Bruselas pide a los países de la UE que garanticen un uso sostenible de pesticidas

La Comisión Europea ha pedido el martes a los países del bloque comunitario que garanticen un uso sostenible de pesticidas, al mismo tiempo que ha criticado que las directiva sobre esta materia se está aplicando de una forma "irregular" entre los Veintiocho.

 

 

El Ejecutivo comunitario ha publicado un informe sobre la directiva sobre el uso sostenible de pesticidas, cuyo objetivo es reducir "en gran medida" los riesgos y los efectos derivados del uso de estos productos, según ha destacado en un comunicad.

 

No obstante, Bruselas ha denunciado que las mejoras son "limitadas e insuficientes" para alcanzar los objetivos de la directiva. La Comisión Europea estima que este hecho se debe principalmente a una implementación "irregular" por parte de los socios del club europeo.

 

En concreto, el informe subraya que los planes nacionales de acción son "inconsistentes" al establecer objetivos cuantitativos, metas, medidas y calendarios para algunas áreas de acción.

 

Por ejemplo, remarca que los planes son "excelentes" en cuanto pruebas de equipos para la aplicación de pesticidas, pero critica que la mayoría de los Estados miembros no han establecido objetivos y plazos sobre medidas para proteger el medio acuático de los pesticidas.

 

Por ello, Bruselas ha instado a las capitales de la UE a "mejorar la calidad de sus planes" nacionales, en particular estableciendo objetivos e indicadores "específicos y cuantificables" para una estrategia a largo plazo centrada en la reducción de riesgos e impactos del uso de pesticidas.

 

El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, ha asegurado conocer "de primera mano" que muchos ciudadanos están "preocupados" sobre los efectos de los pesticidas sobre su salud y el medio ambiente.

 

"Tenemos en cuenta estas preocupaciones y estamos trabajando con los Estados miembros para conseguir un uso sostenible de pesticidas en el modo en el que cultivamos y producimos nuestros alimentos"; ha añadido.

 

La Comisión Europea ha asegurado además que seguirá supervisando y apoyando la implementación de la directiva por parte de los Estados miembros, lo que incluye un abanico de acciones como auditorías, la evaluación de los planes de acción revisados y otras actividades.

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

Francia prohibirá totalmente el uso del glifosato

El portavoz del gobierno francés, Christophe Castaner, anunció que el ejecutivo prohibirá antes de que acabe el mandato, en 2022, todos los usos del glifosato, incluso agrícola.

 

Una concentración a favor de la prohibición del glifosato el 19 de julio de 2017 frente a la sede de la Comisión Europea, en Bruselas (AFP / Thierry Charlier)

 

"El primer ministro [Edouard Philippe] decidió que este producto sea prohibido en Francia, al igual que todos los que se le parezcan y que amenazan la salud de los franceses, para cuando termine el quinquenio", declaró Castaner a un canal de televisión.

 

Esta prohibición alcanzará también al uso agrícola de este poderoso herbicida, confirmó el portavoz, asegurando que podrían "encontrar productos de sustitución".

 

El gobierno francés pidió a los ministerios de Agricultura y de Transición Ecológica un plan para dejar de utilizar este herbicida en la agricultura "antes de fin de año".

 

La fumigación con glifosato de espacios abiertos al público está prohibida en Francia desde el 1 de enero de 2017 y los particulares deberán dejar de usarlo a partir del 1 de enero de 2019.

 

Datos sobre el glisofato, sustancia herbicida muy utilizada, cuyos efectos sobre la salud son altamente controvertidos (AFP / Alain Bommenel, Kun Tian)

 

Francia también se opone a la propuesta de la Comisión Europea de autorizar el glifosato en la Unión Europea durante diez años. París considera que ese lapso de tiempo es muy largo "dada la incertidumbre que subsiste sobre ese producto", según un comunicado.

 

El ministro de Agricultura francés, Stéphane Travert, propone un periodo de entre cinco y siete años.

 

La Comisión Europea propuso en julio renovar la licencia del glifosato que expira en 2017. La decisión la deben tomar los 28 miembros del bloque.

 

Pero en 2016 no se pusieron de acuerdo, por lo que la Comisión propuso excepcionalmente prorrogar la autorización por 18 meses, hasta finales de este año, a la espera de nuevos estudios de las agencias europeas.

 

Fuente: www.afp.com

La cosecha de champán cae en Francia por el mal tiempo

La cosecha de champán fue menor a lo esperado en 2017 debido a las tormentas y el granizo, que dañaron las uvas, informó el viernes la cámara que reúne al sector en Francia.

 

"Las frecuentes lluvias que se producen al comenzar las vendimias cuando la uva llega a su madurez activan los focos de botrytis (enfermedad de la viña) y obligan a los viticultores a proceder a una selección rigurosa de los racimos", explicó en un comunicado el órgano interprofesional Comité Champagne.

 

Las vendimias comenzaron el 26 de agosto en la región de Champagne y son las más precoces desde 1950. Se vieron afectadas por las heladas en la primavera y las condiciones meteorológicas degradadas de agosto.

 

En la primavera se perdió el 23% de las yemas en toda la apelación por las heladas seguidas de un "excepcional periodo de calor y sol entre mayo y fines de julio", indicó el comunicado.

 

Luego varias tormentas acompañadas con granizo ocurridas en agosto deterioraron la calidad de los racimos en algunos sectores, añadió.

 

Debido al clima y a la necesidad de los viticultores de conservar sólo los racimos sanos, el rendimiento autorizado para el año, que es de 10.300 kilos por hectárea, "no debería alcanzarse en todos los sectores", precisó.

 

Subraya que los viticultores que no alcancen este nivel pueden recurrir a la reserva interprofesional "para completar el suministro".

 

Las uvas cosechadas presentan una "acidez satisfactoria" y un equilibrio "muy prometedor" aseguró el comité Champagne.

 

Su calidad será evaluada en las catas de vinos claros, antes de la segunda fermentación que les dará su efervescencia.

 

Fuente: es.noticias.yahoo.com

El consejero delegado de Syngenta pide debatir sobre la "agricultura sostenible"

Erik Fyrwald, el consejero delegado de Syngenta que, tras ser comprado por ChemChina se convertirá en el tercer grupo agroquímico mundial, reclamó un gran debate sobre la "agricultura sostenible" frente a la polémica sobre productos como los insecticidas neonicotinoides, acusados de ser la causa de la desaparición de las abejas.

 

El consejero delegado de Syngenta, Erik Fyrwald, es favorable al uso de neonicotinoides, que su compañía también comercializa, para proteger los cultivos (AFP / Eric Piermont)

 

"Hay muchas discusiones sobre productos específicos pero pienso que es realmente importante dar un paso al lado y abrir un gran debate con el Gobierno, las ONG y los científicos sobre qué significa agricultura sostenible", dijo el consejero delegado del grupo, Erik Fyrwald, en una entrevista con la AFP el miércoles en París.

 

Fyrwald coincide con el ministro de agricultura francés, Stéphane Travert, en definir la agricultura sostenible como un sistema que permita suministrar comida en cantidad suficiente, a un precio accesible, y que sea saludable para los agricultores, los consumidores y el medio ambiente.

 

El consejero delegado de Syngenta es favorable al uso de neonicotinoides, que su compañía también comercializa, para proteger los cultivos, al menos mientras no haya otras alternativas.

 

"Tenemos que alimentar el planeta y tenemos que cuidar del medio ambiente, de la seguridad de los agricultores y de los consumidores, hay que tener una discusión abierta y honesta sobre la cuestión" y evitar las discusiones "políticas" o "no científicas", afirma.

 

Aunque Francia ha confirmado la prohibición de los neonicotinoides a partir de 2018 y la Comisión Europea lo está estudiando, Fyrwald asegura que solo tienen "un papel muy menor" en la salud de las abejas, menos importante que otros factores como el clima o los parásitos de tipo varroa.

 

"No hemos observado ningún declive de las abejas en los lugares donde se utiliza el thiametoxam (el insecticida neonicotinoide que comercializa Syngenta con el nombre de Cruiser) en relación a los lugares donde no se utiliza", asegura.

 

Fyrwald también es muy crítico con la agricultura biológica, un sector que "utiliza más tierra agrícola, más agua y emite más gases de efecto invernadero por unidad alimentaria" que la agricultura convencional. Y además, asegura, "con menos rendimiento".

 

En particular el consejero delegado de Syngenta lamenta que la agricultura biológica use cobre como fungicida.

 

"El cobre es un metal pesado, ponemos mucho en la tierra. ¿Es bueno para la tierra, para el consumidor, para el agricultor? No lo sé, pero los reguladores tienen que estudiar todas las tecnologías existentes y decidir cuáles son realmente sostenibles".

 

Tras ser comprado por ChemChina, Syngenta se convertirá en el tercer grupo mundial agroquímico por detrás de los gigantes Bayer-Monsanto y Dow-Dupont, ambos todavía en gestación.

 

Para hacerles frente, Syngenta dice que está dispuesta a comprar empresas en el sector de las semillas. "No quiero citar nombres pero estamos muy interesados en todo lo que esté en venta en el mercado de las semillas leguminosas", asegura Erik Fyrwald.

 

La fusión no implica cambios en la gestión de la compañía, exceptuando la entrada de dos representantes de ChemChina en el consejo de administración.

 

Ahora el objetivo en los próximos cinco años es "doblar la facturación" del grupo en China, actualmente de unos 300 millones de euros.

 

Fuente: www.afp.com

La explosión de la agricultura bio en Europa

Los productos bio van viento en popa en la agricultura europea, ante unos consumidores que cada vez demandan más productos sanos.

 

Sección de productos bio en un supermercado francés (AFP / Thomas Samson)

 

Entre los países del sur (con las mayores superficies bio) y los del norte (los primeros consumidores), y ante la presión de la gran distribución, la agricultura europea ecológica busca su lugar en el sistema agroalimentario mundial.

 

Este se enfrenta al desafío de proveer alimentos a más de 9.000 millones de seres humanos en 2050.

 

El consumo bio en Europa

 

Según las estadísticas europeas más recientes, de 2015, el consumo de productos biológicos en la Unión Europea (UE) fue de 28.300 millones de euros dicho año. El 70% de este gasto procedía de cuatro países: Alemania, Francia, Italia y Reino Unido.

 

Sin embargo, los que más productos de este tipo meten en sus cestas de la compra son los daneses (8,4% de sus compras), los austríacos (8%), y los suecos (7,7%), según datos del mismo año.

 

El primer mercado bio de Europa es Alemania, donde el gasto en productos ecológicos se cuadruplicó en 15 años, con 8.620 millones de euros de volumen de negocios en 2015, lo que supone un 5% de toda la alimentación consumida en el país.

 

Pero en Alemania, donde la gran mayoría de los productos ecológicos se venden en comercios de gran distribución, el consumo bio se desarrolla más deprisa que la producción. Cada vez se importa más: el 80% de sus tomates y 90% de sus pimientos orgánicos proceden de España e Italia.

 

El mercado bio más dinámico en Europa es el de Suecia, que progresó un 38% en 2014 y un 39% en 2015, para llegar a los 2.300 millones de euros.

 

Diferentes estudios realizados por el Instituto Sueco de Investigación Medioambiental contribuyeron al entusiasmo, al insistir en las cuestiones de salud ante los escándalos alimentarios de los últimos años.

 

Principales cifras sobre la agricultura bio en Europa

 

Uno de ellos demostraba la disminución de los residuos de pesticidas en la orina de una familia gracias a una dieta bio.

 

En 2013, la restauración colectiva (escuelas, hospitales, etc.) en Suecia empleaba en promedio un 23% de productos orgánicos (en valor).

 

Las granjas bio en Europa

 

La superficie agrícola dedicada a los cultivos biológicos en la UE aumentó en un 21% en cinco años, hasta los 11,1 millones de hectáreas en 2015, frente a 9 millones en 2010, según la oficina europea de estadísticas Eurostat.

 

Todos los países de la UE avanzaron salvo Reino Unido (495.929 hectáreas bio, un 29% menos que en 2010) y Holanda (44.402 hectáreas bio, -4%).

 

En 2015, cuatro países concentraban alrededor de la mitad (53%) de las superficies de cultivos bio europeas: España, a la cabeza de los 28 con 1,96 millones de hectáreas (21,9% más que en 2010), seguida de Italia con 1,5 millones de hectáreas (+34%), Francia con 1,36 millones (+61%) y Alemania, 1,06 millones (+7%).

 

Polonia, en quinta posición, contaba con algo menos de 600.000 hectáreas en 2015 (+11%), pero se le considera un país con un gran potencial de crecimiento para la alimentación bio, según un informe de abril de 2017 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

 

En toda Europa quedan grandes márgenes de avance para la producción biológica. En 2015, las superficies dedicadas a los cultivos bio apenas representaban un 6,2% del conjunto de las tierras agrícolas de los 28 Estados miembros de la UE.

 

Según Eurostat, los llamados países del norte, como Austria, Suecia y Estonia son proporcionalmente los más ecológicos, con más del 15% de sus tierras agrícolas dedicadas a la producción bio en 2015 o en "conversión hacia el bio", una etapa intermedia durante la cual los agricultores cambian sus prácticas progresivamente.

 

Los viñedos bio de Europa están dominados por el trío España, Italia y Francia, que también son los tres primeros productores mundiales de vino (AFP / Christophe Archambault)

 

A continuación aparecen República Checa, Letonia e Italia, con más del 10% de terrenos agrícolas consagrados a los productos biológicos.

 

En Italia, el país con el mayor número de productores bio (45.246), el sector se asemeja a una industria. Las granjas de producción de huevos bio florecen en el norte: en 2007 se abrió en Imola una con 90.000 gallinas ponedoras y en 2017 en Sao Paolo otra con 250.000.

 

No obstante, es en Europa del este y en Reino Unido donde están las mayores explotaciones bio. En 2013, la superficie media en Eslovaquia era de 474 hectáreas, de 200 hectáreas en Reino Unido, de 178 en República Checa y de 92 en Estonia.

 

En contraste, en Bélgica, Irlanda, Grecia, Francia, Italia, Chipre, Malta, Holanda, Austria y Finlandia las superficies eran, de media, inferiores a 50 hectáreas.

 

Cereales

 

En cuanto a producción, Alemania, Italia y España disponen de las mayores superficies de cereales bio, con unas 200.000 hectáreas cada uno.

 

En total, en 2015 en toda la UE había más de 1,7 millones de hectáreas de cultivos ecológicos de cereales, un 3% de la superficie total de granos.

 

Leguminosas

 

En lo que se refiere a las superficies dedicadas a las leguminosas (alubias, lentejas, garbanzos...), Francia, España e Italia están a la cabeza con 68.000, 39.000 y 37.000 hectáreas, respectivamente.

 

En Alemania, donde la gran mayoría de los productos ecológicos se venden en comercios de gran distribución, el consumo bio se desarrolla más deprisa que la producción y cada vez se importa más (AFP / John MacDougall)

 

Hortalizas

 

Polonia se lleva la palma en cuestión de hortalizas bio, con 41.819 hectáreas cultivadas, por delante de Italia (29.487 ha) y Francia (16.832 ha). Además, es el primer productor de fresas bio en Europa, con 2.900 hectáreas en 2015.

 

Cítricos

 

La cuenca mediterránea es líder en cítricos bio -naranjas y limones-, con Italia a la cabeza gracias a sus 31.869 hectáreas en 2015 (de las 42.000 de la UE), seguida de España con 8.245 ha.

 

Grecia, debido a la crisis, registró una reducción de las superficies dedicadas hasta las 1.295 hectáreas en 2015 frente a las 1.909 hectáreas de 2010.

 

Aceitunas

 

Lo mismo le ocurrió a Grecia con los cultivos de aceitunas bio, cuya superficie pasó de 56.970 hectáreas en 2010 a 47.605 hectáreas en 2015.

 

Por el contrario, en España (líder en esta categoría), las superficies aumentaron hasta las 197.000 hectáreas, comparado con las 126.000 de 2010. Le sigue Italia, donde los olivos bio se extendían en 2015 a lo largo de 180.000 hectáreas, frente a 140.700 en 2010.

 

Viñedos, uvas y vino

 

Los viñedos bio de Europa están dominados por el trío España, Italia y Francia, que también son los tres primeros productores mundiales de vino.

 

Aunque las superficies dedicadas están todavía lejos de las de los viñedos convencionales, el crecimiento de las ecológicas fue fuerte: +40,7% en España entre 2010 y 2015, hasta las 96.591 hectáreas (principalmente en la región de Castilla-La Mancha); +37,5% en Italia, alcanzando las 83.643 hectáreas (sobre todo en Sicilia), y +28,6% en Francia, con 70.496 hectáreas (Languedoc-Roussillon

 

Fuente: www.afp.com

Los huertos flotantes de México unen a cocineros y granjeros

Al amanecer en Xochimilco, donde se encuentran los famosos huertos flotantes en la Ciudad de México, campesinos con botas de lluvia enlodadas se agachan entre hileras de remolachas mientras llega un grupo de cocineros para probar hinojo y epazote, una hierba de sabor fuerte para sazonar.

 

En esta imagen del 13 de julio de 2017, Gerardo Cristóbal navega en su bote para llevar a granjeros y trabajadores a sus huertos flotantes, llamados “chinampas” en Xochimilco, Ciudad de México (AP / Marco Ugarte)

 

Para la hora de cenar, algunos de esos vegetales estarán en los platos de un elegante restaurante 20 kilómetros (12 millas) al norte, estofados con frijoles negros en un menú de precio fijo de 60 dólares para comensales adinerados.

 

Podría decirse que es un sistema: de la granja flotante a la mesa. Cada vez más restaurantes destacados de la ciudad incorporan a su menú productos cultivados en estos huertos, llamados chinampas, que utilizan técnicas introducidas hace siglos en la era precolombina.

 

Aunque utilizar ingredientes locales se ha convertido en una moda para muchos cocineros de alto nivel en todo el mundo, adquiere un significado especial en Xochimilco, donde un programa conecta a los agricultores con establecimientos de lujo con el objetivo de dar una nueva vida y un toque de modernidad a una tradición amenazada y en declive.

 

“A veces la gente piensa que (llevar la comida del huerto a la mesa) es una moda”, dijo Eduardo García, propietario y chef de Máximo Bistrot, en la colonia Roma, uno de los vecindarios más populares de la capital mexicana. “No es una moda. Es algo que los humanos siempre hemos hecho y tenemos que seguir haciéndolo, tenemos que volver a ello”.

 

A Xochimilco, en el sur de la Ciudad de México, se lo conoce como la “Venecia mexicana” por sus canales y botes de alegres colores, donde turistas y locales pueden pasar el día escuchando música de mariachis y bebiendo cerveza fría.

 

Estos huertos producen comida para el Valle de México desde el imperio azteca, cuando se crearon las islas flotantes, fijadas al fondo de los canales con capas de sedimentos y raíces de sauce.

 

No existe nada así en ningún lugar del mundo, y Xochimilco ha sido designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

En esta imagen del 13 de julio de 2017, cocineros y empleados de restaurantes caminan por un huerto de vegetales en un cultivo flotante conocido como “chinampa” en Xochimilco, en Ciudad de México (AP / Marco Ugarte)

 

Sin embargo, el lugar y su condición de Patrimonio de la Humanidad se ven amenazados por la polución y el voraz desarrollo urbanístico que afectan al resto de la gran metrópolis.

 

Aquí entra Yolcan, una empresa especializada en llevar productos de origen chinampero a los restaurantes más populares de la ciudad. Se trata de lugares como Contramar, el local de pescado y marisco de Gabriela Cámara, y Pujol, de Enrique Olvera, que es quizá el restaurante más famoso del país y suele aparecer en las listas de los mejores del mundo.

 

Yolcan opera desde 2011, pero el negocio sólo ha despegado de verdad en el último año, cuando el número de restaurantes colaboradores ha crecido en un tercio hasta 22. El mes pasado, cinco de ellos organizaron con Yolcan una cena benéfica para la conservación de las chinampas.

 

La empresa gestiona directamente su propia tierra y colabora con familias locales para ayudar a distribuir sus productos, ofreciendo una mano muy necesitada como intermediario.

 

“Aquí la cuestión del chinampero es que no tiene tiempo de ir a buscar un mercado o un consumidor directo, ni de promocionar su producto, porque la chinampa es muy demandante”, explicó David Jiménez, que cultiva un huerto en la zona de San Gregorio, en Xochimilco.

 

En total, la actividad de Yolcan abarca unas 6 hectáreas (15 acres) y produce unas 2,5 toneladas de productos al mes. Debido a la alta salinidad de la tierra sacada de los canales, los huertos cubiertos de paja son especialmente fértiles para cultivar tubérculos y verduras con cuerpo como el kale o la acelga.

 

En esta imagen del 13 de julio de 2017, Ichiro Kitazawa, cocinero del restaurante japonés Rocoi, inspecciona hierbas en un huerto flotante conocido como “chinampa” en Xochimilco, en Ciudad de México (AP / Marco Ugarte)

 

Los clientes reservan con meses de antelación para conseguir una mesa en Máximo Bistrot, uno de los tres restaurantes que dirige García. A la mesa llegan platos cuidadosamente preparados con zanahorias amarillas asadas cultivadas en chinampa acompañadas de puré de guisantes, lubina con salsa de mole verde y los vinos de maridaje en copas altas.

 

García calcula que recibe unos dos tercios de sus ingredientes de Yolcan y otras granjas orgánicas en la zona. Él nació en una zona rural del estado de Guanajuato, donde su familia cultivaba maíz y comía principalmente lo que sembraba, de modo que utilizar productos locales es algo natural para él.

 

“Yo creo que todos los restaurantes del mundo deberían de buscar esta alternativa que es un poco más cara, un poco más difícil de encontrar”, comentó García mientras removía una cacerola de frijoles aromatizados con epazote.

 

Los productos chinamperos suelen venderse a un precio entre un 15 y un 100% más alto que sus equivalentes de otro origen en la enorme Central de Abasto, el mercado mayorista donde compran casi todos los chefs de la Ciudad de México, tan dominante que fija los precios en todo el país.

 

Pero a los cocineros que compran en Yolcan les parece bien pagar extra sabiendo que reciben vegetales sin fertilizantes ni pesticidas químicos, y que también apoyan una tradición centenaria.

 

También los comensales del Máximo Bistrot dijeron disfrutar de la comida, especialmente la burrata con tomates cultivados en chinampa. Una pareja dijo estar dispuesta a pagar el precio de estos restaurantes más caros para tener los mejores productos.

 

“Hemos comido en 26 países de todo el mundo, y por el precio y la calidad, esto fue increíble”, comentó Kristin Kearin, masajista estadounidense de 35 años. “Sinceramente creo que el empleo de los pequeños productores va a regresar”.

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

El auge de los barones de la comida

El sector agrícola industrial ha sido objeto de crítica desde hace tiempo por unas prácticas que contribuyen al cambio climático, la destrucción del medioambiente y la pobreza rural. Y, aun así, el sector no ha tomado casi ninguna medida para mejorar la calidad y sostenibilidad ni promover la justicia social.

 

No es ninguna sorpresa. Aunque hay más de 570 millones de agricultores y 7.000 millones de consumidores en todo el mundo, apenas un puñado de empresas controla la cadena de valor global de la agricultura industrial, del campo a la tienda. Con unos beneficios tan altos y el amplio poder político de estas empresas, los cambios del estado actual no les interesan.

 

Además, la concentración del mercado en el sector agrícola aumenta, debido a la mayor demanda de las materias primas agrícolas necesarias para la producción de alimentos, piensos y energía. Con el crecimiento de la clase media de los países del sur, su consumo y hábitos alimenticios cambian y eso refuerza la demanda global de alimentos procesados y desencadena una pugna por el poder de mercado entre las multinacionales agrícolas, químicas y alimenticias.

 

Los principales agentes en este sector llevan años comprando a sus competidores menores pero ahora también se adquieren unos a otros, a menudo con financiación de inversores de otros sectores totalmente distintos.

 

Pensemos en el sector de las semillas y la agroquímica, donde Bayer, el segundo mayor productor de pesticidas del mundo, está en trámites de adquirir Monsanto, el mayor productor de semillas, por 66.000 millones de euros. Si Estados Unidos y la Unión Europea aprueban el trato, lo cual parece probable, tres conglomerados (Bayer-Monsanto, Dow-DuPont y ChemChina-Syngenta) controlarán más del 60% del mercado global de semillas y agroquímica. La mayoría de las plantas genéticamente modificadas del planeta serán propiedad de "Baysanto".

 

Con el anuncio de otras grandes fusiones, el mercado de la agricultura global a finales de 2017 podría ser muy distinto que a principios de año. Cada uno de los tres grandes conglomerados estará más cerca de su objetivo de dominar los mercados de las semillas y pesticidas y cuando lo logren serán capaces de dictar los productos, los precios y la calidad de los alimentos en todo el mundo.

 

El sector agrotécnico vive cambios parecidos al de las semillas. Las cinco corporaciones más grandes representan el 65% del mercado, con Deere & Company (propietaria de la marca John Deere) a la cabeza. En 2015, Deere & Company contabilizó 29.000 millones de dólares en ventas, sobrepasando los 25.000 millones de dólares que ganaron Monsanto y Bayer vendiendo semillas y pesticidas.

 

La oportunidad nueva y más prometedora para las multinacionales alimenticias hoy día es la digitalización de la agricultura. El proceso, aun en sus primeras fases, está cobrando impulso y abarcará todas las áreas de producción. Pronto, los drones asumirán la tarea de pulverizar pesticidas, se colocarán sensores en el ganado para supervisar las cantidades de leche, patrones de movimiento y raciones de pienso, los tractores estarán controlados por GPS, y las sembradoras controladas por aplicación valorarán la calidad del suelo para determinar la distancia óptima entre hileras y plantas.

 

Para maximizar las ventajas de estas tecnologías nuevas, las empresas que ya dominan la cadena de valor han empezado a colaborar entre sí. Los John Deeres y Monsantos han unido fuerzas. La confluencia de "grandes datos" del suelo y el clima, las nuevas agrotecnologías, semillas de modificación genética y nuevos avances en agroquímica ayudarán a estas empresas a ahorrar dinero, proteger los recursos naturales y maximizar los rendimientos de las cosechas en todo el mundo.

 

Aunque este futuro posible es un buen presagio para algunas de las mayores compañías del mundo, deja sin resolver los problemas medioambientales y sociales que se asocian a la agricultura industrializada. La mayoría de los agricultores, especialmente en el hemisferio sur, jamás podrán permitirse comprar maquinaria costosa de la era digital. La máxima "crece o vete" será sustituida por "digitalízate o desaparece". ETC Group, una organización no gubernamental estadounidense, ya ha esbozado un escenario futuro en que las grandes corporaciones agrotecnológicas crecen contracorriente y absorben a los productores de semillas y pesticidas. En ese punto, solo unas pocas empresas decidirán todo lo que comemos.

 

Sin duda, el mismo problema de la concentración de mercado se aplica a otros eslabones de la cadena de valor, como los agentes agrícolas y supermercados. Y, aunque el procesado de alimentos no está consolidado todavía a escala global, sigue dominado regionalmente por empresas como Unilever, Danone, Mondelez o Nestlé. Estas empresas ganan dinero cada vez que un alimento fresco o semiprocesado se reemplaza por comida preparada y muy procesada, como las pizzas congeladas, la sopa enlatada o los precocinados.

