en los océanos resultaría una herramienta importante en la lucha contra el cambio climático.

 

Estas zonas donde la pesca, las actividades mineras y el turismo están prohibidos permitirían limitar la acidificación de los mares y proteger las costas vulnerables a la subida de las aguas y a las tormentas.

 

También ayudarían a preservar las especies marinas amenazadas por el calentamiento global y la contaminación del agua, señala el estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de las Ciencias (PNAS) estadounidense.

 

Sólo 3,5% de los océanos están parcialmente protegidos, y únicamente en 1,6% están completamente prohibidas la pesca y cualquier tipo de explotación.

 

Existen iniciativas internacionales en marcha para que el 10% de los océanos esté protegido en 2020, y un grupo de científicos pidió el año pasado que esa cifra subiera al 30% en 2030.

 

Fuente: www.afp.com

California, en batalla contra el calentamiento global a pesar de Trump

California asume la bandera estadounidense de la batalla contra el cambio climático con su gobernador Jerry Brown al frente, con una agenda que arranca en China para una reunión centrada en temas medioambientales.

 

El gobernador de California, EEUU, Jerry Brown

 

No había terminado el presidente Donald Trump de anunciar que EEUU abandonaba el histórico acuerdo de París, cuando Brown ya condenaba esa polémica decisión y anunciaba su empeño en seguir promoviendo ambiciosas políticas en el área.

 

"Trump ha escogido un curso absolutamente errado. Está errado en los hechos... en la ciencia", zanjó el gobernador antes de lanzarse el viernes a un viaje de una semana en China.

 

"California resistirá a este loco y equivocado curso de acción", insistió Brown, de 79 años, aplaudido por su defensa de causas medioambientales. "Trump es un 'AWOL' [en jerga militar, ausente sin permiso, ndlr.], pero California está en el campo de batalla, lista para luchar".

 

Al anunciar el jueves la salida de Estados Unidos del acuerdo de París, Trump dijo que su gobierno estaba dispuesto a negociar un nuevo entendimiento relativo al clima.

 

Pero por ahora, expertos consultados por la AFP coinciden en que el poderoso estado de California, con la sexta mayor economía del mundo, fue escogido para representar al país en el ámbito internacional dada sus agresivas políticas en temas climáticos.

 

"California ha tenido una historia extraordinaria liderando el camino en el cambio climático, especialmente en políticas de regulación: tiene el objetivo climático más ambicioso en Estados Unidos", destacó Cara Horowitz, directiva del instituto Emmett de cambio climático y medio ambiente de la universidad UCLA.

 

"Ha servido, de alguna manera, como faro de cordura para Estados Unidos y el mundo en temas climáticos", destacó.

 

A la vanguardia

 

Aunque tiene uno de los peores niveles de contaminación del aire en el país, California se ha dedicado en la última década a cortar drásticamente sus emisiones de carbono cada año.

 

Se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles de 1990 para 2020 y 40% menos para 2030.

 

Tiene además sus propios estándares para vehículos -más exigentes que las regulaciones federales- que han seguido más de otra docena de estados.

 

Ha sido un gran propulsor del uso de energía solar y de carros eléctricos: tiene la mayor flota de vehículos de cero emisiones del país.

 

Los analistas consideran que estas políticas, que han inspirado al resto del país e inclusive a otros países, como China, coloca a California en una posición privilegiada para seguir liderando los esfuerzos contra el calentamiento global.

 

"De alguna manera, siempre estuvo liderando, y el gobernador, a fuerza de voluntad y pasión, continuará acelerando este trabajo", estimó Evan Gillespie, director adjunto del Sierra Club, que vigila el programa de energía limpia del estado.

 

Para Gillespie, no hay vuelta atrás para California en su cruzada verde, luego de una larga lucha contra sus gigantescos niveles de contaminación.

 

"El ímpetu de estas políticas está metido en nuestra economía, que el camino es un futuro más limpio. Creo que el costo [de echar atrás las actuales políticas] es demasiado alto, no solo en una perspectiva climática y económica", indicó.

 

Los expertos consultados también destacaron que pese a la decisión "teatral" de Trump de retirarse del acuerdo de París, firmado en 2015 por todos los países del planeta menos Nicaragua y Siria, los estados y ciudades estadounidenses podrán tomar sus propias decisiones en esta materia.

 

"El mundo estará viendo ahora a California, China, la Unión Europea y otros que estén dispuestos a tomar la posta del liderazgo. California está ciertamente en la vanguardia de las políticas climáticas de Estados Unidos y hay tremenda voluntad política de seguir ejerciendo ese papel", indicó Horowitz.

 

Fuente: www.afp.com

Estados, ciudades y empresas prometen liderar lucha por el clima en EEUU

Gobernadores, alcaldes y empresarios estadounidenses, estupefactos con la decisión de Donald Trump de abandonar el acuerdo de París, anunciaron que tomarán la lucha contra el cambio climático en sus manos y harán lo posible para reducir las emisiones.

 

El Ayuntamiento de Barcelona iluminado en verde para protestar contra el anuncio del presidente Donald Trump, sobre su decisión de retirar a EEUU del acuerdo climático de París, el 2 de junio de 2017. (AFP / Pau Barrena)

 

Una mayoría de estadounidenses en cada estado -69% de los votantes del país- creen que Estados Unidos debe participar en el acuerdo, según un reciente sondeo del programa de cambio climático de la Universidad de Yale.

 

Líderes industriales y empresariales, académicos y políticos opositores -así como un puñado de republicanos- condenaron la decisión de Trump, y pequeñas manifestaciones estallaron en Washington y Nueva York.

 

Michael Bloomberg, el octavo hombre más rico del mundo según Forbes y actual enviado de la ONU para el cambio climático, prometió 15 millones de dólares para apoyar los esfuerzos de la organización en su lucha contra el calentamiento del planeta. 

 

La misma cifra que la ONU dejará de percibir de Washington tras la decisión de Trump.

 

De abajo hacia arriba

 

"Alcaldes, gobernadores y líderes empresariales de los dos partidos políticos están firmando un comunicado de apoyo que someteremos a la ONU. Y juntos lograremos las metas de reducción de emisiones que Estados Unidos hizo en París en 2015", afirmó Bloomberg en un comunicado.

 

"Los estadounidenses honrarán el acuerdo de París liderando de abajo hacia arriba, y no hay nada que Washington pueda hacer para detenernos", agregó el exalcalde de Nueva York, que viajó el viernes a París para reunirse con el presidente Emmanuel Macron en un acto de solidaridad.

 

El diario The New York Times informó que el grupo al que Bloomberg hace referencia ya cuenta con 30 alcaldes, tres gobernadores, más de 80 rectores de universidades y más de 100 empresas.

 

Minutos después del anuncio de Trump los gobernadores de Nueva York, California y Washington anunciaron la creación de una "alianza por el clima" que buscará cumplir la meta estadounidense prometida en 2015 en el acuerdo de París, firmado por todos los países del planeta menos Nicaragua y Siria.

 

Y los gobernadores republicanos de Massachusetts y Vermont anunciaron el viernes que se suman a la alianza, ahora bipartidaria.

 

Estados Unidos prometió en París reducir para 2025 en 26% a 28% las emisiones de gases con efecto invernadero, consideradas culpables del calentamiento progresivo de la Tierra y por ende del derretimiento de glaciares y de picos nevados, que elevan el nivel de los mares y provocan eventos climáticos más violentos.

 

"El mundo no puede esperar"

 

Al menos 87 alcaldes que representan a 40 millones de estadounidenses -entre ellos los de Nueva York, Los Ángeles, Boston, Houston, Seattle o Chicago- aseguraron en un comunicado conjunto que cumplirán los compromisos del acuerdo de París.

 

"El mundo no puede esperar, y nosotros tampoco", dijeron.

 

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo a la radio WNYC que quería "superar" su compromiso de reducir las emisiones en 80% para 2050.

 

Las promesas de Washington en el acuerdo de París dependen en gran medida de reglamentaciones locales.

 

Robert Orr, uno de los arquitectos del acuerdo de París y ex-consejero especial del secretario general de la ONU sobre el cambio climático, dijo que Estados Unidos ya estaba en camino para lograr la mitad de su compromiso asumido en la capital francesa.

 

"Lo que está realmente sucediendo es que el presidente, sin querer, puede haber dado dinamismo a los mismos actores que siempre han sido los que han reducido las emisiones, a que hagan más por sí mismos", dijo Orr, ahora decano de la facultad de políticas públicas de la Universidad de Maryland.

 

"Si esta coalición se amplía y profundiza al ritmo que parece, creo que el efecto Trump puede ser más que mitigado", estimó.

 

La alcaldesa demócrata de Salt Lake City (Utah), Jackie Biskupski, confirmó que se había unido a la coalición de Bloomberg.

 

El año pasado su ciudad se comprometió a un 100% de energía renovable para 2032 y a una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de 80% para 2040.

 

"Debemos liderar donde la Casa Blanca se niega a hacerlo", dijo.

 

Los gobernadores de Hawaii, Colorado, Oregon, Connecticut, Pensilvania, Virginia, Minnesota, Rhode Island y Alaska defendieron en comunicados la energía limpia. Los gobernadores de Delaware y de Ohio -un republicano- criticaron la decisión de Trump.

 

Inclusive pesos pesados de la industria petrolera estadounidense como ExxonMobil y Chevron manifestaron que seguirán apoyando el acuerdo de París.

 

El gerente ejecutivo de la gigante General Electric, Jeff Immelt, llamó en Twitter a la industria a "liderar y no depender de un gobierno", mientras General Motors aseguró que sigue defendiendo públicamente "la acción y la toma de conciencia sobre el planeta".

 

Fuente: www.afp.com

El Acuerdo de París, difícil de abandonar pero fácil de ignorar

Donald Trump tiene la intención de dar la espalda "inmediatamente" al Acuerdo de París sobre el clima. En realidad, Estados Unidos no podrá salir oficialmente de este acuerdo antes de noviembre de 2020, año en el que se celebrarán nuevas elecciones presidenciales en ese país.

 

El presidente de EEUU, Donald Trump, anuncia el 1 de junio de 2017 su retirada del Acuerdo de París desde el Rose Garden de la Casa Blanca, en Washington. (AFP / Brendan Smialowski)

 

Aún tres años y medio dentro del acuerdo

 

Para retirarse del acuerdo, el país que desee hacerlo debe notificar su decisión a la secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), pero puede hacerlo únicamente tres años después de la entrada en vigor del texto (4 de noviembre 2016).

 

Después, debe emitir un aviso un año antes de poder salir del acuerdo.

 

Por lo tanto, Donald Trump podrá anunciar el retiro oficial de Estados Unidos del acuerdo a partir del 4 de noviembre de 2019 y, en el mejor de los casos, la decisión se aplicaría el 4 de noviembre de 2020.

 

La víspera de esa fecha, el martes 3 de noviembre de 2020, se celebrarán las próximas elecciones presidenciales estadounidenses. En el caso de que gane un candidato favorable al Acuerdo de París, la salida de Estados Unidos podría no ser aplicada si las dos administraciones, la entrante y la saliente, respetan la tradición de cooperación entre ellas durante la transición (Trump estaría en el poder hasta el 20 de enero de 2021).

 

Otras puertas de salida

 

Para ir más rápido, el país en cuestión puede retirarse de la CMNUCC (que tiene 196 Estados miembros). Esto toma un año.

 

Pero Donald Trump no hizo ninguna mención a esto durante su discurso el jueves. El mandatario habló de una "renegociación" del acuerdo, lo que implicaría que el país se mantendría dentro de la convención.

 

Salir de la CMNUCC sería un gesto adicional de aislamiento en el plano internacional y una medida complicada en el ámbito doméstico. La adhesión de Estados Unidos a esta convención fue firmada por el presidente republicano George H. W. Bush en 1992 y su ratificación fue aprobada por el Senado, señala el centro de estudios Citepa.

 

Por otra parte, la renegociación del Acuerdo de París es una opción que no está prevista en los estatutos.

 

Al no poder abandonar oficialmente el Acuerdo de París o la Convención sobre el Clima, Trump anunció el jueves que su país dejará de aplicarlo. "A partir de hoy, Estados Unidos cesará toda implementación del acuerdo de París", declaró.

 

¿Violación del derecho?

 

Concretamente, Washington puede por ejemplo dejar de enviar a la secretaría de la CMNUCC los planes de reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero o renunciar a sus promesas de financiar las políticas sobre clima de los países del sur.

 

Pero suspender la aplicación del acuerdo de París es "una violación del derecho internacional", advierte Arnaud Gossement, abogado de derecho ambiental.

 

"Un acuerdo obliga a sus partes, aunque no prevea sanciones", explica Gossement, pese a reconocer que en este caso no existe una jurisdicción competente para sancionar al infractor y que las dificultades son inmensas para demostrar el impacto de esta suspensión.

 

"Podemos en todo caso imaginar que algunos países acudan a la secretaría de la CMNUCC. Es algo previsto tanto por la convención como por el Acuerdo de París", señala. "Las consecuencias prácticas serían limitadas pero no sería algo anodino".

 

Fuente: www.afp.com

Con o sin Trump, las empresas de EEUU ya tienen en cuenta el clima

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puede abandonar el Acuerdo de París sobre el clima, pero las grandes corporaciones estadounidenses no han esperado una señal gubernamental para comenzar a reducir sus emisiones de carbono.

 

El presidente de EEUU, Donald Trump, saluda el 31 de mayo de 2017 en la Casa Blanca, en Washington DC. (AFP / Saul Loeb)

 

Antes de que Trump planteara siquiera la posibilidad de desechar la participación estadounidense en el famoso tratado de 2015, Coca-Cola y el gigante de la ingeniería General Electric (GE) ya se habían comprometido a reducir sus huellas de carbono en un 25% y 20%, respectivamente, para 2020.

 

Mientras tanto, Apple se jacta de conducir sus operaciones en Estados Unidos con un 100% de energía renovable.

 

"Creemos que el cambio climático es real", señaló el director general de GE, Jeff Immelt, el mes pasado, marcando un claro contraste con un Gobierno que cuenta con destacados funcionarios que niegan la existencia del cambio climático.

 

El gigante de la agroindustria Monsanto señaló que estaba "comprometido" a ayudar a "los agricultores a adaptarse y mitigar el cambio climático".

 

Incluso los pesos pesados ​​del sector energético -esos que aparentemente tienen más que perder con normas ambientales más duras- se están uniendo a la tendencia iniciada por el acuerdo de París, cuyo objetivo es mantener el calentamiento global "muy por debajo" de 2 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales.

 

El gigante petrolero Chevron "apoya continuar con el acuerdo de París, ya que ofrece un primer paso hacia un marco global", dijo la portavoz de la empresa, Melissa Ritchie.

 

Su rival ExxonMobil recientemente exhortó a la Casa Blanca a que no abandonara el tratado sobre el clima para responder eficazmente a los "riesgos" climáticos.

 

Actitudes cambiantes

 

Hace apenas unos años, el mundo estadounidense de los negocios utilizaba todo su peso para impedir las negociaciones sobre el clima, lo que condujo al colapso de una cumbre en 2009 en Copenhague.

 

Sin embargo, muchas empresas ahora ven su imagen en juego en Estados Unidos, donde las encuestas de opinión indican que el público está preocupado por el calentamiento global y quiere permanecer dentro del Acuerdo de París.

 

Si bien la conciencia ambiental creciente ha jugado su papel, la conversión corporativa de Estados Unidos no es solamente el resultado de un impulso por hacer lo correcto.

 

"Las empresas están aumentando sus compromisos en el área climática independientemente de la decisión (de Trump) porque les ahorra dinero, reduce sus riesgos y, lo más importante, es una oportunidad masiva de mercado", dijo Kevin Moss, del Instituto de Recursos Mundiales.

 

Los principales inversores están dejando los combustibles fósiles y las empresas se se enfrentan a una creciente presión para adaptar sus modelos de crecimiento a un mundo sin carbono.

 

"Nuestros clientes, socios y países están exigiendo tecnología que genere energía al tiempo que reduzca las emisiones, mejorando la eficiencia energética y reduciendo los costes", dijo Immelt de GE.

 

En los últimos años, los precios del petróleo están por el suelo, con un barril de crudo de referencia rondando los 50 dólares, por debajo de los más de 80 dólares de hace una década. Como resultado, invertir en el sector es mucho menos rentable.

 

Como señal de estos tiempos, los accionistas de Exxon votaron el miércoles para obligar a la empresa a evaluar el impacto financiero de las políticas climáticas sobre su actividad y revelar cómo pueden afectar a los ingresos de la compañía.

 

Cambios estructurales

 

Trump también se ha comprometido a reactivar la industria del carbón, pero dado el auge del gas natural, que produce un 50% menos dióxido de carbono y es mucho más barato que el carbón, la mayoría de los expertos cree que será una meta difícil de lograr a gran escala.

 

Sin embargo, el 'fracking' o fractura hidráulica -una técnica de extracción de gas natural- también se enfrenta a fuertes críticas por su impacto ambiental.

 

Los costes de las fuentes de energía renovables, como las energías eólica y solar, han disminuido drásticamente, gracias en parte a las inversiones y subsidios públicos que han hecho que el sector sea más atractivo.

 

Melissa McHenry, portavoz de la principal generadora estadounidense American Electric Power, dijo que la empresa se diversificó en energías renovables y estaba invirtiendo "en generación renovable y otras innovaciones que aumentan la eficiencia y reducen las emisiones".

 

Lynn Good, jefe de Duke Energy, dijo a The Wall Street Journal que debido "al precio competitivo del gas natural y a la disminución del precio de las energías renovables, seguir eliminando carbono tiene sentido" para ellos.

 

Todavía hay escepticismo en ciertos sectores, particularmente respecto al coste de las políticas climáticas.

 

El American Petroleum Institute, un organismo que representa a 625 empresas, desconfía de "mandatos gubernamentales que podrían aumentar los costes de energía", según el portavoz Eric Wohlschlegel.

 

Pero Kevin Moss aseguró que la retirada del Acuerdo de París no detendrá el impulso y que las compañías seguirán su camino actual "incluso sin él, porque todo el mundo lo está haciendo".

 

"Los únicos países junto a los que estaremos si nos retiramos son Siria y Nicaragua", dijo.