 

Este modelo de negocio, aunque lucrativo, se vincula a la obesidad, la diabetes y otras enfermedades crónicas. Lo que es peor, a las propias corporaciones alimenticias les beneficia la proliferación de enfermedades de las que tienen parte de culpa y comercializan alimentos procesados "sanos", enriquecidos con proteínas, vitaminas, probiótios y ácidos grasos omega 3.

 

Mientras tanto, las multinacionales amasan poder de mercado a costa de los que ocupan los últimos puestos de la cadena de valor: los agricultores y trabajadores. Las normas de la Organización Internacional del Trabajo garantizan a todos los trabajadores el derecho de organizarse y prohíben la mano de obra forzada e infantil o la discriminación por raza o género. Sin embargo, las infracciones de las leyes laborales se han hecho habituales porque los esfuerzos para aplicar la regulación de la OIT suelen disiparse y se amenaza rutinariamente, despide e incluso asesina a los miembros de los sindicatos.

 

En este clima hostil, los salarios mínimos, el pago de horas extras y las normativas de seguridad en el trabajo se pasan por alto abiertamente. Y las mujeres, en particular, sufren la desventaja de cobrar menos que sus homólogos masculinos y a menudo deben aceptar puestos estacionales o temporales.

 

Actualmente, la mitad de los 800 millones de personas que pasan hambre en el mundo son pequeños agricultores y trabajadores vinculados al sector agrícola. Su suerte no mejorará si las pocas empresas que ya dominan el sector ganan más poder todavía.

 

Fuente: www.economiahoy.mx

Experto denuncia que agronegocio obliga a importar alimentos en Paraguay

El avance de la producción agrícola para la exportación, centrada en productos como la soja, el maíz o el trigo, obliga a importar los alimentos que podrían producirse en Paraguay, pero que no se cultivan por falta de tierras, dijo en una entrevista el sociólogo Quintín Riquelme.

 

Riquelme, investigador del Centro de Documentación y Estudios (CDE) de Paraguay, participó la pasada semana en un foro internacional sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la ONU para 2030 y el desarrollo rural en el país.

 

El investigador destacó que los cultivos destinados a la alimentación en Paraguay se están reduciendo cada vez más por la presión de la agricultura para exportación, haciendo desaparecer a familias y comunidades campesinas.

 

Pero a medida que disminuyen los cultivos dedicados a producir alimentos, crece la población y aumenta la demanda de comida, lo que obliga al país a depender de la importación de alimentos del extranjero, agregó Riquelme.

 

Otra consecuencia alarmante del avance del agronegocio es la pérdida de la población campesina, que migra hacia las ciudades por falta de tierras para cultivar, lo que implica, según el investigador, riesgos ambientales.

 

"La población campesina vive en sus tierras, y de sus tierras. Eso conlleva que no pueda fumigar, porque eso le impedirá sembrar, criar animales menores... En cambio, el empresario agrícola vive de las tierras, pero no vive en ellas, por lo que no le importa hacer fumigaciones aéreas, porque no sufre las consecuencias", destacó.

 

A la presión del agronegocio se le suman las dificultades en el acceso a las tierras y la desproporción en la propiedad de las fincas, en un país donde "una vaca tiene dos hectáreas, pero hay 300.000 campesinos sin tierras", según Riquelme.

 

El investigador explicó que, hasta mediados de la década de 1980, los campesinos obtuvieron tierras a través de la colonización, con una migración rural-rural desde el centro hacia el este del país, cuando se establecieron asentamientos en tierras estatales.

 

Posteriormente, tras la caída de la dictadura en 1989, los campesinos accedieron a tierras a través de la ocupación de fincas privadas, muchas de las cuales eran latifundios improductivos o tierras mal habidas, que habían sido regaladas o cedidas a bajo precio a militares afines al dictador Alfredo Stroessner (1954-1989).

 

A través de este modelo, los campesinos llegaron a establecerse en cerca de medio millón de hectáreas, y fundaron casi 300 asentamientos rurales.

 

En la actualidad, sin embargo, "la ocupación de tierras se hace casi imposible por la aplicación estricta de las leyes de la propiedad privada", según Riquelme, y los campesinos que ocupan se arriesgan "a ser imputados e ir a la cárcel".

 

Para el investigador, además de la ocupación, los campesinos deberían tener acceso a tierras a través de las compras por parte del Estado, la expropiación, y la recuperación de tierras mal habidas, pero "ninguna de estas fórmulas se ha estado aplicando en los últimos 10 años".

 

Esta situación deja a los campesinos ante una encrucijada: o tratan de conservar sus tierras, resistiendo a la presión de los empresarios agrícolas y ganaderos, y a los frecuentes episodios de violencia y desalojos, o migran a las ciudades, donde su proceso de adaptación "suele ser difícil", dijo Riquelme.

 

Afirmó que la solución a este conflicto en Paraguay exige aplicar una efectiva reforma agraria para la redistribución de las tierras, y ejecutar diagnósticos participativos en las comunidades rurales para identificar los problemas que enfrentan, y proponer políticas de desarrollo adecuadas.

 

El 92 % de la superficie cultivable de Paraguay se destina a cultivos para la exportación, como maíz, soja o trigo, mientras que solo un 8 % se dedica a plantar alimentos para el consumo interno, según la organización Base IS.

 

Paraguay es uno de los países del mundo con mayor desigualdad en la tenencia de tierras, donde el 90 % de las tierras está en manos de menos del 5 % de los propietarios, según la ONG Oxfam. 

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Opositores al glifosato alentados por un nuevo estudio científico

Los opositores al glifosato, un controvertido herbicida cuyo uso se está debatiendo en la Unión Europea (UE), se han visto alentados por un estudio científico que cuestiona los estudios en los que se basa Bruselas para proponer renovar la autorización a ese producto.

 

Un agricultor esparce herbicida en un campo de soja el 30 de enero de 2011 en Campo Verde, estado de Mato Grosso, en el oeste de Brasil. (AFP / Yasuyoshi Chiba)

 

En una carta abierta al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el doctor Christopher Portier volvió a mostrar su preocupación respecto al carácter cancerígeno del glifosato.

 

A principios de 2016, un colectivo de un centenar de científicos, encabezado por Portier, ya había sido alertado sobre las consecuencias negativas del herbicida para la salud.

 

El especialista tuvo acceso, tras una larga batalla administrativa llevada a cabo por parlamentarios europeos, a una parte de los datos científicos en los que se basaron la EFSA (la Agencia europea de seguridad de los alimentos) y la ECHA (la Agencia europea de productos químicos) para demostrar el carácter no cancerígeno del glifosato. Estos datos fueron entregados por la industria fitosanitaria que fabrica los pesticidas.

 

"El análisis de Portier cuestiona las explicaciones de la EFSA, que aseguró la semana pasada que había verificado todos los datos y que no se había basado en los resúmenes de estudios elaborados por la industria", consideró la oenegé Greenpeace en un comunicado.

 

"La EFSA y la ECHA no han logrado identificar todos los casos estadísticamente significativos sobre el cáncer en los estudios realizados sobre las ratas", escribió el científico en su carta abierta.

 

Tras el visto bueno de las dos agencias, los comisarios europeos decidieron hace 15 días "reanudar las conversaciones con los Estados miembros sobre una posible renovación de la autorización del glifosato durante 10 años".

 

A mediados de 2016, Bruselas prolongó 18 meses la licencia del herbicida, a la espera del informe de la ECHA, publicado en marzo.

 

El interés económico no es baladí. El uso de herbicidas que contienen glifosato se generalizó rápidamente en el mercado desde la década de 1970. Con el desarrollo de cultivos transgénicos resistentes a esa sustancia, como la soja RR (Roundup Ready) de Monsanto, su uso aumentó aún más.

 

El uso del glifosato se volvió cada vez más controvertido en la UE, tras una campaña activa de los defensores del medio ambiente.

 

Fuente: www.afp.com

Actitud de Trump hacia TLCAN inquieta a agricultores de EEUU

Buena parte del sector agrícola apoyó la candidatura presidencial de Donald Trump, atraído por sus promesas de eliminar muchas regulaciones sobre el medio ambiente, apuntalar a las instituciones policiales e impulsar una nueva ley para las coberturas médicas.

 

Un tren de carga repleto de cereales pasa por Bartlett, Iowa, el 4 de abril del 2017. El sector agrícola, que se vio favorecido por el TLCAN, se muestra alarmado por la posibilidad de perder algunos de esos beneficios ahora que el gobierno de Donald Trump decidió renegociar el acuerdo comercial con México y Canadá. (AP Photo/Nati Harnik)

 

Pero la gente del campo está preocupada con otro aspecto de su plataforma: la amenaza de abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Y cunde la alarma ahora que el gobierno dijo que no va a hacerse a un lado, pero va a renegociar el pacto.

 

La tesis de Trump de que el TLCAN es un pacto desastroso que ha hecho desaparecer muchos puestos de trabajo en Estados Unidos nunca fue tomada muy en cuenta en el campo, donde solo se reparaba en el hecho de que el TLCAN amplió el acceso a los mercados mexicano y canadiense, impulsando las exportaciones de los agricultores estadounidenses.

 

“Señor presidente, los productores de maíz de Estados Unidos ayudaron a que usted fuese elegido”, le recordó el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Maíz Wesley Spurlock a Trump en un comunicado. “Salirse del NAFTA (siglas en inglés del TLCAN) sería desastroso para la agricultura estadounidense”.

 

En cuestión de horas Trump suavizó su postura. Dijo que no se saldría del TLCAN y que primero trataría de renegociar un pacto más ventajoso para Estados Unidos. Esa promesa comenzó a tomar forma con la designación el jueves de Robert Lighthizer para que encabece las negociaciones.

 

Los agricultores se sentían aliviados de que el TLCAN hubiese sobrevivido hasta ahora. Pero abunda el nerviosismo en torno al rumbo que tomará la política comercial de Trump.

 

Como candidato, Trump prometió anteponer los intereses nacionales a cualquier otra cosa y combatir la competencia extranjera injusta. Atribuyó a malos acuerdos comerciales el creciente déficit comercial y la desaparición de plazas de trabajo en las fábricas.

 

Pero el TLCAN y otros acuerdos comerciales han sido positivos para los agricultores, que saldrían perdiendo si Trump se sale del acuerdo o desata una guerra comercial, pues la primera víctima de las guerras comerciales es generalmente el campo. Estados Unidos goza de un superávit comercial de productos agrícolas desde al menos 1967, según datos del gobierno. El año pasado el sector exportó productos por valor de 20.500 millones de dólares.

 

“No se empiezan negociaciones comerciales buscando pelea con tus socios que son totalmente innecesarias”, dijo Aaron Lehman, cuya familia lleva cinco generaciones cultivando maíz, soja, avena y heno.

 

Muchos agricultores temen que las políticas de Trump hagan peligrar sus exportaciones en momentos en que tienen cosechas flojas y bajan los precios del ganado.

 

“Es el tema de conversación obligado”, afirmó Blake Hurst, productor de maíz y soja en el condado de Atchison, Missouri.

 

Los votantes de ese condado apoyaron a Trump por un margen de 3 a 1 en las elecciones, pero ahora sienten que “sería mejor si su retórica (sobre el comercio) fuese menos estridente”, dice Hurst, presidente de la Oficina Agrícola de Missouri.

 

El principal argumento de Trump contra el TLCAN y otros pactos comerciales es que expone a los trabajadores estadounidenses a una competencia desigual con los de países como México y China.

 

El cierto que el TLCAN alentó el traslado de fábricas y empleos a México. Pero desde que entró en vigor en 1994 y redujo las tarifas aduaneras, las exportaciones de productos agrícolas a México se casi quintuplicaron, para llegar a los 18.000 millones de dólares. México es el tercer mercado más grande de productos agrícolas estadounidenses.

 

“Los acuerdos comerciales fueron muy beneficiosos”, expresó Stephen Censky, CEO de la asociación Nacional de productores de soja. “Debemos cuidarnos de no echar por la borda los grandes progresos que registró el campo”.

 

En 20 de los 23 años transcurridos desde que entró en vigor el TLCAN Estados Unidos ha tenido un superávit comercial con México en el sector agrícola.

 

Esos superávits, no obstante, dieron paso a déficits en el 2015 y el 2016 tras la caída de los precios del ganado y los cereales y la reducción del valor de las exportaciones estadounidenses, según Joseph Glauber, del International Food Policy Research Institute (Instituto Internacional de Investigaciones de Políticas sobre Alimentos).

 

México comenzó a buscar alternativas a los productos alimenticios estadounidenses porque, como dijo en marzo su secretario de agricultura José Calzada Rovirosa, las declaraciones de Trump en torno al comercio “han incorporado incertidumbre” al sector agrícola.

 

Cuando circuló recientemente el rumor de que Trump estaba considerando salirse del TLCAN, Sonny Perdue, quien llevaba apenas dos días como secretario de agricultura, se presentó en la Casa Blanca con un mapa que mostraba las regiones que serían más afectadas por una retirada, destacando que muchas de ellas habían votado por Trump.

 

“Traté de mostrarle que en el mercado agrícola, a veces palabras como ‘retiro’ o ‘anulación’ pueden tener gran impacto en los mercados”, expresó Perdue. “Creo que el presidente tomó una decisión sabia en beneficio de muchos productores agrícolas de todo el país” al optar por permanecer en el TLCAN.

 

Trump generó desencanto entres los agricultores estadounidenses en enero al cumplir su amenaza de salirse del Acuerdo Transpacífico que había negociado su predecesor Barack Obama con 11 países de Asia y el Pacífico. Usó el mismo argumento por el que cuestiona el TLCAN.

 

Pero ese acuerdo les hubiera dado al sector agropecuario de Estados Unidos un mayor acceso al casi impenetrable mercado japonés y hubiera facilitado el ingreso al creciente mercado vietnamita. Philip Seng, de la Federación de Exportadores de Carne de Estados Unidos, dijo que la retirada del Transpacífico dio a Australia ventaja competitiva porque ya había negociado tarifas más bajas con Japón.

 

Trump también amenazó con gravar las importaciones chinas y mexicanas, generando el temor de que esos dos países tomarían represalias.

 

La Casa Blanca se abstuvo de comentar los temores del campo por la política comercial de Trump, aunque algunos funcionarios han dicho que se está tratando de tomar en cuenta las inquietudes de ese sector.

 

Pero persiste entre muchos agricultores la sensación de que la política comercial de Estados Unidos apunta más que nada a revivir el sector industrial y no se le presta la debida atención al campo.

 

“Durante la campaña se habló básicamente de Detroit o de Indiana”, centros industriales del país, y se enfocó en plazas laborales en las fábricas, comentó la economista Kathy Baylis, de la Universidad de Illinois. “Jamás se habló de la importancia de las exportaciones agropecuarias”

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Terre de liens: acceder a la tierra y preservar la agricultura

Terre de Liens, una organización francesa, ayuda a las personas que quieren dedicarse a la agricultura responsable a tener acceso a la tierra. Cada vez es más difícil adquirir o rentar parcelas agrícolas debido a la urbanización y a los grandes monopolios. Pero iniciativas como éstas ayudan a preservar un modelo agrícola tradicional y de paso fomentar la agricultura ecológica.

 

En Francia, cada semana desaparecen 200 granjas y 1300 hectáreas de tierras agrícolas son recubiertas con concreto. (Terre de Liens)

 

En el mundo de la agricultura, si no se nace en ese medio, o si no se tiene mucho capital, es muy difícil dedicarse a ello. El acceso a la tierra es el mayor obstáculo, pero una organización llamada Terre de Liens (Tierra Vinculada),  busca luchar contra la desaparición de parcelas agrícolas y ayudar a las personas que quieren dedicarse a esta actividad a tener una tierra donde cultivar, de manera responsable, esto es, con métodos ecológicos.

 

Una iniciativa donde la participación ciudadana tiene un rol importante, ya que estas tierras se adquieren también gracias a la participación financiera de miles de socios.

 

140 granjas adquiridas

 

En 13 años de fundada, Terre de Liens ha logrado adquirir 140 granjas, equivalente a 3 mil hectáreas en todo el territorio francés. Su objetivo, facilitar la instalación de agricultores que produzcan alimentos de calidad y que los consumidores cercanos tengan acceso a dichos alimentos.

 

Es el caso de Gilles Cicero, de 39 años de edad, campesino panadero. Gracias a Terre de Liens, Gilles Cicero pudo instalarse en la ferme de barraques (la granja de las barracas) cerca de Chambéry, en los Alpes franceses.

 

Una pequeña explotación agrícola donde Gilles Cicero cultiva su trigo, lo muele, prepara su pan con masa madre y lo cuece a la leña, a la manera ancestral.

 

Un proyecto que no hubiera sido posible sin la ayuda de Terre de Liens, como confirma Gilles Cicero: "para mí ha sido sobretodo una oportunidad….gracias a Terre de Liens pude tener acceso a esta granja….Terre de Liens, que adquirió esta granja, hizo una convocatoria para su explotación, mi socio y yo presentamos un proyecto y fuimos seleccionados. La aventura empezó en octubre del 2013; es una granja pequeña, 9 hectáreas que me renta Terre de Liens a un precio módico, tengo también otras hectáreas que rento, en total tengo 20 hectáreas y vivo muy bien con ello. Tengo la suerte de vivir cerca de Chambéry, en una zona conurbana de 150 mil habitantes, los clientes ahí están y puedo vender mi pan". 

 

Cada año se pierden granjas y tierras agrícolas

 

La urbanización galopante hace aumentar en todas partes el precio de la tierra y conlleva la reducción de parcelas consagradas a la agricultura; Terre de Liens busca adquirir tierras que puedan ser utilizadas para la alimentación y así poder preservar el modelo agrícola tradicional, ayudar a los agricultores que no tienen los medios a adquirir sus tierras o rentarlas a un precio accesible. Un combate de David contra Goliat pero que va dando poco a poco sus frutos.

 

Fuente: es.rfi.fr

Bruselas relanza el procedimiento para autorizar el glifosato

La Comisión Europea decidió este martes relanzar el procedimiento para intentar convencer a los países del bloque de autorizar a largo plazo el glifosato, después de fracasar en un intento anterior.

 

Un agricultor rocía pesticida sobre su cosecha en la localidad de Bailleul, en el norte de Francia, el 15 de junio de 2015. (AFP / Philippe Huguen)

 

Los comisarios europeos dieron su visto bueno para "reanudar las conversaciones con los Estados miembros sobre una posible renovación de la autorización del glifosato durante diez años", indicó una portavoz del Ejecutivo comunitario.

 

La licencia de este controvertido herbicida expiró en la Unión Europea (UE) en el verano boreal de 2016 y, ante la falta del visto bueno de los 28, Bruselas se vio obligada a prolongar 18 meses esta licencia, a la espera de un informe de los expertos europeos.

 

Francia y Malta votaron en contra durante una consulta a finales de junio que, junto a las abstenciones de siete países (Alemania, Italia, Portugal, Austria, Luxemburgo, Grecia y Bulgaria), bloqueó la decisión.

 

En su decisión de relanzar el procedimiento, "la Comisión tomó en cuenta los últimos estudios científicos", especialmente las conclusiones de la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA), explicó en un corto comunicado el Ejecutivo comunitario.

 

A mediados de marzo, la ECHA indicó que el glifosato no debe considerarse como una sustancia cancerígena, unas conclusiones que provocaron el descontento de las ONG.

 

Varios miembros de la organización civil Avaaz, durante una manifestación el 18 de mayo de 2016 en Bruselas contra los planes de la Comisión Europea de renovar la licencia del pesticida glifosato. (AFP / John Thys)

 

La asociación europea de fabricantes de pesticidas, la ECPA, que cuenta entre sus miembros a Monsanto, Bayer, Dow, BASF o Syngenta, dijo entonces que esperaba que la Comisión iniciara rápidamente un nuevo procedimiento para una licencia de 15 años, una duración mayor que la prevista por Bruselas.

 

El interés económico no es baladí. El uso de herbicidas que contienen glifosato se generalizó rápidamente desde su salida al mercado en la década de 1970. Con el desarrollo de cultivos transgénicos resistentes a esa sustancia, como la soja RR (Roundup Ready) de Monsanto, su uso se generalizó aún más.

 

El eurodiputado ecologista Harald Ebner lamentó que "una nueva autorización durante diez años sin restricción muestra el poco respeto por la iniciativa ciudadana" que se lanzó contra el glifosato.

 

Este movimiento ciudadano, que recogió casi 750.000 firmas en cuatro meses, según la ONG Greenpeace, busca prohibir este principio activo, reformar el procedimiento de aprobación de pesticidas e instaurar objetivos obligatorios de reducción de su uso en la UE.

 

Fuente: www.afp.com

Los cultivos genéticamente modificados aumentaron nuevamente en 2016

La superficie de cultivos genéticamente modificados (OGM) volvieron a aumentar en 2016 en todo el planeta, un 3%, tras un estancamiento el año anterior, hasta totalizar 185,1 millones de hectáreas en 26 países.

 

Una cosecha de maíz transgénico en el sur de Francia el 6 de junio de 2014. (AFP / Pascal Pavani)

 

Según el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA, por sus siglas en inglés), una ONG pro-OGM financiada por el grupo estadounidense Monsanto, que publicó este dato, el aumento de este año confirma su análisis del año pasado, cuando predijo que la reducción de cultivos genéticamente modificados en 2015 era "coyuntural" y se "debía a los bajos precios mundiales de los productos alimentarios".

 

"Se ha confirmado" la predicción de la ISAAA según la cual volverían a aumentar los cultivos OGM, "desmintiendo la propaganda de los detractores que aseguran que la biotecnología no convence a los granjeros".

 

En 2015, tras 19 años de crecimiento anual consecutivo, las superficies cultivadas con OGM retrocedieron por primera vez, en un 1%, hasta los 179,7 millones de hectáreas, frente a los 181,5 millones en 2014, según el informe 2015 del ISAAA.

 

En 2016, Estados Unidos siguió encabezando la lista de países con plantaciones OGM con 72,9 millones de hectáreas, seguido de Brasil (49,1%), Argentina (23,8%), Canadá (11,6%) e India (10,8%).

 

Esos cinco países representan el 91% de la superficie total de cultivos OGM.

 

Un aumento del 17% en Europa

 

En Europa, las superficies aumentaron en un 17% respecto a 2015, con un total de 136.363 hectáreas de maíz MON 81, comercializado por Monsanto.

 

España es el primer país europeo en cuanto a cultivos OGM, con el 95% de la superficie de maíz genéticamente modificado de la Unión Europea (129.081 hectáreas), y el único en el que aumentan las superficies.

 

La siguen Portugal (7.069 hectáreas en 2016), Eslovaquia (138 hectáreas) y República Checa (75 hectáreas). Rumania dejó de plantar OGM en 2016.

 

En África, solamente Sudáfrica y Sudán cultivaron 2,8 millones de hectáreas con OGM, tras una suspensión de su uso en Burkina Faso y Egipto.

 

Burkina Faso renunció al algodón transgénico de Monsanto introducido en 2008, alegando que ya no era rentable y que su fibra se volvía cada vez más corta y, por lo tanto, se vendía menos cara en los mercados internacionales.

 

El ISAAA destaca, sin embargo, el avance de la investigación y del establecimiento de normas reglamentarias que permiten los cultivos OGM en países como Kenia, Malawi y Nigeria.

 

El algodón OGM en retroceso

 

Entre las especies vegetales genéticamente modificadas, la soja es la más difundida en el mundo, con 91,4 millones de hectáreas, esto equivale a la mitad de la superficie mundial de OGM.

 

En India, el algodón transgénico cayó desde los 11,6 millones de hectáreas a 10,8 millones de hectáreas, según el ISAAA. El Gobierno indio indicó, por su parte, una caída aún más importante: de 10,6 millones de hectáreas a 8,5.

 

El año pasado, el valor del mercado mundial de productos vegetales OGM era de 15.800 millones de dólares, un 3% más que en 2015, según la empresa Cropnosis.

 

Fuente: www.afp.com

Opositores a los OGM se reúnen en Francia contra las multinacionales

Congregados hace unos días en el oeste de Francia, activistas anti-OGM de Oriente Medio, Sudáfrica, Brasil o Grecia tratan de luchar contra la alteración de las semillas orquestada, según ellos, por las multinacionales y defender la soberanía alimentaria de los pueblos.

 

Plantaciones de maíz destruidas en Saubens, sur de Francia, el 6 de junio de 2014

 

"En mi provincia, al este de Ciudad del Cabo, toda la región está afectada por la pobreza pues los OGM (Organismos Genéticamente Modificados) están por todas partes. La gente acaba en la miseria y dejan de dedicarse a la agricultura porque no tienen medios para comprar esas semillas", que se ven obligados a renovar cada año, al contrario de lo que ocurre con las semillas tradicionales, denuncia Aviwe Biko, de Sudáfrica.

 

Como ella, unas 130 personas, de una treintena de países, participaron en los Segundos Encuentros Internacionales de Resistencias (RIR) a los OGM, organizados en la localidad bretona de Lorient (oeste de Francia), después del congreso similar celebrado en Uagadugú (Burkina Faso) en 2016.

 

"Hace falta un permiso para poseer semillas tradicionales. ¡Yo no voy a ir a pedir un permiso para conservar estas semillas que son nuestra historia!", añade la sudafricana, que se define como una "salvadora de semillas".

 

La libanesa Lilia Ghanem, antropóloga y redactora jefe de la revista "Badael" ("Alternativas"), denuncia que en Irak se impusieron los OGM durante la intervención estadounidense, a través de una ordenanza (nº81) del administrador estadounidense Paul Bremer en 2004, que trataba sobre "la diversidad de las plantas".

 

"Los agricultores que se pasan las viejas semillas pueden ir a la cárcel mientras que existen 200 variedades de trigo en Irak", afirma. "Los estadounidenses se fueron de Irak pero Monsanto sigue allí", recalca.

 

"Es un desafío vital: si abandonamos a las multinacionales este pequeño segmento de la economía que son las semillas, significa que dejamos la alimentación en manos de las multinacionales", declara preocupado Jean-Pierre Lebrun, de la red "Semences paysannes" (Semillas campesinas).

 

'Convergencia de luchas'

 

¿Qué hacer ante esto? En primer lugar, informar mejor a la población. "Los agricultores no han visto el lado perverso de los OGM. A primera vista, solo vieron un medio de desarrollo potencial, con un trabajo de los campos menos duro", indica el representante de Burkina Faso, mientras que su colega ecuatoriana comenta, refiriéndose a las comunidades amazonas de su país, que éstas "no tienen acceso a la información, no saben lo que ocurre fuera".

 

Otro de los objetivos es proponer una alternativa a la "agroquímica", principalmente mediante la agroecología, como hace en Burkina Faso la asociación Tinga Neere ("Tierra mejor"), con el apoyo de la asociación bretona Ingalañ ("Compartir"), una de las organizadoras del encuentro de Lorient.

 

También se trata de analizar "nuestros puntos fuertes y débiles frente a sus puntos fuertes y débiles", explica Hervé Le Gall, uno de los coordinadores. Y esto, con el fin de construir "una convergencia de luchas" por encima de las diferencias culturales, jurídicas y financieras de los cinco continentes, para hacer evolucionar el derecho internacional.