 

Fuente: www.afp.com

China y Europa, preocupadas antes del anuncio de Trump sobre el acuerdo climático

China y la Unión Europea defendieron este jueves con vigor el Acuerdo de París sobre el clima, horas antes de que el presidente estadounidense, Donald Trump, comunique si mantendrá o no a su país en el pacto.

 

El primer ministro chino, Li Keqiang, y la canciller alemana, Angela Merkel, durante una rueda de prensa conjunta en Berlín, el 1 de junio de 2017. (AFP / Tobias Schwarz)

 

Los medios estadounidenses anuncian que Trump retirará probablemente a Estados Unidos del acuerdo firmado en diciembre de 2015 para limitar el calentamiento global.

 

"China seguirá implementando las promesas que hizo durante el Acuerdo de París", prometió el primer ministro chino, Li Keqiang, en Berlín, tras un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel.

 

"Pero, por supuesto, esperamos contar con la cooperación de los demás", añadió, aludiendo a las amenazas de Trump sobre su posible renuncia al acuerdo.

 

Pekín fue, junto con la administración estadounidense presidida entonces por Barack Obama, uno de los principales artífices del acuerdo histórico en el que 196 países se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Merkel, que no habló de Trump -cuya decisión se espera en torno a las 19H00 GMT- se "alegró de que China respete sus compromisos sobre el acuerdo climático".

 

Aunque nunca pronunciaron su nombre, ambos dirigentes hicieron claras alusiones a la postura del presidente estadounidense, días después de que la canciller criticara con dureza a Washington.

 

"Ambos somos partidarios del libre comercio y de un orden mundial basado en reglas", dijo Merkel, mostrando su oposición al proteccionismo y unilateralismo que defiende Trump desde su elección.

 

Reacciones europeas

 

Los responsables de la UE adoptaron, por su parte, un tono menos diplomático con el presidente estadounidense.

 

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, instó a Trump a permanecer en el Acuerdo de París. "Por favor, no cambie el clima (político) para peor", tuiteó.

 

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, consideró inaceptable una posible retirada de Washington.

 

"Soy partidario de la relación trasatlántica, pero si el presidente estadounidense anuncia en las próximas horas que quiere salir del Acuerdo de París, el deber de Europa será decirle: eso no está bien así", declaró el miércoles en Alemania.

 

"Anunciaré mi decisión sobre el Acuerdo de París el jueves a las 15H00 (19H00 GMT). En la rosaleda de la Casa Blanca. ¡DEVOLVER SU GRANDEZA A AMÉRICA!", tuiteó el miércoles Trump, retomando el lema de su campaña.

 

Desde su llegada al poder, Trump parece dispuesto a promover las energías fósiles (carbón, petróleo, gas) en nombre de la defensa de los empleos estadounidenses.

 

Una retirada estadounidense tendría graves consecuencias para el acuerdo, tan solo 18 meses después de su firma, ya que Estados Unidos es, junto con China, el principal emisor de gases de efecto invernadero.

 

Aunque el comisario europeo de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, afirmó que "pase lo que pase hoy, el Acuerdo de París continuará".

 

Tras el encuentro de este jueves por la mañana en Berlín, la UE y China reafirmarán su compromiso con el acuerdo climático durante una cumbre celebrada por la tarde y el viernes en Bruselas, indicó un dirigente europeo bajo anonimato.

 

Señales contradictorias

 

Trump prometió durante su campaña que retiraría a su país del Acuerdo de París. Pero desde que asumió la presidencia, ha enviado señales contradictorias sobre este asunto, que reflejan discrepancias en el seno de su administración.

 

El director de la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA) estadounidense, Scott Pruitt, abogó por una retirada del acuerdo, al considerar que es "malo" para su país.

 

Sin embargo, el mundo de los negocios se pronunció, en su mayoría, a favor de una permanencia en el acuerdo.

 

Una decena de grandes grupos, entre ellos la petrolera ExxonMobil o gigantes tecnológicos como Google, Intel o Microsoft, instaron a Trump a no salir del pacto.

 

Trump podría recurrir al artículo 28 del Acuerdo de París. Esa disposición permite que los firmantes se retiren del pacto, pero solamente tres años después de su entrada en vigor, que se hizo efectiva el 4 de noviembre de 2016.

 

Otra solución sería una salida de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CNUCC).

 

Trump también podría elegir permanecer en el acuerdo, pero reduciendo los objetivos estadounidenses sobre emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Fuente: www.afp.com

Trump dice que se pronunciará "muy pronto" sobre acuerdo del clima de París

El mundo entero espera, pero el presidente estadounidense Donald Trump mantuvo el miércoles el suspenso sobre su posición sobre el acuerdo de París sobre el clima, aunque indicó que se pronunciará "muy pronto".

 

Donald Trump habla durante una rueda de prensa el pasado 23 de mayo en la ciudad cisjordana de Belén. (AFP / Mandel Ngan)

 

"Lo sabrán muy pronto", dijo el mandatario en el Salón Oval de la Casa Blanca, bombardeado por preguntas sobre este tema. "Estoy escuchando a un montón de gente, de ambas posiciones", agregó.

 

Más temprano, mientras varios medios estadounidenses anunciaban que su intención era retirarse del acuerdo, Trump se había limitado a afirmar vía Twitter que daría a conocer su decisión "en los próximos días".

 

Concluido a finales de 2015 en la capital francesa por más de 190 países bajo los auspicios de la ONU, este acuerdo tiene por objetivo limitar el ascenso de la temperatura mundial reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Una retirada estadounidense sería una verdadera deflagración, 18 meses después de lograrse este acuerdo histórico del que Pekín y Washington, bajo la presidencia de Barack Obama, fueron los arquitectos centrales.

 

"Anunciaré mi decisión sobre el acuerdo de París en los próximos días. ¡DEVOLVER LA GRANDEZA A ESTADOS UNIDOS!", tuiteó Trump, sin dar mas precisiones sobre el tema. La Casa Blanca, por su parte, no hizo declaraciones.

 

La cuestión dividió profundamente a la cumbre del G7 que acaba de concluir en Sicilia, donde todos los participantes, a excepción del inquilino de la Casa Blanca, reafirmaron su compromiso con este acuerdo sin precedentes.

 

La ministra canadiense de Medio Ambiente, Catherine McKenna, pidió al gobierno estadounidense que no abandone el acuerdo de París.

 

"Estaremos en la mesa desempeñando nuestro papel porque creemos que es lo que hay que hacer y tiene sentido desde el punto de vista económico", dijo McKenna, haciendo alusión a una "gran oportunidad económica" en el desarrollo y el despliegue de las "tecnologías limpias".

 

Durante su campaña electoral, el hombre de negocios, que insistió en querer poner fin a la "guerra contra el carbón", prometió "anular" este acuerdo.

 

Pero tras su llegada a la Casa Blanca el 20 de enero, emitió señales contradictorias, reflejo de las corrientes contrarias que atraviesa su gobierno sobre la cuestión del clima y sobre el papel de Estados Unidos en el mundo y su relación con el multilateralismo.

 

El director de la agencia estadounidense de protección del ambiente (EPA), Scott Pruitt, se pronunció abiertamente a favor de una salida del acuerdo, considerando que era "malo" para Estados Unidos.

 

Pero el mundo de los negocios se pronunció, en su gran mayoría, a favor de un mantenimiento en el acuerdo de París y una docena de grandes grupos como la petrolera ExxonMobil, el gigante agroquímico DuPont, Google, Intel o Microsoft, presionaron a Trump para que no deje de lado el acuerdo.

 

Los accionistas de ExxonMobil votaron por amplia mayoría el miércoles en favor de una propuesta tendiente a obligar a la empresa a evaluar el impacto financiero de las políticas sobre el clima sobre su actividad tras el acuerdo de París.

 

 

ExxonMobil había llamado a votar contra la propuesta, pero según los resultados definitivos de la asamblea, el 62,3% de los accionistas se pronunciaron a favor de esa resolución, inspirada por militantes ecologistas y presentada por el fondo de pensiones del estado de Nueva York.

 

'Incapacidad' de crecer

 

Una solución puesta de relieve por algunos responsables del gobierno era mantenerse en el acuerdo, al mismo tiempo que se relanzaba un examen de los objetivos estadounidenses.

 

Esto habría permitido a Estados Unidos mantener una silla en la mesa de negociaciones mientras enviaba, internamente, la señal de una cierta ruptura con el gobierno demócrata de Obama.

 

Contrariamente a lo que indicaba el protocolo de Kioto (1997), el acuerdo concluido en París no fija objetivos obligatorios por país, sino que los compromisos nacionales son de carácter voluntario.

 

El objetivo de Estados Unidos, fijado por Obama, es reducir entre 26% y 28% sus emisiones de gases de efecto invernadero antes de 2025 con respecto a los niveles de 2005.

 

Trump ha denunciado en repetidas ocasiones estos objetivos considerándolos demasiado elevados.

 

"Sabemos que los niveles a los que la administración precedente se comprometió serían muy incapacitantes para el crecimiento económico estadounidense", indicó Gary Cohn, consejero económico de Trump.

 

Según un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena) de esta semana, el número de personas empleadas en este sector ha pasado de 7 millones en 2012 a 9,8 millones en 2016, cifra que de aquí a 2030 podría alcanzar los 24 millones, "compensando (así) las pérdidas de empleos en el sector de los combustibles fósiles".

 

Más allá de la cuestión económica, se encuentra la posición de Trump sobre el cambio climático, objeto de un vasto consenso científico.

 

Interrogado el martes sobre este tema, el portavoz de la presidencia estadounidense, Sean Spicer, se mostró muy evasivo.

 

¿El presidente cree en el impacto de las actividades humanas en el cambio climático, tema que es objeto de un amplio consenso científico?

 

"No puedo decirlo, no le he preguntado", respondió Spicer.

 

Fuente: www.afp.com

Jefe de ONU dice es "absolutamente esencial" implementar acuerdo de París sobre clima

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que era "absolutamente esencial" implementar el acuerdo de París sobre el clima, en momentos en que Estados Unidos evalúa si abandona el pacto de reducción de emisiones contaminantes.

 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, habla en una conferencia sobre el cambio climático en la Escuela de Negocios de la Universidad Stern de Nueva York, el 30 de mayo de 2017. (AFP / Jewel SAMAD)

 

En su primer discurso importante sobre el tema, Guterres instó a la comunidad internacional a cumplir los compromisos del acuerdo de 2015 "con mayor ambición".

 

Estados Unidos está entre los 147 países que han ratificado su compromiso, pero el presidente Donald Trump ha manifestado sus preocupaciones respecto a que el acuerdo firmado por la administración anterior podría afectar negativamente la economía del país.

 

Guterres no mencionó directamente las dudas de Trump, pero sostuvo: "Si algún gobierno duda de la voluntad global y de la necesidad de este acuerdo, es una razón para todos los demás para unirse con mayor fuerza y mantener el rumbo".

 

El compromiso del acuerdo de París de reducir las emisiones de carbono y mantener el aumento de la temperatura por debajo de 2 grados y los más cerca posible de 1,5 grados "no va suficientemente lejos", dijo.

 

"Así que debemos hacer todo lo posible para aumentar la ambición y la acción hasta que podamos torcer la curva de emisiones y frenar el calentamiento global", dijo Guterres en el discurso en la Universidad de Nueva York.

 

En una cumbre del grupo G7 de las principales economías mundiales, durante el fin de semana, Trump se negó a unirse a los otros seis líderes en la promesa de implementar el acuerdo de París y dijo que anunciaría la posición de Estados Unidos esta semana.

 

Guterres sugirió que si Estados Unidos, el mayor generador de emisiones de carbono del mundo después de China, deja el acuerdo, otros actores clave como China, India y la Unión Europea tendrían la responsabilidad de incrementar sus esfuerzos para luchar contra el calentamiento global.

 

El secretario general de Naciones Unidas describió el acuerdo como "un momento clave en la historia de la humanidad" y subrayó que muchas corporaciones privadas, entre ellas las empresas petroleras y gasíferas, no estaban esperando por las políticas gubernamentales y se estaban sumando a la economía verde por propia voluntad.

 

"Aquellos que no apostaran por la economía verde vivirán en un futuro gris", advirtió. "Por otro lado, quienes adopten las tecnologías verdes establecerán el estándar de oro para el liderazgo económico en el siglo XXI".

 

Fuente: www.afp.com

Cambio climático y seguridad operativa, prioridades del Tratado Antártico

El estudio de los efectos del cambio climático y la seguridad en la Antártida estarán entre las prioridades del Tratado Antártico, dijo el electo secretario ejecutivo del organismo, Albert Lluberas.

 

AFP/Archivos / Sarah Dawalibi

 

En la agenda de trabajo del tratado creado en 1959 y vigente desde 1961, resaltan la "seguridad operativa como una de las continuas preocupaciones" del grupo de países, dada la importancia de salvaguardar tripulaciones y proteger el medio ambiente en una zona de importante circulación de buques, explicó Lluberas en calidad de delegado de Uruguay al Tratado, que reúne a 51 países.

 

El cambio climático, entre otros temas científicos, y asuntos relativos al turismo, deberán ser abordados también por el uruguayo, primer latinoamericano que dirigirá el organismo internacional, cuando asuma sus funciones el próximo 1 de setiembre en su sede en Buenos Aires.

 

Su designación se produjo el jueves en el marco de la 40 Reunión Consultiva del Tratado Antártico realizada en China, informó la Presidencia uruguaya en su página web.

 

Lluberas es un militar de carrera, capitán de Navío que se desempeña como secretario general del Instituto Antártico Uruguayo (IAU).

 

El gobierno uruguayo se congratuló por el nombramiento al frente de este acuerdo, que tiene entre sus cometidos principales el uso pacífico de la Antártida y la investigación en colaboración en el continente blanco.

 

El Tratado Antártico "consagra a la Antártida como una tierra de paz y ciencia para la libre investigación en el régimen de cooperación internacional", resumió Lluberas.

 

Uruguay, uno de los 29 miembros consultivos del acuerdo, tiene una base en la zona, en la isla Rey Jorge, desde 1984.

 

Fuente: www.afp.com

El acuerdo del clima de París se somete al desafío de un G7 con Trump

¿Será la lucha contra el calentamiento global una prioridad en la cumbre del G7 en Taormina? Parece improbable, según los expertos, pese a los esfuerzos de los jefes de Estado por convencer a Donald Trump de que permanezca en el acuerdo de París.

 

El volcán Etna visto desde una ventana de un hotel de Taormina, en Sicilia (Italia), antes de una rueda de prensa del G7, el 22 de mayo de 2017. (AFP / Giovanni Isolino)

 

El presidente estadounidense dijo durante su campaña que iba a salir de este pacto mundial contra el cambio climático.

 

Sin embargo, más tarde expresó dudas y la decisión fue postergada hasta su retorno a Europa.

 

"Esperábamos antes de noviembre (y de la inesperada elección de Trump) que el G7 iba a reforzar la dinámica" del acuerdo de París, explica Tom Burke, presidente de la ONG británica E3G. Pero "los Gobiernos no van a librar una guerra contra Trump sobre este asunto", añade.

 

Los mandatarios mundiales conocen las grandes expectativas que generan sus opiniones públicas para que se acelere la emergencia de energías renovables y así limitar el calentamiento global.

 

No obstante, con Trump en Taormina (Sicilia), no habrá consenso sobre el fin de las subvenciones a las energías fósiles (gas, petróleo, carbón) ni estímulos para imponer tasas a las emisiones de CO2.

 

"El problema es que en este G7 todo el mundo está focalizado en Trump" y olvida la absoluta necesidad de implementar "políticas climáticas más ambiciosas" que las actuales, si el mundo quiere reducir a menos de 2°C el calentamiento, analiza Alden Meyer, experto de la organización estadounidense Union of Concerned Scientists.

 

"Interés de todos"

 

La ausencia de la menor referencia al clima en el comunicado final del G7 sería percibida como un gran retroceso.

 

"Debido a su rol central en la economía y en los temas de seguridad, el clima ha estado en el corazón de cada comunicado de los G7 y G8 en estos últimos diez años", recuerda David Waskow, experto del World Resources Institute.

 

Para convencer a Trump, los dirigentes presentes en Taormina van a insistir en los beneficios de la lucha contra el calentamiento: desarrollo de tecnologías limpias, mejor salud pública, migraciones contenidas, reducción del riesgo de conflictos, etc.

 

Toda la diplomacia europea intenta "empujar en la misma dirección", indicó el miércoles el entorno del presidente francés, Emmanuel Macron, que reconoce que será el tema "más complicado" de este G7, en el que se tratarán también grandes asuntos internacionales (comercio, conflictos, migraciones, salud, etc).

 

Días antes de su elección a mediados de mayo, el presidente francés declaró que haría "todo" lo posible para que Trump permaneciera en el acuerdo de París y que para ello contaba con el apoyo "fuerte" de China.

 

La canciller alemana, Angela Merkel, que presidirá en julio un G20, dijo el lunes que trabajaba para "convencer a los escépticos" y recordó que va "en el interés de todos" actuar contra el calentamiento. "Todos saldremos beneficiados", insistió.

 

Informes publicados esta semana apoyan estas declaraciones. El primero publicado por la OTAN subraya la relación entre seguridad y clima. El segundo, producido por la OCDE, estima que el PIB de los países del G20 hacia 2050 ganaría un 2,8% adicional gracias a políticas climáticas coherentes con el acuerdo de París.

 

"La inacción tendrá un coste más elevado" resumió Angel Gurría, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

Fuente: www.afp.com

Para Francia, el clima será "el tema más complejo" durante el G7

El tema del cambio climático "será el más complejo" de la reunión del G7 del viernes debido a la incertidumbre que reina sobre la posición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al respecto, señaló la presidencia francesa.

 

La fachada del palacio presidencial de Francia, el Elíseo, en París, en una imagen del 24 de mayo de 2017

 

Trump prometió durante su campaña electoral que se retiraría del pacto mundial adoptado en París a finales de 2015 para frenar el calentamiento global.

 

Pero desde entonces se ha mostrado vacilante, hasta anunciar que no decidiría nada antes de volver de su primera reunión del G7, que se celebrará en Sicilia el 26 y 27 de mayo.

 

Esta incertidumbre podría dificultar la redacción de un comunicado final común.