 

Algunos mencionan la posibilidad de un proyecto de convención sobre el derecho de los agricultores en materia de semillas, pero también de agua o de patrimonio. "Esto podría tomar la forma de una convención de la ONU que firmarían los gobiernos", sugiere Jean-Pierre Lebrun.

 

"Las multinacionales ya tienen su plan de batalla. Han decidido modificar la definición de los OGM: ya que los pueblos no los quieren, vamos a dárselos con otro nombre. ¿Cómo haremos, si los OGM están etiquetados como 'no OGM'?", se pregunta Guy Kastler, uno de los responsables de "Semences paysannes".

 

"Debemos poner en marcha un plan para convencer a nuestros gobiernos de que rechacen estos OGM" aunque se formulen de otro modo, concluye el activista.

 

Fuente: www.afp.com

Agricultores temerosos de quedarse sin mano de obra en EEUU

La capataz del viñedo Bethel Heights Vineyard observó las 40 hectáreas que su equipo de 20 mexicanos acaba de podar, temerosa de lo que pueda pasar si el gobierno de Donald Trump insiste en deportar a los inmigrantes sin permiso de residencia.

 

Desde el momento de plantarlas hasta la cosecha, hace falta personal capacitado y con una fuerte ética laboral para producir los vinos pinot noir y chardonnay de esa bodega y los nativos simplemente no están dispuestos a hacer ese pesado trabajo, afirmó Patricia Dudley mientras una fría lluvia mojaba los viñedos en Oregon.

 

"¿Quién va a hacer este trabajo cuando los deporten?", preguntó.

 

La línea dura de Trump hacia los inmigrantes que no están autorizados a residir en el país provoca escalofríos a la industria agrícola, que teme quedarse sin la mano de obra necesaria para plantar, atender y recoger las cosechas de los productos que alimentan a la nación.

 

Los productores de frutas y vegetales, los ganaderos y los dueños de viveros y de viñedos están empezando a presionar a los políticos para que aborden el tema de la inmigración ilegal de forma tal que no afecte sus industrias.

 

Algunos de los líderes de este movimiento son republicanos que votaron por Trump y que enfrentan un dilema, pues están a favor de que se refuerce la seguridad de la frontera pero al mismo tiempo no tienen nada en contra de trabajadores sin papeles que no son delincuentes peligrosos.

 

La agricultura emplea un porcentaje de inmigrantes sin papeles más alto que otras industrias, según el centro de estudios Pew.

 

Los inmigrantes sin permiso de residencia representan el 46% de los aproximadamente 800.000 trabajadores del campo, según un análisis que hizo la AP de información de los departamentos del Trabajo y de Agricultura.

 

Un incremento en las deportaciones podría tener "importantes repercusiones económicas", indicó un estudio del 2012 del Departamento de Agricultura. Si la mano de obra no autorizada se redujese en un 40%, por ejemplo, mermaría un más de un 4% la producción de vegetales, de acuerdo con el estudio.

 

La Federación de Departamentos Agrícolas (American Farm Bureau Federation) dice que un severo control de la inmigración haría que los precios de los alimentos suban un 5% o 6% por una merma en la oferta y por el aumento en los costos laborales que ello conllevaría.

 

Además de impulsar la construcción de un muro a lo largo de toda la frontera con México, Trump quiere contratar otros 10.000 agentes del servicio de inmigración (conocido por sus siglas en inglés, ICE) y ha dicho que será más agresivo que su predecesor Barack Obama en la deportación de extranjeros sin permiso de residencia.

 

Agentes del ICE han arrestado a cientos de inmigrantes desde la llegada de Trump al gobierno, aunque no está claro si esto representa un cambio en relación con lo sucedido bajo el gobierno de Obama.

 

Los trabajadores agrícolas están en la mira. En el estado de Nueva York fueron detenidos peones de plantaciones de manzanas y en Oregon sucedió lo mismo con guatemaltecos que trabajaban en viveros.

 

Por ahora no pareciera que las detenciones hayan afectado demasiado la actividad agrícola, pero la inquietud aumenta.

 

Algunos peones de Oregon se encaminan a los campos a la una de la mañana y no van a negocios donde cobran sus cheques para evitar sustos. Sus empleadores temen quedarse sin trabajadores.

 

"Nos dicen, 'no salgan, no se emborrachen, no hagan nada ilegal' porque nos necesitan. Están alarmados", afirmó Moisés Maldonado, que está en el país ilegalmente y trabaja desde hace casi cuatro décadas en viñedos y frutales de Oregon.

 

En Los Banos, California, Joel del Bosque, quien cultiva espárragos, dice que sus peones están tan asustados por la posibilidad de ser detenidos en las plantaciones que le costó encontrar mano de obra para la cosecha de marzo.

 

Cuando la abogada de inmigración Sarah Loftin realizó recientemente un seminario en Newberg, Oregon, para hablar sobre los derechos de los peones que trabajan en los viñedos de la zona, se sorprendió de ver que casi la mitad de los asistentes eran los dueños de las plantaciones.

 

Por ley, los trabajadores deben presentar documentos que comprueban que están habilitados para trabajar. Pero esos documentos a menudo son falsos y los agricultores sostienen que no es su responsabilidad determinar si son genuinos o no. Además, no están en condiciones de distinguir eso.

 

Agregan que los nativos no muestran el menor interés en madrugar y desafiar el frío de la madrugada para trabajar en las cosechas.

 

Mientras 18 guatemaltecos encapuchados y botas de caucho trabajaban en esas condiciones hace poco en el valle de Willamette de Oregon, su jefe expresó su admiración por su disposición a hacer un trabajo tan duro.

 

"Cerca de aquí hay indigentes acampados en el bosque", expresó el agricultor, señalando hacia unos árboles. "Y no están buscando trabajo".

 

Lamentó que la persecución de inmigrantes podría obligarlo a jubilarse porque probablemente no podrá conseguir mano de obra. Por temor a represalias del gobierno, habló a condición de no ser identificado.

 

Algunos sectores intransigentes sostienen que los extranjeros que están en el país ilegalmente les quitan los trabajos a los nativos. Pero un estudio del 2013 de un economista del Centro para el Desarrollo Global analizó lo que sucede en granjas de Carolina del Norte y concluyó que los peones inmigrantes tenían un impacto "casi nulo" en las perspectivas de los nativos de conseguir trabajo.

 

"Pareciera que casi todos los trabajadores estadounidense están dispuestos a soportar cualquier cosa, incluidos largos períodos sin trabajar, con tal de no trabajar en el campo", dijo Michael Clemens.

 

Al tiempo que piden visas laborales y reformas a las leyes de inmigración, los dueños de las granjas hacen planes de contingencia, contemplando la mecanización de sus operaciones o cultivar plantas que no requieran tanta mano de obra.

 

___

 

Los reporteros de AP Scott Smith (de Fresno, California), Wilson Ring (Montpelier, Vermont), Gillian Flaccus (Salem, Oregon) y Paul Wiseman (Washington) colaboraron en este despacho.

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Regalan toneladas de verduras en nueva protesta agrícola en Argentina

Brazos y manos extendidos de personas humildes se elevaban casi suplicantes el miércoles frente a camiones de productores argentinos que regalaron en la histórica Plaza de Mayo de Buenos Aires cuatro toneladas de verduras en protesta por los bajos precios.

 

Productores agrícolas argentinos regalan verduras en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, el 26 de abril de 2017, en protesta por los bajos precios (AFP | Juan Mabromata)

 

La manifestación de los cultivadores de vegetales fue la segunda que copó el paseo delante de la Casa Rosada (gobierno) en menos de 72 horas. Miles de personas desfilaron durante más de cinco horas para llevarse bolsas y paquetes de tomates, apio, acelga y espinacas, entre otros alimentos.

 

"Nos asombramos cuando nos pagan a nosotros entre cinco y diez pesos el kilo (de 30 a 60 centavos de dólar) pero en las verdulerías las venden al público de 40 a 60 pesos (de 2,50 a 3,80 dólares)", dijo uno de los productores que no se identificó ante la prensa en medio del tumulto.

 

Entre los que rodeaban a los camiones había gente que expresaba su apoyo a los manifestantes, pero la mayoría sólo se apretujaba en su afán por llevarse algo de comida a su casa.

 

Más de un tercio de la población argentina está en la pobreza, según cifras oficiales del Indec. Desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri hace 17 meses, hay 1.500.000 nuevos pobres, de acuerdo a estadísticas del Observatorio Social de la privada Universidad Católica (UCA).

 

La inflación fue de más de 40% el año pasado y acumula 6,2% en el primer trimestre, según estadísticas gubernamentales.

 

La protesta del lunes en la plaza se había focalizado en el reclamo por una ley de propiedad de la tierra, frente al aumento sin pausa del valor de los alquileres.

 

La novedad del miércoles fue que los cultivadores ('quinteros' en la jerga local) sembraron plantines de verdura en los jardines del paseo, escenario de las grandes expresiones políticas desde 1810 cuando empezó la revolución por la independencia.

 

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com

Un agricultor uruguayo decidió que la confianza importa más que el dinero

El agricultor uruguayo César Nieto tiene dos convicciones: el hombre debe reconciliarse con la naturaleza y consigo mismo. Por eso produce verduras sin añadidos químicos, que vende en un puesto en el cual no hay nadie para cobrar, confiado en que quien lleva, paga.

 

César Nieto riega plantas en su jardín de Bella Vista el 17 de marzo de 2017 en el departamento de San José, a 120 km al oeste de Montevideo (AFP | Miguel Rojo)

 

Cada mañana César, de 35 años, y su socio Edgardo Velázquez, de 54, llegan a instalar su producción sobre sencillos estantes de colores. Luego regresan a su huerta y el puesto, al que bautizaron "Puerto del Son", es casi autónomo.

 

"Funciona así: dejamos la mercadería. Dejamos los precios. La gente va, levanta los productos, deposita el dinero en la alcancía y ya", explica César.

 

Sobre esa "alcancía" pusieron un mensaje: "Deposite aquí su dinero. Gracias por su compra, gracias por su honestidad".

 

Cada día los productos cambian, y cada día, como el puesto está en una zona de paso al borde de una ruta, los clientes también cambian.

 

Todo empezó en diciembre de 2015, con una cosecha demasiado rendidora. Primero César donó alimentos a escuelas y centros de atención infantil en la zona, ubicada a unos 120 km al oeste de Montevideo, en la localidad de Bella Vista.

 

Luego, cubiertos esos lugares, se le ocurrió vender en la ruta. Pero no quería quedar atado a atender un puesto y siempre confió en la buena voluntad de la gente.

 

Panadero de oficio y ocasional carpintero, le tomó un día decidirse y otro día armar el puesto, con un cartel pintado a mano que reza "Frutas y verduras", recibe al visitante.

 

Un cliente deposita el dinero de su compra en la alcancía del puesto de Nieto. (AFP)

 

"Es interesante un comercio que se basa en la honestidad de las dos partes, de los productos que ofrecen y de los clientes que compran", dijo Alberto Cerca, quien detuvo su auto para comprar en el lugar.

 

El espíritu del negocio

 

De unos pocos productos, César y su socio pasaron a una variedad mayor que ya incluye plantas aromáticas, ornamentales y ramos de flores preparados.

 

Recaudan entre 14 y 18 dólares al día. Es un ingreso por el que no se "esclavizan", al decir de César, aunque lo que importa no es el dinero sino el concepto que introdujeron.

 

"Lo aprendí a valorar más después" de abrirlo. "Tenemos la honestidad de dejar las verduras, que son orgánicas", es decir sin uso de pesticidas en su producción, "y la gente confía y tiene la honestidad de dejar el dinero", explicó.

 

"Honestidad es una palabra fuerte", repite. Y cuenta que la experiencia le muestra una faceta positiva de los seres humanos.

 

"Vamos a un ritmo muy acelerado. Estamos transformando nuestros campos en desiertos verdes. Los estamos liquidando", opinó sobre el uso de agrotóxicos en Uruguay, un país en el que el grueso de la producción de frutas, verduras y granos conlleva la aplicación de productos químicos.

 

Productos ofrecidos a voluntad de quien pare al borde de la ruta para comprarlos, en Bella Vista el 17 de marzo de 2017 en el departamento de San José, a 120 km al oeste de Montevideo (AFP | Miguel Rojo)

 

El corazón del proyecto

 

Desde que se conoció la experiencia a través de las redes sociales, las visitas al pequeño puesto se han multiplicado y sus creadores ya piensan en agrandar el huerto.

 

"Hasta a mí me sorprendió" el resultado de esta iniciativa, cuenta César. "Cuando tenés una idea, tenés que apostar a ella".

 

La plantación, que ocupa una hectárea, es extremadamente sencilla. Almácigos, canteros, frutales que dan sombra, gallinas que proveen huevos y abono, y mucho trabajo para cuidar cada planta del fuerte sol del verano y las heladas del crudo invierno uruguayo.

 

Al comienzo debieron sortear algunos problemas. Les robaron algunas verduras, y también una bandera uruguaya que adornaba el lugar.

 

Pero persistieron. Al fin y al cabo, la suya es una filosofía de vida atada a la tierra, que quieren transmitir a quienes estén dispuestos a escuchar.

 

"Uno puede corregir errores, la manera de pensar, dándose cuenta de que puede cambiar la manera de consumir", concluyen.

 

Fuente: es.noticias.yahoo.com

Biofertilizante para maíz blanco podría convertirse en arma contra EE.UU.

En palabras de Echaide Aquino, “la idea era crear un biofertilizante a base de bacterias con la capacidad de aumentar la asimilación de principales nutrientes hacia la planta, en este caso el maíz blanco.”

 

Nació como una alternativa a la fertilización química y una medida para reducir el impacto económico, ecológico y salubridad, el biofertilizante para maíz blanco se presentó como un proyecto dedicado a cuidar a las tierras mexicanas.

 

Para su inventor, Jesús Francisco Echaide Aquino de la Universidad Autónoma de Guadalajara –UAG–, se trata principalmente de un proyecto para reducir el uso de los productos comerciales que tienden a generar contaminación en el cultivo y toxicidad en las tierras fértiles. Mediante el uso de ocho bacterias endófitas –aquellas que habitan en tejidos de las plantas–, el biofertilizante se encarga de aumentar la asimilación de los principales nutrientes del maíz blanco y de regular los químicos que pueden afectar el suelo.

 

En palabras de Echaide Aquino, “la idea era crear un biofertilizante a base de bacterias con la capacidad de aumentar la asimilación de principales nutrientes hacia la planta, en este caso el maíz blanco.” De modo que al ser orgánico y específico con el cultivo, “esas bacterias por lo regular son propias de la planta, no estamos echando nada extraño.”

 

Según las pruebas, la calidad del biofertilizante es superior a la del fertilizante tradicional, “pues tenían más vigor y un color más uniforme.” Además que se evidenció una disminución significativa de la plaga del huitlacoche y roya, funcionando como fungicida o biocontrol: “Notamos más salud en nuestro cultivo y el tamaño de las mazorcas era comparable al del fertilizante químico” importados de países como EE.UU. y Europa

 

Este proyecto ganó el Premio Estatal de Ciencia y Tecnología 2016 en la categoría de Investigación Temprana.

 

Fuente: ecoosfera.com

Expertos europeos descartan riesgo cancerígeno del glifosato

El glifosato, una controvertida sustancia herbicida, no debe considerarse como cancerígena, estimaron este miércoles los expertos de la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA), cuyas conclusiones espera Bruselas antes de decidir si renueva su licencia.

 

El director de la ECHA, Jack De Bruijn, explicó en rueda de prensa que esta opinión logró el consenso de los miembros del comité de evaluación de riesgos, que se basaron en todas las informaciones disponibles sobre el glifosato.

 

La Comisión Europea tiene previsto recibir "antes de las vacaciones de verano" el informe de la agencia responsable de determinar el eventual peligro de los productos químicos, indicó un portavoz del ejecutivo comunitario, Enrico Brivio.

 

El comité científico, presidido por la Comisión y que cuenta con representantes de los países de la UE, deberá tomar una decisión sobre el futuro de esta substancia a lo largo de los seis meses siguientes.

 

Las oenegés reaccionaron rápidamente al anuncio de la ECHA, acusándola de no tener en cuenta los estudios negativos y recordando que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, perteneciente a la Organización Mundial de la Salud, estimó el riesgo cancerígeno como "probable".

 

"La ciencia ganó", celebró por su parte la Asociación Europea de Fabricantes de Pesticidas, que agrupa a Monsanto, Bayer, Dow o Syngenta, entre otros, y que espera que la Comisión inicie rápidamente un nuevo proceso de certificación por 15 años.

 

El uso de esta substancia es cada vez más controvertido en Europa. El ejecutivo comunitario no consiguió convencer a los países del bloque para renovar la licencia del herbicida, que expira este verano.

 

Francia y Malta votaron en contra durante una votación a finales de junio, que junto a las abstenciones de siete países (Alemania, Italia, Portugal, Austria, Luxemburgo, Grecia y Bulgaria), bloqueó la decisión.

 

Fuente: www.afp.com

Surge la agricultura bajo plástico en el paisaje del Mar Menor

Las nuevas campañas agrícolas en el entorno del Mar Menor (Murcia) han traído nuevas transformaciones en el paisaje y, a vista de pájaro, resulta difícil diferenciar dónde empieza el agua y dónde termina el mar de plástico.

 

Denuncian cultivos bajo plástico a escasos metros del contaminado Mar Menor.

 

Así lo ha explicado a Efeverde Celia Martínez Mora, investigadora del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario (IMIDA) e integrante de la plataforma social Pacto por el Mar Menor.

 

Celia Martínez ha denunciado que el crecimiento diario de estas explotaciones agroindustriales en una zona que está en estudio por la Unión Europea (UE) debido al impacto medioambiental negativo es “incomprensible y brutal, y más aun considerando la escasez de agua y de energías renovables en este territorio”.

 

La investigadora ha exigido que la transformación de la agricultura tradicional en agricultura industrial intensiva en esta zona vulnerable “sea controlada y frenada por la Administración, en un ejercicio de responsabilidad y coherencia”.

 

Además se pregunta si puede la ciudadanía “respirar tranquila” sabiendo que se usan organoclorados a pocos metros de su lugar de veraneo o residencia.

 

La agricultura bajo plástico no es una “vecina compatible” ya que emplea abonos y plaguicidas, y sus plásticos son altamente contaminantes, señala Celia Martínez. Foto/M. Martínez

 

Esta agricultura “no es una vecina compatible” ya que emplea abonos y plaguicidas además de que sus plásticos son altamente contaminantes.

 

Celia Martínez ha recordado en sus declaraciones a Efeverde que los plásticos de invernadero, además del “tremendo efecto visual”, son “residuos peligrosos” que ligados a la producción industrial de la agricultura contribuyen a la contaminación de la atmósfera, a la de las aguas superficiales y de los acuíferos, del suelo e incluso elevan el riesgo de incendios.

 

En algún momento “hay que ser valiente y poner freno a que la rentabilidad económica de algunos vaya en detrimento del patrimonio y la calidad de vida de todos”, ha concluido la investigadora. 

 

Fuente: www.efeverde.com

El negativo impacto medioambiental en la producción de pan

Un marcado efecto negativo al medio ambiente por la generación de gases de efecto invernadero presenta la producción de pan, ese alimento casi imprescindible en la dieta humana, publica en un artículo la revista Nature.

 

Tras analizar el proceso completo de su elaboración, desde la cosecha y recolección del trigo hasta el producto final listo para la venta, los científicos demostraron que el nitrato de amonio, fertilizante usado en el cultivo del cereal, genera grandes emisiones de gases de efecto invernadero, en un 43 por ciento.

 

Cada barra de pan contribuye al calentamiento global a causa del fertilizante utilizado por los agricultores para incrementar la cosecha de trigo, explicó en su artículo Liam Goucher, de la Universidad de Sheffield, Inglaterra.

 

Para el especialista, esto ocurre por la cantidad de energía que se necesita para obtener el producto químico y por el óxido de nitrógeno liberado cuando éste se degrada en el suelo.

 

Al argumentar sobre los efectos, dijo que normalmente los consumidores ignoran el impacto medioambiental que tienen los productos que compran, sobre todo en el caso de la comida, de la que suelen estar más preocupados por si es saludable o por si ha sido hecha sin repercutir en el bienestar animal.

 

Quizás son conscientes de la contaminación provocada por el plástico del embalaje, pero mucha gente se sorprendería del gran impacto medioambiental revelado en este estudio, aseguró.

 

El estudio explica que un 60 por ciento de las producciones agrícolas mundiales crecen con la ayuda de fertilizantes, lo que supone más de 100 millones de toneladas de fertilizantes al año, algo que los científicos calificaron como un grave problema.

 

Convencidos de que descubrir cómo producir comida saludable y asequible para una población cada vez mayor y exigente, los autores afirman que al mismo tiempo proteger el medio ambiente es uno de los mayores retos del siglo XXI.

 

Fuente: prensa-latina.cu

La revolución de los invernaderos 'high-tech': tomates en la selva o en el desierto

Del desierto australiano a Hiroshima y del sur de Francia a México, invernaderos cada vez más tecnológicos logran que tomates o fresas maduren a mayor velocidad, supervisados por un ordenador y sin necesidad de pesticidas químicos o agua potable.

 

Un cultivo flotante de lechugas en el puesto 'Hidroponía seca' del salón de agricultura Fruit Logistica, en Berlín, el 8 de febrero de 2017, durante el día de apertura de la feria

 

Sin necesidad de energías fósiles, la granja solar de Sundrop Farms, fundada a finales de 2016 en Australia, hace crecer tomates en el desierto gracias a dos recursos naturales gratuitos: el sol y el agua de mar, en un complejo único en el mundo.

 

Su dueña, la compañía holandesa Van der Hoeven, la presentó a principios de febrero en el salón Fruit Logistica de Berlín. El proyecto, creado junto al danés Al Borg, consta de 200.000 metros cuadrados de invernaderos de cristal, rodeados de 22.000 espejos.

 

Estos atraen los rayos del sol, concentrándolos en lo alto de una torre convertida en una especie de caldera gigante, que calienta el agua marina a 800 grados centígrados, desalándola, y permitiendo refrescar e irrigar con ella las plantas.

 

Van der Hoeven, que obtiene el 95% de su facturación (70 millones de euros) con la exportación, "está negociando un proyecto similar en Arabia Saudí", informa Peter Spaans, su director comercial.

 

En todas las latitudes se han adquirido otros invernaderos de alta tecnología: desde en las estepas de Kazajistán a Hiroshima, en Japón, o la selva tropical de México.

 

"Allí, el desafío es deshumidificar, gracias a la utilización de materiales higroscópicos, una especie de esponjas", dice Spaams.

 

"En México, en una zona tropical donde la humedad y las enfermedades propias de ese clima obligarían a aplicar un tratamiento químico diario, los invernaderos han hecho caer la frecuencia de tratamiento a una al mes", explica por su parte Antoine Lepilleur, presidente de Richel Equipement, primer constructor francés de invernaderos, radicado en Saint-Rémy-de-Provence (sur de Francia).

 

Varios tomates 'cherry' en un invernadero de cristal de miniatura en el salón de agricultura Fruit Logistica, en Berlín, el 8 de febrero de 2017

 

"Revolución"

 

"Con el cambio climático, cada vez se producen más fenómenos extremos", agrega, como "lluvias en plena temporada seca en zonas donde no llovía nunca". Por lo tanto, "todo un sistema de producción puede hundirse de golpe", estima.

 

El único problema de granjas como la de Sundrop es el precio: 100 millones de euros.

 

Para hacer viable este proyecto, los inversores debieron obtener de uno de los clientes un compromiso sobre el precio mayorista de los tomates, a tres dólares el kilo durante diez años, informa una fuente cercana a las negociaciones.

 

Se trata de un precio impensable en Europa, donde el kilo oscila entre 1 y 1,5 euros.

 

Sin embargo, hay quienes creen que vale la pena, como Vincent Clément, joven productor de tomates agroecológicos, que se ha pasado al sistema Van der Hoeven, bautizado como 'ecoinvernadero'.

 

Su interior, prácticamente hermético, mantiene a raya a los insectos y plagas, limita el uso de fungicidas por el control estrecho de la temperatura gracias a un ordenador, y no requiere tratar las raíces porque las plantas se obtienen de injertos.

 

"Es una revolución como la que no hemos conocido en 25 años, y que no volveremos a conocer en otros 25", asegura.

 

Fuente: www.afp.com

Argentina: El agricultor que se intoxicó y hoy trabaja la tierra sin agroquímicos

El uso del suelo y las formas de producción aparecen en la agenda de la provincia y el municipio en el 2017. La historia de Juan (53 años) demuestra que se puede obtener rentabilidad cuidando la salud y la tierra. La utilización de plaguicidas en la región creció un 900% en las dos últimas décadas.

 

A los 12 años, Juan Bruschi escuchó de boca su padre una pregunta que marcó su vida: “¿Querés trabajar o estudiar?”. Días más tarde estaba arriba de un tractor y con las manos en la tierra. Las hortalizas eran el único sustento familiar. Juan mecanizó una rutina que ya para esa época, década del 80, incluía muchas sustancias químicas. Durante una fumigación, se intoxicó al rociar la producción con un pesticida muy potente. Aquel día comprobó con su cuerpo la toxicidad de lo que el hombre arroja en los suelos.

 

Hoy Juan tiene 53 años. Sigue con las manos en la tierra, pero produce sin agroquímicos. Es uno de los nueve emprendedores que desde mediados del año pasado participan del programa municipal Cinturón Verde, que busca jerarquizar la actividad hortícola y lograr productos libres de tóxicos. “Yo lo viví desde adentro, nadie me tiene que contar el daño que le estamos haciendo a la tierra con el actual modelo productivo. Estamos dañando la naturaleza y nos estamos intoxicando con lo que comemos”, reflexiona.

 

El uso del suelo y las formas de producción aparecen en la agenda de la provincia y el municipio en el 2017. Las últimas inundaciones aceleraron un debate incómodo para todos los eslabones de la cadena productiva. En las próximas horas, el gobierno provincial anunciará una batería de medidas para intervenir en el uso del suelo. “En ninguna parte del mundo uno puede hacer lo que se le antoja con el suelo y los recursos naturales, salvo en Argentina", resumió el ministro de Producción Luis Contigiani.

 

Fomentar la agricultura sustentable en toda la provincia aparece en el paquete de objetivos. Juan asegura que se puede cuidar la tierra y a la vez obtener rentabilidad.  Experimentó ambos modelos. Treinta años en uno, en el que predomina en el 90% de los campos del país, y esta última etapa en el otro, alternativo y libre de agroquímicos.

 

Trabaja codo a codo con su hijo de 28 años, el encargado de continuar el legado familiar. La huerta está ubicada en Rivarola al 8000 (zona oeste), pegada a la nueva Alcaidía. “En el 2005, el Estado me expropió siete hectáreas para esta construcción. Hoy me ayuda para cumplir el sueño de producir sin agroquímicos” cuenta.

 

La imposibilidad de doblegar al sistema hizo que Juan abandonase la actividad durante algunos años. Cambió la tierra por los camiones y las hortalizas por el cordón industrial. Pero la sensación al momento de volver a casa nunca se modificó. El medio ambiente cada vez más deteriorado y el hombre cada vez más responsable de su destrucción.