 

Para la presidencia francesa, que busca "coordinar sus posiciones con los aliados europeos", "el objetivo es ser lo más ambicioso posible sobre la aplicación de los acuerdos de París".

 

"Pero, al mismo tiempo, no queremos que Estados Unidos salga de este acuerdo. Sería una muy mala noticia", señaló el Elíseo.

 

El clima podría ser además el plato fuerte del almuerzo que mantendrán el jueves el presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo estadounidense en Bruselas.

 

Fuente: www.afp.com

A punto de entrar en vigor el primer tratado para regular el uso del mercurio

La Unión Europea y siete de sus Estados miembros (Bulgaria, Dinamarca, Hungría, Malta, los Países Bajos, Rumania y Suecia) ratificaron su participación en la Convención de Minamata, el primer acuerdo ambiental internacional que regulará el uso del mercurio en actividades humanas.

 

Con su ingreso, ya serían 51 los países que han ratificado la Convención.

 

El acuerdo tiene como objetivo proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones de mercurio, considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las diez sustancias químicas más dañinas para el organismo.

 

El Convenio, que ha sido firmado por 128 países, entrará en vigor el 16 de agosto de 2017 y es el primero de la última década relacionado al medio ambiente y a la salud.

 

El protocolo compromete a los gobiernos a tomar medidas específicas para controlar la contaminación por mercurio derivada de actividades humanas y sus medidas incluyen prohibir nuevas minas de mercurio, clausurar aquellas que ya existen, regular la minería de oro artesanal y de pequeña escala, y reducir el uso y emisiones del mercurio.

 

Debido a que este metal es indestructible, el Convenio también estipula condiciones para un almacenamiento provisional y disposición final de desechos de mercurio.

 

Hasta 8.900 toneladas de mercurio se emiten anualmente en el mundo. Puede ser liberado de forma natural por el desgaste de rocas que contienen mercurio, incendios forestales y erupciones volcánicas, pero también se dan emisiones significativas procedentes de la actividad humana, particularmente de la quema de carbón y la minería de oro artesanal y de pequeña escala.

 

La minería sola expone hasta 15 millones de trabajadores en 70 países al envenenamiento por mercurio, incluyendo niños trabajadores.

 

El Convenio toma su nombre del caso histórico de envenenamiento por mercurio más desastroso, ocurrido en Minamata, Japón, en mayo de 1956, a consecuencia del vertido de residuos industriales en la bahía de esa localidad.

 

Los habitantes que consumían pescados y mariscos de la bahía comenzaron a sufrir convulsiones, psicosis, pérdida de consciencia e incluso algunos entraron en coma.

 

Se concluyó que miles de personas estaban envenenadas con mercurio, lo cual se conoce ahora como la enfermedad de Minamata.

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Acaban las negociaciones del clima en Bonn aún con incertidumbre sobre EEUU

Los delegados del clima del mundo entero concluyeron el jueves en Bonn diez días de negociaciones, en medio de las incertidumbres sobre una salida de la administración estadounidense de Donald Trump del acuerdo de París sobre el cambio climático.

 

Imagen de la responsable del clima para la ONU, Patricia Espinosa, en la apertura de la reunión sobre el clima COP22 en Marrakech, el 7 de noviembre de 2016

 

"Todos somos vulnerables a los desajustes climáticos y todos debemos actuar", insistió en la sesión plenaria final el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, que presidirá en noviembre en Bonn la COP23, la conferencia climática anual de la ONU.

 

Bainimarama, que al término de la COP de Marrakesh lanzó un intenso llamado a Donald Trump, en aquel momento recién elegido, para que no abandonara el barco, subrayó que las regiones más expuestas van de "las islas del Pacífico a Miami, Nueva York, Venecia". "El momento es crítico", agregó, sin mencionar a Estados Unidos, que tiene en vilo a todos los negociadores.

 

Al término de las reuniones, el jueves, los delegados evocaron avances en los trabajos, confirmando un "impulso común" y se dijeron que "seguían siendo positivos" pese al miedo inicial de que la duda de Estados Unidos desmotivara a los negociadores o que incluso crearan un efecto dominó en algunos países.

 

"No podemos renunciar porque uno de nosotros ha decidido abandonar la familia", declaró la embajadora fiyiana, Nazhat Shameem Khan. "Por el momento, Estados Unidos no ha tomado una decisión y nosotros esperamos que permanezcan en el acuerdo. Pero no paralizaremos nuestro trabajo, aunque la decisión sea negativa", añadió.

 

"El espíritu es bueno. Hay debates, algunos como la UE quieren más rigor en la aplicación del acuerdo y otros más flexibilidad... Pero no ha habido semillas del bloqueo que se veía en el pasado", antes de la adopción, a finales de 2015, de un acuerdo mundial contra el cambio climático, apuntó David Levain, antiguo negociador francés que hoy trabaja para el Instituto de Desarrollo Sostenible de París.

 

"Este contexto estadounidense crea una forma de solidaridad", manifestó.

 

Los debates fueron técnicos, sobre todo sobre el procedimiento en las reglas de aplicación del acuerdo de París. Respecto al "modo de empleo del acuerdo" no salió nada tangible ya que los negociadores tienen hasta 2018 para precisarlo.

 

'Convencer a Estados Unidos'

 

El proceso climático está suspendido a la espera de la decisión de Donald Trump, que parece que ahora vacila, pese a haber prometido durante su campaña electoral que retiraría a Estados Unidos de este acuerdo, presentado por él mismo como un "bulo" que fomentan los chinos.

 

En Bonn, la delegación estadounidense, reducida a su mínimo histórico, estuvo todo el tiempo a la espera de instrucciones.

 

"Su jefe es un negociador experimentado. Repitió que su posición estaba siendo reestudiada", señaló la responsable del clima para la ONU, Patricia Espinosa.

 

Todas las miradas se centran ahora en las cumbres del G7 del 26 y 27 de mayo, y del G20 a principios de julio en Alemania.

 

"Trabajamos duro con muchos amigos en el mundo para convencer a Estados Unidos de que permanecer en el acuerdo de París es una buena elección", dijo en Bonn Jochen Flasbarth, secretaria de Estado del Ministerio de Medioambiente alemán.

 

Para el negociador maliense Seyni Nafo, jefe del grupo de África, "es necesario que Estados Unidos tome una decisión lo más rápido posible. Esto no puede continuar indefinidamente, para permitir a los países reposicionarse".

 

Sin embargo, cuánto más dura la duda, "más esperamos llegar a convencerle", dijo también David Levai.

 

El acuerdo de París, bajo el paraguas de la ONU, apunta a limitar el calentamiento global a 2ºC o 1,5ºC, en relación al nivel de la Revolución Industrial, reduciendo las emisiones de efecto invernadero.

 

No obstante, los compromisos nacionales actuales dirigen todavía al mundo hacia un alza del mercurio de un +3ºC. El acuerdo de París prevé, por lo tanto, que los países revisen a medio plazo sus ambiciones, para evitar impactos mayores en todo el mundo.

 

De hecho, según varios estudios, los indicadores del calentamiento global son todavía más alarmantes. Según un estudio publicado el jueves en Nature Scientific Reports, una subida del nivel del mar de "solo 10 cm" duplicaría el riesgo de inundaciones en la costa oeste de Estados Unidos y en la costa atlántica europea.

 

Fuente: www.afp.com

Los países vulnerables instan a luchar contra el cambio climático

Algunos de los países más vulnerables ante el cambio climático, frente a las incertidumbres que despierta la nueva administración estadounidense, instaron este miércoles en Bonn a reforzar las acciones contra el cambio climático a nivel mundial.

 

Un pingüino en el Estrecho de McMurdo en la Antártida el 11 de noviembre de 2016. (POOL/AFP / Mark Ralston)

 

"Ningún país hallará su grandeza sin una mayor acción" contra el cambio climático, advirtió el comisario filipino para el clima, Emmanuel De Guzman, haciéndose eco del lema de campaña del presidente estadounidense, Donald Trump, "Make America great again" (Devolvamos la grandeza a Estados Unidos).

 

"El acuerdo de París es nuestra tabla de salvación", escribieron en una declaración común los 48 Estados del Climate Vulnerable Forum (CVF), que representa a más de 1.000 millones de individuos y agrupa a países africanos (Níger, Etiopía, Ruanda...), islas (Fiyi, Marshall, etc), Bangladés, Vietnam, Nepal o Haití, entre otros.

 

"Se han realizado grandes progresos en Bonn, en el programa de trabajo destinado a (poner en marcha) el nuevo régimen climático mundial (...) El mundo avanza", consideraron. Pero pidieron una "rápida" asignación del capital del Fondo Verde de la ONU y un aumento de la financiación que los países del Norte prometieron a los del Sur, para apoyar medidas que permitan mantener el calentamiento por debajo de 1,5ºC.

 

Los negociadores del clima de todo el mundo estaban reunidos hasta el jueves en Bonn para avanzar en los modos de aplicación del acuerdo de París, que busca limitar el calentamiento "muy por debajo" de 2ºC, incluso 1,5ºC, atajando las emisiones de gases con efecto invernadero.

 

Desde la elección de Donald Trump, reina la incertidumbre sobre la participación de Estados Unidos en el proceso. Durante su campaña, prometió "anular" el acuerdo de París, pero ahora parece dudar y no debería anunciar su decisión antes de que regrese de la reunión del G7 (26 y 27 de mayo).

 

Respetar el límite del 1,5ºC es "una cuestión de supervivencia. No es una amenaza abstracta o futura, muchos están pagando ya el precio", declaró el negociador marroquí Aziz Mekuar, citando la "devastadora sequía" que azota a África del Este en la actualidad.

 

"Para los países que están en la primera línea de los desajustes climáticos, la retórica y las políticas provenientes de la Casa Blanca son una cuestión de vida o muerte", subrayó la ONG Christian Aid, reaccionando a la declaración del CVF.

 

"Si Donald Trump no ve claramente las implicaciones que tienen sus políticas, le toca entonces a los otros dirigentes del G7 asegurarse de que las entiende e insistir en la necesidad de actuar", afirmó el responsable para el clima de esa oenegé, Mohamed Adow, en un comunicado. "Si no, serán cómplices del sufrimiento impuesto a los pobres de este mundo", añadió.

 

Fuente: www.afp.com

Europa, pionera rezagada en la lucha contra el cambio climático

¿Es la Unión Europea, tercera emisora de gases de efecto invernadero (10%), tan buena alumna en la lucha contra el cambio climático? Un vistazo a sus compromisos, avances y desafíos cuando se realizan en Bonn (Alemania) unas negociaciones sobre la implementación del Acuerdo de París.

 

Repaso por los compromisos, avances y desafíos de la UE en su lucha contra el cambio climático cuando se realizan en Bonn (Alemania) unas negociaciones sobre la implementación del Acuerdo de París. Imagen de archivo de París, el 2 de junio de 2016. (AFP / Kenzo Tribouillard)

 

Ambición

 

Pionera en los años 1990 con la creación de un mercado de carbono e inversiones en energías renovables, Europa ha sido superada por otros en términos de inversiones verdes y su mercado de carbono, que cubre el 40% de sus emisiones (química, siderurgia y cemento sobre todo) debe ser reformado en profundidad porque no cumple con su función de alentar a las empresas para que reduzcan sus emisiones.

 

"La UE comenzó antes e hizo más esfuerzos para reducir sus emisiones", destaca David Levaï, investigador en el Instituto de Desarrollo Sostenible (IDDRI) de París. Desde 1990, las emisiones de Estados Unidos aumentaron un 7%.

 

Sin embargo, según Climate Action Tracker (CAT), que evalúa los compromisos de los países, los objetivos de la UE "están lejos de lo que es posible y necesario" para mantener el alza del termómetro mundial por debajo de la meta de 2 ºC, fijada por el Acuerdo de París en diciembre de 2015. Es cierto que todos los grandes emisores (China, Estados Unidos, India, Rusia, Japón) tienen que ser más ambiciosos.

 

Algunos actores de los países desarrollados ya lo hacen, observa Bill Hare de Climate Analytics: "California, que tomada por separado es la sexta economía mundial, aspira a un 100% de electricidad renovable en 2045" y "Suiza apunta a un 50% de reducción de sus emisiones de aquí a 2030".

 

"Para llegar a una descarbonización de las economías en la segunda mitad del siglo XXI, Europa debería, en su calidad de potencia industrial, estar entre los primeros en lograrlo", explica David Levaï. "Por eso hay que transformar estructuralmente la forma en que la economía crece, genera empleo y consume. Esa reflexión todavía no se ha iniciado verdaderamente y constituye el verdadero desafío", agrega.

 

Avances

 

Se espera poder alcanzar los tres objetivos fijados para 2020: disminución de gases de efecto invernadero (-20%), energías renovables (20%) y eficacia energética (+20%) tomando a 1990 como año de referencia. La reducción de los gases de efecto invernadero ya se alcanzó, salvo en cuatro países (Austria, Bélgica, Luxemburgo e Irlanda) y la Agencia Europea de Medio Ambiente prevé que la disminución alcance incluso 24% en 2020.

 

"El objetivo de reducción de las emisiones era modesto y por eso será superado aún cuando algunos países no cumplan sus propias metas", señala Célia Gautier de la oenegé Climate Action Network.

 

Según Eurostat, la proporción de energías renovables era de 16,7% en 2014. Once países ya alcanzaron su meta (entre ellos Bulgaria, República Checa, los países nórdicos y Rumanía). En cambio, Holanda, Francia, Irlanda, Reino Unido, Dinamarca, España, Portugal y Luxemburgo están atrasados en relación a sus objetivos. Suecia es la campeona de las energías renovables (53,9%), seguida de Finlandia (40%).

 

2030

 

Para la COP21, los 28 países de la UE se fijaron una hoja de ruta conducente a la meta de 2030: alcanzar por lo menos un 27% de energías renovables, 30% de incremento de eficacia energética (menos energía para asegurar el mismo servicio) y por lo menos 40% de reducción de las emisiones en relación a 1990. "Esos objetivos fijan una meta realmente mínima", estima David Levaï. Eso correspondería a una reducción promedio de emisiones de alrededor del 0,9% por año entre 2014 y 2030, lo cual es menos ambicioso que lo realizado estos últimos años.

 

Según Climate Action Tracker, Europa debería bajar en promedio sus emisiones en un 2% anual para llegar a reducir entre 45 y 50% sus emisiones en 2030, una meta más coherente con el Acuerdo de París.

 

El reparto de esfuerzos entre los 28 está en discusión. La Comisión propuso una reducción de emisiones de entre 35 y 40% para Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Austria, Finlandia y Suecia.

 

En cambio, el esfuerzo exigido a las economías menos ricas es menor: Bulgaria debe alcanzar un nivel similar al de 2005. Croacia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia (quinto emisor en Europa) y Rumanía, entre 2% y 9%.

 

Desafíos

 

"La manera más rápida y sencilla de reducir las emisiones es actuar a nivel de la producción energética mediante el reemplazo de las energías fósiles (carbón, gas, petróleo) por renovables, combinado con una eficacia energética superior", explica Bill Hare.

 

"Es el sector donde es más fácil de descarbonizar, gracias a tecnologías cuyo coste está bajando", estima Olivier Sartor, del IDDRI.

 

"No se trata sólo de energía solar sino también de energía eólica off shore", señala Laurence Tubiana, directora general de la European Climate Foundation, quien considera que "los gobiernos europeos no han captado aún totalmente la amplitud de esta transformación".

 

El instituto Climate Analytics estima que para respetar el Acuerdo de París, las 300 centrales térmicas de carbón implantadas en Europa, la mitad de cuyas emisiones están en Alemania y Polonia, deberán cerrar de aquí a 2030.

 

Según Olivier Sartor, también hay avances significativos al alcance de la mano en los transportes -el segundo sector con más volumen de emisiones- gracias a normas impuestas a los camiones y a inversiones en infraestructura para permitir el desarrollo a gran escala de vehículos eléctricos.

 

Holanda fue el país más voluntarista en ese sentido: prevé prohibir la venta de combustibles derivados del petróleo para 2025. Fuera de la UE, Noruega y California adoptaron normas muy estrictas.

 

Por último, sólo un funcionamiento eficaz del marcado de carbono permitirá lograr avances en industrias muy "sucias", como el acero o el cemento.

 

Fuente: www.afp.com

Argentina y Uruguay acuerdan agenda común de trabajo sobre cambio climático

Uruguay y Argentina acordaron elaborar una agenda de acciones conjuntas, que incluyen cooperación ambiental, elaborar proyectos para la adaptación del cambio climático y la conservación de la biodiversidad marina en áreas limítrofes.

 

Eneida de León, ministra uruguaya de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

 

Los ministros de ambiente de Uruguay y Argentina, Eneida de León y Sergio Bergman, respectivamente, realizaron en Montevideo suscribieron un entendimiento para la "cooperación en materia de ambiente y desarrollo sustentable".

 

Los dos gobiernos presentarán una solicitud a la Corporación Andina de Fomento (CAF) para financiamiento compartido de proyectos ambientales de ambos países, indicó.

 

Ambos ministros ratificaron el trabajo conjunto sobre dos propuestas de proyectos de cooperación bilateral "en materia de adaptación al cambio climático en ciudades y ecosistemas vulnerables costeros del río Uruguay y de calidad ambiental de los océanos y conservación de la biodiversidad marina y costera" en el Río de la Plata -que baña la costa de ambos países- y su frente marítimo.

 

Los funcionarios destacaron la cooperación bilateral a nivel de foros regionales y multilaterales en lo referido al cambio climático y el Acuerdo de París, que se pretende profundizar.

 

En ese sentido, enfatizaron el trabajo conjunto de equipos técnicos de ambos ministerios para buscar "soluciones concretas" a problemas ambientales y del cambio climático.

 

"A pesar del escepticismo del mundo sobre qué va a pasar con el cambio climático, esta región está proactiva y colaborativa", señaló Bergman, haciendo referencia a la posición esgrimida en la última conferencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22) celebrada en noviembre en Marruecos.

 

Fuente: subrayado.com

Tillerson: Trump no apresurará revisión de política sobre cambio climático

El presidente Donald Trump no va a apresurar la revisión de la política sobre el cambio climático de Estados Unidos, dijo en Alaska el secretario de Estado, Rex Tillerson, durante un encuentro del Consejo del Ártico.

 

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, habla en Alaska durante un encuentro del Consejo del Ártico, el 11 de mayo de 2017

 

"No vamos a apresurarnos para tomar una decisión. Estamos trabajando para tomar una decisión correcta para Estados Unidos", dijo Tillerson.

 

El secretario de Estado habló en el marco de un foro del Consejo del Ártico que se celebra este jueves en Fairbanks, Alaska, con la representación de los ocho países miembros de este grupo político.

 

Varios delegados asistentes son de los países más afectados por el calentamiento global y esperan un renovado compromiso de Estados Unidos para la reducción de emisiones contaminantes.

 

"En Estados Unidos estamos revisando varias políticas importantes, incluida la forma como la administración de Trump mejorará el asunto del cambio climático", dijo Tillerson.

 

"Apreciamos que cada uno de ustedes tenga un punto de vista importante, y deberían saber que nos estamos tomado el tiempo para entender sus preocupaciones", agregó.

 

En el foro al que se espera asista el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

 

Antes de dejar Washington el miércoles, Tillerson se reunió con Lavrov, a quien también recibió Trump en la Casa Blanca, una victoria para los esfuerzos de Rusia, que se resiste al aislamiento diplomático.

 

El vocero del Kremlim, Dmitri Peskov, dijo a reporteros que es muy pronto para hablar de un deshielo con Estados Unidos, pero agregó que "el hecho es que es muy positivo el diálogo que se esta teniendo".

 

Fuente: www.afp.com

EEUU y China deben "mostrar liderazgo" sobre el clima, dice Obama

Estados Unidos y China deben dar el ejemplo en materia de lucha contra el cambio climático, afirmó el ex-presidente estadounidense Barack Obama durante una conferencia de prensa en Milán, en el norte de Italia.

 

El ex-presidente estadounidense Barack Obama participa en un evento sobre nuevas tecnologías para mejorar la alimentación en el mundo, el 9 de mayo de 2017 en Milán

 

"Es importante que los grandes países, que son además grandes emisores (de gases de efecto invernadero) como Estados Unidos y China (...) den el ejemplo", afirmó Obama, subrayando que todos los países en vías de desarrollo están a la expectativa.

 

"La administración actual tiene puntos de vista diferentes respecto a la mía en términos de política medioambiental", añadió en referencia a su sucesor, Donald Trump.

 

"La buena noticia es que el sector privado ya asumió que el porvenir son las energías limpias. Esto ya está integrado en el sector de la energía", subrayó.

 

En la Casa Blanca estaba prevista una reunión para este martes con el fin de discutir la eventual salida de Estados Unidos del acuerdo de París sobre el clima, pero fue postergada a una fecha indeterminada.

 

Trump había prometido esta salida durante su campaña electoral, pero después envió señales contradictorias y su equipo de gobierno está muy dividido al respecto.

 

Fuente: www.afp.com

China se compromete a defender el Acuerdo de París sobre el clima

El presidente chino, Xi Jinping, se comprometió el martes en una conversación telefónica con Emmanuel Macron a “defender” junto al presidente electo francés el Acuerdo de París sobre el clima, según la televisión pública china.

 

El presidente chino, Xi Jinping

 

La conversación tuvo lugar cuando delegaciones de 196 países continúan este martes en Bonn sus conversaciones sobre la aplicación de este acuerdo, firmado en diciembre de 2015 para luchar contra el calentamiento del planeta.

 

Paralelamente, una reunión crucial prevista para este mismo martes en la Casa Blanca fue aplazada. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tenía que hablar con sus consejeros económicos de la participación de su país en este acuerdo firmado en diciembre de 2015, del que estudia retirarse.

 

China y Francia “deben mantener su comunicación y su coordinación sobre las cuestiones internacionales y regionales (…) y defender las conquistas de la gobernanza mundial, incluido el Acuerdo de París sobre el clima”, subrayó Xi Jinping, citado por la televisión pública CCTV.

 

Xi y Macron se pusieron también de acuerdo para “reunirse lo más pronto posible”, según la misma fuente.

 

El presidente electo de Francia, que será investido el domingo, ya convino reunirse con Trump el 25 de mayo al margen de una cumbre de la OTAN en Bruselas.

 

Estados Unidos es el segundo mayor emisor mundial de dióxido de carbono (CO2), por detrás de China.

 

Fuente: www.biobiochile.cl

Con o sin EEUU, firmantes del acuerdo sobre el clima de París quieren aplicarlo

Seis meses después de la conmoción que supuso la elección en Estados Unidos de un presidente escéptico sobre el cambio climático, los 196 firmantes del acuerdo de París para limitar el calentamiento del planeta reiniciaron este lunes reuniones en Bonn para empezar a aplicarlo.

 

Vista de la torre Eiffel iluminada y con un cartel en el que se lee "El acuerdo de París está hecho", en referencia al pacto climático, el 4 de noviembre de 2016, en la capital francesa. (AFP/Archivos / Patrick Kovarik)

 

Mientras en el centro de congresos internacionales de Bonn todas las miradas estuvieron puestas en Estados Unidos, ya de tarde en Washington, el presidente estadounidense informó que planea reunirse el martes con sus principales asesores para analizar la participación de su país en el acuerdo.

 

"Todos esperamos la decisión final de la administración estadounidense", declaró Yvon Slingenberg, representante de la Unión Europea (UE).

 

"Hay el martes por la noche una reunión en la Casa Blanca sobre este tema, pero eso no quiere decir que vaya a haber un anuncio, que podría producirse antes o durante el G7" de fines de mayo, declaró por su parte en rueda de prensa Brandon Wu, de la ONG Christian Aid.

 

El acuerdo de París comprometió a la comunidad internacional a actuar para limitar el alza de la temperatura "por debajo de +2°C" y "si es posible por debajo de +1,5°C" respecto a la era industrial, Los compromisos actuales son insuficientes y conducen a un alza de +3°C.

 

"Este acuerdo internacional es la única esperanza de supervivencia para los pequeños estados insulares", había declarado Thoriq Ibrahim, ministro de Medioambiente de Maldivas, en un comunicado publicado la víspera de la primera reunión en Bonn en la jornada.

 

Su declaración refleja la gran preocupación de los países más vulnerables al cambio climático, reforzada por la llegada al poder en Donald Trump y su decisión de no luchar contra el calentamiento del planeta.

 

Paula Caballero, experta del World Resources Institute, considera que una "retirada de Estados Unidos crearía dificultades, sí, pero no sería algo insuperable ni cambiaría el rumbo de la Historia".

 

Una reducida delegación estadounidense está presente en Bonn, encabezada por Trigg Talley, ya a cargo de ella bajo la administración Obama, pero se ignora el alcance real de su mandato.

 

Una fuente del Departamento de Estado dijo que Estados Unidos quiere "asegurarse que las decisiones no perjudicarán" a su política en favor de la competitividad de las empresas y el crecimiento económico.

 

China e India en primer plano

 

La Unión Europea y 195 países son miembros de la Convención Sobre el Clima de la ONU, tras la adhesión de los Territorios palestinos en 2015. Salvo Siria y Nicaragua, todos han suscrito el acuerdo de París, y 144 --que suman el 83% de las emisiones mundiales-- ya lo ha ratificado.

 

Entre los grandes emisores de gases de efecto invernadero, solamente Rusia no ha ratificado el texto, pese a haberlo firmado en París. Rusia es el quinto mayor emisor, después de China, Estados Unidos, la Unión Europea e India.

 

Es poco probable que lo haga bajo la presidencia de Vladimir Putin, que en marzo declaró que es "imposible" impedir el calentamiento climático, vinculado según él a "ciclos globales en la Tierra".

 

Los gobiernos ruso y estadounidense quedan en segundo plano en la lucha climática, pero China e India han reafirmado sus compromisos, lo que les permite también reducir su contaminación y su factura petrolera.

 

"China está bajo gran presión a nivel doméstico para reducir la contaminación del aire producida por el carbón y carburantes fósiles, y tiene gran interés en ser líder en los mercados de las nuevas tecnologías", explica Alden Meyer, experto de la "Union of concerned scientists" (Unión de científicos preocupados).

 

Nueva "Delhi también ve grandes ventajas en sus objetivos de desarrollo de energías renovables" para mejorar la calidad del aire y reducir las importaciones de crudo, añade.

 

Cualquier idea de renegociar el texto, tras años de discusiones, ha sido rechazada firmemente en las intervenciones de este lunes de tarde. El acuerdo "debe ser respetado y no debe ser renegociado", declaró Masud Rezvanian, representante iraní.

 

"La transición hacia una economía de bajo carbono progresa en todas las partes del planeta" subraya Laurence Tubiana, directora general del European climate foundation y exnegociadora francesa, y cita como ejemplo el hecho de que India desee "100% de vehículos eléctricos en 2030".

 

En Bonn, los países tienen diez días para elaborar un "manual" sobre el acuerdo de París, que entró jurídicamente en vigor, y cuyas disposiciones, muy generales, deben ser precisadas antes de que termine 2018.

 

Las Fiyi presidirán en noviembre 2017 la COP23, que por razones de logística se celebra en Bonn, sede de la Convención sobre el Clima.

 

Fuente: www.afp.com

ONU abre reunión sobre clima pese a la incertidumbre en EEUU

Pese a la incertidumbre sobre si Estados Unidos seguirá comprometido con el Acuerdo de París sobre cambio climático bajo el gobierno del presidente Donald Trump, enviados convocaron negociaciones para poner en práctica el pacto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Máquinas gigantes excavan por el lignito, en la mina a cielo abierto Garzweiler delante de una humeante central eléctrica, cerca de la ciudad de Grevenbroich en el oeste de Alemania, en abril de 2014. (Martin Meissner / Associated Press)

 

A partir del lunes, y durante los 10 días de negociaciones en la ciudad occidental de Bonn, en Alemania, los funcionarios tratarán de ponerse de acuerdo sobre cómo aplicar el Acuerdo de París del 2015 para reducir las emisiones de carbono, un tratado que se concretó debido al papel protagónico del gobierno del expresidente Barack Obama.

 

El acuerdo pide limitar el promedio del aumento mundial de temperatura desde la revolución industrial a 2º centígrados (3,6º Fahrenheit) o menos, una meta que ha sido llamada ambiciosa.

 

Patricia Espinosa, jefa de la Convención Base de la ONU sobre Cambio Climático que está patrocinando las negociaciones en Bonn, dijo que era importante progresar en los detalles del acuerdo antes de la convención anual sobre cambio climático, en noviembre. El presupuesto de su agencia también es parte de la negociación.

 

Espinosa rehusó comentar sobre el efecto de un posible retiro de Estados Unidos de las negociaciones o de incluso todo el acuerdo sobre cambio climático.

 

"Preferiría esperar hasta que se haya tomado una decisión", dijo.

 

Funcionarios de Estados Unidos planean reunirse el martes en Washington para ver si es que se retirarán del acuerdo de París. Trump ha dicho que se retiraría del acuerdo o que hallaría la manera de distanciarse de las metas de emisiones establecidas por el gobierno de Obama.

 

Fiji, que tiene la presidencia de la próxima cumbre sobre cambio climático, dijo que era importante continuar con las negociaciones.

 

"Independientemente de la postura de países particulares, creo que es importante que nosotros sigamos agilizando este proceso", dijo el enviado de Fiji Nazhat Shameem Khan. "Esa es la respuesta resumida al asunto sobre Estados Unidos”.

 

Fuente: es.noticias.yahoo.com

EEUU mantiene sus opciones abiertas en cambio climático

Estados Unidos indicó que seguirá asistiendo a las reuniones de Naciones Unidas sobre cambio climático mientras el presidente, Donald Trump, estudia retirar al país de un acuerdo sobre reducción de emisiones de efecto invernadero.

 

El presidente estadounidense, Donald Trump

 

Mientras los representantes de Estados Unidos asisten la semana que viene a las conversaciones de la ONU en Bonn, Alemania, los asesores del presidente se reunirán el martes para decidir qué hacer con el pacto global conocido como Acuerdo de París, según funcionarios estadounidenses.

 

Estas señales contradictorias sugerían que Washington trata de mantener sus opciones abiertas mientras Trump decide si se retira del acuerdo, algo que chocaría con una fuerte oposición de la comunidad internacional.

 

Aunque la preferencia de Trump ha sido retirarse del acuerdo, ha permitido que su hija, la asesora de la Casa Blanca Ivanka Trump, establezca un profundo proceso de revisión, según un destacado funcionario del gobierno. El objetivo es asegurar que Trump recibe información tanto de expertos del gobierno como del sector privado antes de tomar una decisión.

 

Con ese fin, Ivanka Trump tenía previsto celebrar una reunión por separado el martes con el administrador de la Agencia estadounidense de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés), Scott Pruitt, indicó el funcionario. Pruitt es un gran partidario de abandonar el acuerdo global y ha cuestionado los datos científicos que dicen que el ser humano ha contribuido al calentamiento global.

 

La decisión de participar en las conversaciones sobre clima de Naciones Unidas no debe interpretarse como un signo de que Trump haya decidido permanecer en el Acuerdo de París, añadió un funcionario del Departamento de Estado. Al contrario, Estados Unidos enviará una delegación “mucho más pequeña” que en años anteriores, señaló el funcionario.

 

Los funcionarios solicitaron anonimato porque no estaban autorizados a comentar deliberaciones internas del gobierno.

 

En el Acuerdo de París, negociado en 2015 por el expresidente Barack Obama y mandatarios de todo el mundo, los países aceptaron compromisos no vinculantes de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. El pacto ayudó a consolidar el consenso global sobre la lucha contra el cambio climático, y grupos ambientalistas temen que se vea socavado si la economía más grande del mundo se retira de la iniciativa.

 

“Si Estados Unidos se retira, será un paria”, dijo Andrew Light, asesor climático del World Resources Institute. “Estará al margen, y eso va a perjudicar a los negocios estadounidenses”.

 

Como candidato, Trump amenazó con “cancelar” el acuerdo, pero desde que asumió la presidencia ha dicho que lo estudiará y que tiene previsto tomar pronto una decisión. Miembros del gobierno han dicho que el plazo está sujeto a la cumbre del Grupo de los 7, a la que Trump asistirá este mes en Italia. Trump tiene que anunciar una decisión antes de la cumbre para que los mandatarios del grupo puedan determinar si abordan, y en su caso de qué manera, cuestiones del cambio climático durante la reunión.

 

El funcionario del Departamento de Estado dijo que Estados Unidos está centrado en asegurarse de que no se toman decisiones en Bonn la semana que viene “que perjudiquen nuestras medidas futuras”, socaven la competitividad de los negocios estadounidenses o restringen el crecimiento económico del país.

 

La delegación estadounidense estará liderada por Trigg Talley, vice enviado especial de Estados Unidos para cambio climático. El gobierno de Trump ha dejado vacante el puesto de enviado especial tras la salida de la persona que ocupaba el cargo durante el gobierno de Obama.

 

Estados Unidos se comprometió en el Acuerdo de París a reducir sus emisiones entre un 26% y un 28% para 2025, en comparación con los niveles de 2005. Desde que Trump asumió el cargo, Estados Unidos ha empezado a desmontar el conjunto de regulaciones y políticas climáticas que introdujo Obama para ayudar a alcanzar ese objetivo.

 

Sin embargo, personas que formaron parte del gobierno de Obama señalan que como los objetivos no son vinculantes y por lo tanto pueden actualizarse, el gobierno de Estados Unidos podría permanecer dentro del acuerdo aunque admita que no cumplirá las metas marcadas por Obama para 2025. Aunque el acuerdo contemplaba que los objetivos se fueran actualizando con cifras más ambiciosas, y no menos, nada impide a un país rebajar sus compromisos, señalaron los miembros del gobierno de Obama.

 

Incluso si Trump anuncia su intención de retirarse, el largo proceso de salida y otras cláusulas del acuerdo implican que Estados Unidos permanecería en el pacto al menos hasta noviembre de 2020, aproximadamente la misma fecha de las próximas elecciones presidenciales estadounidenses.

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Cuba aprueba un plan contra el cambio climático

El gobierno cubano aprobó un plan de Estado para "minimizar" los efectos del cambio climático, que amenaza a la isla con el aumento del nivel del mar, eventos naturales cada vez más frecuentes y una sequía intensa, informaron medios locales.

 

Un hombre lanza unas flores en el puerto de La Habana, el 3 de febrero de 2017. (AFP / Yamil Lage)

 

El Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático es "una propuesta de cómo avanzar en acciones concretas para contribuir a minimizar los impactos de éste", dijo la ministra cubana de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Elba Rosa Pérez, según imágenes divulgadas este viernes por la televisión local.

 

El plan fue aprobado el pasado martes en una reunión del Consejo de Ministros, que encabezó el presidente Raúl Castro, y será examinado en la primera sesión del Parlamento en julio próximo, señaló el diario oficial Granma.

 

Pérez destacó que el macroproyecto tiene tres "áreas priorizadas": la preservación de la vida de las personas en los lugares más vulnerables, la seguridad alimentaria y el desarrollo turístico, y prevé "un programa de inversiones (...) a corto (año 2020), mediano (2030), largo (2050) y muy largo (2100) plazos".

 

Entre las medidas que propone para "contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables", están "no permitir la construcción de nuevas viviendas en asentamientos costeros y reducir las áreas de cultivos próximas a las costas", explicó la ministra.

 

Asimismo, añadió, incluye acciones dirigidas a "asegurar la disponibilidad y el uso eficiente del agua como parte del enfrentamiento a la sequía, dirigir la reforestación hacia la máxima protección de los suelos y las aguas, detener el deterioro de los arrecifes de coral, rehabilitarlos y conservarlos".

 

El cambio climático "agravará los problemas ambientales, convirtiéndose en factor determinante del desarrollo sostenible", afirmó Pérez. "Tenemos que prepararnos".

 

Al igual que el resto de las islas del Caribe, Cuba, un archipiélago de 111.000 km2 y una población de 11,2 millones de habitantes, está amenazada por el aumento del nivel del mar y eventos naturales cada vez más frecuentes, como huracanes de gran intensidad.

 

Según los expertos, debido al cambio climático el clima de Cuba se ha tornado más cálido y extremo, y la isla enfrenta desde 2014 una situación de intensa sequía que abarca casi todo su territorio.