 

“Hace un tiempo retomé con la agricultura con la idea de hacer algo distinto, empecinado en producir sin agroquímicos”, le explica a Rosarioplus.com. Fue así que se anotó en el programa municipal Cinturón Verde, una iniciativa local para acompañar con recursos, capacitaciones y maquinarias a estos osados emprendedores. 

 

“La gente consume verduras creyendo que se está comiendo sano, pero esto es a medias. Muchos están contaminados con agrotóxicos. Yo hoy no me comería una lechuga si no sé de donde viene. Hay un muy mal uso de los pesticidas”, señala.

 

¿Por qué no se cuestiona el actual modelo de producción? Para Juan se mezclan razones económicas y culturales. “Está la rentabilidad de por medio y el negocio millonario detrás de los agroquímicos. Pero también hay patrones y tradiciones culturales que son muy difíciles de romper”, analiza.

 

Las experiencias recientes marcan que se necesita un Estado “activo y comprometido” para lograr “transformaciones profundas”. “Necesitamos que el Estado, en todos sus niveles, se involucre en esta problemática. Hay que concientizar a la gente que existe otra forma de producir y consumir. Va más allá de la salud, tiene que ver con el medio ambiente, con la biodiversidad, con el ecosistema”.

 

900% más de agroquímicos que hace 20 años

 

Investigadores argentinos lograron cuantificar el incremento de agroquímicos en la cuenca del río Paraná durante las últimas dos décadas: el uso creció un 900% con la introducción de cultivos transgénicos y técnicas de siembra directa.

 

La conclusión puede leerse en el trabajo titulado “Presencia y destino de pesticidas en el tramo argentino de la cuenca de los ríos Paraguay-Paraná” publicado semanas atrás en revista científica internacional Environmental Monitoring and Assessment. Sus autores, M. Etchegoyen, A. Ronco, P. Almada, M. Abelando y D. Marino son investigadores científicos del Conicet

 

Tomaron muestras en 22 lugares diferentes de la cuenca en dos campañas distintas. "Todas las concentraciones detectadas en el agua estuvieron por encima de los niveles recomendados para la protección de los ambientes acuáticos", reza el informe.

 

“La actividad agrícola --se explica-- es la fuente de las cargas de contaminación por plaguicidas, transportadas por afluentes que llegan al curso de agua principal y alteran la calidad del ecosistema acuático”.

 

Fuente: www.ecoportal.net

“Contra la ley quieren sembrar transgénicos en México”

Activistas acusan a empresas, entre ellas Monsanto de utilizar medidas dilatorias para salir avantes en la producción de maíz genéticamente modificado.

 

La colectividad que interpuso la demanda legal en contra del maíz transgénico en México acusó a las trasnacionales Dow, Dupont, Pioner y Monsanto de utilizar medidas dilatorias para posponer el juicio y lograr previamente que se quite la medida precautoria que impide la siembra de semillas genéticamente modificadas.

 

“Ellos quieren lograr la siembra durante todo el tiempo que dure el juicio y eso generaría un daño irreversible para la salud y la independencia alimentaria”, dijo Adelita San Vicente, representante de la colectividad que integra a científicos, defensores de derechos humanos, abogados, artistas y campesinos que hace tres años y medio logró que se suspendieron los permisos de siembra.

 

Desde entonces, los abogados de las trasnacionales interesadas han pujado por eliminar la restricción y prolongar el juicio formal.

 

En uno de sus últimos intentos buscó que fuera la Suprema Corte de Justicia la que decidiera sobre la suspensión, pero ésta desistió y pasó el juicio a un tribunal colegiado donde actualmente se encuentra y está por decidir el futuro del maíz en México: si se contamina de organismos genéticamente modificados o no.

 

El abogado Nestor López dijo en conferencia de prensa que en el expediente del tribunal quedó documentado que las compañías cambian sus argumentos, los tiempos de impugnación, lo que confiesan y manipulan la ley misma.

 

“El 5 de abril de 2016 para lograr que un tribunal de amparo levantara la suspensión de cultivar transgénicos de maíz, Monsanto aseguró que la ley autorizó la siembra y mantener la suspensión era derogar o inaplicar la ley, lo cual es falso”.

 

La principales preocupaciones de la colectividad se fundamentan en estudios científicos en ratas alimentadas con organismos genéticamente modificados que presentaron disminución de la longevidad y aumento de tumores cancerosos. “Esto es inaceptable para la salud pública”, advirtió Catherine Manelle, de GEA.

 

Otro asunto es la autosuficiencia alimentaria. Dado que México es la cuna del maíz, donde nacieron todas las variedades: si se llegan a contaminar dependería de los tipos manipulados por las empresas. “Perderíamos la autosuficiencia alimentaria”, advirtió Emiliano Juárez, del Grupo Campesino Vicente Guerrero, de Tlaxcala.

 

“Con el maíz nativo todavía garantizamos la biodiversidad gracias al sistema milpa en el que se intercalan cultivos de frijol, haba, calabaza que atrae a insectos como chapulines que forman parte del sistema alimentario milpa”.

 

Antonio Turrent, de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad hizo un llamado al gobierno de México a empujar por la independencia del maíz y establecer programas que poco a poco sustituyan la importación anual de 11 millones de toneladas de maíz amarillo que se utiliza principalmente para ganado.

 

“Tenemos tierras, tenemos agua, sólo hace falta voluntad y tener claro que no necesitamos los transgénicos”.

 

Fuente: www.ecoportal.net

La ONU teme que la invasión de orugas americanas se extienda en África

La ONU advirtió este jueves que la invasión de orugas americanas que destruye las plantaciones de cereales de varios países de África Austral podría propagarse rápidamente en toda la región, amenazando la seguridad alimentaria y el comercio.

 

Varias orugas del género 'spodoptera' conocidas como 'cogollero del maíz' o 'militar tardía', el 22 de enero de 2009 en Shankpalai (Liberia)

 

"Tal vez sólo sea una cuestión de tiempo antes de que la mayor parte de la región esté afectada", alertó David Phiri, el coordinador regional de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), tras una reunión regional convocada de urgencia en Harare.

 

Expertos y representantes de 13 países africanos están reunidos en la capital de Zimbabue desde el martes para buscar soluciones contra la invasión de la 'oruga militar tardía' o 'cogollero del maíz', originaria de América y llegada hace poco a África.

 

Los participantes acordaron "aumentar la vigilancia, la cooperación y el intercambio de información para combatir a la oruga", según su declaración final.

 

Los agricultores de Zambia, Zimbabue, Sudáfrica y Ghana ya han sufrido los estragos causados por la larvas que destrozan los cultivos de maíz, trigo, mijo o arroz, alimentos básicos en una región castigada por tres años de sequía.

 

Las consecuencias de esta propagación podrían ser "catastróficas" en materia de seguridad alimentaria, según la FAO.

 

"África austral es el epicentro del problema de la oruga militar tardía, pero otros países afectados en el oeste de África también están expuestos al riesgo", indicó Phiri.

 

Según él, Brasil dedica cada año 600 millones de dólares para controlar la propagación de esta larva.

 

Zambia y Zimbabue han distribuido pesticidas en algunas provincias afectadas.

 

Los primeros especímenes de la larva fueron localizados el año pasado en Nigeria y Togo. Algunos expertos creen que cruzaron el Atlántico a bordo de vuelos comerciales procedentes de Sudamérica o en plantas importadas de allí.

 

Fuente: www.afp.com

Café robusta, la apuesta de Nicaragua contra los embates del clima

La variedad de café "robusta", que empieza a expandirse en los campos de Nicaragua, es la apuesta -no exenta de polémica- con que el país busca hacer frente a los embates del cambio climático y mejorar la rentabilidad de su producción cafetera.

 

Trabajadores del café rotan los granos en la comunidad Waswali, en Matagalpa, a unos 130km de Managua, el 10 de febrero de 2017 

 

El gobierno autorizó hace dos meses la siembra de este tipo de café en la zona del Pacífico pero sin abandonar la dominante variedad arábiga, de la que se obtiene granos de más calidad y mejor precio, aunque es poco resistente a las plagas.

 

El café, principal rubro de exportación de Nicaragua, ocupa 140.000 hectáreas, en 2015 dejó ingresos por 400 millones de dólares y genera 100.000 puestos en temporada regular y 300.000 en época de corte.

 

La intensa sequía que golpeó a Centroamérica en los últimos dos años exacerbó una plaga de roya que afectó a la mayoría de plantaciones cafeteras, provocando la ruina de cientos de pequeños caficultores y dejando sin empleo a miles de jornaleros.

 

La variedad robusta, aunque cotizado a precios menores en el mercado internacional, tiene el atractivo de ser una planta más resistente a plagas como la roya y de dar mayor rendimiento productivo, por lo que compensa con volumen su precio más bajo, según los expertos.

 

Este grano de sabor ácido y amargo es usado por la industria para hacer mezclas, principalmente para los cafés instantáneos.

 

El gobierno autorizó la siembra de café robusta hace cinco años en tierras bajas de la región del Caribe, con un plan inicial de 28.000 hectáreas y en diciembre de 2016 aprobó un plan para extenderla a la zona del Pacífico en 3.500 hectáreas.

 

Oportunidad vs riesgos

 

"La producción de café robusta ha mostrado ser rentable dada su alta productividad, bajos costos de producción y alto potencial para mejorar la prosperidad económica de los productores", afirmó Luis Chamorro, director de orígenes de Grupo Mercon, empresa que planea sembrar 7.000 nuevas hectáreas de robusta en Nueva Guinea (Caribe) en los próximos años.

 

Chamorro estimó que la cosecha 2016-2017 será de 40,000 quintales (1 quintal equivale a 46 kilos) lo que representa un poco menos del 2% del volumen total de café que se produce en Nicaragua.

 

"Indudablemente que en la zona del Caribe -una de las más pobres del país- para el pequeño agricultor es una excelente alternativa", dijo el presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), Álvaro Fiallos.

 

Cata de café en la planta de procesamiento "Las Nubes" de la comunidad Waswali, en Matagalpa, a unos 130km de Managua, el 10 de febrero de 2017

 

Pero no todos están de acuerdo con la propagación de los cultivos de robusta. Algunos consideran que afectará la producción del café arábigo, del cual Nicaragua posee la dominación de origen debido a su alta calidad y prestigio internacional.

 

Varios gremios de productores han expresado sus reservas porque temen que se produzca un cruce genético entre ambas variedades, provocando una baja en las calidades del café de exportación.

 

"Si nosotros cambiamos a una variedad que nos va a dañar la caficultura y el prestigio de calidad, ese es un error que no debemos cometer y nos puede salir caro", advirtió el caficultor de Nueva Segovia (norte), Leonel López.

 

También se debate la posibilidad de que se mezclen los granos en el proceso de beneficiado, con efectos igualmente dañinos para la actividad exportadora.

 

William Rodríguez, gerente de beneficio de Las Nubes de Matagalpa (norte) rebate esta visión y asegura que no cree que el cambio afecte el prestigio del café de Nicaragua.

 

Plan de diversificación agrícola

 

Al margen de la polémica, el gobierno y gremios agrícolas incluyeron la siembra del café robusta como parte de un programa de diversificación agrícola y aprovechamiento de mercados, en este caso de la industria cafetera nacional.

 

Un decreto ministerial de Agricultura y Forestal (Mag-for) emitido en diciembre autorizó expandir la siembra de café robusta, actualmente circunscrita a Nueva Guinea, a otros seis departamentos en la región del Pacífico y Río San Juan (sur).

 

Entre las medidas para evitar el cruce de una variedad con otra, el robusta se sembrará en zonas bajas y a una distancia no menor a 30 kilómetros de donde se cultiva el café arábigo, los centros de beneficio también serán separados, según la disposición.

 

"Creemos que pueden subsistir las dos variedades, así como ocurre en Brasil y Vietnam (...)", dijo el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (UPANIC), Michael Healy.

 

Trabajadoras embolsan café en la planta de procesamiento "Las Nubes" de la comunidad Waswali, en Matagalpa, a unos 130km de Managua, el 10 de febrero de 2017

 

 

Fuente: www.afp.com

'Agua solar' para incitar a los campesinos a volver a la tierra en Marruecos

"Cada gota es oro. Casi hay que medirla por quilates", afirman en Tafoughalt, una pequeña aldea en el este de Marruecos, donde una asociación utiliza un sistema de bombeo con energía solar para alentar a la población a volver a sus tierras.

 

Unos paneles solares conectados a un generador que alimenta una bomba para extraer agua del subsuelo en Tafoughalt, una pequeña aldea en las montañas de Marruecos, en una imagen del 31 de octubre de 2016

 

Perdido en las montañas en tierra bereber, a unos 40 kilómetros del litoral mediterráneo, Tafoughalt vive esencialmente de una pequeña agricultura de subsistencia y de sus cultivos en terrazas.

 

Los pocos turistas que llegan hasta allí pueden visitar la Gruta de las palomas, un lugar arqueológico descubierto al comienzo del siglo XX. Pero lo que más abundan son cuervos.

 

"Aquí, los campesinos trabajan en pequeñas explotaciones que apenas les da para alimentar a sus familias", explica Najib Bachiri, presidente de la asociación local Hombre y medio ambiente.

 

La situación es siempre la misma: aislamiento, éxodo rural, campos abandonados, erosión de las tierras... y por supuesto dificultades de acceso al agua, explica Bachiri.

 

"Para sus campos, a falta de red eléctrica, los agricultores contaban con el agua de lluvia o el bombeo de la capa freática, con generadores alimentados con gasóleo".

 

Con la sequía y el cambio climático, la lluvia hace aparición de forma aleatoria.

 

En cuanto al carburante para los generadores, podía conseguirse en toda la región a un precio módico debido al contrabando con la vecina Argelia.

 

Pero como desde el verano de 2013 las autoridades argelinas y las marroquíes han endurecido la vigilancia de las fronteras, el negocio del carburante se ha desplomado y el precio se ha multiplicado por tres, pasando de 10 euros el bidón de 30 litros a 30 euros.

 

Para colmo de males, el gobierno marroquí decidió interrumpir la subvención del gasóleo.

 

"Los pequeños agricultores de aquí no han podido sobrevivir", cuenta Bachiri, "lo que ha agravado la crisis agrícola en estas aldeas aisladas y fomentado el éxodo".

 

¿Cómo luchar contra este fenómeno? ¡Gracias "al bombeo" de energía solar!, responde Bachiri, cuya asociación obra por fomentar la vuelta de la población a la tierra.

 

Más barata y limpia

 

Un agricultor marroquí observa unos paneles solares conectados a un generador que alimenta una bomba para extraer agua del subsuelo en Tafoughalt, una pequeña aldea en las montañas de Marruecos, el 31 de octubre de 2016

 

Con el apoyo de los donantes de fondos internacionales y locales, Hombre y medio ambiente instaló dos sistemas de bombeo de energía solar en las montañas de Tafoughalt.

 

Dos hileras de placas solares negras, de 2 m de ancho por 10 m de largo, están conectadas a un generador solar que alimenta la bomba que extrae el agua del subsuelo.

 

El principio es sencillo: un material de fácil mantenimiento y de larga duración. Y el sol como fuente de energía estable, fiable, limpia, inagotable y sin repercusiones para la salud.

 

"¡La energía solar es mucho mejor!", afirma Mahta Allal, un campesino de 60 años. "Aunque el bombeo es más débil en invierno o cuando el cielo está nuboso", añade.

 

Sidiq, guardián del pozo desde hace 17 años, está encargado de repartir el agua: "Antes había que traer el carburante de muy lejos hasta aquí. Era muy cansado, con ruido, humo, problemas mecánicos. Ahora es mucho mejor con energía solar limpia".

 

Con un sistema rotativo, el precio de la hora de irrigación era de 50 dirhams (5 euros), y ahora es de 12,5 dirhams (1,25 euros), "¡cuatro veces menos!", subraya Sidiq.

 

"Aunque no tengamos mucho terreno, por lo menos garantiza la cosecha para comer", destaca.

 

"Hoy, 450 agricultores se benefician de dos bombas solares que hemos instalado, sobre una superficie de 100 hectáreas", afirma Bachiri.

 

"Algunos campesinos regresaron de la ciudad para volver a trabajar la tierra, es buena señal", insiste.

 

La energía solar no basta para resolver todos los problemas.

 

"Por eso hemos instalado estanques para recoger agua pluvial y también trabajamos para instalar la técnica del gota a gota con el fin de racionalizar el uso del agua", precisa Rachidi.

 

"Somos muy conscientes de la necesidad de preservar la capa freática", declara.

 

Fuente: www.afp.com

La salvación de los agricultores zimbabuenses pasa por la ciencia

Durante mucho tiempo, Sekai Filomena Makonese esperó un milagro del cielo para salvar las cosechas. En vano. A falta de lluvia depositó su esperanza en la ciencia y en un nuevo maíz híbrido resistente a la sequía que azota Zimbabue.

 

Un técnico sostiene un drone utilizado para controlar el crecimiento del maíz híbrido el 24 de octubre de 2016 en Masvingo

 

Como sus vecinos de África austral, Zimbabue lleva dos años abrasado por el sol. El agua escasea, los cultivos se secan y el ganado muere.

 

Este año la situación ha empeorado por el fenómeno climático El Niño que afecta a toda la subregión.

 

Un cuarto de la población rural de Zimbabue, alrededor de dos millones de personas, necesitan ayuda alimentaria. Actualmente sobrevive a base de frutos silvestres.

 

"Con el cambio climático, nuestras plantaciones se destruyen incluso antes de que las podamos cosechar", se desespera Sekai Filomina Makonese, de 58 años, señalando los bosques que rodean sus tierras de Zaka, a 300 km al sur de Harara.

 

"Estos árboles estaban llenos de hojas verdes en este periodo del año. Significaba que la lluvia había llegado", suspira la agricultora, "miren ahora, se han quedado sin hojas".

 

La solución podría llegar de mano de una iniciativa del Centro internacional de mejora del maíz y del trigo (Cimmyt), una oenegé que trabaja con cultivos capaces de resistir a la sequía y a las temperaturas altas.

 

La oenegé produce un maíz enriquecido en vitamina A en América Latina y en otros países africanos.

 

El equipo de Cosmos Magorokosho trabaja con una variedad de maíz que precisa menos agua y puede crecer bajo temperaturas de 35 grados Celsius.

 

"Lo que hacemos es producir variedades de maíz limitando alrededor del 60% la cantidad de agua necesaria para hacerlo crecer", explica su responsable, Cosmos Magorokosho. "Luego nos quedamos con las que son productivas pese a los volúmenes de agua escasos".

 

Resultados alentadores

 

Criadoras de plantas realizan tareas de polinización del maíz híbrido el 24 de octubre de 2016 en Masvingo

 

"Nos va a ayudar mucho", afirma otro agricultor de Zaka, Ceaser Chavizha, mientras mira cómo sus animales buscan sombra. "No podemos seguir contando con la ayuda financiera cuando tenemos nuestros propios campos para producir comida".

 

Los primeros resultados son alentadores.

 

"Si se compara con otras semillas, estas experimentales han soportado el calor y la sequía que sufrimos y han producido una cosecha mejor", asegura, entusiasta, Apollonia Marustvaka. "Debería tener suficiente para aguantar hasta febrero".

 

Otrora considerado el granero de África, Zimbabue perdió en unos años su independencia alimentaria por la sequía y por la polémica reforma agraria de los años 2000.

 

Gracias a las semillas híbridas, Cosmos Magorokosho espera poder ayudar a los granjeros de Zaka a resolver sus problemas.

 

Su oenegé recibió 500.000 dólares de ayuda estadounidense para financiar la producción de su nueva variedad de maíz en todo el continente africano.

 

Según el investigador, es una solución para muchos países vulnerables al cambio climático, el tema central de la conferencia internacional COP22 que se inauguró esta semana en Marrakech (Marruecos).

 

"Aconsejo realmente a los agricultores que adopten estas nuevas variedades. Porque, con el cambio climático, sus semillas ya no son tan buenas como en el pasado", explica Cosmos Magorokosho.

 

Queda por convencer a los gobiernos, empezando por el de Zimbabue que tarda en autorizar la distribución a gran escala de la nueva variedad de maíz, lamenta el investigador.

 

Fuente: www.afp.com

La agricultura busca ser una solución al cambio climático

Víctima y culpable del cambio climático mundial, la agricultura también querría demostrar que puede ser una solución al calentamiento global, gracias a un mejor uso de los suelos y tierras agrícolas.

 

Un campesino pasa cerca de molinos de viento el 18 de agosto de 2016 en Guillonville, centro de Francia

 

Este año, Marruecos vio cómo sus cosechas de trigo caían un 70% por la sequía. Francia también recolectó un 30% menos de trigo respecto al año pasado, tras una primavera de lluvias e inundaciones. En América Latina, el fenómeno de El Niño ha provocado drásticos recortes en las cosechas.

 

Además de sufrir las consecuencias del cambio climático, la agricultura también es una de sus causas, al ser responsable de al menos un cuarto de las emisiones mundiales de gas con efecto invernadero. Contribuye directamente al calentamiento global al menos en un 17%, sobre todo por la ganadería, al que se suma de 7% a 14%, relacionados con las modificaciones de las tierras (deforestación...), según la OCDE.

 

Un desafío colosal

 

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) lo dijo el 17 de octubre. La agricultura y los sistemas alimentarios requieren una "profunda transformación" para enfrentarse a un desafío colosal y a la vez paradójico: reducir las emisiones y conseguir alimentar cada vez a más gente.

 

De 3.700 millones de habitantes en 1970, la población mundial pasará a 9.700 millones en 2050.

 

Para ello, los proyectos se multiplican, especialmente en África, donde no está asegurada la autonomía alimentaria.

 

Un grupo de científicos franceses propone un proyecto llamado "4 por 1000" o "agro-ecología". Según ellos, si se utilizan cada año un poco más los prados y los campos para bombear carbono, al mismo tiempo que se cultiva de otra forma, se podría conseguir almacenar 0,4% más de carbono por año en los suelos, y frenar así el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera.

 

El uso de las tierras agrícolas se ha convertido en un tema central en las negociaciones sobre el clima que se están llevando a cabo en Marrakech esta semana, bajo los auspicios de la ONU.

 

Plantar leguminosas

 

Además de reducir los fertilizantes y los productos fitosanitarios, hay otras muchas medidas que se pueden aplicar. Entre ellas, luchar contra la erosión y restaurar suelos agrícolas desaparecidos o plantar más leguminosas (lentejas, garbanzos...) que tienen la doble virtud de captar el nitrógeno del aire, un fertilizante natural, y de depositarlo en la tierra para el próximo cultivo.

 

"En los sitios donde las tierras son ya muy pobres, quizás será necesario recurrir a los fertilizantes", admite sin embargo un responsable gubernamental, haciendo alusión al continente africano.

 

Todos estos esfuerzos tienen que aplicarse en paralelo de una mejora de la selección genética de las especies vegetales, para que resistan a la sequía o a las enfermedades.

 

"El problema más importante será conseguir estabilizar las producciones", considera Sebastien Abis, investigador asociado del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS) en París, y autor del estudio "Agricultura y clima", junto a Mohammed Sadiki, profesor de genética del Instituto Agronómico Veterinario de Rabat.

 

Según él, con el aumento de la población mundial es "peligroso tener un discurso de decrecimiento de la producción agrícola a escala mundial".

 

Pero todo el mundo no está de acuerdo.

 

"Hoy el planeta produce el doble de lo que necesita en materia de alimentación: 4.600 calorías por día y por habitante, aunque sólo necesitamos 2.300 calorías", afirma Hans Herren, presidente del centro Millenium en Washington, responsable de establecer modelos matemáticos para la ONU en materia de desarrollo sostenible.

 

Fuente: www.afp.com

El futuro de la agricultura pasa por el trato digno y protección del ambiente

Un trato más digno a los trabajadores y una mayor protección del medioambiente son dos de los pilares fundamentales para el futuro de la agricultura sostenible en el mundo y que se encuentran en una nueva norma de certificación internacional que busca dar un paso más allá.

 

El director ejecutivo de la Red de Agricultura Sostenible (RAS), el brasileño André de Freitas dijo que la nueva norma de certificación creada por esta organización no gubernamental es "muy ambiciosa", pero está seguro que representa el camino que se debe seguir.

 

La RAS, fundada en 1997 y con sede en México, es una coalición de organizaciones conservacionistas sin fines de lucro de América, África, Europa y Asia que promueven la sostenibilidad ambiental y social de las actividades agropecuarias a través del desarrollo de normas de buenas prácticas, certificación y capacitación a productores rurales alrededor del mundo.

 

"El futuro de la agricultura sostenible es uno donde se respeta más el medio ambiente y se le da un trato más digno a los trabajadores. Ya no es necesario que talemos más bosques y convirtamos otros ecosistemas a la agricultura, ya que hay muchas áreas en el mundo que han sido convertidas, están abandonadas o subutilizadas", explicó de Freitas.

 

La nueva norma, la RAS 2017, que entrará en vigor en julio del próximo año para darle tiempo a las fincas de ponerse al día, está creada para ser favorable con el ambiente, los trabajadores, los polinizadores y pretende fortalecer la "agricultura climáticamente inteligente".

 

La norma busca que en las fincas se cumplan las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en lo relacionado con el trabajo digno, salario mínimo, y el acceso a las necesidades básicas para los trabajadores como el agua potable y la salud.

 

Además, garantiza la libertad de asociación de los trabajadores y la negociación colectiva, y prohíbe los tratos discriminatorios, el trabajo forzoso y el trabajo infantil, entre otras cosas.

 

En cuanto a la "agricultura climáticamente inteligente" el objetivo es que las fincas aumenten su producción de la mano con una mayor capacidad de adaptación al cambio climático y la reducción de gases de efecto invernadero.

 

La norma también contiene obligaciones puntuales para no talar bosques, no usar organismos genéticamente modificados y para prohibir el uso de cierto tipo de plaguicidas que pueden dañar el medio ambiente, en especial a los polinizadores, parte esencial de la agricultura.

 

"Hay que aprovechar las áreas que ya existen y no talar más. El futuro de la agricultura sostenible tiene que ser uno donde no hay conversión de los ecosistemas naturales", declaró Freitas.

 

El director ejecutivo de la RAS reconoció que los plaguicidas forman parte de la agricultura, pero que los productores deben hacer un esfuerzo para no utilizar los que son dañinos y aplicar más métodos naturales en el manejo de plagas.

 

La norma identifica 150 plaguicidas prohibidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), así como otros 170 que representan un riesgo para los polinizadores.

 

Freitas dijo que en Latinoamérica hay "de todo", desde productores que están trabajando muy bien en todos los puntos de la norma, hasta otros "con mucho camino por delante".

 

"La norma es bastante ambiciosa y por eso decimos que es el futuro de la agricultura sostenible. Tomamos una decisión muy consciente de tener norma ambiciosa. La sostenibilidad es el camino y lo más natural es enfocar los temas críticos y avanzar paulatinamente", comentó de Freitas.

 

La RAS ha expedido certificados de sostenibilidad a más de 1,2 millones de fincas en 47 países de América, Asia y África, lo que equivale a 3 millones de hectáreas (un tercio en Latinoamérica), donde se siembran 100 tipos de cultivos.

 

"Los retos son distintos en cada región. Los retos sociales son más en algunas partes del mundo y en otras partes son más los relacionados a los pesticidas", comentó Freitas.