 

Fuente: www.afp.com

Latinoamérica busca en Guatemala mejorar planes ante emergencias

Delegados militares y civiles de diez países de Latinoamérica comenzaron a analizar en Guatemala estrategias para enfrentar con mayor eficiencia los desastres naturales que golpean a la región.

 

Rescatistas trabajan en la localidad de Villa Nueva, en Guatemala, tras un alud, el 7 de septiembre de 2016

 

"El objetivo de la reunión es fortalecer la capacidad para responder a un desastre, incrementando la cooperación y colaboración hemisférica entre entidades humanitarias regionales y fuerzas militares", dijo en rueda de prensa el ministro de la Defensa de Guatemala, Williams Mansilla.

 

Latinoamérica es una región vulnerable al cambio climático y a los desastres naturales como terremotos, lluvias, inundaciones y severas sequías.

 

La cita, denominada Ejercicio de Fuerzas Aliadas Humanitarias (FAHUM), se extenderá hasta el 28 de abril y cuenta con la presencia del subcomandante de Operaciones del Comando Sur de Estados Unidos, James P. Wong.

 

El ministro guatemalteco comentó que también realizarán "prácticas simuladas con la finalidad de intercambiar información, adquirir nuevas experiencias y poner a prueba protocolos y procedimientos internacionales".

 

Detalló que una simulación de desastre se realizará en el activo volcán Fuego, de 3.763 metros de elevación y cercano a la capital.

 

Además se conocerán los planes nacionales de emergencia de cada país participante, agregó.

 

También pondrán a prueba los planes de funcionamiento de los comités de emergencia y el manual del grupo asesor internacional de operaciones de búsqueda y rescate.

 

"Este ejercicio nos servirá para ver debilidades y así poder actuar de una manera más eficiente ante una emergencia", puntualizó.

 

En la actividad participan delegados de Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, y del anfitrión, Guatemala.

 

Fuente: www.afp.com

Chile promulga su adhesión al Acuerdo de París contra el cambio climático

La presidenta Michelle Bachelet promulgó la adhesión de Chile al acuerdo climático firmado por casi 200 países en París a fines de 2015, considerado un hito en la lucha contra el cambio climático.

 

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anuncia que promulga la adhesión de su país al acuerdo climático de París el 11 de abril de 2017 en la planta de energía solar de Colina, cerca de Santiago

 

Aprobado en la 21º Convención Marco de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP21) y ratificado por el Congreso en Chile, el acuerdo busca establecer reglas que permitan mantener el aumento de las temperaturas "muy por debajo" de los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales.

 

Chile promulgó el acuerdo "mientras en otros países hay quienes insisten irresponsablemente en poner en duda este fenómeno", desconociendo las evidencias científicas que confirman los efectos del cambio climático, afirmó la presidenta Bachelet.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abiertamente escéptico sobre la incidencia de la actividad humana en el cambio climático, ha manifestado que el tema no es una de sus prioridades. El lunes, en la reunión del G7 celebrada en Italia, Washington optó por "reservar su posición" sobre los compromisos adquiridos por el Grupo de los 7 sobre el Acuerdo de París.

 

Debido a su ubicación, a lo largo de más de 4.000 kilómetros de costa en el océano Pacífico, Chile es uno de los países más vulnerables a los impactos del cambio climático.

 

Pese al azote constante de aluviones e incendios, "Chile es considerado entre los 30 países más preparados para el cambio climático", señaló Bachelet este martes.

 

La mandataria, que realizó el anuncio en una Planta Solar Fotovoltaica -ubicada a unos 40 km de Santiago- entregó detalles de la puesta en marcha de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático con la que Chile ofrecerá financiamiento y articulará medidas en la industria para reducir sus emisiones de gases.

 

Chile se comprometió a reducir sus emisiones de CO2 en un 30% para el año 2030, tomando como base para esa meta unas emisiones que en 2007 llegaban a 1,02 toneladas de dióxido de carbono, que deberían reducirse a 0,71 toneladas (tCO2e) en 2030.

 

Fuente: www.afp.com

Los ministros del G7 no alcanzan acuerdo sobre el cambio climático

Los ministros de Energía del G7 no lograron ponerse de acuerdo en una declaración conjunta durante la reunión que mantuvieron este lunes en Roma debido a las reservas de Estados Unidos sobre el cambio climático, indicó un ministro italiano.

 

Un iceberg flota en aguas antárticas el 2 de marzo de 2016

 

Estados Unidos optó por "reservar su posición" sobre los compromisos adquiridos por el G7 en el Acuerdo de París sobre el clima (COP21), dijo el ministro de Desarrollo Económico italiano, Carlo Calenda, quien presidía la reunión.

 

No pudo firmarse por lo tanto una declaración común de todos los miembros del grupo de los siete países más industrializados del mundo (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Canadá e Italia), precisó.

 

Ante las reservas de Estados Unidos, que confirmó estar en una fase de revisión de su posición en materia de cambio climático, Italia decidió no proponer una declaración común, a falta de acuerdo unánime en todos los temas, agregó Calenda.

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, tomará posición "antes de fin de mayo" sobre el Acuerdo de París sobre el clima, firmado a finales de 2015 en la capital francesa por más de 190 países, entre ellos el propio Estados Unidos, pero que él criticó enérgicamente durante su campaña electoral, anunció la Casa Blanca en marzo.

 

"Estamos examinando las cuestiones ligadas al acuerdo y esperamos llegar a una decisión antes de la cumbre del G7 (en Italia) a finales de mayo, o incluso más pronto", declaró entonces Sam Spicer, portavoz de la administración estadounidense.

 

Esta decisión reactivó las especulaciones sobre la actitud que piensa adoptar la Casa Blanca en relación a este acuerdo para tratar de limitar el calentamiento del planeta.

 

Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero, por detrás de China, jugó un papel central en la consecución de este texto al firmar previamente un acuerdo con Pekín.

 

Fuente: www.afp.com

Expertos sobre cambio climático se reúnen en México

Representantes de 195 países iniciaron este martes en Guadalajara, en el oeste de México, la 45ª reunión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el mayor órgano científico encargado de evaluar este fenómeno, informaron las autoridades medioambientales mexicanas.

 

Un campo cercano a Hemet cubierto de flores silvestres de la mayor floración en años en California, luego de una prolongada sequía seguida por lluvias torrenciales, el 16 de marzo de 2017

 

"México y otros países hemos insistido en que debe estar muy claro el objetivo y el eje para la reducción de emisiones" de gases de efecto invernadero, dijo María Amparo Martínez, directora del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México, antes de la sesión inaugural.

 

Además, "el IPCC tiene que revisar los nuevos conocimientos sobre otros eventos climáticos que son importantes como los contaminantes de vida corta", agregó en el inicio que un encuentro que concluirá el viernes y cuyos resultados serán presentados en conferencia de prensa.

 

Durante estos días, los expertos revisarán la información científica existente para la elaboración de un informe especial sobre océanos y cambio climático y otro sobre desertificación, manejo sustentable y flujos de gases de efecto invernadero.

 

Estos reportes debe sentar las bases científicas para que los gobiernos de todo el mundo formulen políticas sobre cambio climático. Se espera que ambos estudios estén finalizados en 2019.

 

Entre los contaminantes de corto plazo mencionados por Martínez se encuentra el carbono negro, emisión producto de la combustión incompleta o ineficiente de carburantes como el diésel, precisó.

 

"Vamos a ver cuáles son los puntos principales en donde se requiere tener información y ya el grupo de trabajo hace la revisión exhaustiva de toda la bibliografía", agregó.

 

El grupo intergubernamental de expertos fue creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para ofrecer una visión científica a los gobiernos sobre el cambio climático.

 

Su trabajo está detrás de pactos globales contra el cambio climático como el Protocolo de Kioto, que entró en vigor en 2005, y los Acuerdos de París de 2015.

 

En el evento también se discutirá el papel del organismo en la implementación de los Acuerdos de París.

 

En ese sentido, Martínez agregó que se revisará y se refinará la guía metodológica para que los países realicen sus inventarios de gases de efecto invernadero.

 

Fuente: www.afp.com

2 estudios, 1 conclusión: cambio energético debe arrancar

Dos organismos internacionales dijeron que el mundo necesita cambiar rápido la producción energía y abandonar los combustibles fósiles para evitar un peligroso aumento de la temperatura global.

 

En informes separados, la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) y la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) concluyeron que un cambio fundamental en la forma de producir energía requerirá una inversión considerable, aunque también habría grandes ahorros y muchos nuevos puestos de trabajo.

 

Los reportes describen los escenarios que mantendrían el aumento medio de la temperatura por debajo de los 2 grados centígrados (3,6 Fahrenheit), frente a la época preindustrial.

 

Asegurar con una probabilidad de dos tercios que esto ocurra "requerirá un aumento sin precedentes de todas las tecnologías de baja emisión de carbono en todos los países", explicó la IEA.

 

Entre las ambiciosas medidas para lograr esta "transición" se incluirían "la rápida eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles, el aumento del precio del CO2 a niveles sin precedentes, reformas extensas en el mercado energético, y mandatos estrictos para reducir la emisión de carbono y de eficiencia energética", agregó.

 

"Estas políticas deberían ser introducidas de forma inmediata y completa en todos los países", señaló la IEA.

 

El estudio de IRENA concluye que una "acción temprana es crítica" y que no actuar con rapidez solo incrementará los costos en el futuro.

 

El escenario previsto por IRENA prevé además la creación de más empleos de los que se destruirán.

 

Los dos reportes difieren también en la medida en la que los combustibles fósiles pueden seguir formando parte de la producción de energía, especialmente en el caso de opciones más limpias como el gas natural.

 

Ambos estudios se publicaron antes de una cumbre sobre energía y cambio climático en Berlín que se espera que atraiga a más de un millar de participantes.

 

El encuentro, organizado por Alemania, llega en un momento de incertidumbre sobre el papel que jugará Washington en la lucha global para limitar el calentamiento global. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se comprometió a retirar los compromisos para luchar contra el cambio climático realizados por su antecesor, Barack Obama.

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

EEUU y sus socios del G20 debaten sobre clima y libre comercio

Estados Unidos y sus socios del G20 negociaban este viernes una declaración común durante una reunión de ministros de Finanzas en Baden-Baden (oeste), con divergencias sobre la lucha contra el cambio climático y en favor del libre comercio.

 

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin (d), y el ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, mantienen una reunión bilateral en el marco del G20 en Baden-Baden, Alemania, el 17 de marzo de 2017

 

Es la primera reunión multilateral a la que asiste el gobierno del presidente Donald Trump, y en particular su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

 

"El comunicado está casi listo, sólo hay dos temas sobre los que no hay acuerdo: el comercio y (la financiación de la lucha contra el) cambio climático", explicó una fuente cercana a las negociaciones, que requirió el anonimato.

 

Como se preveía, el gobierno estadounidense rechaza que la declaración final condene el proteccionismo, como es habitual en las citas del G20, foro de países ricos y emergentes.

 

"Puedo entender que nuestros socios estadounidenses no quieran comprometerse en este momento, es una administración que está empezando, pero la tradición del G20 es afirmar el libre comercio y rechazar el proteccionismo" explicó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

 

La reunión del G20 se termina el sábado a media tarde (hora local).

 

El gobierno de Trump estudia un arancel a las importaciones, y la ministra alemana de Economía, Brigitte Zypries, ya advirtió que su país puede presentar una querella ante la OMC si es necesario.

 

'Dos temas no resueltos'

 

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente chino Xi Jinping ya abogaron en una llamda telefónica el jueves en "promover el libre comercio" en citas como el G20.

 

Merkel volvió a defender esa visión al ser recibida por Trump en la Casa Blanca.

 

El presidente estadounidense insistió por su parte, en una rueda de prensa común, en que Estados Unidos ha sido "tratado injustamente" en sus relaciones comerciales bilaterales con numerosos países.

 

En lo que se refiere al cambio climático, los negociadores estadounidenses esperan aún consignas claras de Washington.

 

El tema del libre comercio podría ser dejado de lado en esta reunión, para la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de julio en Hamburgo, lo que revela la importante fractura existente entre Estados Unidos y sus socios.

 

"Es posible que Estados Unidos no sea capaz de decir hoy cuál es su verdadera posición, más allá de las declaraciones simplistas en el marco de unos tuits" declaró el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, poco después de su llegada a Baden-Baden. Con ello se refiere a la costumbre de Trump de expresar a través de Twitter posiciones políticas a menudo radicales.

 

El margen de maniobra del secretario estadounidense Mnuchin es bastante escaso.

 

"Nuestro deseo es no entrar en guerras comerciales" aseguró Mnuchin el jueves en Berlín, tras una reunión con el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

 

Schäuble declaró hoy a la radio que "desde luego los estadounidenses están a favor del libre comercio, y de decirlo así en Baden-Baden". Y añadió, optimista: "Creo que hallaremos un acuerdo".

 

Fuente: www.afp.com

México recibe a expertos internacionales sobre cambio climático

La ciudad de Guadalajara, en el oeste de México, será sede del encuentro número 45 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), principal órgano científico encargado de evaluar ese fenómeno, informaron este viernes las autoridades mexicanas.

 

Vista aérea del glaciar Taylor en la Antártida, el 11 de noviembre de 2016

 

El grupo, formado por representantes de 195 países, se reunirá en esa ciudad del estado de Jalisco entre el 24 y el 31 de marzo para aprobar los últimos trabajos de la comunidad científica sobre el impacto del aumento en la temperatura del planeta y la conservación de los sistemas oceánicos y terrestres.

 

"Se identificarán los acuerdos de la comunidad científica en torno al cambio climático y se le comunicará a todos los países", dijo en conferencia de prensa María Amparo Martínez, directora del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México.

 

El grupo intergubernamental de expertos se conformó en 1988 para proveer una visión científica sobre el cambio climático.

 

Fue creado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

 

Su trabajo está detrás de pactos globales contra este fenómeno como el Protocolo de Kioto, adoptado en 1997 pero que no entró en vigor hasta 2005, y los Acuerdos de París de 2015.

 

En las reuniones del IPCC, cuyos trabajos fueron durante décadas puestos en duda por escépticos y contrarios a la lucha contra el cambio climático, se busca ofrecer a los gobiernos la base científica para formular políticas públicas al respecto, explicó Martínez.

 

También se convocará al evento al sector productivo mexicano para analizar los retos que presenta este fenómeno global.

 

"Estarían convocándose los sectores productivos más representativos, agropecuario, industrial, de transporte", precisó María Magdalena Ruiz, secretaria de Medio Ambiente del estado de Jalisco.

 

Fuente: www.afp.com

La Hora del Planeta cumple 10 años como la mayor iniciativa ambiental mundial

La organización conservacionista WWF ha puesto en marcha hoy las acciones encaminadas a celebrar la décima edición de la Hora del Planeta, una iniciativa surgida en Sidney (Australia) "como un simple apagón" y que se ha convertido "en la mayor acción mundial en defensa del medio ambiente".

 

Hora del Planeta

 

El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, ha recordado hace diez años “había quienes negaban incluso la realidad del cambio climático y hoy, con avances históricos como el Acuerdo de París, nadie duda sobre la necesidad y la urgencia de actuar para que el planeta siga siendo habitable“.

 

Bajo el lema ‘El Planeta primero. Que nadie te pare’, la campaña de este año arranca hoy con el llamamiento a los ciudadanos a que participen a través de la plataforma de movilización digital horadelplaneta.es en una “marcha virtual” para demostrar que la transición global hacia un futuro sin emisiones “es imparable”.

 

La campaña se extenderá hasta el sábado 25 de marzo, día en que los ciudadanos de todo el mundo están llamados a apagar la luz entre las 20.30 y las 21.30 para demostrar su compromiso con un futuro más brillante para la humanidad.

 

WWF recuerda que el año 2016 fue el más cálido desde 1880 y que de los 16 años transcurridos en el presente siglo, en 15 se batieron récords de aumento de temperatura, por lo que anima a aumentar la ambición y el compromiso para demostrar que el camino hacia un futuro libre de emisiones está en marcha y es imparable.

 

Oportunidad de construir un futuro más seguro

 

Para Juan Carlos del Olmo “es probable que la humanidad no se haya enfrentado nunca a retos y riesgos mayores como los que nos plantea el cambio climático”, pero al mismo tiempo “nunca hemos tenido una oportunidad mejor de construir un futuro más justo y seguro”.

 

Ha reconocido el esfuerzo de gobiernos, empresas y ciudadanos de todo el mundo para acelerar la transición hacia un nuevo modelo energético y de desarrollo, pero “hace falta más acción”, porque en países como España “los objetivos de energías renovables y reducción de emisiones siguen alejados de la ambición necesaria”.

 

La Hora del Planeta 2017 promoverá así mismo la protección de una extensa área natural en Brasil, la promoción de energía renovable en Sudáfrica, la potenciación de un estilo de vida sostenible en China y la petición a la Unión Europea de una política climática que asegure un futuro energético limpio y renovable, según WWF. 

 

Fuente: www.efeverde.com

Duterte da luz verde a la adhesión de Filipinas al Acuerdo de París

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha firmado el documento para la adhesión de su país al Acuerdo de París contra el cambio climático, a pesar de haber expresado reticencias en los pasados meses.

 

El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte

 

Duterte firmó el llamado “instrumento de adhesión” para que Filipinas, uno de los países más castigados por el cambio climático, forme parte del pacto, indicó al diario local Rappler el secretario ejecutivo de la presidencia, Salvador Medialdea.

 

El documento ha llegado ahora al Senado, que tiene que dar su visto bueno para la ratificación del acuerdo, algo que sucederá previsiblemente en los próximos meses.

 

La adhesión de Filipinas estaba en vilo ya que Duterte afirmó que el Acuerdo de París podría ralentizar el crecimiento económico de los países en desarrollo y puso en duda que la ONU fuera capaz de apoyar adecuadamente su transición a un desarrollo más limpio.

 

Desastres naturales

 

Filipinas es el cuarto país del mundo que más desastres naturales ha sufrido en los últimos 20 años, según un estudio publicado el año pasado por la Oficina para la Reducción de Riesgo de Desastres de la ONU (UNISDR, por sus siglas en inglés).

 

Desde 1995 a 2015 el archipiélago filipino se ha visto azotado por un total de 274 desastres naturales que han afectado a unos 130 millones de personas, un 90 por ciento de ellos relacionados con el clima, según el informe.