 

Fuente: noticias.terra.com

Un hongo hunde en miseria a productores de fresa en Honduras

Gustavo Godoy y sus tres hijos perdieron el cultivo de fresas del que depende su sustento a causa de un hongo que, según expertos, es provocado por efectos del cambio climático en la exuberante montaña de La Tigra, al noreste de la capital de Honduras.

 

Gustavo Godoy observa una fresa afectada por un hongo en La Tigra, Honduras, el 25 de septiembre de 2016

 

"No vamos a poder subsistir... en el último mes no hemos podido cosechar ni para un vaso de jugo", lamenta Gustavo, un hombre de mediana estatura, de 60 años, que tiene su modesta casita a la orilla del cultivo de fresas en una ladera de La Tigra, a 15 km de la capital.

 

Gustavo, padre de tres hijos adultos, comparte una parcela con otras tres familias que ven con alarma cómo desaparece su principal fuente de ingresos.

 

Con media hectárea cultivada de fresas, las cuatro familias sacaban hasta 540 kilos (1.200 libras) semanales de fruta que vendían en un aproximado de 36 centavos de dólar por kilo, sobre todo en los meses de mayor producción en marzo y abril.

 

Otro productor, José Castro, de 34 años, lamenta que tendrá dificultades para mantener el nivel de vida de su esposa, su hijo de cuatro años listo para asistir a preescolar y su hija de 14, estudiante de secundaria.

 

José producía 180 kilos semanales pero desde hace un mes "no se corta nada" porque la plaga "viene haciendo barrida".

 

En las laderas de la montaña, coronada con un bosque de árboles frondosos y con una gran variedad de flora y fauna, se avistan las terracerías con hierba reseca que otrora reverdecían con las resplandecientes frutas rojas.

 

Dependencia de monocultivo

 

"Aquí no se halla trabajo de otra cosa", se queja José. Aunque en la mayoría de las comunidades de La Tigra también se producen flores, hortalizas, maíz y frijoles, la fresa es la principal fuentes de ingreso para las familias, por las bajas temperaturas de la zona.

 

A raíz de la emergencia que les causó el hongo desde mayo, unas 200 personas se apresuraron a integrar la Asociación de Productores Independientes de Fresa de La Tigra.

 

Gustavo Godoy observa los campos de fresas afectados por un hongo en La Tigra, Honduras, el 25 de septiembre de 2016

 

Lo primero que hicieron fue contratar al técnico ecuatoriano Cristian Quispe, de la Universidad El Zamorano, de quien aún esperan el informe en las próximas semanas.

 

La plaga "puede tener relación con el cambio climático", expresó el agrónomo, quien consideró que el exceso de lluvias causado este año por el fenómeno climático La Niña sería la causa de la proliferación del hongo.

 

Descartó, sin embargo, que el hongo tenga relación con el insecto conocido como gorgojo descortezador que ha acabado con 10% de las 24.000 hectáreas de pino del primer parque nacional de Honduras, considerado el mayor atractivo ecoturístico de Tegucigalpa, con elevaciones hasta de 2.300 metros sobre el nivel del mar.

 

"Son dos especies distintas, que sí pueden ser provocadas por el cambio climático", aclaró el técnico al ser contactado por teléfono desde la parcela del presidente de la Asociación, Emilio Licona.

 

Licona resalta que La Tigra se convirtió en el principal abastecedor de fresas de la capital, al punto que desplazó a los importadores de fruta de Guatemala.

 

Considera que la tabla de salvación puede ser un apoyo del gobierno para importar de Estados Unidos variedades de fresas resistentes al hongo.

 

Honduras es uno de los países más afectados por el cambio climático, según el Índice Global de Riesgo Climático 2013 del organismo alemán Germanwatch.

 

El llamado fenómeno climático El Niño causó severas sequías durante los últimos tres años, y en 2016 se pronostica el cambio a La Niña con efectos contrarios: exceso de lluvias.

 

Fuente: www.afp.com

Países fomentan el desarrollo rural con sus sistemas agrícolas tradicionales

Representantes de varios países defendieron hoy en Roma sus sistemas agrícolas tradicionales reconocidos por la ONU al considerar que pueden servir para el desarrollo rural y la conservación de la biodiversidad.

 

Actualmente 36 sitios localizados en 15 países forman parte del programa Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial (SIPAM), creado por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en 2002.

 

El patrimonio agrícola va más allá del de una zona protegida y se refiere a los sistemas formados por comunidades humanas en estrecha relación con su territorio y su ambiente a lo largo del tiempo.

 

El embajador chino ante la FAO, Niu Dun, afirmó en un acto que su país -que tiene el mayor número de sitios SIPAM, concretamente once- ha legislado para preservar esos recursos e intenta concienciar sobre lo que estos significan.

 

"Si protegemos la herencia no es solo para nosotros, sino para apoyar la diversidad biológica en todo el mundo", sostuvo.

 

Así como en China unos de los sistemas reconocidos son las terrazas de arroz, en Kenia y Tanzania destacan los pastores masái y en Bangladesh, los jardines flotantes.

 

Otro de esos ejemplos es el archipiélago chileno de Chiloé, a unos mil kilómetros al sur de Santiago, que representa una cultura autóctona y mezclada con la llegada de los españoles que vive básicamente de la pesca, la ganadería y la agricultura de variedades nativas como las papas.

 

El representante de Chile ante la agencia, Fernando Ayala, sostuvo que están intentando proteger las actividades tradicionales y promoviendo una marca de certificación para dar valor añadido a los productos de la zona.

 

Por otra parte, la responsable japonesa Makiko Uemoto mostró la variedad de los ocho sitios reconocidos en su país, que combinan el cultivo del arroz y del té, las prácticas agroforestales, la pesca y la ganadería de especies endémicas.

 

Un grave problema que afronta Japón es el descenso de su población, que se prevé que caiga más del 50 % entre 2010 y 2050, lo que supondrá menor mano de obra en el campo, por lo que se necesita atraer a los jóvenes a esos lugares, destacó Uemoto.

 

"Con los SIPAM ha aumentado el número de agricultores que se han desplazado a esos sitios", agregó la responsable del Ministerio de Agricultura nipón, que citó otras acciones de promoción, como el comercio de productos típicos o el turismo extranjero a las zonas rurales.

 

Algunos oasis y palmerales de Túnez, Emiratos y Marruecos también integran esa lista de sistemas agrícolas por su gestión del agua.

 

El experto marroquí Seddik Saidi explicó que esos sistemas se desarrollan en las montañas del Atlas a unos 2.000 metros de altitud, donde la agricultura diversificada se adapta a las grutas, los valles y los corredores que componen el paisaje.

 

"Tenemos 135 especies de plantas endémicas, muchas de las cuales están protegidas por el relieve abrupto pero amenazadas por el cambio climático y la acción humana", remarcó Saidi, quien llamó igualmente a respetar la elección de los pobladores locales para contribuir a su desarrollo.

 

Fuente: noticias.terra.com

Un japonés, productor de vinos 100% naturales en el sur de Francia

Sólo hay un puñado de vitivinicultores japoneses instalados en Francia e Hirotake Ooka es uno de ellos: con su personalidad increíble, mezcla de aventurero excéntrico y gran sabio, es, con el vino, más papista que el papa.

 

El vitivinicultor japonés Hirotake Ooka trabaja en su viñedo en Saint Peray, en el sureste de Francia, el 26 de septiembre de 2016

 

Cuando enseña su modesta finca de Ardecha (sur de Francia), tres hectáreas desde las que se divisa el río Ródano, precisa rápidamente: "Esto, antes, no era más que bosque. Arranqué todo yo mismo para poder plantar mis cepas" de uva syrah, en el granito.

 

En su parcela, tres vendimiadores recolectan, casi sin aliento, la uva a mano, seleccionando grano por grano las uvas con su cuchillo puntiagudo.

 

"No se puede hacer un buen puré con patatas podridas", explica, en un francés prácticamente perfecto.

 

Hay que imaginar las agallas de este extranjero para querer hacer un vino natural en Cornas, en este valle del Ródano donde, como en otras partes, la mayoría de viñedos se heredan de generación en generación.

 

'Mucho más extremo que nosotros'

 

Hirotake Ooka descubrió el vino durante un viaje a Francia cuando tenía 20 años. "En Tokio, bebía sobre todo cerveza; el vino, lo encontraba esnob", explica.

Pero cuando un bodeguero francés le ofreció un Cru Bourgeois de Burdeos de la añada 1982, comprado por su padre, su paladar cambió.

 

Estudiante de química, lo dejó todo para obtener un diploma en viticultura/enología en una de las más célebres regiones vitícolas de Francia, en Burdeos (suroeste).

 

Rápidamente, decidió dejar la región, demasiado costosa y de paisajes uniformes. Él prefiere que las viñas linden con los huertos. En la región rural de Ardecha, lo recibieron "bastante bien".

 

Aún así, "hay gente que no entiende su forma de trabajar. Él es mucho más extremo que nosotros en su dirección de los viñedos: es un no-intervencionista", observa Thierry Allemand, uno de los pioneros de los vinos naturales de Francia, que conoce bien a 'Hiro' porque lo formó durante años.

 

El vitivinicultor japonés Hirotake Ooka sirve unas copas el 26 de septiembre de 2016 en Saint Peray, en el sureste de Francia

 

"Mi filosofía: hacer vino únicamente con la uva, sin levadura, sin azúcar y sin sulfitos. También me gustaría trabajar la viña de la forma natural posible", confirma Hirotake, de 42 años.

 

Así, el vinicultor deja que sus viñas coqueteen con las malas hierbas y los bosques de los alrededores esperando que la biodiversidad haga, un día, su trabajo de regulación.

 

Pero, de momento, Hirotake ha sufrido muchos fracasos: en 2013, perdió el 90% de su cosecha por culpa del 'black rot' (podredumbre negra) y este año, tras un cosecha 2015 excepcional, fue el mildiu el que arrasó el 70% de su volumen.

 

Tuvo que aplicar algunos tratamientos en sus parcelas pero únicamente 'bio', purines de ortigas o decocciones de cola de caballo.

 

Para conseguir llenar 30.000 botellas al año, tiene que comprarle uva a sus colegas en denominaciones vecinas.

 

En calzoncillos en la barrica

 

Thierry Allemand describe el vino del nipón como "muy fresco, suave, más bien largo".

 

"Está muy bien hecho, con un sabor largo en boca", confirma Takashi Maki, uno de sus vendimiadores.

 

Hirotake se muestra modesto, pues tras sólo cinco barricas en Cornas, la búsqueda del equilibrio perfecto continúa.

 

El vitivinicultor japonés Hirotake Ooka pisa la uva en un tanque el 26 de septiembre de 2016 en Saint Peray, en el sureste de Francia

 

Después de la vendimia, Hirotake se queda en calzoncillos, se pone un arnés y se mete en su barrica para machacar con sus pies la uva recién cosechada, algo que le da "mucha información sobre los aromas, la temperatura, la velocidad de la vinificación".

 

"Me ato porque es peligroso, con todo el gas carbónico que sale despedido, me haría falta poco para morir ahogado", cuenta.

 

Al final del día y, a causa del cansancio, la mirada de Hirotake se ensombrece. En parte, se plantea su decisión de vivir en Francia, harto de la burocracia o las repetidas huelgas. Además, su mujer y sus tres hijos van a volver a Japón.

 

Incluso se plantea crear una hacienda en su país. Más de la mitad de su producción se vende en Japón y, por otro lado, le gustaría aportar su granito de arena a la viticultura japonesa en un país que adora los vinos naturales.

 

Fuente: www.afp.com 

El tomate sostenible extremeño “conquista” los mercados mundiales

El tomate cultivado con criterios de sostenibilidad en Badajoz está presente en los principales mercados internacionales de Europa, Japón, Rusia, Brasil, Argentina, México, Omán o Estados Unidos, entre otros, e incluso se exporta en forma de polvo a China

 

Así se ha puesto de manifiesto durante una jornada celebrada en Badajoz con la participación de punto de encuentro de expertos europeos en el ámbito de la alimentación y la sostenibilidad.

 

Una de las principales características de este tipo de tomate recae en el proceso de maduración al sol mediante el cual “lo único que se cultiva en invernadero es la planta, cuyo trasplante tiene lugar entre marzo y principios de mayo”, ha asegurado a Efe el director de Sostenibilidad de Agraz, Víctor Rubio.

 

Esta compañía, que forma parte del grupo Conservas Vegetales de Extremadura (Conesa), cuenta con 2.500 hectáreas de cultivo de este tomate y desarrolla una producción conjunta que asciende a las 800.000 toneladas al año, una cifra que representa “algo menos del 50 por ciento de la cantidad local recolectada”.

 

Tratamiento sostenible

 

Su tratamiento sostenible radica en un ahorro de agua, en el uso racional de pesticidas, insecticidas o fertilizantes, así como en la creación de barreras naturales para la protección del entorno, que favorezcan el hábitat natural de las especies sin alterar su propio ecosistema.

 

“Las fincas disponen de distintos sistemas de riego por goteo y sondas para conocer la humedad que posee la tierra que, junto a estaciones meteorológicas, comprueban el momento preciso en el que la planta necesita agua y se le proporciona la cantidad justa”, explica el director comercial del Grupo Conesa, Juan Antonio Velerda.

 

Respecto a los productos químicos para combatir las plagas o el uso de fertilizantes, “no se realizan tratamientos preventivos como solían hacer los campesinos tradicionales, y utilizamos trampas que atrapan los insectos con feromonas”, apunta Velerda, quien añade que cada cierto tiempo se contabiliza tanto el número de parásitos como su tipología para, a continuación, “combatir la plaga con una dosis necesaria”.

 

A su juicio, esta acción repercute en una mejora económica para el agricultor y, desde el punto de vista de la sostenibilidad, el producto genera un “mínimo contenido de residuos” que, en la actualidad, se “trabaja para obtener un desecho cero a corto plazo”.

 

“Cualquier variedad de tomate se puede cultivar de una forma sostenible, aunque se trata de buscar aquella que se adapte mejor al resultado que el cliente demanda de acuerdo con parámetros de calidad como el color, la viscosidad o las propiedades internas”, especifica este experto.

 

Manuel Vázquez, director general del Grupo Conesa, señala que, a diferencia de los tomates conocidos como “de mesa”, el sostenible se extrae maduro porque “no hay ningún proceso intermedio entre la recolección y la industria” y, en este sentido, aclara que “desde que se recogen hasta que se procesan transcurren entre unas cuatro o cinco horas”.

 

“El color, la textura o la firmeza son otras de las cualidades de esta hortaliza pacense”, indica Vázquez, quien apunta que durante el proceso industrial se retira tanto la piel como el agua y se lleva a cabo la trituración; “nuestros tomates tienen menos agua que los de mesa porque mientras menor sea su cantidad, mayor es el número de azúcares naturales, los cuales concentran un mejor sabor”.

 

Programa de Agricultura Sostenible

 

Todo ello es posible gracias a la iniciativa Programa de Agricultura Sostenible de la multinacional Knorr, una empresa del Grupo Unilever dedicada a la fabricación de sopas, caldos concentrados y cremas. A través de esta iniciativa se apoya tanto al agricultor como al proveedor para asegurar la procedencia sostenible de todos los ingredientes destinados a los productos de esta multinacional de alimentación.

 

De esta manera, desde la compañía se colabora con campesinos y productores para mejorar su formación y equipamiento. A través de donaciones económicas, se facilita la compra de herramientas necesarias y la formación en técnicas sostenibles y, asimismo, Knorr permite a los agricultores apostar por este tipo de prácticas agrícolas que de otra forma no podrían asumir.

 

En este sentido, Knorr recibe el 50 por ciento de la producción que sale de la fábrica de Agraz, dentro de su compromiso para 2020, cuyo objetivo pasa porque todos los vegetales, carnes y especias procedan de fuentes sostenibles.

 

“Extremadura, una región muy reconocida y rica en la producción tomatera, acoge el 70 por ciento de su cultivo en España, por lo que desde Europa se decantó por la provincia de Badajoz, dado que el clima y las condiciones de tierra favorecen su crecimiento”, ha explicado a Efe la responsable de Comunicación de Knorr España, Anna Montanya.

 

Montanya ha recordado que ambas empresas trabajan juntas desde hace más de ocho años y desde el 2010, colaboran en el Programa de Agricultura Sostenible de esta compañía de alimentación.

 

Fuente: www.efeverde.com

Huertos escolares alimentan y alejan de violencia a jóvenes salvadoreños

Alfredo, un joven salvadoreño de 17 años, estuvo a punto de abandonar la escuela para integrarse a las pandillas, pero su participación en un proyecto de huerta escolar, el último año, transformó por completo su perspectiva de vida.

 

 

Un grupo de jóvenes remueve maleza del jardín del Instituto Nacional de San Salvador el 22 de septiembre de 2016

 

Se ha apartado del camino de violencia que representan las pandillas, pone esfuerzo en sus estudios de bachillerato y ahora sueña con ir a la universidad y estudiar agronomía.

 

Alfredo es estudiante del décimo año -primero de bachillerato- en el Instituto Nacional de Ciudad Delgado (INCD), en la periferia norte de San Salvador, y cada día dedica parte de su tiempo libre a trabajar en la huerta de la institución, al igual que 175 de sus compañeros.

 

El joven vive en una barriada pobre influenciada por las pandillas, en un hogar compuesto por un padre albañil, una madre que vende refrescos en el mercado público de la ciudad y dos hermanas.

 

Recuerda que muchos de sus amigos con los que creció en la colonia terminaron integrándose a la pandilla, algunos de ellos murieron y "me di cuenta que ese no era el camino que deseaba tomar", asegura a la AFP mientras cosecha unos suculentos tomates.

 

"Antes de estar metido en el huerto, no le tenía amor al estudio, andaba en la calle perdiendo el tiempo, pero me he puesto a pensar que quiero estudiar y ser ingeniero agrónomo, y por eso me estoy esforzando", asegura.

 

Los huertos escolares se han convertido en una opción en muchas escuelas públicas salvadoreñas para que niños y jóvenes produzcan parte de su propia alimentación, se capaciten en labores agrícolas y eviten caer en las garras de las violentas pandillas.

 

Datos del ministerio de Educación señalan que 482 centros escolares públicos, en todo el país, tienen funcionando en sus instalaciones huertos escolares, que benefician a 153.000 estudiantes desde preescolar hasta secundaria.

 

Un estudiante prepara compost orgánico en el jardín del Instituto Nacional de Ciudad Delgado el 22 de septiembre de 2016 en San Salvador

 

Sueños de mejor vida

 

"Me gusta venir y recoger la cosecha de verduras, creo que estoy aprendiendo algo bueno", dice Denis, también de 17 años, mientras limpia de malezas -junto a otros treinta estudiantes- el huerto del INCD que han llamado "Semilla de Dios".

 

Llantas viejas sirven de macetas para el perejil y el cilantro y de las eras surgen plantas de chile dulce, tomate, berenjena o zanahoria, que se usan en la alimentación diaria de los estudiantes.

 

En esta huerta no se usan productos químicos. El abono es orgánico, producido por los mismos estudiantes, y el control de plagas se efectúa por medios naturales, con la asesoría de especialistas de la no gubernamental Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES).

 

De acuerdo con datos del INCD, un 43% de sus 560 estudiantes provienen de hogares en condición económica muy baja y viven en zonas con asedio de pandillas, principales causantes de la ola de violencia que entre enero y agosto dejó 3.832 muertos en todo el país, según cifras oficiales.

 

Maricela Galicia, maestra de ese centro de estudios, considera que los huertos escolares además de alejar a los jóvenes de las calles y las pandillas, también tienen un componente "de mejor nutrición", pues les enseña a alimentarse sanamente.

 

"No solo evita que anden en malos pasos, con los huertos ellos aprenden a llevar una vida saludable comiendo alimentos sanos y eso redunda en una mejor nutrición que les permite un mayor rendimiento escolar", aseguró Galicia.

 

Un grupo de estudiantes trabajan en una huerta con flores, vegetales y frutas en la escuela Mercedes Quintero de San Salvador, el 22 de septiembre de 2016

 

El Ministerio de Educación destina 1,3 millones de dólares anuales para apoyar los huertos escolares con capacitación técnica que proveen organizaciones como la UNES.

 

Matemáticas en el huerto

 

En los huertos escolares no solo participan jóvenes de secundaria, sino también niños, como ocurre en el Centro Escolar Mercedes Quintero en la capital, San Salvador.

 

En esa escuela, más de un centenar de inquietos niños aprenden los beneficios de la agricultura y obtienen beneficios análogos a los que reciben los adolescentes.

 

Pero los maestros de la institución han ido más allá y ahora utilizan el huerto como un salón de clases para aprender jugando.

 

Daniel y Jimena, dos pequeños de primaria, desarrollan con su maestra una clase de matemáticas en el huerto, contando los tomates o las plantitas de lechuga, con lo cual aprenden a sumar y restar.

 

Lo mismo ocurre con otras materias: el huerto es bueno para practicar los nombres de las verduras en inglés e ideal para conocer el proceso de crecimiento de las plantas en ciencias.

 

"Los huertos escolares son una gran herramienta, a los niños les resulta amena una clase con elementos de su entorno y muchos de ellos ahora cosechan verduras en su casa", comentó a la AFP la coordinadora de huertos escolares de la UNES, Nidia Hidalgo.

 

Fuente: www.afp.com

El cambio climático amenaza la productividad de los graneros mundiales

Sin mejoras significativas en la tecnología, es probable un declive en los rendimientos de los tres principales cultivos de cereales del mundo, obligando a llevar la producción a nuevas áreas.

 

Con una población mundial que se proyecta que alcance los 9.000 millones en los próximos 30 años, la cantidad de alimentos producidos en el mundo tendrá que duplicarse. Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Birmingham muestra que gran parte de las tierras utilizadas actualmente para cultivar trigo, maíz y arroz es vulnerable a los efectos del cambio climático.

 

Esto podría dar lugar a una importante caída de la productividad de estas áreas para el año 2050, junto con el correspondiente aumento en la potencial productividad de muchas áreas previamente no utilizadas, lo que apunta a un cambio importante en el mapa de la producción mundial de alimentos.

 

El estudio, publicado en la revista 'Nature Communications', utiliza un nuevo enfoque que combina modelos estándar del cambio climático con datos de la máxima productividad de la tierra para predecir cómo es probable que cambie en los próximos 50-100 años como consecuencia del cambio climático la potencial productividad de las tierras de cultivo.

 

Los resultados muestran que casi la mitad de todo el maíz producido en el mundo (43 por ciento) y un tercio de todo el trigo y el arroz (33 y 37 por ciento, respectivamente), se cultiva en zonas vulnerables a los efectos del cambio climático Las tierras de cultivo en las zonas tropicales, incluyendo África subsahariana, América del Sur y Estados Unidos, es probable que experimenten las reducciones más drásticas en su potencial para producir estos cultivos.

 

Las tierras de cultivo en las zonas templadas, entre ellas Rusia occidental y central y el centro de Canadá, son propensas a experimentar un aumento en el potencial de rendimiento, lo que llevará a muchas nuevas oportunidades para la agricultura. Aunque, por lo general, se espera que los efectos del cambio climático sean mayores en las zonas más pobres del mundo, este estudio sugiere que los países desarrollados pueden ser igualmente afectados.

 

Grandes efectos políticos, sociales y culturales

 

Por lo general, los esfuerzos por aumentar la producción de alimentos se centran en cerrar la brecha de rendimiento, es decir, reducir al mínimo la diferencia entre lo que potencialmente podría ser cultivado en un área determinada de tierra y lo que se está realmente cosechado. Los países altamente desarrollados ya tienen una brecha de rendimiento muy pequeña, por lo que los efectos negativos del cambio climático sobre el rendimiento potencial es probable que se sientan con más intensidad en estas áreas.

 

"Nuestro modelo muestra que en muchas áreas de tierras actualmente dedicadas a cultivos, el potencial de mejorar el rendimiento se reduce en gran medida como resultado de los efectos del cambio climático", alerta el investigador principal y académico de la Universidad de Birmingham, el doctor Tom Pugh. "Pero plantea una interesante oportunidad para algunos países de las zonas templadas, donde es probable que aumente en el mismo periodo de tiempo la idoneidad del clima para producir estos cultivos principales", agrega.

 

Según este experto, los efectos políticos, sociales y culturales de estos grandes cambios en la distribución de las tierras cultivadas serían profundos, ya que actualmente las regiones productivas se convierten en importadores netos, y viceversa. "Por supuesto, el clima es sólo un factor cuando se mira al futuro de las prácticas agrícolas globales", añade Pugh.

 

"Los factores locales, como la calidad del suelo y la disponibilidad de agua, también tienen un efecto muy importante en el rendimiento de los cultivos en términos reales. Pero la producción de los tres principales cultivos de cereales del mundo necesita mantenerse al día con la demanda y si no podemos hacer que nuestra tierra existente sea más eficiente, entonces la única otra opción es aumentar la cantidad de tierra que usamos", concluye.

 

Fuente: www.lainformacion.com

Monsanto quiere producir orgánicos; movimientos se encuentran en alerta

Una de las mayores empresas del agronegocio del mundo tiene en la mira el mercado de orgánicos. Según una nota lanzada por Valor Económico, la Monsanto estudia certificar semillas de hortalizas para atender a la demanda del creciente segmento de productores norteamericanos volcados a la producción sin adobes químicos ni agrotóxicos. 

 

 

 

Sin histórico en la producción de orgánicos, incluso al revés, siendo una referencia en la difusión de agrotóxicos y transgénicos, la estrategia de Monsanto es tratar los orgánicos como un producto más en el mercado. 

 

Según manifestó Kenneth Avery, vice-presidente global para Vegetales de Montando, la intensión es buscar la certificación de apenas variedades, como tomate y pimienta, a fin de testar los productos. Actualmente, la empresa cuenta con 25 especies de hortalizas (no orgánicas) en 150 países, facturando en 2015 unos US$ 816 millones, lo que significa una tasa de crecimiento del 12% anual.

 

A pesar de la falta de certificación, y aprovechando la tendencia creciente en el consumo de productos orgánicos, las semillas de Monsanto ya son vendidas para productores de los Estados Unidos a precios más caros que las semillas transgénicas. Durante el primer semestre del 2016, las ventas de semillas orgánicas superan los mil millones de dólares.

 

Monsanto expulsa

 

Como uno de los ejemplos de la contradicción de la iniciativa de Monsanto en relación a los orgánicos es que en el inicio de agosto fue divulgada la noticia del desmantelamiento de la planta de elaboración de semillas transgénicas de maíz en la localidad de Malvinas Argentinas, provincia de Córdoba (Argentina). Después tres años de movilización popular, en la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida, la empresa, que aún no anunció oficialmente, deja la ciudad.

 

Sofia Gatica es una de las personas que participa del bloqueo a Monsanto en Córdoba y hace parte del colectivo “Madres de Ituzaingó”, organización creada para denunciar los casos de muerte, cáncer y malformaciones de los fetos provocados por la fumigación de los productores de soja transgénica. Para ella, la "Monsanto es muerte", "es una corporación que viene a robar la salud de sus hijos, que viene para llevar el futuro del país".