 

Acuerdo de París

 

El Acuerdo de París fue adoptado por 195 países en diciembre del 2015, durante la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21).

 

Una de sus metas es contener el aumento de la temperatura media global por debajo de los 2 grados centígrados respecto de los niveles preindustriales hacia fin de siglo y hacer esfuerzos para que este no supere los 1,5 grados centígrados.

 

El pacto también ofrece por primera vez objetivos ambiciosos para aumentar la capacidad adaptativa de los países y reconoce la relevancia de la provisión de medios de implementación.

 

Fuente: www.efeverde.com

Costa Rica quiere proteger sus humedales

El gobierno de Costa Rica lanzó este lunes una política de conservación y manejo de los humedales, que constituyen un 7% de su territorio y muchos de los cuales se han deteriorado por acciones humanas o por efecto del cambio climático.

 

Una Jacana del norte vuela en el humedal en el Parque Nacional Palo Verde, en la provincia de Guanacaste, 240 norte de San José, Costa Rica, el 21 de febrero de 2010

 

El objetivo central de la política es "la recuperación y aprovechamiento sostenible de los cerca de 2.000 humedales del país para satisfacer de la manera más adecuada las necesidades de la gente", aseguró el ministro de Ambiente, Edgar Gutiérrez.

 

En el acto participaron también el presidente Luis Guillermo Solís y la representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Alice Shackelford.

 

La política contempla elaborar un inventario nacional de humedales, que ya se está elaborando, y ejecutar acciones de mitigación y adaptación al cambio climático, especialmente con los humedales que se identifiquen como vulnerables, explicó Gutiérrez.

 

También dispone mejorar la eficacia en la gestión de los humedales mediante mecanismos de coordinación y ejecución institucionales y la participación activa de la sociedad.

 

"En Costa Rica tenemos miles de humedales que representan el 7% del territorio nacional y esta política ayudará a mejorar la gobernanza y la protección de estos recursos, saldando una deuda histórica con un elemento vital para nuestros ecosistemas", afirmó el ministro.

 

Los humedales, que son espacios de alta concentración de especies vegetales y animales, enfrentan múltiples amenazas en la expansión de monocultivos como la piña, que provocan contaminación con agroquímicos.

 

También el cambio climático ha provocado desequilibrios como la proliferación descontrolada del pez león, una especie invasiva y depredadora que está afectando la sobrevivencia de otras especies, especialmente en las aguas del mar Caribe.

 

El presidente Solís destacó la importancia de la política, pero advirtió que el país debe hacer un esfuerzo por convertirla en acciones concretas.

 

Solís dijo que pese a los aciertos que Costa Rica ha tenido en materia ambiental, las zonas protegidas (cerca de un cuarto del territorio nacional) se encuentran en "una situación muy vulnerable" debido a la falta de recursos de protección.

 

El mandatario admitió que no hay suficientes guardaparques y los que hay no cuentan con los medios adecuados para su trabajo, una situación que su gobierno ha tratado de subsanar con inversiones que, aunque fuertes, siguen siendo insuficientes.

 

Fuente: www.afp.com

Las islas Marshall, primer país en ratificar acuerdo contra gases HFC

Las Marshall se convirtieron el martes en el primer Estado en ratificar el acuerdo de Kigali para eliminar los gases HFC, muy nocivos para el clima, anunció la república micronesia.

 

Asamblea de delegados asistentes a la reunión para el acuerdo de enmienda al Protocolo de Montreal en Kigali, el 13 de octubre de 2016

 

El acuerdo cerrado por la comunidad internacional en octubre de 2016 en la capital de Ruanda establece un calendario para eliminar poco a poco los hidrofluorocarburos (HFC).

 

Esos gases, utilizados por ejemplo en los frigoríficos y los climatizadores, sustituyeron los clorofluorocarbonos (CFC), que atacaban la capa de ozono, pero resultaron ser gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global.

 

"Mi país no podrá sobrevivir sin una acción urgente para reducir las emisiones de cada país y cada sector económico, incluidos los HFC", dijo en un comunicado Hilda Heine, presidenta de este archipiélago de unos 50.000 habitantes que podría desaparecer si sigue subiendo el nivel del mar.

 

Heine opinó que los demás Estados deberían ratificar el acuerdo rápidamente para contener el alza de la temperatura mundial.

 

El acuerdo de Kigali es una enmienda al Protocolo de Montreal sobre la protección de la capa de ozono y necesita que 20 países lo ratifiquen para entrar en vigor.

 

Las islas Marshall, muy comprometidas con la lucha contra el calentamiento global, ya fue uno de los primeros países en ratificar el acuerdo de París sobre el clima.

 

Con dicho acuerdo, cerrado a finales de 2015 bajo los auspicios de la ONU, la comunidad internacional se comprometió a actuar para contener el alza de la temperatura global "muy por debajo de 2ºC", incluso 1,5ºC, respecto al nivel de la era preindustrial.

 

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca suscita preocupación entre los demás países, después de que el mandatario afirmara varias veces durante la campaña electoral de 2016 que retiraría a Estados Unidos del acuerdo de París sobre el clima.

 

Fuente: www.afp.com

Arias Cañete: “La UE y China liderarán la lucha contra el cambio climático”

En cambio climático se necesitan políticas a largo plazo, que no sólo vayan orientadas a ganar elecciones, ha subrayado el comisario europeo.

 

Arias Cañete: España debe abrir “un debate horizontal” que “no atañe sólo” a los departamentos de energía y medio ambiente.

 

El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que la Unión Europea va a liderar junto a China la lucha contra el cambio climático, que, "ahora más que nunca", necesita de países fuertes que la abanderen.

 

En un desayuno informativo, el comisario ha evitado referirse al cese del liderazgo en esta materia de Estados Unidos tras la llegada a la Casa Blanca del negacionista del cambio climático Donald Trump, pero sí ha recordado que este país ya abandonó el Protocolo de Kioto.

 

“Esta es una experiencia que ya hemos vivido, y nos quedamos dentro del Protocolo” (que sigue vigente hasta 2020, año en el que lo sustituya el Acuerdo de París), ha matizado.

 

A juicio de Arias Cañete, la UE “reúne las condiciones” para liderar la transición hacia un nuevo modelo de desarrollo bajo en carbono, en tanto que es “quien tiene los objetivos de reducción de emisiones más ambiciosos, y quien más apoya a los países en desarrollo en esta transición”.

 

Descarbonización en 2050

 

En ese sentido ha recordado que la UE destinó 17.600 millones a financiación climática en 2015, que el 90 % de los recursos del Fondo de Adaptación internacional al cambio climático lo ha aportado la región, que también ha contribuido con 4.700 millones al Fondo Verde para el clima, aproximadamente la mitad de la dotación de este fondo.

 

“Somos conscientes de la magnitud del desafío de la lucha contra el cambio climático, y estamos desarrollando los paquetes legislativos necesarios para cumplir con el Acuerdo de París”, ha señalado el comisario, quien ha resaltado que la UE registrará en la UE “un ambicioso plan de descarbonización” detallando la senda para no emitir CO2 en 2050.

 

Para ello, ha detallado que la Comisión va a exigir a cada uno de los Estados miembros la realización de un plan integral de energía y clima, cuyo borrador deberán presentar en 2018 para su revisión y posterior aprobación en 2019, fecha en la que cada país debe de haber concluido también su estrategia de descarbonización para 2050.

 

Grandes transformaciones

 

Arias Cañete ha remarcado que España debe abrir cuanto antes “un debate horizontal” para la realización de este plan de energía y clima, y que el Gobierno debe implicar cuanto antes a la comisión de asuntos económicos en la elaboración de ese plan, que, según ha insistido, “no atañe solo” a los departamentos de energía y medio ambiente.

 

El ex ministro español ha alertado de que vienen “grandes transformaciones en el sistema energético” para hacerlo “más limpio y sostenible” con las “energías renovables como fuente de generación fundamental”, y que, por tanto, “se necesitan políticas a largo plazo, que no sólo vayan orientadas a ganar elecciones“.

 

Nueva ley 

 

Tras el comisario ha intervenido la directora de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), Valvanera Ulargui, quien ha afirmado que el Gobierno va a articular su estrategia nacional para cumplir con el Acuerdo de París mediante una nueva ley de cambio climático y transición energética.

 

Esa ley irá acompañada del plan de energía y clima y de la estrategia de descarbonización a 2050, que la Unión Europea exige haber aprobado en 2019, ha agregado Ulargui.

 

Fuente: www.efeverde.com

Renovado compromiso en la COP13 para revertir la pérdida de biodiversidad

Tras años de inmovilidad por parte de los gobiernos para salvar la vida de sus ecosistemas, la 13ª conferencia de la ONU sobre biodiversidad acordó nuevas medidas que trascienden al turismo y la agricultura, en un apurado esfuerzo para revertir la inminente pérdida de las especies.

 

Águila real o águila caudal (Aquila chrysaetos)

 

Los más de 190 países que forman el Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) adoptaron en 2010 una serie de objetivos -llamados metas de Aichi- para frenar la sobreexplotación de los ecosistemas, así como revertir la contaminación del aire y las aguas, entre otras cosas.

 

Pero poco se ha hecho para alcanzar estas metas, cuyo plazo vence en 2020, y el estado de la biodiversidad se ha degradado críticamente.

 

"La vida en el planeta Tierra y nuestro futuro común están en juego", concluyeron los países, en una declaración que aprobaron por unanimidad y en la que reconocen que "es urgente tomar medidas contundentes" para garantizar la supervivencia de la riqueza biológica.

 

Según la ONG ambientalista World Wildlife Fund (WWF), para 2020 "es posible que el mundo sea testigo de una disminución de dos tercios de la población de la fauna mundial en sólo medio siglo".

 

Esta inminente catástrofe compromete necesidades básicas de los humanos, como garantizar la salud, el abastecimiento de agua limpia y la seguridad alimentaria, al tiempo que elevaría las tasas de pobreza y la posibilidad de desastres naturales.

 

Ante este panorama, el anfitrión, México, sentó en la mesa a líderes de los sectores agrícola, forestal, pesquero y turístico -que tienen un impacto negativo sobre la biodiversidad- y la flamante Declaración de Cancún se centró en la idea de integrar en la agenda de estos sectores la importancia de conservar la biodiversidad.

 

Esta declaración será enviada a la Asamblea General de Naciones Unidas y marcará la pauta para el resto de la conferencia (COP13), que se extenderá hasta el 17 de diciembre.

 

"Creo que empezamos a romper las barreras del lenguaje, y no hablo de aquellas entre nuestras diferentes lenguas maternas, sino de aquellas entre las diferentes jergas que usamos en nuestros respectivos sectores", dijo el secretario ejecutivo del CDB, Braulio de Souza.

 

Resultados decepcionantes

 

La COP13 arrancó el viernes entre pesimismo y apremio ante la evidencia de que casi dos tercios de las metas de Aichi no se alcanzarán en los cuatro años que restan de plazo.

 

Las presiones sobre la diversidad biológica "siguen presentes, en buena parte por la demora de los gobiernos nacionales para adoptar medidas efectivas para impulsar la conservación", indica un comunicado de los organizadores.

 

Miembros de la ONG ecologista Greenpeace se manifiestan usando un salvavidas gigante, en una playa de Cancún, México, en el marco de la conferencia COP13 del Convenio sobre la Diversidad Biológica en Cancún, México, el 2 de diciembre de 2016.

 

El CDB emitió un estudio en el que asegura que entre el 6% y el 44% de los informes sobre las 20 diferentes metas "contienen información que sugiere que no se ha producido ningún cambio significativo, o que el país está alejándose del cumplimiento de una meta determinada".

 

Así, la nueva Declaración de Cancún devolvió el entusiasmo a algunos líderes, que creen que aún puede revertirse la inminente catástrofe.

 

"Es sólo cuestión de voluntad política", dijo Erik Solheim, director ejecutivo del Programa para el Medio Ambiente de la ONU, apostando por la "enorme capacidad de recuperación que tiene la naturaleza".

 

Buenas noticias

 

Durante la sesión plenaria, Brasil anunció un programa que detendrá la extinción de varias especies, mientras que Francia abogó por preservar los arrecifes coralinos, advirtiendo de que el 20% de ellos se han perdido irremediablemente y que otro tanto está en situación crítica.

 

Francia instó a sus pares a prohibir -como hizo en agosto- las micro esferas plásticas, utilizadas en la industria cosmética y que contaminan enormemente las aguas, así como evitar los dragados cerca de los corales.

 

En la declaración de Cancún, los países se comprometieron a crear políticas y presupuestos que "integren de forma estructurada y coherente acciones para la conservación y utilización sostenible" de la biodiversidad, así como aumentar la cooperación internacional y la transferencia tecnológica.

 

En ese sentido, Alemania anunció que continuará inyectando 500 millones de euros anuales en proyectos ambientales en el mundo.

 

El Convenio sobre Diversidad Biológica ha sido ratificado por todos los Estados miembro de la ONU excepto Estados Unidos, que asistió a la reunión como país observador.

 

Los ambientalistas temen que el presidente electo Donald Trump, quien llegó a calificar el cambio climático de "patraña", haga que Estados Unidos -uno de los mayores emisores de CO2- se retire de la convención sobre el clima de la ONU, renuncie a limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y deje de financiar energías limpias en los países en desarrollo.

 

Fuente: www.afp.com

España ratificó el Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático

A día de hoy, el pacto del clima suma 115 ratificaciones de países que representan un 85% de las emisiones mundiales

 

Capa de contaminación en Madrid, España

 

Las Cortes Generales de España aprobaron por unanimidad la ratificación del Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático, lo que supondrá el inicio de un proceso de reformas estructurales para reducir las emisiones contaminantes en todos los sectores económicos

 

Con la luz verde que el Congreso de los Diputados ha dado al instrumento de ratificación, el Gobierno español ya está en condiciones de entregarla a Naciones Unidas, sumándose así a este tratado internacional, que entró en vigor el pasado 4 de noviembre.

 

La totalidad de los grupos de la oposición ha reprochado al Gobierno del PP que, dado el consenso existente por parte de todos los grupos políticos en esta materia, no haya promovido antes esta ratificación con el fin de que España hubiera formado parte ya del acuerdo en el momento de su entrada en vigor.

 

A día de hoy, el "histórico" pacto del clima suma 115 ratificaciones de países que representan un 85 % de las emisiones mundiales, y que se comprometen a desarrollar esfuerzos a nivel nacional para que la temperatura del planeta se mantenga muy por debajo de los 2 grados a finales de siglo, y, si es posible, no superar los 1,5.

 

Fuente: www.noticiasambientales.com.ar

Apremio en COP13 ante desvanecimiento de metas para salvar biodiversidad

La 13ª conferencia de la ONU sobre biodiversidad comenzó este viernes entre pesimismo y apremio ante la evidencia de que la mayoría de las metas para preservar las especies y usar los recursos de manera sustentable no serán alcanzadas en 2020, como se había acordado.

 

Cangrejos en la orilla de un manglar el 24 de octubre de 2016 cerca de Joal, Senegal

 

Durante las reuniones, que se celebrarán en el balneario de Cancún hasta el 17 de diciembre, se evaluarán estudios que "demuestran" que casi dos tercios de las metas establecidas en 2010 -llamadas metas de Aichi- no serán alcanzadas en los cuatro años que restan de plazo, indica un comunicado difundido por la ONU.

 

"Ante los informes poco alentadores" se pedirá a las más de 190 naciones que forman el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) que "intensifiquen sus esfuerzos" para proteger los ecosistemas, "en los que se basa la seguridad alimentaria, el acceso al agua y la salud de miles de millones de personas", añade el parte, que pronostica "graves repercusiones para el bienestar humano".

 

Erik Solheim, director ejecutivo del Programa para el Medio Ambiente de la ONU, dijo a la AFP que "es urgente" que los países manifiesten su voluntad política.

 

El propio CDB emitió un reporte en el que asegura que entre el 6% y el 44% de los informes sobre las 20 diferentes metas, "contienen información que sugiere que no se ha producido ningún cambio significativo, o que el país está alejándose del cumplimiento de una meta determinada".

 

"Hoy, los progresos no son suficientes para alcanzar las metas de Aichi", reconoce.

 

Por su parte, la ONG ambientalista World Wildlife Fund (WWF) estima que sólo 5% de los países podrán cumplir a tiempo con los objetivos de mejorar las condiciones de los bosques, océanos, agua dulce y las especies silvestres.

 

Entre costos y beneficios

 

Actualmente, más de la mitad de los bosques en el mundo y más del 90% de los humedales se han perdido, mientras que la tasa de extinción de especies es mil veces más alta ahora que antes de la revolución industrial, dijo en conferencia Braulio Ferreira, secretario ejecutivo del CDB.

 

Y ahora, "¿qué nos hará creer que podemos acelerar el paso y alcanzar las metas de Aichi? Porque el enfoque habitual de las empresas no nos llevará a ello", comentó Deon Nel, director global de conservación en WWF.

 

Ante este panorama, el anfitrión México sentó en la mesa a líderes de los sectores agrícola, forestal, pesquero y turístico -que tienen un impacto negativo sobre la biodiversidad- para que incorporen en sus políticas criterios de conservación y uso sostenible de recursos.

 

Helen Clark, del Programa para el Desarrollo de la ONU, sostuvo que invertir en la biodiversidad y los ecosistemas es bueno para el planeta pero también para los negocios.

 

Según la experta, las llamadas "inversiones de impacto", que representan más de 60.000 millones de dólares en el mundo, están buscando oportunidades de inversión en el área de medio ambiente. Estos inversores "saben que tiene sentido", aseguró.

 

Sin embargo, crear una política "coherente", integrando la agenda ambiental con la empresarial y la gubernamental, trae consigo "desafíos", advirtió Braulio de Souza, secretario ejecutivo del CDB.

 

"Desafortunadamente, vemos que políticas que son buenas para un sector pueden tener un impacto negativo para otros", dijo.

 

Pero para Solheim todo es cuestión de voluntad.

 

El verdadero desafío son "las ganancias (económicas) que deja destruir la naturaleza" y que se embolsan las empresas, mientras que los "costos por destruir la naturaleza" son absorbidos por los contribuyentes o las generaciones futuras.

 

Póstumo premio a ambientalista

 

En la conferencia también se recordó que el costo por defender la naturaleza puede ser la vida misma, como fue el caso de la hondureña Berta Cáceres, una ambientalista que fue asesinada en marzo tras recibir amenazas por su lucha contra la construcción de una planta hidroeléctrica en tierras de la etnia Lenca.

 

Este viernes, fue reconocida póstumamente con el premio Campeón de la Tierra, el más importante que otorga la ONU a los defensores ambientales.

 

El Convenio sobre la Diversidad Biológica ha sido ratificado por todos los Estados miembro de la ONU excepto Estados Unidos, que asistió a la reunión como país observador.

 

Los ambientalistas temen que Donald Trump, quien llegó a calificar al cambio climático de "patraña", haga que Estados Unidos -uno de los mayores emisores de CO2- se retire de la convención sobre el clima de la ONU, renuncie a limitar las emisiones de efecto invernadero procedentes esencialmente del carbón, gas y petróleo, y deje de financiar energías limpias en los países en desarrollo.

 

Fuente: www.afp.com

Alcaldes del mundo buscan en México contener el calentamiento global

Mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C acaparó los debates de alcaldes de todo el mundo reunidos por segundo día en la Ciudad de México, un esfuerzo que requiere una inversión de unos 375.000 millones de dólares.

 

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el de México, Miguel Ángel Mancera y el de Río, Eduardo Paes, reunidos en la cumbre en Ciudad de México

 

Creada en 2005, la coalición C40 de ciudades comprometidas sobre el clima, con sede en Londres y que reúne a un total de 90 urbes, dio cita a sus alcaldes esta semana en Ciudad de México.

 

Río, Caracas, Nueva York, París, Dakar, Johannesburgo, Adís Abeba, Seúl, Pekín, Shanghái, Atenas, Estambul o Londres se cuentan entre las ciudades que forman parte del Grupo de Liderazgo Climático.

 

"Es mucho, pero no hay remedio, juntos iremos a buscar ese dinero", dijo la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que preside el C40. "Necesitamos gente visionaria para enfrenar el mayor reto de la humanidad, el desafío climático", insistió.

 

Si se reúne esa cantidad de fondos "la humanidad tendrá posibilidades de sobrevivir; si fracasamos, la temperatura media del planeta se elevará entre tres y cuatro grados de acá al final del siglo, y se multiplicarán los fenómenos climáticos extremos", advirtió.

 

Los alcaldes asumirán compromisos para concretizar inventarios y planes para reducir las emisiones de gases en 2020, como lo establece el Acuerdo de París sobre cambio climático.

 

Entre las propuestas figuran la de incentivar el uso de la bicicleta y el transporte público por encima del automóvil, así como el desarrollo de edificios ecológicos y la transición hacia fuentes de energía renovables.

 

Durante la jornada los alcaldes de París, Ciudad de México y Madrid se comprometieron a desaparecer los motores diésel para el 2025, "a fin de mejorar la calidad del aire para sus ciudadanos", según dieron a conocer en un comunicado.

 

Para que se respete a escala mundial el tope de 2ºC que los países acordaron a fines de 2015 en París, las grandes ciudades deberán reducir sus emisiones, de 5 toneladas de equivalente de CO2 por habitante y por año a 3 en 2030 y 0,9 en 2050.

 

Trump, el escéptico

 

En su intervención, el enviado especial de Naciones Unidas para Ciudades y Cambio Climático, el ex-alcalde de Nueva York Michael R. Bloomberg, dijo que Estados Unidos ha tenido un gran avance en reducción de gases de efecto invernadero, pero las ciudades son las que han hecho el esfuerzo, no el gobierno federal.

 

En la primera jornada del encuentro, el miércoles, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dio a conocer que los alcaldes de 38 ciudades de Estados Unidos, incluyendo Chicago, Washington, Nueva York, Austin y Houston, enviaron una carta al presidente electo, Donald Trump, para notificarle que continuarán con sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático.

 

Trump ha dicho que el cambio climático es un "engaño" inventado por los chinos y amenazó con revocar el compromiso de Estados Unidos de respetar el Acuerdo de París.

 

La carta fue firmada incluso por alcaldes de ciudades más pequeñas "como Indiana o Florida", así como por estados republicanos, partido que postuló a Trump. "Es un ejemplo de colaboración de todos los alcaldes de Estados Unidos", dijo Garcetti.

 

Las ciudades de C40 representan, en conjunto, 650 millones de ciudadanos y sus territorios generan el 25% del PIB mundial, y emiten apenas el 7% de emisiones urbanas del mundo.

 

El "precio de la inacción"

 

Las grandes ciudades deberán reducir rápidamente a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero o exponerse a "pagar el precio de la inacción" dejando que se transgreda el límite de 2ºC, advierte el informe "Deadline 2020" (Fecha límite 2020).

 

"Si nuestros usos e infraestructuras siguen desarrollándose según la modalidad actual, de aquí a 5 años el mundo habrá emitido la suficiente cantidad de gases para superar los 2ºC".

 

Un tercio de las emisiones son resultado de actividad urbana (infraestructuras, urbanismo, transportes), agrega el informe.

 

Como parte de los eventos de la cumbre se premió a las 11 ciudades más ecológicas, como un reconocimiento al "mejor y más audaz trabajo realizado por alcaldes para combatir el cambio climático”, dijo Bloomberg, quien también es presidente del Consejo de C40.

 

Entre los premiados se encuentran la capital de Etiopía Adis Abeba por el mejoramiento en su sistema de transporte público; Seúl, Corea del Sur, por su programa de "Bienestar Energético"; Copenhague, Dinamarca, por su plan de gestión de lluvias torrenciales, entre otras urbes y proyectos que van desde huertos urbanos hasta manejo de desechos sólidos.

 

Fuente: www.afp.com

La COP13 apostará por una economía que impulse conservar la biodiversidad

La 13ª conferencia de la ONU sobre biodiversidad arranca este viernes en el puerto mexicano de Cancún con una nueva propuesta: incluir a sectores económicos como el turismo, la agricultura y la pesca en la carrera contrarreloj para frenar la desaparición de las especies.

 

Pelícanos en manglares en Joal, Senegal, el 24 de octubre de 2016

 

Cerca de 10.000 participantes, entre ONG, científicos y representantes de los países que firmaron el Convenio sobre la Diversidad Biológica se reunirán hasta el 17 de diciembre en el Caribe mexicano para negociar acuerdos y compromisos que permitan cumplir las metas que se fijaron para 2020.

 

"No vamos a cumplir con el Plan Estratégico (aprobado en 2010) si no hacemos un cambio y jalamos la voluntad política de los ministros" de otras carteras además de la de Medio Ambiente, dijo Hesiquio Benítez, de la mexicana Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

 

Así, México -como anfitrión- sentará en la mesa a líderes de los sectores agrícola, forestal, pesquero y turístico, esperando que sus planes y políticas apunten no sólo a las ganancias sino a que los ecosistemas sean resilientes y que sus comunidades reciban beneficios equitativos.

 

"Estamos humanizando la biodiversidad, no solo es bonita y exótica e intocable, sino que tenemos que manejarla de manera responsable", comentó el biólogo Benítez, al calificar la propuesta de "innovación".

 

La idea es inyectar financiamiento y adaptar los marcos legales para que los empresarios agrícolas, forestales, pesqueros y turísticos sigan creciendo pero de manera sustentable. Si esto funciona, en las próximas reuniones se invitará a otras carteras como la energética, minera y de transporte.

 

Paralelamente, los alcaldes de las ciudades más grandes del mundo están reunidos en Ciudad de México para alcanzar acuerdos que combatan el cambio climático

 

El tiempo apremia

 

La ONG ambientalista World Wildlife Fund (WWF) respaldó las metas del Convenio sobre la Diversidad Biológica pero manifestó su "profunda preocupación" sobre la posibilidad de que se cumplan en los cuatro años que quedan de plazo.

 

"Las tendencias actuales de pérdida de la biodiversidad siguen siendo sumamente alarmantes. Para 2020, cuando se debe cumplir con las metas (...) es posible que el mundo haya sido testigo de una disminución de dos tercios en la población de la fauna mundial en sólo medio siglo", indica WWF en un reporte.

 

Según la ONG, "actualmente necesitamos el equivalente a 1,6 Tierras para producir los bienes y servicios que utilizamos todos los años", aumentando los riesgos de crisis humanitarias que implican un menor acceso a alimentos y agua potable.

 

Benítez coincidió en que el panorama luce "bastante negro" pero aseguró que "hay una ligera esperanza si hay voluntad política".

 

EEUU con voz pero sin voto

 

El Convenio sobre la Diversidad Biológica ha sido ratificado por todos los Estados miembro de la ONU excepto Estados Unidos.

 

Este país "sí va a estar representado. Pidieron estar presentes en la Conferencia y se les dará la oportunidad como país observador. Puede tener voz pero no voto", puntualizó Benítez.

 

Hace unos días, culminó en Marrakech la 22ª Conferencia sobre el Clima de la ONU con los ánimos ensombrecidos por la llegada a la presidencia estadounidense de Donald Trump, quien llegó a calificar de "patraña" el cambio climático.

 

Los ambientalistas temen que bajo el mandato de Trump, Estados Unidos -uno de los mayores emisores de CO2- se retire de la convención sobre el clima de la ONU, renuncie a limitar las emisiones de efecto invernadero procedentes esencialmente del carbón, gas y petróleo, y dejar de financiar energías limpias en los países en desarrollo.

 

Fuente: www.afp.com

La UE presenta sus planes para impulsar el uso de "energía limpia"

La Comisión Europea presentó un amplio abanico de propuestas para avanzar hacia el uso de "energía limpia" en la UE, en la línea del Acuerdo de París sobre clima.

 

Un molino de viento con la superluna de fondo en la isla española de Tenerife, el 14 de noviembre de 2016

 

"Estas nuevas reglas pondrán a Europa en la primera línea de la transición hacia una energía limpia. Tras el Acuerdo de París, la UE continúa con sus acciones concretas", declaró el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete.

 

El ejecutivo comunitario busca alcanzar su compromiso de reducir un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero antes de 2030, mediante la revisión de hasta ocho legislaciones europeas y una mayor apuesta por las energías renovables y la eficiencia energética.

 

La UE se fijó en octubre de 2014 el objetivo de que las energías renovables representen un 27% del consumo total de energía para 2030. Y, para el año 2050, espera que la electricidad esté libre de carbono.

 

Según el vicepresidente europeo y comisario de Unión de la Energía, Maros Sefcovic, las propuestas afectan a todos los sectores, desde la investigación y la innovación, hasta los sectores de construcción, industria, transportes o digital.

 

"Estas medidas darán a todos los consumidores y empresas de Europa los medios para aprovechar al máximo la transición energética", aseguró.

 

Uno de los puntos controvertidos es el principio denominado de "mecanismo de capacidad", que permite compensar a los productores de electricidad que mantienen operando capacidades de producción necesarias para evitar apagones, aunque no sean forzosamente rentables.

 

Bruselas busca que los países justifiquen el uso de este mecanismo -en marcha en Reino Unido y Francia, entre otros-, tras tener en cuenta las capacidades disponibles en sus vecinos.

 

La Comisión quiere además imponer un límite de 550 gramos de dióxido de carbono (CO2) producido por kilovatio/hora para evitar que las plantas de carbón más contaminantes sigan en marcha.

 

Para Christian Schaible, de la oenegé Oficina Europea de Medio Ambiente, este límite no afectará "prácticamente a ninguna central de carbón europea".

 

Los 28 países del bloque deben debatir sobre las propuestas del ejecutivo comunitario, unas discusiones que se anuncian difíciles en un sector sensible para todos los miembros.

 

Fuente: www.afp.com

Suiza decidirá sobre un abandono rápido de la energía nuclear

Los electores suizos deben pronunciarse el domingo en un referéndum a favor o en contra del cierre de tres reactores nucleares en 2017, es la primera etapa del abandono definitivo de la energía nuclear decidido hace cinco años.

 

La central nuclear de Gosgen situada cerca de Daniken, al norte de Suiza, el 11 de noviembre de 2016

 

Pocos meses después de la catástrofe nuclear de Fukushima, provocada por el terremoto y el tsunami que azotaron Japón en marzo de 2011, el Gobierno suizo decidió cerrar paulatinamente las centrales nucleares, sin aprobar un calendario preciso de ejecución de la medida.

 

La idea del Gobierno consiste en cerrar los cinco reactores que producen un tercio de la electricidad de Suiza a medida que lleguen al fin de su vida útil y no reemplazarlos.

 

Sin embargo todas las centrales nucleares suizas operan con licencias que les permiten seguir produciendo mientras cumplan los criterios de seguridad.

 

Por eso los ecologistas lanzaron hace cinco años una iniciativa para que la vida de un reactor no exceda de los 45 años, lo que implica que tres de los cinco en funcionamiento deben cerrar en 2017.

 

Sin una fecha límite, "habrá que esperar un desperfecto o incidente antes de poder cerrar las centrales nucleares", explicó Mahtias Schlegl, portavoz de la iniciativa de los Verdes.

 

"Al fijar en 45 años la duración máxima de funcionamiento de los reactores suizos, se evita explotarlos más allá de lo razonable", destacó.

 

Si el 'Sí' triunfa el domingo, la central de Beznau, en funcionamiento desde hace 47 años en el cantón de Aargau, cerca de la frontera con Alemania, cerrará sus puertas en 2017. Actualmente sus dos reactores están fuera de servicio debido a una reparación.

 

Beznau es la central nuclear más antigua del mundo desde el cierre del reactor de Oldsbury en el Reino Unido en 2012.

 

La central de Muhlberg, lanzada en 1972 en el cantón de Berna, también tendrá que dejar de operar si triunfa la iniciativa de los ecologistas.

 

Por su parte, las centrales de Gosgen, en Soleure, y Leibstadt, en Aargau, tendrán que cerrar sus puertas en 2024 y 2029, respectivamente.

 

El Gobierno, favorable a desmantelar paulatinamente las centrales, se opone categóricamente a la propuesta de los Verdes.

 

"Será imposible compensar a tiempo el abandono de la electricidad nuclear con una electricidad proveniente de energías renovables", advirtió el Gobierno en un documento oficial.

 

"Nos veríamos obligados a importar grandes cantidades de electricidad en los próximos años, lo que además de debilitar nuestra capacidad de aprovisionamiento carecería de sentido desde el punto de vista ecológico, porque la electricidad que se produce en el extranjero proviene a menudo de centrales de carbón", destacó el documento.

 

El Parlamento suizo, dominado por los partidos de derecha, también se opone a la iniciativa de los Verdes, que recibió el apoyo de los partidos de izquierda.

 

El resultado del referéndum del domingo es incierto porque los últimos sondeos dan cuenta de un apoyo del 48% al sí y 46% al no.

 

La dinámica parece estar a favor del no, que en el último mes ganó 10 puntos porcentuales, mientras que el sí perdió nueve.

 

Alrededor del 33% de la electricidad suiza es de origen nuclear, casi un 60% proviene de las centrales hidráulicas y sólo un 4% de las energías renovables.

 

Según la televisión pública RTS, unos 40.000 proyectos de energía verde, que esperan la autorización de la administración, pueden duplicar, e incluso triplicar, la producción actual de energía renovable.

 

Fuente: www.deperu.com

Trump dice mantener la "mente abierta" sobre el acuerdo del clima

El presidente electo de EEUU, Donald Trump, aseguró este martes que analiza una eventual retirada de su país de los acuerdos de París sobre el cambio climático, aunque alegó que mantiene la "mente abierta" al respecto.

 

El presidente electo de EEUU, Donald Trump

 

"Estoy analizando esa cuestión muy detalladamente. Tengo la mente abierta sobre el tema", dijo Trump a un grupo de periodistas del diario The New York Times, con el que mantiene una guerra abierta.

 

Al ser consultado si no creía que el cambio climático estaba vinculado con las actividades humanas, Trump se limitó a responder: "Pienso que hay alguna conexión. Algo, alguna cosa. Pero depende de en qué cantidad ocurra".

 

Durante la campaña electoral, Trump había prometido que, en caso de ser presidente, denunciaría los acuerdos de París, e incluso llegó a afirmar que el cambio climático era un rumor que había hecho circular China para dañar la competitividad de EEUU.

 

En sus declaraciones de este martes al NYT, Trump dijo que también analizaba la cuestión del cambio climático desde la perspectiva comercial, "cuánto le costará" a las empresas de EEUU y cómo afectará a la competitividad de los productos estadounidenses.

 

El acuerdo alcanzado en París a finales de 2015 se propone reducir el calentamiento global en dos grados centígrados. EEUU ratificó el acuerdo en septiembre por empeño personal del actual presidente, Barack Obama.

 

Fuente: www.afp.com

Canadá cerrará sus centrales termoeléctricas de carbón de aquí a 2030

El gobierno de Canadá anunció este lunes que cerrará sus centrales termoeléctricas de carbón de aquí a 2030 para acelerar la reducción de sus emisiones de gas de efecto invernadero, en el marco del acuerdo de París sobre cambio climático.

 

La ministra de Medio Ambiente canadiense Catherine McKenna posa con otros integrantes del gobierno de Canadá, el 4 de noviembre de 2015

 

Sus centrales, situadas en cuatro provincias, producen cerca del 10% de estos gases (GEI, por sus siglas en español), por lo que su cierre tendrá las mismas consecuencias que sacar de circulación a 1,3 millones de vehículos, explicó la ministra de Medio Ambiente, Catherine McKenna, durante una rueda de prensa.

 

La ministra fijó como nuevo objetivo reducir un 80% las emisiones de GEI de aquí a 2050 en comparación con los niveles de 2005.

 

Los ecologistas y una parte de la oposición reprochaban hasta ahora al gobierno liberal de Justin Trudeau mantener los mismos objetivos de reducción de GEI que el gobierno conservador anterior, es decir 30% de aquí a 2030.

 

Con este cierre se reducirán "más de 5 millones de toneladas" de emisiones de carbono producidas por Canadá alrededor de 2030, explicó McKenna.

 

Cerca de 80% de la electricidad producida en este país proviene actualmente de energías renovables, y la idea es aumentar el porcentaje hasta 90% en los próximos 15 años.