 

Reconocida internacionalmente por su lucha en defensa del medio ambiente con el Premio Goldman (2012), Sofia dice, en entrevista a Brasil de Fato, que la corporación produce agroquímicos que son "fumigados en sus hijos, en las frutas, hortalizas"; "son ellos que controlan nuestro sistema alimentario. Lo que nosotros estamos exigiendo del gobierno es el derecho de elegir lo que comemos y queremos que nuestros campesinos tengan sus semillas criollas, que puedan pasarlas de mano a mano, sin tener que pagar nada a nadie".

 

La hija de Sofia Gatica murió tres días después de su nacimiento, cuando sus riñones dejaron de funcionar. "Así como yo, otras madres también perdieron sus hijos, con cáncer, leucemia. La lucha de esas madres garantizó importantes avanzos en la lucha contra los transgénicos y agrotóxicos", y también contra las fumigaciones.

 

Fuente: www.ecoportal.net

Chilenos en Haití enseñan a construir huertos para cultivos de subsistencia

En la comunidad Source Jean Jacques, gracias al proyecto de huertos familiares, hoy tienen agua en abundancia, verduras en su casa y ven que otras personas quieren vivir en ese lugar. De acuerdo a sus testimonios, incluso el valor de la tierra ha comenzado a subir.

 

 

Más de 120 personas y 19 familias ya ven los frutos directos del proyecto “Huertos familiares comunitarios como medio de seguridad alimentaria para la comunidad de Source Jean Jacques”, liderado por la ingeniera civil Industrial de la Universidad de Chile, Trinidad Cádiz y otros chilenos a través de la Fundación La Casa del Señor.

 

El proyecto que cuenta con el apoyo del Fondo Chile contra el Hambre y la Pobreza, una iniciativa conjunta del Gobierno de Chile representado por la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD Chile), está ubicado en el sector rural al sur de la ciudad de Aquin, en el villorrio viven cerca de 500 familias cuyos integrantes son principalmente niños, todos ellos con bajísimos niveles de alfabetización.

 

La iniciativa aborda cuatro ámbitos de trabajo que incluyen recuperar y mantener la alimentación de agua desde una vertiente hacia una cisterna de acumulación; la instauración de sistemas de gestión de aguas lluvias, para uso doméstico y para medidas de gestión que permitan aminorar los efectos destructivos que tiene el agua superficial que escurre por tierras erosionadas; la perforación de nuevos pozos de agua; la realización de una serie de pasos cuyo objetivo final es dotar a los habitantes de la comunidad de los recursos y conocimientos para crear y mantener huertos familiares.

 

De acuerdo a lo indicado por Trinidad Cádiz, “los huertos proveerán a los habitantes de frutas de alto valor nutritivo para complementar una dieta muy pobre y eventualmente convertirse en fuente de ingresos para la familia.”

 

En la preparación de los huertos familiares participaron agrónomos experimentados quienes evaluaron el terreno y entrenaron y apoyaron en el lugar mismo a los beneficiarios para seleccionar las variedades a plantar, preparar la tierra, el compost, construir las mesas de vivero, e instalar los cercos demarcatorios, entre otras actividades.

 

“Otras 39 familias han iniciado la preparación de un compost en su casa, primer paso de un proceso que continúa con la selección de las semillas que desean plantar en su vivero y la germinación de su almácigo, para culminar con el cercado y preparación de la tierra de su huerto y el trasplante desde sus almácigos”, comenta Cádiz.

 

El apoyo entregado por la Fundación La Casa del Señor finaliza en noviembre próximo y “la percepción de los líderes comunitarios es que su vida ha cambiado. Tienen agua en abundancia, verduras en su casa y ven que otras personas quieren venir a vivir a Source Jean Jacques, incluso el valor de la tierra ha comenzado a elevarse”, finaliza la experta.

 

Fuente: www.ecoportal.net

Un insecto resistente a los pesticidas amenaza los cultivos en EEUU

Un insecto resistente a los pesticidas y portador de parásitos devastadores para los cultivos fue hallado por primera vez en la naturaleza en Estados Unidos, encendiendo alarmas por los riesgos para los cultivos de frutas y verduras.

 

 

 

La mosca blanca del tabaco fue descubierta en abril en los jardines podados del rico condado de Palm Beach, en Florida (sureste), donde los jardineros rocían periódicamente con insecticidas los parterres de flores y los arbustos.

 

Este insecto, una de las especies más invasoras del mundo, ya había sido encontrado en un vivero privado en Arizona (suroeste) hace más de diez años y desde entonces había sido reportado en 20 estados. Pero siempre fue visto en invernaderos o en viveros, no en la naturaleza.

 

Esta es la primera vez que se encuentra en un hábitat natural en territorio estadounidense, lo que constituye una amenaza real para los cultivos de tomate, frijoles, algodón o de melones.

 

"El problema va a ser mucho más difícil de controlar" y podría ser imposible erradicarla, estima Lance Osborne, profesor de entomología de la Universidad de Florida.

 

"Lo que lo hace realmente diferente es esa resistencia a los pesticidas", agrega durante una reunión de decenas de productores que querían aprender más sobre este insecto en Homestead, una zona agrícola cerca de Miami.

 

 

Hibiscus en una tienda de plantas en Miami

 

"El mejor tratamiento del que disponemos mata 90-91% de ellas", sostiene Osborne.

 

La mosca blanca absorbe la humedad de las hojas y en sus excrementos se reproducen los hongos. Las hojas se vuelven marrones, lo que complica la fotosíntesis. Además, este insecto transporta más de cien enfermedades virales que debilitan a las plantas y pueden hacer las frutas y los vegetales no comestibles.

 

"Una calamidad mayor"

 

Hay decenas de tipos de moscas blancas en todo el mundo. Ésta, de biotipo Q y cuyo nombre científico es Bemisia tabaci, tendría su origen en regiones mediterráneas, probablemente en los campos de tomate de España y Portugal, países donde se ha vuelto resistente a los pesticidas.

 

El peligro ha sido tomado muy en serio en Europa, cuyas autoridades llaman a los agricultores a mantenerse vigilantes, y hasta en Israel, donde igualmente el insecto resiste al tratamiento.

 

Para el ministerio de Medio Ambiente de Reino Unido, este insecto "tiene el potencial de convertirse en una calamidad mayor".

 

En Florida, se ha hallado en abril en más de 40 sitios naturales en todo el estado.

 

La mosca blanca puede vivir en 600 tipos de plantas diferentes, 300 de las cuales se cultivan en Florida, según el departamento de Agricultura.

 

 

El entomólogo Lance Osborne hace una presentación a cultivadores el 22 de julio de 2016 en la Universidad de Florida

 

"Además del hecho de que es resistente a los pesticidas, también estamos preocupados por el número de plantas donde se puede instalar", afirma Osborne. "Ellas encontrarán siempre algo que atacar en la tierra".

 

El biotipo Q no ha hecho todavía demasiado daño en Florida, pero las autoridades refuerzan los controles e inspecciones, preparando los planes para tratar de controlar la proliferación de este áfido, por ejemplo imponiendo cuarentenas cuando sea necesario.

 

Un riesgo para dos millones de empleos

 

"El áfido biotipo Q representa un serio riesgo para la agro-industria en Florida, lo que representa 120.000 millones de dólares, y los dos millones de empleos que dependen de ella", advierte Adam Putnam, comisario de Agricultura de Florida.

 

Otros tipos se consideran responsables en parte de la hambruna en África y han causado estragos en la agricultura en el sur de Estados Unidos en las décadas de 1980 y 1990.

 

Los agricultores de la región han ido tomando conciencia del peligro y se les anima a revisar regularmente sus plantas. También pueden enviar gratuitamente muestras al laboratorio del ministerio de Agricultura estadounidense (USDA) para su análisis.

 

Y las autoridades llevan a cabo numerosos controles sin previo aviso, aunque esto no agrade a todo el mundo.

 

Osborne instó a los agricultores a no entrar en pánico: el arsenal de insecticidas existentes en la actualidad es más eficaz que hace 30 años y "podemos controlar mejor los jardines o cultivos infestados si combinamos productos y establecemos un programa" de combate, aseguró.

 

Sin embargo, no existe una fórmula mágica: si bien estos insecticidas son más poderosos que antes, también son señalados de diezmar las poblaciones de abejas y otros insectos polinizadores necesarios para los cultivos.

 

Y dada la naturaleza resistente del adversario, las soluciones naturales u orgánicas no funcionarían, lamenta Osborne.

 

Fuente: www.afp.com

Argentina se consolida como segundo productor mundial de agricultura orgánica

 

 

La producción agrícola orgánica crece en Argentina, que se ubica como líder en América Latina y segundo productor mundial después de Australia, destacó este miércoles la Comisión Interamericana de Agricultura Orgánica (CIAO).

 

"En América Latina, tenemos una producción anual de 6 millones de hectáreas, de las cuales 3 millones están en Argentina", dijo a periodistas el presidente de la junta directiva del CIAO, Juan Carlos Ramírez, en el marco de una cumbre del organismo en Buenos Aires.

 

Pese a ser un líder mundial, esa producción representa apenas un 0,5% de la producción agrícola total en Argentina.

 

Ante el crecimiento de la demanda internacional, "la exportación de este tipo de alimentos ha aumentado de forma considerable y Argentina los provee a varios países del mundo", subrayó Jorge Dillon, presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina (Senasa).

 

La mayor parte de los productos orgánicos producidos en América Latina son exportados a Estados Unidos y Europa, los dos principales mercados.

 

Buenos Aires es sede de la VII Asamblea Ordinaria de la CIAO, creada en 2008.

 

En el encuentro participan delegados de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, Panamá, República Dominicana, Paraguay, Perú, Venezuela y Uruguay.

 

Fuente: www.afp.com

El problema del uso continuo de glifosato en la agricultura

 

 

La utilización repetida de glifosato como herbicida modifica, entre otros aspectos, la composición relativa de la flora de malezas en un área determinada, aumentando la frecuencia de individuos con baja sensibilidad al mismo. Esto trae como consecuencia la selección de biotipos tolerantes o resistentes al herbicida, cuestión que se ha transformado en un grave problema para la agricultura.

 

En un trabajo de investigación desarrollado en la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNL (Argentina) se caracterizaron los mecanismos de tolerancia al herbicida glifosato en algunas malezas caracterizadas por ser de difícil manejo como Petunia axillaris, Parietaria debilis  y Verbena litoralis, tomando como especie comparativa a Amaranthus hybridus. También actualmente se están estudiando biotipos resistentes como Sorghum halepense, Coniza sp. y Lolium multiflorum, con el fin de establecer los mecanismos que le confieren la baja sensibilidad al herbicida.

 

Para estudiar las características fisiológicas que le confieren una sensibilidad diferencial al herbicida a las especies mencionadas, se analizaron la dinámica enzimática, la absorción y translocación del herbicida, como así también las características morfológicas y anatómicas. Los análisis confirmaron diferentes grados de resistencia, tolerancia y sensibilidad al glifosato. En las malezas que resultaron más tolerantes, como fue el caso de Petunia axilaris y Parietaria debilis, en las cuales se observó una menor retención foliar del herbicida. Además, en Parietaria se midió una reducida absorción y limitada translocación del herbicida. En Petunia axilaris la mayor tolerancia fue debido a un mayor tiempo de absorción y mayor cantidad de ceras en la cutícula.  En el caso de Verbena litoralis, como así también de Amaranthus hybridus ambas resultaron sensibles al glifosato, y se confirmó la acción de este herbicida sobre una ruta metabólica, conocida como del ácido shikímico.

 

Considerando que aquellos individuos que toleran o resisten la aplicación del herbicida, pueden producir flores y semillas, posibilitando así la perpetuación de los genotipos menos sensibles. Por este motivo, los resultados de esta investigación realizada por el Dr. Ignacio Dellaferrera, docente de la cátedra de Cultivos Extensivos resultan de gran importancia para comprender los mecanismos morfo-fisiológicos en la tolerancia de algunas malezas al herbicida, lo que explica el desarrollo de progenies con resistencia al glifosato, y el incremento del problema de control mediante el mismo herbicida.

 

Fuente: noticiasdelaciencia.com

Combaten plagas en cultivos de aguacate con avispa

Científico de la Universidad Autónoma de Nayarit investiga pesticidas amigables con el medioambiente

 

 

 

Un científico de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) desarrolló una investigación con avispas parasitoides para usarse como un pesticida natural contra el escarabajo ambrosia del laurel que daña los cultivos de aguacate en México.

 

Las avispas tienen el hábito de depositar sus huevecillos en las larvas de los insectos que causan las plagas, por lo que funcionan como un controlador biológico natural, explicó el doctor Agustín Robles Bermúdez, de la Unidad Académica de Agricultura.

 

El Xyleborus glabratus es un escarabajo diminuto que hace barrenos en la madera del tallo y transmite enfermedades como Raffaelea lauricola, las cuales secan de manera progresiva el fruto.

 

Además, este animal provoca la mortalidad del árbol de aguacate y otras especies cercanas, sobre todo en las lauráceas, agregó el especialista.

 

Para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Robles Bermúdez indicó que buscan otros insectos y hongos que funjan como pesticidas naturales para diferentes plagas en el Estado.

 

“Estamos buscando la diversidad de especies ambrosiales ya establecidas en Nayarit, sus enemigos naturales, los cuales son los insectos que depredan y parasitan esos ambrosiales; también buscamos hongos fitopatógenos que los afectan”.

 

“Los enemigos que buscamos puede que se traguen el ambrosial u otros depredadores, por lo que buscamos que las avispas maten a la plaga, o lo enfermen en caso de hongos fitopatógenos”.

 

De acuerdo con el especialista, debido a la vocación agrícola del Estado donde existen 350 mil hectáreas de diversos cultivos, la zona es vulnerable a la invasión de plagas que afecta a la economía local.

 

También, el proyecto planea un vínculo y formación de recursos humanos para brindar apoyo a los productores de aguacate, además de sentar las bases para el desarrollo de estrategias más amigables en la producción de alimentos.

 

Fuente: www.informador.com.mx

La agricultura comercial genera casi el 70 % de deforestación en América Latina

La agricultura comercial generó casi el 70 % de la deforestación en Latinoamérica entre los años 2000 y 2010, informó hoy en Santiago la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

 

 

 

“La agricultura comercial no puede continuar creciendo a expensas de los bosques y recursos naturales de la región” explicó Jorge Meza, Oficial Forestal Principal de la FAO, en relación con el informe “El estado de los bosques del mundo”.

 

Al respecto, agregó que “la seguridad alimentaria puede lograrse mediante la intensificación agrícola y medidas como la protección social, en lugar de expandir las áreas agrícolas a expensas de los bosques”.

 

Objetivos Desarrollo Sostenible

 

Lo anterior es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en la resolución de Naciones Unidas “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

 

Según el estudio, en el período comprendido entre los años 1990 y 2005, el 71 % de la deforestación en Argentina, Colombia, Bolivia, Brasil, Paraguay, Perú y Venezuela se debió al aumento de la demanda de pastos; el 14 %, a los cultivos comerciales, y menos del 2 % a la infraestructura y a expansión urbana.

 

La ampliación de los pastos causó la pérdida de al menos un tercio de los bosques en seis de los siete países analizados, como un 45 % en Argentina y un 80 % en Brasil, a excepción de Perú, donde el aumento de las tierras de cultivo en pequeña escala fue el factor dominante de la deforestación, causando el 41 %.

 

“Una opción de política para evitar esto es vincular los incentivos y mecanismos de fomento público que recibe la agricultura comercial al cumplimiento de normas ambientales”, apuntó la FAO, que destacó el ejemplo de Brasil al vincular las subvenciones con criterios ambientales, para evitar así la pérdida de 270 mil hectáreas verdes, específicamente.

 

Reducción de la tasa

 

Si bien el informe demuestra que la deforestación a causa de la actividad agrícola comercial sigue siendo alta en la región, esta tasa se ha reducido casi en un 50 %, en comparación a lo que sucedía en 1990.

 

“Desde 1990 más de 20 países a nivel global mejoraron su seguridad alimentaria y mantuvieron o aumentaron su cobertura forestal, demostrando que no es necesario cortar bosques para producir más alimentos”, subrayó Meza.

 

Actualmente en Costa Rica, luego que la deforestación alcanzara su valor máximo en 1980, los bosques cubren el 54 % de su superficie, gracias a cambios estructurales como incentivos a los agricultores para plantar y apoyar la conservación.

 

Chile

 

Por su parte, en Chile, desde 1990, se ha establecido más de 1 millón de hectáreas de plantaciones forestales, para reducir la presión sobre los bosques nativos, y se prevé que a partir de 2025, estos terrenos producirían de forma sostenible unos 50 millones de metros cúbicos de madera al año.

 

De acuerdo al documento, de nombre SOFO por sus siglas en inglés, las plantaciones en Chile han reducido la explotación forestal industrial del 16,1 % total en 1990 al 0,8 % en 2013.

 

Asimismo, se ha producido un aumento del 8 % de la superficie de bosques primarios y otros bosques regenerados de forma natural en todo el país austral, sin embargo, se advierte que en algunos casos las plantaciones han reemplazado a los bosques naturales.

 

El SOFO consigna que la deforestación, influiría además en funciones paralelas clave como la erradicación de la pobreza, la protección y el restablecimiento de ecosistemas relacionados con el agua, el acceso a la energía sostenible y la lucha contra el cambio climático, entre otras.

 

Fuente: www.efeverde.com

Agricultura cubana busca estrategias ante efecto del cambio climático

 

 

La introducción de nuevas tecnologías y la aplicación de avances logrados en centros de investigación y universidades son estrategias adoptadas hoy en Cuba para mitigar los efectos del cambio climático en la agricultura.

 

De acuerdo con Gustavo Rodríguez, ministro de la rama, la incidencia del cambio climático sobre los cultivos agrícolas obliga a cambiar los métodos de trabajo, lo cual es una tarea priorizada para cumplir los planes.

 

El titular, quien participa en el VII período de sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, indicó que las actividades relacionadas con la siembra de frío ahora están corridas.

 

Ante los diputados, reunidos desde el lunes en 10 comisiones de trabajo, Rodríguez señaló que a raíz de este fenómeno se aprecia una diferencia marcada entre las condiciones climáticas de las regiones occidental y oriental.

 

En ese sentido, se refirió a déficit en la producción de papa y tomate, como ejemplos recientes de incumplimientos, algunas veces por sequía, y otras por exceso de lluvia.

 

Durante sus debates, los grupos parlamentarios también abordaron el tema de la producción local de alimentos, y señalaron que existen retos en el área de la agricultura urbana para el autoabastecimiento de hortalizas, frutales y viandas en los territorios.

 

El jefe del Grupo Nacional de Agricultura Urbana y Suburbana, Adolfo Rodríguez, informó que en 26 fincas de semillas del país se han producido 5,25 toneladas de simientes de lechuga, acelga, rábano y habichuela.

 

Señaló que al cierre de mayo de 2016 la producción de hortalizas y condimentos frescos se encontraba al 102 por ciento de lo planificado, con la producción de 533 614 toneladas de esos alimentos.

 

Sin embargo, el diputado Israel Pérez, de la central provincia de Sancti Spíritus, llamó la atención sobre el hecho de que aún se pierdan grandes cantidades de tomate y de mango, por ejemplo, por falta de capacidad y de envases para las conservas.

 

Al respecto, directivos del Grupo Empresarial de la Sideromecánica informaron sobre la construcción de minifábricas, la ampliación de sus capacidades, la garantía de repuestos, al igual que la elevación del nivel de producción de envases de mediano formato que deberá llegar a los 35 millones de unidades en 2017

 

Fuente: www.invasor.cu

Venezuela contra los transgénicos: Ley de Semillas recibe respaldo de 28 países

Un respaldo internacional de personalidades e instituciones de 28 países recibió la nueva Ley de Semillas que prohíbe la importación, producción y siembra de semillas transgénicas o genéticamente modificadas (OGM) en Venezuela.

 

 

A pesar del amplio apoyo nacional y el interés internacional que ha cosechado, la nueva ley está siendo atacada por representantes de la industria y sus seguidores por considerarla “anti-científica” lo que la coloca en riesgo de ser anulada por la Asamblea Nacional actual, la cual se constituye de una mayoría opositora, desde enero de este año indica el pronunciamiento.

 

La norma legal "marca una victoria histórica para los movimientos de agroecología y soberanía alimentaria en Venezuela y más allá. Es quizás una de las pocas leyes nacionales en el mundo que garantiza y protege el derecho de los campesinos a las semillas" indica el comunicado.

 

A continuación el pronunciamiento completo: 

 

Investigadores y académicos de 28 países respaldan la Ley de semillas de Venezuela

 

El día 23 de diciembre de 2015, la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó una nueva Ley de Semillas que prohíbe la importación, producción y siembra de semillas transgénicas o genéticamente modificadas (OGM); y protege la producción e intercambio libre de variedades de semillas pertenecientes a las comunidades agrícolas de Venezuela (indígenas, campesinas y afrodescendientes), entre otras disposiciones.

 

La prohibición de los OGM se basa en el principio de precaución, dado que los efectos de la tecnología transgénica aún no se conocen completamente y lo que se ha documentado hasta hoy, en términos de impacto a la salud humana y el medio ambiente, suscita preocupaciones significativas. A esto se suman las preocupaciones relacionadas al impacto socio-económico y a los derechos humanos de los pequeños productores y productoras, quienes conforman la mayor parte de la población que padece hambre en el mundo. La protección especial de semillas adaptadas localmente, reconoce la importancia de la conservación local para mantener el máximo de diversidad genética. Algo cada vez más importante para para enfrentar con resiliencia el cambio climático. Adicionalmente, la ley es producto de la formulación de políticas desde abajo con apoyo institucional, al estilo “abajo-arriba”; resultado de un proceso de tres años en el cual movimientos sociales se opusieron a un proyecto de ley de semillas que tenía franco respaldo del sector agroindustrial. Contrariando los intereses de dichos sectores, estos movimientos presionaron para obtener una legislación más transformadora, y a través de una serie de consultas públicas-participativas en todo el país, desarrollaron esta alternativa.

 

La aprobación de la Ley marca una victoria histórica para los movimientos de agroecología y soberanía alimentaria en Venezuela y más allá. Es quizás una de las pocas leyes nacionales en el mundo que garantiza y protege el derecho de los campesinos a las semillas. Sin embargo, a pesar del amplio apoyo nacional y el interés internacional que ha cosechado, la ley está siendo atacada por representantes de la industria y sus seguidores por considerarla “anti-científica”. Esto coloca a la Ley de Semillas en riesgo de ser anulada por la Asamblea Nacional actual, la cual se constituye de una mayoría opositora, desde enero de este año.

 

Como científicos, profesionales y defensores involucrados en alimentación y agricultura, ponemos en duda y cuestionamos los fundamentos de estos ataques. La idea central de la Ley es priorizar las prácticas de agricultura agroecológica, sosteniéndose en el creciente consenso científico sobre la importancia de esta transición de la agricultura convencional a sistemas de agricultura basados en la ecología, que valoran los conocimientos de los productores y productoras locales y los involucran en la toma de decisiones. Esto ha sido enfatizado por ejemplo en la Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola (IAASTD por sus siglas en inglés) desarrollado por 400 destacados expertos mundiales y respaldado por 59 países.

 

Por lo tanto, estamos acompañando con mucho interés esta emergente lucha en defensa de la Ley de Semillas de diciembre del 2015 y su implementación, no solamente por sus implicaciones para Venezuela, sino también por todas las posibles implicaciones de mayor alcance, en un escenario donde ocurre una consolidación corporativa del acaparamiento de los recursos genéticos, tan necesarios para el presente y futuro de la seguridad y soberanía alimentaria. Apoyamos a los productores y productoras de alimentos, las y los científicos y los movimientos de base local que en Venezuela impulsan esta defensa y esta construcción, instando a la Asamblea Nacional a que mantenga la integridad de esta Ley y apoye su implementación plena.

 

Fuente: www.ecoportal.net

Glifosato: Ocho países bloquean una nueva autorización

Un nuevo fracaso de la Comisión europea. Le ha sido imposible lograr, este 6 de junio, que los Estados miembros autoricen en Europa de nuevo y provisoriamente el glifosato. Producto emblema de la multinacional Monsanto, el glifosato forma parte de cerca de 750 productos entre los cuales está el herbicida Roundup, promocionado como insumo clave del modelo agrícola predominante (1).

 

 

 

La autorización para la producción de glifosato expira el próximo 30 de junio. De modo que de no mediar otra decisión el glifosato pasaría a estar prohibido en el país a partir del 1 de julio próximo.

 

El fracaso de dicha votación se produce luego de dos reuniones precedentes, el 8 y el 19 de mayo, en el transcurso de las cuales la Comisión prorrogaría la autorización por 15 años más y luego por nueve. Luego de fracasar en el intento de lograr una mayoría calificada, Bruselas había apelado por una autorización por dieciocho meses mientras la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA), a cargo de la reglamentación europea para las sustancias sintéticas, realizaba una nueva experiencia. Pero ha sido una nueva afrenta para la Comisión europea que el 6 de junio no pudiera lograr la necesaria mayoría calificada.

 

La abstención francesa ha sido criticada

 

Se abstuvieron siete Estados miembros: Francia, Alemania, Italia, Grecia, Luxemburgo, Austria y Portugal. Malta ha sido el único país que se opuso claramente mientras otros veinte países –representantes del 52 % de la población de la Unión, menor del umbral requerido (2)- votaron favorablemente. La abstención de Francia no ha pasado desapercibida puesto que la ministra de Medio Ambiente, Segolêne Royal, había anticipado el 1 de junio en París que “no votaría la propuesta de Bruselas”.

 

“¿Cómo es posible que las ministras francesas Segolène Royal y Marisol Touraine osaran afirmar ante los medios que Francia se opondría a la autorización del glifosato mientras según nuestras últimas informaciones los expertos del comité enviados por Francia se han abstenido?, pregunta el diputado ecologista Michel Rivasi. “En el Gobierno francés el tema divide a los ministerios de Agricultura y de Medio Ambiente”, señala el diario Le Monde. “Segolêne Royal, ministra de Medio Ambiente, Energía y Mar, se había comprometido firmemente a no votar favorablemente una nueva prórroga para el glifosato. Sin votar en contra”.

 

Una posición que hace eco a su pomposo anuncio de junio de 2015 de prohibir el Roundup sin realmente hacerlo. Mucho más recientemente, el 12 de febrero de 2016, Segolène Royal había solicitado a la Agencia de Seguridad Sanitaria (ANSES) que retirara la autorización de comercializar herbicidas que contuvieran glifosato junto a otros coadyuvantes tales como “aminas grasas de sebo”. Pero seleccionando algunos coadyuvantes la ministra de Ecología sólo regula una parte del problema. Efectivamente existen muchos otros coadyuvantes. Monsanto, por ejemplo, no utiliza “aminas grasas de sebo”.

 

Fuerte movilización ciudadana  

 

¿La movilización de ciudadanos y ecologistas desempeña algún papel en este informe de sucesivas votaciones? Un pedido para la prohibición del glifosato en Europa iniciado por Foodwacht, la Liga contra el Cáncer y Generaciones futuras, ha reunido ya 155.000 firmas. “Teniendo en cuenta la amenaza que significa para la salud no se trata de tergiversar, han reaccionado las tres organizaciones en un comunicado conjunto del 6 de junio. Es necesario proteger la salud de los ciudadanos y aplicar estrictamente el principio de precaución expresado en nuestros textos europeos y en consecuencia no renovar la autorización”.