 

Las provincias de Alberta, Saskatchewan, Nuevo Brunswick y Nueva Escocia podrán cerrar completamente sus centrales de carbón, como lo prevé la primera, o recurrir "a tecnologías de captura y de almacenaje del carbón", indicó McKenna.

 

Según la ministra, Canadá acelera su objetivo de cierre de centrales termoeléctricas de carbón al igual que han hecho "Francia, Reino Unido, Holanda, Dinamarca y Austria".

 

Otras medidas similares serán anunciadas próximamente para las centrales de gas natural, prometió McKenna.

 

Jean-Thomas Bernard, especialista en energía de la universidad de Ottawa, relativizó el anuncio y destacó que "el carbón es relativamente poco importante en el contexto canadiense".

 

Lo más difícil para el gobierno de Trudeau está por venir, dado que aún no fijó los objetivos de reducción para el sector petrolero, principal fuente de aumento de emisiones de GEI de Canadá en estos últimos años.

 

Fuente: www.afp.com

COP22 aprueba agenda contra cambio climático y tiende la mano a Trump

La comunidad internacional aprobó una agenda de trabajo contra el cambio climático y exhortó al presidente electo Donald Trump a no romper los compromisos de Estados Unidos en esa lucha, al término de una conferencia de la ONU.

 

El presidente de la COP22, Salaheddine Mezouar, aplaude durante una rueda de prensa en la conferencia del clima de Marrakech (COP22), en Marruecos, el 17 de noviembre de 2016

 

Los negociadores mantuvieron el suspense hasta la noche en Marrakech, pero el espíritu del histórico Acuerdo de París contra el calentamiento del planeta firmado el año pasado se mantuvo, coincidieron los participantes y observadores.

 

"Ustedes han sabido proclamar que no solamente el Acuerdo de París era irreversible, sino que ya está en marcha y que su aplicación va a acelerarse", declaró el presidente de las negociaciones, el canciller marroquí Salaheddine Mezouar.

 

Trump, un populista que ha convulsionado el escenario político mundial, considera el cambio climático una "patraña" y no descarta sacar a su país del Acuerdo de París.

 

Los negociadores prefirieron apelar al "máximo compromiso político" en esa difícil lucha, que requerirá inversiones gigantescas.

 

Mezouar se refirió al "pragmatismo" de Trump, un exitoso hombre de negocios.

 

"Nosotros continuamos nuestro camino, no tenemos ninguna duda sobre el espíritu de pragmatismo del presidente Donald Trump" y su "sentido del compromiso", dijo.

 

Pero lo que está en juego es también una cuestión de "dignidad de millones de personas" amenazadas por el calentamiento del planeta, advirtió.

 

Más dramático fue el llamado del primer ministro de Fiyi, cuyas islas están directamente amenazadas por el aumento del nivel del Océano Pacífico.

 

"De la misma manera que apelamos a Estados Unidos durante los oscuros días de la II Guerra Mundial... le digo al pueblo estadounidense: 'es tiempo ahora de ayudarnos a salvarnos'", dijo el primer ministro, Frank Bainimarama, entre los aplausos de los asistentes.

 

Fiyi, un país de pocos recursos logísticos, presidirá la conferencia del clima de la ONU el año que viene, aunque se celebrará en la sede permanente, en Bonn (Alemania).

 

Ritmo negociador lento

 

Hace un año la comunidad internacional aprobó en París la declaración más firme alcanzada hasta ahora contra el cambio climático, y en esta Conferencia de Marrakech empezaron las complejas negociaciones para implementarla.

 

Ese acuerdo de París, que fuerza a las naciones a monitorear mutuamente sus esfuerzos contra el cambio climático, necesitó más de una década de negociaciones, y ahora empieza la cuenta atrás para desarrollar su contenido, de cara a 2020, cuando entrará en vigor.

 

Las discusiones en los próximos años se dividen en numerosos capítulos, principalmente financiación, transparencia (control mutuo) y transferencia de tecnología.

 

El ritmo negociador es lento y abierto en todos los frentes, como ha sucedido habitualmente en las grandes citas de la ONU sobre el clima. Nada está cerrado hasta que todo está acordado, reiteran negociadores y las organizaciones no gubernamentales.

 

"Nadie quería ir al enfrentamiento aquí, los debates han sido constructivos pero también algo caóticos y queda mucho por hacer" explicó una fuente europea bajo anonimato.

 

"Tras una ciclo de negociaciones largo y difícil (...) no se podía esperar grandes resultados concretos aquí", reconoció la ex secretaria de Medio Ambiente española, Teresa Ribera, directora del centro de análisis Iddri.

 

"Si los gobiernos son serios sobre los objetivos de París, deberán acudir bien preparados en 2017 y 2018 para revisar su progreso, incrementar la ambición y ampliar los fondos", reaccionó la alianza de organizaciones ecologistas Climate Action Network.

 

En el capítulo de financiación, los países desarrollados se habían comprometido a desembolsar 100.000 millones de dólares anualmente a partir de 2020.

 

Los países en desarrollo y en especial los más atrasados piden que esas ayudas se concreten en la adaptación al cambio climático, lo que significa infraestructuras, como diques o canales para luchar contra las inundaciones, o planes de desarrollo agrícola contra las sequías.

 

Los países ricos siguen planteando que también hay que destinar fondos a lo que se denomina mitigación, es decir, a la progresiva extinción de los focos emisores de gases de efecto invernadero, como las centrales de carbón.

 

En cuanto a la transparencia, los países debaten la conveniencia de crear una plataforma que recoja periódicamente las acciones de lucha contra el cambio climático de cada país.

 

Según el Acuerdo de París, los países deben presentar sus avances medioambientales cada cinco años, a partir de 2018 de forma voluntaria o 2020 de manera obligatoria. Pero antes hay que ponerse de acuerdo sobre los criterios científicos universales.

 

Antes de la conferencia de París de 2015 un número récord de países anunció por primera vez en la historia sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero hacia el horizonte 2030.

 

Pero la forma de contabilizar esas emisiones difiere de unas regiones a otras, o incluso entre países vecinos.

 

Fuente: www.afp.com

La COP22 pidió "máximo compromiso político" contra cambio climático

Cerca de 200 países pidieron "el máximo compromiso político" para combatir el cambio climático durante la Conferencia de la ONU COP22 en Marrakech, dominada por la elección a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump.

 

"Pedimos el máximo compromiso político para combatir el cambio climático, una prioridad urgente" proclamaron los 196 países asistentes.

 

El impulso contra el cambio climático es "irreversible" tras el Acuerdo de París de 2015, aseguraron los mandatarios y ministros que firmaron la Proclamación de Marrakech.

 

El cambio climático, un fenómeno de consecuencias impredecibles para la naturaleza y los seres humanos, es considerado una "patraña" por Trump, que además dijo durante la durísima campaña electoral estadounidense que estaba dispuesto a retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

 

El Acuerdo entró en vigor hace poco más de un mes, tras la ratificación de los grandes emisores de gases de efecto invernadero, entre ellos los dos principales responsables, Estados Unidos y China.

 

Estados Unidos necesitaría tres años para abandonar el Acuerdo de París si lo denuncia, una amenaza que agitó las negociaciones de Marrakech.

 

Los países acudieron a la ciudad marroquí resueltos a empezar la compleja implementación del Acuerdo de París, de cara a 2020.

 

Los gobiernos, los científicos y las empresas necesitan un "manual de instrucciones" del Acuerdo de París para planificar la urgente lucha contra el calentamiento del planeta, que según los expertos no debe sobrepasar los +2 ºC a riesgo de dramáticas consecuencias.

 

"Este año hemos presenciado un extraordinario impulso contra el cambio climático en todo el mundo. Ese impulso es irreversible" insistieron los negociadores.

 

La conferencia de Marrakech cerró el viernes, tras cerca de dos semanas de negociaciones para empezar a delinear el contenido de la ayuda financiera, de la transferencia de tecnología a los países más desfavorecidos, del control mutuo de las emisiones y de las políticas medioambientales.

 

"Pedimos una solidaridad clara con los países más vulnerables al impacto del cambio climático", añadió el texto.

 

Los países ricos reafirmaron igualmente en la proclamación su compromiso con el fondo de 100.000 millones de dólares anuales para los países menos desarrollados, en fondos públicos y privados, a partir de 2020.

 

Sismo en negociaciones

 

La salida de Estados Unidos del Acuerdo de París provocaría un sismo en las laboriosas negociaciones.

 

Para el Acuerdo de París la comunidad internacional necesitó más de una década de trabajos.

 

Hay precedentes: el Protocolo de Kioto de lucha contra el cambio climático, que entró en vigor en 2005, nunca fue ratificado por Washington, bajo la presidencia de otro republicano, George W. Bush.

 

Estados Unidos habría prometido por otra parte 3.000 millones de dólares para el Fondo Verde para ayudar a proyectos medioambientales en países en desarrollo o pobres. Hasta la fecha solo ha entregado 500 millones, y una retirada también supondría un duro golpe a esas inversiones.

 

La propia Convención de la ONU sobre el cambio climático, que organiza las conferencias de las partes firmantes de los tratados (COP), depende presupuestariamente en parte de Washington.

 

Trump no se ha expresado públicamente desde su elección sobre el tema climático. Pero en Washington los medios de comunicación y activistas señalaron con inquietud que nombró en su equipo de transición, para la agencia medioambiental, a un conocido escéptico de la lucha contra el calentamiento del planeta, Myron Ebell.

 

Los "climatoescépticos" consideran que el calentamiento del planeta no es tan grave como señalan los científicos, que puede tratarse de una fase como las que ya experimentó el planeta en épocas pasadas, y que en todo caso los avances tecnológicos podrán resolver el desafío.

 

Los asistentes a la COP de Marrakech consideraron que es imprescindible el impulso político.

 

"En términos de la voluntad de los países de avanzar" las elecciones estadounidenses "en realidad han supuesto un catalizador" opinó el estadounidense Alden Meyer, de la Unión de científicos preocupados.

 

"Un país tras otro han dicho que tienen la intención de quedarse en [el acuerdo de] París haga lo que haga Estados Unidos", añadió.

 

Los defensores de la lucha contra el cambio climático expresan también la esperanza de que el nuevo gobierno republicano se dé cuenta de las oportunidades de negocio del Acuerdo de París.

 

"No puede haber marcha atrás en los compromisos de los países desarrollados y no se pueden intentar renegociar los términos del Acuerdo alcanzado en París. Cada parte deberá asumir sus responsabilidades" advirtió un comunicado conjunto de Brasil, China, India y Sudáfrica.

 

Fuente: www.afp.com

Kerry afirma que EEUU ya cumple con objetivos climáticos y no puede cambiar

Estados Unidos ya está cumpliendo con los objetivos de la lucha contra el cambio climático y eso no puede ni debe ser cambiado, advirtió este miércoles el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en la conferencia del clima de la ONU.

 

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, da un discurso en la conferencia del cambio climático COP22, el 16 de noviembre de 2016 en Marrakech

 

El jefe de la diplomacia estadounidense quiso mandar un claro mensaje al presidente electo, Donald Trump: la política medioambiental es una inversión de futuro, es científica, y además el mercado también razona así.

 

Paralelamente más de 360 empresas pedían en una carta abierta a Trump que respete el histórico Acuerdo de París contra el cambio climático de 2015, y que se mantengan las inversiones en energías limpias.

 

"Les puedo decir con confianza que Estados Unidos está cumpliendo con los objetivos internacionales" que el mundo se fijó, dijo Kerry en su discurso.

"No creo que eso pueda dar, ni dará, marcha atrás" añadió, entre aplausos.

 

El Acuerdo de París compromete a 196 países, un récord histórico, a trabajar para que el mundo no sobrepase +2 ºC su temperatura media en las próximas décadas.

 

"Nadie tiene derecho a tomar decisiones que afectan a miles de millones de personas basado solamente en ideología" añadió en su última intervención como jefe de la diplomacia estadounidense ante los negociadores del clima.

 

"El mercado se orienta claramente hacia las energías limpias y esa tendencia solo va a acentuarse" predijo Kerry.

 

Trump, un empresario de éxito, manifestó durante la campaña electoral que quiere sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

 

El Acuerdo ha sido ratificado por 110 países hasta la fecha, entre ellos Estados Unidos y China, los dos mayores emisores de gases del planeta.

 

Trump, que se encuentra en plena configuración de su gabinete, no ha vuelto a manifestarse públicamente sobre el tema.

 

'Interponerse es una locura'

 

"Pedimos a nuestros líderes electos que apoyen claramente la participación continua de Estados Unidos en el Acuerdo de París", pidieron los empresarios en la alianza LowCarbonUsa, entre los cuales se hallan gigantes como Nike, Starbucks, Gap, HP, Levi's o DuPont.

 

La COP22 de Marrakech es la conferencia de implementación del acuerdo, que carece aún de reglas de aplicación.

 

Más de 180 líderes y ministros acudieron a Marrakech el martes para reafirmar su compromiso.

 

Las compañías que decidieron firmar este manifiesto pidieron también a "los líderes electos en Estados Unidos", es decir la mayoría republicana en el Congreso, "la continuación de las políticas de baja emisión" de gases de efecto invernadero.

 

Trump fue el invitado de piedra de esta cumbre del clima organizada por Marruecos, que preside las negociaciones de la COP22.

 

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el ex-embajador de Marruecos en EEUU, Aziz Mekouar, presiden una reunión del foro de las mayores economías en la conferencia sobre el cambio climático en Marrakech (COP22), el 16 de noviembre de 2016

 

"La enorme expectativa generada por las empresas y la comunidad de inversores no puede ser ignorada por el gobierno de Trump. Ese tren ya salió de la estación e interponerse es una locura" advirtió Matt Patsy, presidente del fondo inversor Trillium Asset, citado en el texto.

 

En Marrakech, donde el rey de Marruecos Mohamed VI recibió a los líderes africanos para una cumbre regional en paralelo, las negociaciones abordaron uno de los grandes caballos de batalla de los países del Sur, la financiación.

 

Los países desarrollados insisten en la mitigación, es decir en apagar focos de emisión de CO2 como las plantas eléctricas a base de carbón, mientras que los países pobres reclaman ayuda para la adaptación a los nuevos tiempos, entre otras cosas porque no son ellos los principales emisores de gases de efecto invernadero.

 

"La financiación de la adaptación, del orden de 10.000 millones de dólares al año, es absolutamente inadecuada" proclamó en rueda de prensa Harjeet Singh de Action Aid, miembro de la red mundial de ONG Climate action network.

 

"Los países en desarrollo piden que esa cifra sea multiplicada por cuatro de aquí a 2020, pero su voz no es escuchada", aseguró.

 

Fuente: www.afp.com

ULTIMAS NOTICIAS

Abril 23, 2018
TECNOLOGÍA 3

BMW iX3 concept: el primer SUV eléctrico de la marca se deja ver antes de su presentación en Pekín

BMW presentará el iX3 concept, la versión eléctrica del SUV X3, en el Salón del Automóvil de Pekín (25 de abril al 4 de mayo), según ha…
Abril 23, 2018
RECICLAJE 2

Apple presenta a Daisy, su robot de desmontaje capaz de recuperar 770kg de cobalto por cada 100.000 iPhones

Apple presentó a Daisy, un robot que se encarga de desensamblar los dispositivos de la marca para separar los materiales con los que fueron…
Abril 23, 2018
EDUCACIÓN 3

Documental retrata la problemática mundial de las mordeduras de serpientes

En el mundo mueren alrededor de 125.000 personas al año a causa de las mordeduras de serpientes venenosas, una problemática que el…
Abril 23, 2018
CIENCIA 2

Estudio abre la puerta a modificar genéticamente corales para su conservación

Un estudio realizado por investigadores estadounidenses sentó las bases para que los corales puedan ser modificados genéticamente en aras…
Abril 23, 2018
ENERGÍAS RENOVABLES 2

Costa Rica y Emiratos Árabes Unidos buscan colaborar en energías renovables

San José, 23 abr (EFE). Costa Rica y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) firmaron un memorando de Entendimiento con el fin de colaborar en el…
Abril 23, 2018
NOTICIAS REIMA 4

La biodiversidad de Panamá en la mira de Alemania y España en "AdventureWeek"

Panamá, 23 abr (EFE). Alrededor de 15 compradores de destinos turísticos provenientes de Alemania, Austria, Canadá, China, España, Estados…

Dispositivos cien veces más pequeños que una célula para detectar metástasis

Abr 23, 2018 CIENCIA
Madrid, 23 abr (EFE). Averiguar si hay células tumorales circulando por el…

Magnate Bloomberg donará USD 4,5 millones a Acuerdo Climático de París

Abr 23, 2018 ECONOMÍA
El exalcalde de Nueva York y filántropo multimillonario Michael Bloomberg…

22 de abril: el Día de la Tierra se conmemora con preocupación

Abr 22, 2018 NOTICIAS REIMA
Cada 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Tierra, fecha…

¿Es posible usar drones para combatir a los mosquitos?

Abr 22, 2018 NOTICIAS REIMA
El uso de aviones no tripulados para luchar contra enfermedades…

Terapias con anticuerpos duplican esperanza de vida a pacientes con leucemia

Abr 22, 2018 SALUD
Los tratamientos a base de anticuerpos son una opción para duplicar la…

Científicos en Puerto Rico restauran arrecifes de coral afectados por ciclones

Abr 22, 2018 CIENCIA
San Juan, 21 abr (EFE). Científicos de agencias federales, locales y de…

Google+ ¡Únete!

NOTICIAS DESTACADAS

Los siete pilares de la ciudad sostenible

El nuevo informe del World Watch Institute propone incorporar la naturaleza en el planeamiento…

Opinión: Las estériles resoluciones del Senado Mexicano sobre el unicel

Guadalajara, 09 de Mayo 2016 - Por: Ana Cecilia Martínez B.i El pasado 27 de abril, la…

De Einstein a Plutón: diez momentos de 2015 en que la ciencia fue noticia

18/12/2015 - En 2015 celebramos la llegada a Plutón y lamentamos la muerte de uno de los…

OPINIÓN

Opinión: Las estériles resoluciones del Senado Mexicano sobre el unicel

Por: Ana Cecilia Martínez B.i Guadalajara, 09 de Mayo 2016 @anacecimtzb El pasado 27 de abril,…

¡SÍGUENOS EN TWITTER!