 

Un video de la ONG “We move Europe”, que se opone a una nueva autorización del glifosato, ha sido visto más de cinco millones de veces en las redes sociales. Señala que el glifosato ha sido clasificado en marzo de 2015 como “probable cancerígeno” para los humanos por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIRC), un organismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargado de inventariar y clasificar los agentes cancerígenos. Y apunta al papel desempeñado por los lobbies en el informe opuesto posteriormente por EFSA, Oficina Europea para la Seguridad Sanitaria.

 

El Comisario europeo debería informar a partir del 7 de junio sobre las próximas etapas de este proceso. No existiendo una posición clara por parte de los Estados miembros, resulta probable que un comité de consulta presidido por la Comisión intervendrá desde ahora hasta el 20 de junio. La decisión volverá luego a la Comisión.

 

Traducción Susana Merino

 

Notas :

 

(1) Leer este artículo de Le Monde.

 

(2) La propuesta de renovación de la autorización no podría lograrse si una mayoría del 55% de los Estados miembros (16 países) representando al 65% de la población europea no votara a favor.

 

Fuente: www.ecoportal.net

Argentina: La Justicia rechazó amparo de acopiadores contra Monsanto

 

 

 La Cámara Civil y Comercial Federal falló a favor de la multinacional agropecuaria Monsanto, ante un reclamo por "cartelización" y "posición dominante" formulado por la Federación de Centros y Entidades Gremiales de Acopiadores de Cereales por la comercialización de la soja. 

 

La Federación presentó ante la Justicia una acción de amparo contra Monsanto y otras empresas (Aceitera General Deheza SA, Asociación Cooperativas Argentinas, Bunge Argentina, Cargill y Molinos Río de la Plata, entre otras) para "cesar en forma inmediata la concertación de compras de grano de soja implementada en forma compulsiva mediante acuerdos entre los accionados". 

 

Denuncia

 

La acción apuntaba a la inconstitucionalidad de la denominada "cláusula de biotecnología", que reivindicaba para Monsanto la utilización de una tecnología patentada por esa multinacional en la producción de la soja, y el cobro de sus consecuentes derechos.

 

La denuncia sostenía que "Monsanto irrumpe, de ese modo, en forma arbitraria e ilegítima en el comercio de granos, viciando el funcionamiento en sus distintos sectores (productores, acopiadores, cooperativas, corredores y exportadores)". 

 

La implementación de esa patente de Monsanto y aplicada a los acopiadores del grano "exhibe una posición dominante en el mercado y una cartelización en la compra de la soja en perjuicio de la actividad acopiadora". 

 

De qué se trata

 

La denominada "cláusula de biotecnología" establece que "el grano de soja será analizado y en caso de detectarse la presencia de tecnologías patentadas se le descontará, de corresponder, el importe de la regalía correspondiente por cuenta y orden del propietario de la tecnología o de quien éste designe". 

 

"Si el acopiador no adhiere a ese modelo no podrá entregar nunca más un grano de soja a los compradores finales (exportadores o industriales), ya que Monsanto utiliza a aquellos para analizar los granos, retener y percibir un importe arbitrario como supuesta regalía o canon tecnológico", añadía la denuncia. 

 

La aplicación de la cláusula significa una retención para los acopiadores, "sector ajeno al negocio de la reproducción, multiplicación o venta de semillas a productores-, la suma de 15 dólares por tonelada, ampliamente superior a la comisión que cobran por acondicionamiento, almacenaje y logística de despacho". 

 

Monsanto advirtió que "si se le impidiese obtener las regalías que la ley le reconoce por el uso de la invención patentada, se vería forzada a retirar del mercado argentino los desarrollos tecnológicos protegidos, perjudicándose el sector agrícola". 

 

Resolución

En ese escenario, la jueza subrogante Bibiana Pérez, en primera instancia, y los jueces de la Sala Tercera de la Cámara, Guillermo Antelo y Ricardo Recondo, fallaron a favor de la multinacional. 

 

Los magistrados entendieron que la vía del "amparo" no era la adecuada para resolver la cuestión y subrayaron que hay causas en trámite en otras instancias donde se discute la misma cuestión relacionada con las modalidades de la comercialización de la soja.

Los daños colaterales de la producción de carne

 

 

 

Alemania es el tercer mayor productor de carne a nivel mundial. Anton Hofreiter, presidente del grupo parlamentario de Los Verdes y autor del libro “Alemania, fábrica de carne”, exige un giro en la política agraria.

 

Deutsche Welle: Señor Hofreiter, en su libro “Alemania, fábrica de carne” describe cómo la cría intensiva de ganado destruye las condiciones de vida de los humanos. ¿Cuál es el problema?

 

Anton Hofreiter: La cría de animales no cumple los estándares establecidos, en algunos casos incluso se puede hablar de maltrato animal. Además, se esparce demasiado estiércol en los campos, lo cual contamina las aguas subterráneas. Asimismo, el exceso de abono artificial y pesticidas amenaza la diversidad de las especies.

 

También se importa demasiada soja desde Sudamérica. Allá la producción de soja a gran escala afecta los derechos humanos y destruye la selva amazónica. Y en general, se exporta demasiada carne a África occidental, haciendo peligrar allí la soberanía alimentaria. Pero tampoco aquí la política agraria ayuda a los agricultores: los precios se han desplomado y muchos campesinos se han visto obligados a ganarse la vida de otra forma.

 

Hace poco estuvo en Brasil, en la región donde se cultiva soja. ¿Cuál es la situación allí?

 

En Mato Grosso, hay terratenientes que cultivan soja transgénica en campos de entre 200.000 y 300.000 hectáreas y usan herbicidas que matan toda vida vegetal menos la soya modificada genéticamente, puesto que ésta es resistente al pesticida. Las dimensiones de la destrucción del medio ambiente son enormes. Asimismo, se amenaza y expulsa a personas. Algunas incluso son asesinadas por encargo de los terratenientes.

 

¿Cómo pretende cambiar esto?

 

Queremos que haya responsabilidad en la cadena de suministro: la soja importada deberá cumplir ciertos requisitos. No puede ser que para obtener soja se cometan graves violaciones de los derechos humanos, que pequeños agricultores e indígenas sean expulsados de sus tierras y que Europa importe esa soja.

 

¿Es decir que quiere mejorar la situación imponiendo estándares para la soja?

 

Exactamente. Desde luego también debe haber estándares mínimos en la cría de animales. También se debería regular mejor el uso de antibióticos.

 

¿Qué papel juega el consumidor?

 

El consumidor necesita informaciones para poder tomar su decisión. Por ello, se debería etiquetar la carne, al igual que los huevos. El etiquetado del huevo nos informa si las gallinas viven en jaulas, si comen comida ecológica y si tienen suficiente espacio para moverse.

 

¿Qué cambios exige en la agricultura?

 

Queremos que haya una mayor regionalización. Y en la producción globalizada debería haber mayor responsabilidad y sustentabilidad. Una mayor regionalización significa que, por ejemplo, países de África occidental puedan alcanzar la soberanía alimentaria. 

 

Actualmente, las exportaciones europeas son subvencionadas, por lo que son baratas. Como consecuencia, muchos agricultores de África occidental no pueden competir y acaban en bancarrota. 

 

Empobrecidos, algunos emprenden el peligroso viaje a Europa en busca de un mejor futuro. Es decir, también se trata de combatir las causas de la migración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Anton Hofreiter, presidente del grupo parlamentario Los Verdes.

Fuente: www.dw.com

Los desastres en el sector agrícola de América Latina afectaron a 67 millones de personas en una década

Entre 2003 y 2014, el impacto de los desastres naturales en el sector agrícola de América Latina provocó pérdidas de más de 34.000 millones de dólares, afectando a 67 millones de personas, según datos de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 

 

 

Para cambiar esta tendencia, altos representantes de los países de la región debatieron hoy en Asunción sobre cómo incrementar la resiliencia y los medios de vida del campo frente a las crisis y desastres con el objetivo de erradicar el hambre.

 

En el marco de la Reunión Ministerial para la Implementación del Marco de Sendai en las Américas, que se celebra desde ayer en la capital paraguaya, los altos funcionarios delinearon las bases para una estrategia regional de gestión de riesgos de desastre en el sector agrícola, como parte del Plan de Seguridad Alimentaria de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

 

El director de Gestión de Riesgos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala, Rudy Vásquez Villatoro, participante en el evento, explicó en entrevista con Radio ONU, algunas de las medidas para reducir los riesgos en ese rubro.

 

“Haciendo infraestructuras productivas: riego, centros de acopio, centros de transformación primaria que permitan, por un lado, agregarle valor a la producción, y por otro lado, ofrecer más empleos. Entonces, no sólo el productor se emplea, sino que se emplea quien hace el empaque, quien hace el traslado o los fletes, el transporte, etcétera”. 

 

Los participantes en la discusiones coincidieron en que este tipo de inversiones en la agricultura, que incluirían los sistemas de alerta temprana, ayudarían a lograr sistemas productivos más resilientes y eficientes porque permitirían soportar el embate de los fenómenos naturales y sociales que pueden afectar la disponibilidad de alimentos.

 

Además, subrayaron la importancia de reforzar las instituciones agrícolas, diversificar los medios de vida y capacitarse para responder cuando los desastres lleguen a ocurrir.

 

Según la FAO, los desastres vinculados al clima, cuyo impacto y frecuencia son exacerbados por el cambio climático, son los que más afectan a la región, totalizando un 70% de las emergencias.

 

Un tercio de la población de América Latina vive en zonas altamente expuestas a amenazas geológicas y particularmente hidro-meteorológicas.

 

Fuente: www.un.org

Monsanto no tiene más ciencia, valores o conocimientos que la guerra

Lo repite una y otra vez: en un sistema en el que los gobiernos se corrompen para ayudar a las corporaciones de transgénicos a imponerse, la mejor arma es la no cooperación, la “fuerza de la verdad”. Vandana Shiva, física, filósofa y una de las más conocidas defensoras de las semillas nativas, apuesta por la conservación de las formas tradicionales de siembra pero también por la lucha legal para detener a Monsanto, empresa a la que ubica como la más corrupta y la mayor enemiga de la ciencia.

 

 

Semillas nativas, salud y abundancia

 

Las semillas tradicionales son “la fuente de ganancias más importante para la industria a través del sistema de patentes”, afirma Vandana Shiva, lo que es posible sólo a través de los transgénicos. Lo contrasta con el “inteligente” diseño natural: de la cosecha de alimentos se guardan semillas, que a su vez aseguran que habrá comida en el futuro. Las semillas modificadas genéticamente, por el contrario, deben comprarse cada temporada, lo que lleva a deudas y suicidios de campesinos, relata.

 

La destacada activista puntualiza que los transgénicos, además de destruir la biodiversidad, no están destinados a la alimentación sino a usos industriales –como el biocombustible- y a ser forraje para animales. “La alimentación nunca fue su objetivo, más que en el discurso. En realidad se trata de ganancias, ganancias y ganancias”, afirma.

 

De las semillas nativas también hay que apreciar que están adaptadas no sólo a cada clima, sino a cada comunidad ecológica, y pueden crecer juntas como en la milpa. Los cultivos industriales, al competir entre ellos, significan que en la siembra “pierdes tu fuente de proteína, hierro o de vitaminas”; a partir de ello vienen las deficiencias en la alimentación, que la industria pretender suplir con plantas genéticamente modificadas “y entonces llega el plátano con hierro para ‘solucionarlo’. Es un ciclo de beneficios, que para la tierra es un círculo de envenenamiento; para la gente, de muerte y desnutrición”, afirma la científica.

 

Las semillas nativas, al contrario que las transgénicas, significan abundancia, sistemas de cultivo respetuosos con la tierra, salud y ahorro, contrasta Shiva.

 

El sistema que permite a Monsanto imponer su ley está basado en colusión entre la industria agroquímica y el Estado, “que abandona su compromiso con la democracia y las Constituciones”.

 

Los primeros responsables de la destrucción de la tierra y el genocidio que significa el suicidio de campesinos (agobiados por las deudas traídas por estar obligados a comprar transgénicos), son los agroquímicos y la industria de la guerra. “Los fertilizantes químicos se producen en las mismas fábricas que los explosivos”.

 

La industria transgénica tiene como principales aliados a los gobiernos corruptos (“en Estados Unidos se llama lobbying”, apunta Shiva con una sonrisa). Monsanto no puede fingir que produce vida y patentar ‘su’ semilla sin el apoyo de las autoridades estadunidenses, que deciden no sólo permitirlo sino convertirlo en ley internacional a través de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ejemplifica.

 

Avances judiciales contra Monsanto

 

La científica afirma que hoy día, de lo que se hace ganancias es de la vida, lo que sólo puede ser detenido si la gente conserva su capacidad de reproducción de la misma y de producción de comida.

 

La activista se refiere que Monsanto necesita de científicos para validar de manera legal sus “mentiras” (que produce más cantidad de comida y acaba con las malas hierbas y plagas), por lo que es necesario que los activistas se impliquen de forma creativa en batallas legales. “En muchas partes, el avance de los transgénicos se ha logrado detener cuando los parlamentos trabajan de forma ajena al gobierno y a través de las Cortes; ya que todo esto se trata de patentar, de adueñarse de la vida y de decir que los conocimientos indígenas son su invento –todo esto se llama biopiratería- hay que dar la batalla legal”.

 

“Todo instrumento y toda institución debe ser puesto al servicio de los derechos de la gente”, remata.

 

Sin embargo, la mejor respuesta a los transgénicos es rescatar las semillas y las formas tradicionales de cultivo y elaboración de alimentos, así como construir movimientos en torno a ello, valora. “Puedes estar diciendo No a Monsanto mientras ellos destruyen todo. ¿Y qué habrá para salvar? Cada semilla salvada nos da más poder, confianza y conocimiento contra los transgénicos”, señala.

 

Viniendo de la India, Vandana Shiva resalta la influencia que en ella tiene Gandhi y la no cooperación o “fuerza de la verdad”, que es básicamente no acatar las leyes injustas, que violan los derechos humanos fundamentales de justicia, igualdad y paz. Por eso, su movimiento está basado en la libertad de las semillas y la no cooperación como dos manos de un mismo cuerpo. “En 2004, trataron de hacer ilegal plantar semillas propias; hicimos grandes acciones de desobediencia civil y logramos detener esa ley”, ejemplifica. Para Shiva, la no cooperación con leyes injustas significa al mismo tiempo, solidaridad con las comunidades y reconstrucción del valor para luchar contra los transgénicos.

 

 

 

Fuente: www.ecoportal.net

El rescate de un valle agrícola en Baja California

Más de 10 años de investigaciones, inversiones públicas y privadas y una intensa participación social, fueron los factores necesarios para concretar el envío de aguas residuales tratadas a la zona agrícola del valle de Maneadero, ubicado al sur del municipio de Ensenada, Baja California.

 

 

En apenas dos años, decenas de hectáreas pasaron de un suelo agrietado por la escasez de agua a coloridas zonas de cultivo que actualmente reciben agua de la planta de tratamiento El Naranjo, mismo que contiene nutrientes que llevan a las parcelas mayores beneficios que el agua de los pozos, lo que ya fue comprobado con estudios realizados por el Instituto de Investigaciones Oceanológicas (IIO) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

 

Ejidatarios, investigadores y autoridades gubernamentales están optimistas respecto a los resultados que ha dado el proyecto piloto que inició en junio de 2014 con 120 hectáreas de riego y que se ha convertido en la reactivación de zonas de cultivo, cuyos pozos han sido afectados por la intrusión salina; para este 2016 se proyecta un incremento a 500 hectáreas de riego.

 

Leopoldo Mendoza Espinosa, coordinador del cuerpo académico de Agua y Ambiente del IIO, relata que desde hace más de 15 años iniciaron los estudios que comprobaron que el agua residual que recibía la planta tratadora El Naranjo salía con la calidad necesaria para ser reutilizada, motivo por el que el IIO comenzó a promover su uso como una alternativa a la problemática de la escasez de agua que enfrenta el municipio de Ensenada.

 

Fue hasta el 2014 —cuando la falta del vital líquido se agudizó— que el tema se volvió recurrente en la opinión pública y los investigadores del IIO evaluaron la conveniencia de distintas alternativas propuestas para mitigar la escasez.

 

Por más de 15 años el trabajo del IIO ha sido la generación de información útil para las instancias administradoras del agua, pero también ha buscado ser un enlace entre todos los involucrados en el tema del reúso del agua para lograr concretar el proyecto en cada una de sus etapas.

 

“Yo creo que es posible hacer las cosas de manera responsable, no tomar decisiones muy apresuradas sino basándonos realmente en información y esa ha sido la función que hemos tenido como grupo y como universidad”, opina el investigador.

 

Monitoreo del agua y el suelo

 

De acuerdo con el gobierno del estado de Baja California, la obra para enviar el agua de la planta de tratamiento El Naranjo a Maneadero tuvo una inversión de 71 millones de pesos.

 

Para ello, fue necesaria la instalación de un emisor de 30 pulgadas que traslada el agua en un tramo de 14 kilómetros, así como la rehabilitación de filtros para tratamiento terciario en la planta, equipamiento emisor y la adquisición e instalación de tubería para la derivación.

 

Como una primera etapa, el agua fue utilizada para el riego de aproximadamente 120 hectáreas de tierras en las que se cultivan plantas de ornato para exportación y forraje para alimentar el ganado de la localidad.

 

La instalación ha funcionado de manera permanente desde 2014 y el agua continúa siendo monitoreada por el IIO, además de que se están realizando estudios por el cuerpo académico de Agua y Ambiente, del cual forma parte el investigador Walter Daesslé Heuser.

 

En entrevista, Walter Daesslé comentó que, por solicitud de la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa), recientemente realizaron el proyecto “Evaluación del efecto del riego agrícola con agua residual tratada en la calidad del suelo agrícola y agua subterránea de Maneadero, Baja California”.

 

“El suelo no lo habíamos estudiado nunca, el agua sí, pero se midieron nuevos parámetros, por ejemplo coliformes, como indicadores de influencia de aguas con heces fecales; se midió también demanda bioquímica de oxígeno, algunos parámetros que no se habían estudiado antes en agua subterránea y que se relacionan mucho con el agua residual tratada”, explica el investigador.

 

Como parte de los estudios del suelo, encontraron que hubo un aumento en la concentración de carbono, materia orgánica y nitrógeno, lo que consideran beneficioso, ya que con ello se disminuye la utilización de fertilizantes.

 

Como resultado del estudio, han constatado que hasta el momento no existe un motivo para dejar de reutilizar el agua para riego e infiltración, siempre y cuando se conozcan las reacciones que se obtengan a mediano y largo plazo.

 

La participación pública

 

El agua y el suelo no es lo único que ha sido estudiado por el cuerpo académico de Agua y Ambiente tras el envío de agua residual tratada al valle de Maneadero, ya que la participación social fue un factor determinante para concretar el proyecto.

 

 

Mariana Villada Canela, investigadora del IIO y también integrante del citado cuerpo académico, recuerda que a principios de 2014, representantes del Ejido Nacionalista Rodolfo Sánchez Taboada comienzan a impulsar sus ideas y de forma pública realizan gestiones ante el gobierno estatal hasta lograr que el sector académico junto con el gubernamental se sumen a su proyecto.

 

“Siempre fueron facilitadores de los espacios, buscaron a la gente, a los diputados que pudieran apoyar esta preocupación que ellos tenían y que de alguna manera son los afectados directos”, opina.

 

Desde su perspectiva, esta participación por parte de los ejidatarios fue decisiva para concretar el envío de aguas tratadas a la zona agrícola de Maneadero, ya que desde hacía más de una década se contaba con la información científica necesaria para respaldar el proyecto.

 

“Tuvo que ocurrir esta interfaz ciencia-política efectiva para que se empezaran a tomar acuerdos, pero aun así nos falta un poco más de experiencia sobre cómo llevar mejor los acuerdos, son decisiones más políticas que técnicas, a pesar de que están impulsadas en cierta forma por la información científica”, afirmó.

 

 

Fuente: conacytprensa.mx

La UE fracasa nuevamente en definir el futuro del glifosato

La Unión Europea (UE) no ha alcanzado la mayoría necesaria para renovar la homologación del glifosato en el bloque, lo que supone el tercer fracaso para validar esta sustancia activa de los herbicidas.

 

  • Miembros de la organización cívica Avaaz disfrazados para protestar contra el uso del glifosato, en Bruselas el 18 de mayo de 2016

 

La Comisión Europea no logró obtener la mayoría necesaria a pesar de haber rebajado el tiempo de autorización de 15 años a 18 meses.

 

La Comisión Europea, que es la que propone la autorización en la UE y sobre la que los 28 Estados miembros deben pronunciarse (a favor o en contra) indicó que estudiaba el camino a seguir.

 

La UE debe decidir si renueva esa autorización, que expira el 30 de junio. Pasada esa fecha y si no hay acuerdo, el glifosato, ampliamente utilizado por la industria agrícola, no podrá ser utilizado.

 

"No hubo mayoría calificada", dijo el portavoz comunitario, Alexander Winterstein, en rueda de prensa.

 

Un comité de expertos compuesto por representantes de los 28 países de la UE debía votar la propuesta de la Comisión, que para que fuera adoptada necesitaba una mayoría cualificada, lo que en el sistema de voto comunitario corresponde a 55% de los participantes con una representación de 65% de la población.

 

Una fuente europea precisó que 20 países votaron a favor de una autorización, uno votó en contra y el resto, entre ellos Alemania, se abstuvo.

 

La ministra de Medio Ambiente francesa, Ségolène Royal, había adelantado que París "no votará la propuesta de Bruselas".

 

  • La ministra francesa de Medio Ambiente, Segolene Royal, en una rueda de prensa tras un encuentro con ministros para revisar la situación creadas por las inundaciones, el 6 de junio de 2016 en París 

 

La Comisión tiene la posibilidad de apelar la decisión del comité de expertos. Se organizaría entonces una reunión a un nivel de representación más elevado para volver a discutir el tema, que estaría sujeto al mismo sistema de voto.

 

Si esta última instancia se pronuncia en contra, la Comisión deberá plegarse a su decisión.

 

La Comisión debe decidir el martes el próximo paso.

 

Este era el tercer intento de la UE para definir el futuro del glifosato.

 

En marzo, la Comisión proponía renovar el glifosato por 15 años, pero finalmente no sometió la moción a voto por falta de una mayoría clara. A mediados de mayo, en una nueva reunión en la que la Comisión rebajó la propuesta a una autorización de 9 años, tampoco se sometió a voto por falta de mayoría.

 

En este tercer intento la Comisión proponía una "prórroga técnica" de 18 meses como máximo a la espera de nuevos estudios de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA).

 

"Cada uno debe asumir sus responsabilidades", subrayó Winterstein este lunes. "No es posible esconderse detrás de la Comisión", agregó en alusión a los Estados miembros.

 

La Comisión hace valer que su propuesta tiene una base científica y pide que los Estados miembros no decidan con consideraciones políticas.

 

Fuente: www.afp.com

Bancos de algas, el futuro contra la extinción de bosques de laminarias

La próxima revolución agrícola tendrá lugar en el mar y en esta nueva agronomía marina las laminarias serán la base del suministro de alimentos, piensos, medicinas y de energía.

 

 

Las laminarias, macroalgas esenciales para el ecosistema marino costero y amenazadas por el cambio climático, la explotación comercial y la contaminación, aseguran su futuro a través de un banco de "semillas", pionero en Europa, capaz de conservar y resguardar la diversidad genética de estas algas.

 

A orillas del Cantábrico, el Instituto Español de Oceanografía(IEO) gestiona un centro de investigación para el cultivo de macroalgas marinas que, desde la década de los 90, acoge un banco de germoplasma o semillas de laminarias con 43 cepas de especies seleccionadas de estas algas para su conservación futura.

 

La próxima revolución agrícola tendrá lugar en el mar y en esta nueva agronomía marina las laminarias serán la base del suministro de alimentos, piensos, medicinas y de energía, ha explicado a EFE, Cesar Peteiro, investigador del IEO.

 

Pero para ello es “necesario garantizar la conservación y el cultivo de estos vegetales marinos partir de bancos de semillas”.

 

Laminarias:

 

En el medio marino, las laminarias, entre otros aspectos, son hábitat y refugio de especies marinas, fijan el sedimento y actúan como sumideros de CO2, lo que ayuda a mitigar el calentamiento global y la acidificación de los océanos.

 

Respecto al valor económico de estas algas, Peteiro ha señalado que está determinado por los distintos usos que de ella se hacen tanto en la industria textil, farmacéutica, cosmética, gastronómica, como biocombustible o en la industria alimentaria.

 

A este respecto, ha detallado, que estas macroalgas, carecen de diferenciación entre raíces, tallos y hojas y destacan por su alto contenido en proteínas, alrededor de un 20 por ciento de su peso, por lo que son tan apreciadas en la alimentación humana.

 

Sin embargo, las laminarias, con una talla cercana a los 2/3 metros en la costa atlántica española y hasta unos 50 metros en el Pacífico, se encuentran en peligro debido al impacto de factores como la contaminación y explotación comercial y al cambio climático.

 

Disminución laminarias en el Atlántico:

 

En este punto el investigador ha señalado que en las costas atlánticas de Europa, especies como la Laminaria hyperborea, Laminaria ochroleuca y Saccharina latissima, muy acostumbradas a aguas más frías, han sufrido una fuerte disminución de sus poblaciones debido al aumento de la temperatura del mar.

 

Para Ceteiro, especialista en su cultivo, este declive también se ha observado en la Península Ibérica donde las laminarias han llegado a desaparecer casi totalmente de las costas del Cantábrico.

 

Planta de Cultivo de “El Bocal” del IEO en Santander:

 

En este escenario, el banco de germoplasma de la Planta de Cultivo de “El Bocal” del IEO en Santander es fundamental para poder disponer de un reservorio estatal de referencia que asegure la conservación de laminarias ibéricas amenazadas así como el futuro desarrollo de programas destinados a restaurar sus bosques.

 

El banco data los años 90, cuando las poblaciones de laminarias aún eran abundantes en nuestras costas, y nació con un fin claramente comercial: favorecer el cultivo de estas algas.

 

En la actualidad, el banco alberga 43 cepas de dos especies seleccionadas de manera natural a lo largo de varias generaciones y resistentes a las altas temperaturas del agua mar, lo que tiene una gran utilidad en un contexto de cambio climático.

 

Estas cepas tienen un “enorme valor ambiental y comercial”: después de 20 años de una cuidada selección y conservación en laboratorio para salvaguardar sus poblaciones, dichas cepas son capaces de dar origen a nuevos individuos con los que repoblar áreas marinas aunque la temperatura ascienda.

 

Peteiro ha destacado que con este banco de semillas se podría “llenar todo el Cantábrico de laminarias” ya que sus células tienen la capacidad de multiplicarse en condiciones de cultivo y a partir de poca cantidad de cepas y con una adecuada variabilidad genética se puede obtener todos los individuos que se quiera.

 

Pero para ello es necesario el apoyo económico de administraciones públicas y privadas que permita consolidar un banco de germoplasma de laminarias en el IEO como referente nacional para la conservación, restauración ecológica, cultivo comercial de estas macroalgas, ha advertido Peteiro. 

 

Fuente: www.efeverde.com

Científicos mejoran cultivos hidropónicos con sustrato orgánico

Un grupo de científicos del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), en Baja California Sur, crearon un sustrato orgánico para mejorar la producción agrícola de cultivos hidropónicos en la región.

 

 

El producto tiene como base los residuos orgánicos formados en los palmares de los oasis en Baja California, además de yeso agrícola fortificado, detalló el investigador del Programa de Agricultura en Zonas Áridas, el doctor David Raúl López Aguilar.

 

“Es un proceso de producción interesante, en el cual interviene el yeso (sulfato de calcio, CaSO4) como un ingrediente que previene enfermedades fúngicas e incrementa la retención de humedad del sustrato”, mencionó López Aguilar, en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

 

El sustrato orgánico pretende conservar limpios los oasis de desechos con un alto índice de combustibles, además se busca encontrar un sustituto del sustrato de fibra de coco, el cual es poco accesible por su alto costo, indicó el especialista.

 

La principal línea de investigación de Cibnor es la adaptación de los sistemas hidropónicos a las condiciones climáticas del noroeste del país, destacó López Aguilar.

 

“La clave está en adaptar la tecnología hidropónica que se ha utilizado en otras partes del mundo a las condiciones de las zonas áridas y reemplazar con materiales locales los que son utilizados en otras partes, para reducir costos y facilitar su acceso”, subrayó.

 

Comparado con la agricultura tradicional, la hidroponía ofrece diversas ventajas porque permite producir hortalizas en espacios reducidos que no eran generadas en climas áridos y semiáridos, además reduce el riesgo de plagas y se ahorra agua.

 

“En agricultura convencional se necesitan ocho mil litros de agua para producir un kilo de higo seco; con un sistema hidropónico se necesitan 500 litros de agua”, dijo el investigador.

 

“Es un incremento en el rendimiento en proporción de uno a veinte, además de un consumo de agua hasta diez veces menor”, agregó.

 

Fuente: www.notimex.gob.mx

Agricultura orgánica no siempre es ecológica: investigador francés

Este tipo de cultivo no siempre respeta los principios de la agroecología, no se deben de confundir

 

 

La agricultura orgánica no siempre respeta los principios de la agroecología y no hay que confundirlas, afirmó el experto francés del Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agrícola para el Desarrollo (CIRAD) Éric Malézieux. 

 

Tras participar en un seminario en Roma, el especialista aseguró que la agroecología se corresponde con un tipo de "filosofía" que busca gestionar sistemas agrícolas complejos haciéndolos más productivos mientras se conservan los recursos naturales y la biodiversidad. 

 

Aunque sus prácticas suelen relacionarse con la producción biológica de alimentos, Malézieux afirmó que esta última obedece a una serie de "normas muy estrictas", como la prohibición del uso de químicos o del cultivo de transgénicos. 

 

En su opinión, los sistemas agroecológicos -una opción aún muy limitada en el sector- son más flexibles y permiten, por ejemplo, usar pequeñas cantidades de pesticidas para solucionar un problema menor y puntual. 

 

Del lado contrario, dijo que se pueden observar casos de producción orgánica "que están lejos de la agroecología", como los que en Estados Unidos suponen el cultivo intensivo de cientos de hectáreas de lechugas y el empleo de fertilizantes orgánicos transportados a larga distancia, lo que aumenta el impacto en el medio ambiente. 

 

Este investigador especializado en zonas tropicales húmedas de África occidental destacó otros ejemplos en los que sí se están aplicando técnicas agroecológicas o, por lo menos, más respetuosas con el entorno. 

 

Resaltó la investigación agroforestal combinada con la producción de cacao y los beneficios que esta reporta frente al monocultivo, así como la reducción de pesticidas para producir verduras y hortalizas en ciudades africanas mediante la rotación de cosechas. 

 

Asimismo, se están empleando redes para proteger las plantas de las pestes, hormigas para evitar la presencia de la fruta de la mosca en productos como el mango y hasta cultivos "trampa", plantas que atraen a los insectos dañinos y los mantienen alejados de los cultivos principales. 

 

Para promover la agroecología, Malézieux consideró imprescindible la actitud de los consumidores, a partir de un interés creciente por los alimentos sanos y producidos en condiciones sostenibles, y el desarrollo de políticas que ayuden a evitar problemas como la contaminación del agua por el uso de químicos.

 

 

Fuente: www.informador.com.mx

Bruselas propone extender por un año la autorización de uso del glifosato

La Comisión Europea propuso este miércoles extender la autorización del glifosato, una sustancia herbicida que despierta oposición de algunos Estados miembros, por un periodo de entre 12 y 18 meses.

 

 

La Unión Europea (UE) debe decidir si renueva esa autorización que expira el 30 de junio. El comité de expertos, compuesto por representantes de los 28 países de la UE, en un tercer intento por definir el futuro del glifosato, ampliamente utilizado por la industria agrícola, volverá a reunirse el 6 se junio.

 

Ante el bloqueo, la Comisión rebajó en la última reunión de 15 a 9 años el periodo de autorización. Pero aún así no se dibujó entre los Estados miembros una mayoría cualificada para aprobar la decisión.

 

Para desbloquear la situación el comisario europeo de Salud, Vytenis Andriukaitis, anunció este miércoles que la propuesta será la de extender "de 12 a 18 meses" la actual autorización a la espera de una opinión de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA).

 

"Los Estados miembros no necesitan esconderse detrás de una decisión de la Comisión", lanzó el comisario Andriukaitis que recordó que aunque el glifosato sea autorizado en la UE los Estados miembros pueden restringir su uso en su territorio nacional.

 

El lobby que agrupa a la industria agroquímica presente en Europa, el Glyphosate Task Force, lamentó en un comunicado que los Estados miembros no hayan aún alcanzado un consenso y estimó que extender temporalmente la autorización a la espera de la opinión de la ECHA "sienta un precedente que es desproporcionado".

 

El principal sindicato de la industria agrícola, Copa-Cogeca, llamó nuevamente a renovar la autorización "ante la ausencia de una alternativa".

 

La Comisión anunció además que preparaba una segunda propuesta para "minimizar" el uso del glifosato en los jardines, parques y espacios públicos así como en los campos antes de las cosechas. "Es lo mínimo: restricciones estrictas para limitar la exposición humana", dijo Franziska Achterberg, de la ONG Greenpeace, en un comunicado.

 

El futuro del glifosato interesa en el más alto nivel a EEUU en donde estiman que la UE está basando su decisión sobre consideraciones políticas y no científicas, lo que afectaría las negociaciones comerciales en curso para un tratado de libre comercio.

 

Los estudios sobre las consecuencias del glifosato difieren. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) juzgó como "improbable" que el glifosato fuera cancerígeno. Una opinión aplaudida por la industria agroquímica, pero en contradicción con la emitida antes por la Agencia Internacional de 

Investigación sobre el Cáncer (IARC, por su siglas en inglés), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que calificó al glifosato, presente entre otros en el Roundup de Monsanto, uno de los herbicidas más vendidos en el mundo, de cancerígeno "probable para el hombre".

 

Un reciente estudio conjunto de la OMS y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), estima por su parte como "poco probable" que el glifosato sea cancerígeno "en los humanos expuestos a través de la alimentación".

 

El glifosato está presente en los herbicidas fabricados, entre otros, por Monsanto, Syngenta, BASF, Bayer, DuPont o Dow Agrosciences. El uso de herbicidas que contienen glifosato se generalizó rápidamente desde que salió al mercado en la década de 1970. Con el desarrollo de cultivos transgénicos resistentes a esa sustancia, como la soja RR (Roundup Ready) de Monsanto, su uso se generalizó aún más.

 

Fuente: www.afp.com

La papa peruana lucha por superar los efectos del cambio climático

Buscan desde los laboratorios lograr variedades que sean resistentes a altas y bajas temperaturas.

 

 

Perú celebró el Día Nacional de la Papa el pasado 30 de mayo. De ella se sabe que sus potencialidades alimenticias son altas, que es un producto milenario y que, incluso, los científicos analizan la posibilidad de sembrarla en Marte; sin embargo, este tubérculo de los Andes peruanos ya comienza a sentir las amenazas del cambio climático.

 

Según las últimas evaluaciones del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) en las zonas paperas, se ha comprobado que de aquellas siembras que han sido instaladas entre octubre del año pasado y enero del presente, algunas han sufrido los efectos del cambio climático, hecho que repercute en el rendimiento de la producción de los agricultores.

 

El incremento de la temperatura, asociada a la sequía, ocasionó que la papa no tuberice, es decir, no desarrolle. Aparentemente la planta se vislumbra frondosa en el exterior, pero a nivel de la raíz, la papa es muy pequeña.

 

Áreas de cultivo en el Perú que anteriormente estaban libres de plagas ahora las padecen debido a las altas temperaturas, una muestra clara del cambio climático.

 

Fuente: conexioncop.com

La UE volverá a reunirse el 6 de junio para decidir sobre el glifosato

 

La Unión Europea (UE) volverá a reunirse el 6 de junio para definir el futuro del glifosato, cuya autorización de uso por 9 años está bloqueada por las dudas sobre sus consecuencias en la salud humana, indicaron diferentes fuentes a la AFP.

 

Esta será el tercer intento de la UE para definir el futuro en el bloque de esta sustancia activa utilizada en los herbicidas.

 

La semana pasada la Comisión Europea, que proponía renovar la autorización por 9 años, desistió de someter a voto su propuesta ante la indefinición de los Estados miembros.

Lo mismo sucedió en marzo, cuando proponía renovar la autorización por 15 años.

 

El comité de expertos que debe decidir del futuro del glifosato, ampliamente utilizado por la industria agrícola, compuesto por representantes de los 28 países de la UE, volverá a reunirse el 6 se junio.

 

La autorización del glifosato vence el 30 de junio. Si los Estados miembros no llegan a un acuerdo su uso quedaría prohibido en toda la UE.

 

Ante el bloqueo de la situación y de cara a la reunión del 6 de junio, la Comisión podría proponer una "prolongación técnica" de al menos un año o hasta fines de 2017, indicaron varias fuentes europeas, esto es hasta después de las elecciones presidenciales en Francia (en mayo) y las federales en Alemania (septiembre).

 

Este plazo permitiría a la ECHA (la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas) publicar nuevos estudios sobre los impactos del glifosato en la salud humana.

 

Francia insiste en que no puede decidir la autorización antes de que la ECHA publique nuevos estudios. Alemania en tanto no se posicionó en las últimas reuniones.

 

Los estudios sobre las consecuencias del glifosato difieren. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) juzgó como "improbable" que el glifosato fuera cancerígeno.

 

Una opinión aplaudida por la industria agroquímica, pero en contradicción con la emitida antes por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por su siglas en inglés), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que calificó al glifosato, presente entre otros en el Roundup de Monsanto, uno de los herbicidas más vendidos en el mundo, de cancerígeno "probable para el hombre".

 

Un reciente estudio conjunto de la OMS y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), estima por su parte como "poco probable" que el glifosato sea cancerígeno "en los humanos expuestos a través de la alimentación".

 

El uso de herbicidas que contienen glifosato se generalizó rápidamente desde que salió al mercado en la década de 1970. Con el desarrollo de cultivos transgénicos resistentes a esa sustancia, como la soja RR (Roundup Ready) de Monsanto, su uso se generalizó aún más.

 

Fuente: wwwafp.com

El Niño aumenta la plaga de broca en los cafetales de Colombia

El fenómeno de El Niño ha aumentado la plaga de broca (insecto parásito) los cafetales colombianos "por encima de lo normal" en los primeros meses del año, ha informado la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

 

 

Esta plaga se registró principalmente en la zona centro del país, lo que afectó de forma significativa la cosecha de departamentos como Caldas, Risaralda, Quindío y Tolima”, señaló la FNC en un comunicado.

 

La información detalló que el aumento de la presencia del insecto de la broca “en algunos casos superó el 10 % de infestación.

 

La federación explicó que cuando la presencia de broca “supera el 2 % ya se genera daño económico para el productor”.

 

Este incremento “se debió al evento climático de El Niño, pues el aumento de temperatura favorece la reproducción de la broca, y cuando llegan las primeras lluvias, el insecto vuela y afecta nuevos frutos”, indicó el comunicado.

 

Observaciones del Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé) indican que en un periodo seco y caluroso como El Niño “pueden volar hasta 4,5 millones de brocas por hectárea”, mientras que en uno “neutro vuelan entre 2,5 y 3,5 millones de brocas por hectárea si no se realizan medidas de control”. 

 

Fuente: www.efeverde.com

Transgénicos: el ocaso de un imperio

La bola de nieve que nunca parecía detenerse y que venía a arrasar con todo, paulatinamente se está frenando, o al menos esos son los primeros indicios de que el modelo basado en transgénicos está en un franco descenso.

 

 

Esto lo certificó un informe de una ONG denominada ISAA (International Service for the Acquisition of Agribiotech applications), a pesar de ser una organización con una tendencia a favor de la biotecnología.

 

Desde que comenzaron los cultivos transgénicos -hace 20 años- siempre tuvieron un crecimiento sostenido, excepto en 2015 que –según ISAA- retrocedió en un 1%. Esta cifra no parece significativa, sin embargo considerando que en los últimos años en el mundo este tipo de cultivos alcanzó las 2.000 millares de hectáreas, sí lo es.

 

Todo parece indicar que el apogeo de estos paquetes biotecnológicos se terminó y que la resistencia de millones de personas está teniendo efecto, y no solo eso, sino que el rechazo de la propia tierra es la que también está provocando importantes pérdidas a un modelo antinatural.

 

Las razones del ocaso

 

Según ISAA, esta reducción “marginal” es coyuntural y se explicaría por el hundimiento de ciertas materias primas agrícolas como el maíz (-4% en superficies) o el algodón (-5%). También esta disminución “es susceptible de invertirse cuando el nivel de los precios se invierta”.

 

En Estados Unidos, líder con el 39% del total mundial, las superficies de cultivos manipulados genéticamente o transgénicos (OMG)  retrocedieron en 2,2 millones de hectáreas, mientras que en Canadá, quinto productor mundial, también se redujeron en 0,6 millones de hectáreas, según indicó el informe.

 

La disminución más fuerte fue en el territorio sudafricano, en este caso en un 23% debido a las severas sequías.

 

Sin ir más lejos, en la provincia de Santa Fe (Argentina) se perdieron millones de hectáreas de soja a causa de las recientes inundaciones. Aunque nadie desea que el agua sea una amenaza en vez de un recurso esencial, en este caso la Madre Tierra se hizo escuchar.

 

Por otro lado, el país de Burkina Faso, único de África occidental convertido a la agricultura biotecnológica desde los años 2000, renunció totalmente al algodón transgénico, evocando su falta de rentabilidad.

 

Otro de los motivos por el que las grandes trasnacionales como Monsanto están retrocediendo sus inversiones en los países en desarrollo es la “reglamentación costosa, lo que sigue siendo el principal impedimento para su adopción, según indico el informe.

 

También, por supuesto, aunque el informe no lo mencionó está la resistencia de los ciudadanos comunes que se niegan a la implementación de las plantas, como el caso de Malvinas Argentinas, provincia de Córdoba, en donde durante más de dos años los asambleístas sostuvieron un bloqueo en la planta de Monsanto de dicha localidad en rechazo a la habilitación de la misma.

 

No obstante la resistencia, hay cinco países en desarrollo –Brasil, Argentina, India, China y Sudáfrica en donde se cultivan casi la mitad (48%) de los OGM del mundo.

 

Patentamiento de  las semillas: otra pulseada perdida

 

Quizás no lo vio en los principales medios de comunicación pero la trasnacional Monsanto no podrá patentar semillas en Argentina –como era su pretensión- porque no son una invención de la multinacional, sino de la naturaleza.

 

Un fallo inédito de de la Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal –con fecha 26 de noviembre de 2015- detiene la intención de Monsanto de cobrar canon extra por sus “desarrollos” transgénicos.

 

“La molécula de ADN recombinante y las células modificadas no constituyen una invención (de Monsanto) porque son materia viva y preexistente en la naturaleza. Ese material genético tiene la aptitud de generar una planta completa y los países tienen la facultad de declarar no patentables a las plantas”, sentenció el dictamen firmado por los jueces Guillermo Alberto Antelo y Ricardo Gustavo Recondo.

 

 “Es discutible que pueda patentar todo el material por el sólo hecho de haberlo modificado; como indiscutible que el autor de una obra literaria no deviene en propietario del lenguaje empleado en ella por haberla registrado”, fundamentó la sentencia en su rechazo a Monsanto.

 

Aunque la decisión final depende de la Corte Suprema de Justicia, sin duda es un duro golpe contra las empresas biotecnológicas que pretenden patentar las semillas, cual fuera una invención suya.

 

Monsanto obtiene dinero cada vez que vende una semilla. Pero, al intentar patentar, también quiere cobrar sobre el grano producido (sobre las cosechas) y cada vez que el mismo se utilice como semilla mientras dure la patente, lo cual está prohibido por la legislación argentina.

 

Por tal motivo la trasnacional solicitó declarar “inconstitucional” el artículo 6 de la Ley de Patentes (decreto 260/96): “No se considerarán invenciones toda clase de materia viva y sustancias preexistentes en la naturaleza”.

 

Afortunadamente, la sentencia judicial rechazó el pedido de la empresa y confirmó la validez de la normativa.

 

¿Por qué se producen “alimentos” transgénicos?

 

Según sus defensores, esta tecnología tiene como fin aumentar el rendimiento de cultivos, ayudar a resolver el problema del hambre y mejorar la rentabilidad. Sin embargo, hay estudios que demuestran que los transgénicos no rinden más que los cultivos naturales y a su vez tampoco se utilizan principalmente como alimentos sino que se exportan a otros países para engordar ganado o elaborar biocombustibles. Además, introducen contaminantes al medio ambiente y nuevos riesgos  para el hombre, los cuales se siguen sumando.

 

El interés y razón de ser de cualquier compañía es obtener ganancias, considerando el lugar donde esta se desempeña, la sociedad y el medio ambiente. Sin embargo, estas corporaciones pretenden obtener ingresos por las patentes sobre los transgénicos y a la vez ejercer un control sobre el sistema agro-alimentario mundial para controlar el insumo fundamental: las semillas.

 

En Argentina la mayor parte de la superficie agrícola depende -en alguna medida- de los transgénicos y los agroquímicos. Sin embargo, decenas de asambleas ambientales surgieron a lo largo del país para tomar conciencia y resistir a este modelo productivo.

 

 

Fuente: www.ecoportal.net

El desierto vuelve a florecer en Etiopía

Grandes extensiones de tierra cultivable se pierden cada año por las lluvias y la erosión. En Etiopía, el gobierno quiere recuperar, con la ayuda de Alemania, la calidad del suelo, para asegurar el cultivo de alimentos.

 

 

A Johannes Schoeneberger, asesor alemán de la Sociedad para la Cooperación Internacional (GIZ, por sus siglas en alemán), desde hace seis años en Etiopía, el fenómeno de El Niño no lo tomó por sorpresa. Todo el mundo lo sabía.

 

Ahora, “con la ayuda del Programa Mundial de Alimentos, se ha puesto en marcha la mayor acción de la asistencia alimentaria del mundo", cuenta Schoeneberger. Debido a la larga sequía los depósitos de granos de Etiopía se quedaron vacíos.

 

Schoeneberger no es socorrista, es consultor en agricultura sostenible. La esperada lluvia llegó, pero más fuerte de lo habitual. "Como en todos los países montañosos, Etiopía sufre las consecuencias de la degradación y pérdida de capas fértiles de los suelos, resultado del pastoreo intensivo, la deforestación, la superpoblación y el uso cada vez mayor de los recursos naturales.

 

Los suelos son primero degradados y luego arrastrados por las fuertes lluvias", explica este experto alemán y da un dato aterrador: “La tierra cultivable que se pierde anualmente en Etiopía bastaría para llenar un tren de carga tan largo que su longitud daría dos veces la vuelta alrededor del ecuador”.

 

Represas que llenan de lodo

 

Otro dilema: en Etiopía se construyen represas que cuando llueve se llenan de la tierra arrastrada de las montañas. Estas son, según Schoeneberger, verdaderas “inversiones en lodo”. La gestión sostenible de la tierra implica detener la degradación de un tercio de las tierras cultivables del país. El gobierno etíope ha lanzado, por ello, un programa que cuenta con el apoyo financiero y técnico del Banco Mundial, Canadá, la UE y la GIZ.

 

"Un menor trabajo de la tierra, sea por parte de humanos o máquinas, y la preservación de los residuos de cultivos ayudan a proteger los suelos contra la erosión", dice Alexander Erlewein, de la Agencia de Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación, con sede en Bonn (UNCCD). También la rotación de cultivos y la siembra de plantas variadas en el mismo lugar son importantes para la formación de nutrientes.

 

La construcción de terrazas impide la desertificación

 

Según John Schoeneberger, “la construcción de terrazas ha permitido detener la erosión en regiones de Asia y América Latina”, en donde es práctica común. Las terrazas detienen grandes masas de agua, evitando así los deslizamientos de tierra.

 

Para estabilizar el suelo se plantan árboles y pastos. "A menudo también es suficiente esperar unos cinco años para que las semillas restantes en el suelo germinen. Así se ahorra una gran cantidad de dinero", asegura Schoeneberger.

 

En Etiopía se han rehabilitado así 390.000 hectáreas Gracias a estas medidas, el nivel de las aguas subterráneas ha aumentado considerablemente. Paisajes enteros del desierto han reverdecido, como se puede ver en imágenes de satélite. Y lo mejor: la productividad ha aumentado en cinco años, del 35 y al 80 por ciento. Un éxito del que todos se sienten orgullosos.

 

Fuente: www.dw.com

La UNAM desarrolla método para mejorar cosechas de maíz

 

Un grupo de investigadores científicos que trabajan en el Laboratorio 103 del Departamento de Bioquímica de la UNAM, desarrollan un tipo de maíz cisgénico de alta productividad que aumenta el volumen de las cosechas.

 

Estela Sánchez Quintanar, profesora emérita de esta casa de estudios, académica de la Facultad de Química (FQ) y coordinadora de la investigación, explicó que el objetivo de su estudio es mejorar las variedades cultivadas en México y así enfrentar problemas de tipo climático, falta de agua y de cambios de temperatura, condiciones que derivan en un rendimiento incapaz de satisfacer la demanda de la población.

 

La universitaria basó su método en la experiencia de José Molina Galán, experto del Colegio de Postgraduados (Colpos) campus Montecillo, quien por décadas mejoró agronómicamente una variedad de maíz. "Anualmente -y por 23 años- seleccionaba la semilla de mayor productividad y la volvía a sembrar".

 

De ahí el interés por indagar si con herramientas de biología molecular era factible reducir el tiempo y trabajo requeridos para mejorar otras variantes del grano. Primero se estudió, a nivel proteínico, qué generaba un aumento en este renglón y después se seleccionaron los genes sobreexpresados.

 

Una vez identificado el responsable de la productividad se diseñó una construcción cisgénica. "En esta tarea seleccionamos sólo secuencias de ácido desoxirribonucleico del propio maíz; posteriormente se bombardeó la secuencia lineal de ADN en callos embriogénicos y después se regeneraron nuevas plantas. Este proceso de optimización es laborioso, pero no tan tardado como los 20 años del tradicional".

 

El gen encargado de aumentar el rendimiento se llama RuBisCO activasa, una "chaperona molecular" que coadyuva a que la RuBisCO (ribulosa-1,5-bifosfato carboxilasa/oxigenasa) funcione mejor en la fijación del dióxido de carbono y contribuye a una mayor fotosíntesis, dijo la investigadora nacional emérita.

 

En el invernadero del Laboratorio de la FQ pueden verse las primeras plantas resultado de esta iniciativa, financiada por el Conacyt a partir de su Convocatoria de Proyectos de Desarrollo Científicos para Atender Problemas Nacionales 2013.

 

"Este esfuerzo ha tomado tiempo, pero creemos que vale la pena ya que, una vez probado, el método cisgénico podría aplicarse en la obtención de otras características, como semillas de maíz resistentes a la sequía o a altas temperaturas".

 

De hecho, a partir de plantas tolerantes a periodos de escasez hídrica, los universitarios han identificado al gen responsable de esa cualidad y experimentan con otro relacionado con la tolerancia al calor. "Planeamos unirlos al de la productividad", adelantó.

 

Sobre el concepto cisgénico, Sánchez Quintanar expuso que responde a una corriente de investigación enfocada a aumentar las propiedades de ciertos organismos mediante la manipulación de genes de la misma especie.

 

"Indagamos cuáles llevan a cabo ciertas funciones; para mejorarlos aumentamos su expresión con la condición de que ésta sea dirigida por elementos del propio genoma a fin de lograr lo planteado".

 

La labor de los universitarios se inscribe en la controversia ante los transgénicos. Sobre los últimos, la académica subrayó que son aquellos que portan información no perteneciente al genoma de su constitución, introducida a fin de optimizarlos; eso despierta suspicacias por la falta de conocimientos sobre las consecuencias.

 

Para la investigadora, la legislación en México no es clara en el renglón, pues al describir a los organismos genéticamente modificados (OGM) hace tabla rasa y no considera diferencias.

 

"Eso plantea un problema serio en nuestro trabajo porque los OGM no necesariamente son transgénicos; es decir, algunos llevan genes de su genoma y no tienen nada diferente, excepto una dosis mayor de uno propio. Eso no significa ningún peligro para la alimentación humana, que es lo objetado".

 

Los organismos cisgénicos no tienen secuencias de ADN ajenas, es decir, no están contaminados genéticamente. Ese método debería impulsarse como una alternativa eficiente al mejoramiento de las especies cultivables, concluyó.

 

Fuente: www.informador.com

Los transgénicos nos ayudarían a sobrevivir el cambio climático

La Agencia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS) reveló que los alimentos genéticamente modificados (GMO o GE) no son peligrosos para la salud de los humanos y tampoco para el medio ambiente. En un reporte de 400 páginas, la agencia dijo que los transgénicos podrían ayudar a que los cultivos sean más resistentes al cambio climático, según reportó Scientific American.  

 

 

El estudio recomienda que en el futuro los investigadores y los reguladores políticos evalúen con cuidado la seguridad y la eficacia de estos cultivos en específico, en lugar de enfocarse en los posibles riesgos del proceso de modificar las plantas.

 

La opinión sobre los GMO está dividida en quienes creen que es una alternativa para suplir la demanda nutricional de la población mundial en crecimiento, y quienes consideran que estos cultivos representan un riesgo para la salud y el medio ambiente.

 

El reporte evaluó 1.000 artículos científicos sobre los cultivos genéticamente modificados, recibieron recomendaciones de científicos, de la industria y de grupos medioambientales a través de 80 presentaciones. Además, estudiaron los potenciales beneficios que podría brindar la tecnología en los cultivos en Estados Unidos.

 

Los investigadores creen que en el futuro podremos usar esta tecnología para enfrentar las consecuencias del cambio climático sobre los cultivos de alimentos. Por ejemplo, se quieren incorporar a las plantas características como resistencia a las sequías, o agregar tolerancia al calor o al frío.

 

De acuerdo con Fred Gould, director del Comité de la NAS de modificación genética, el cambio climático afectará tanto la cantidad como la calidad de los alimentos. La ingeniería genética se podría combinar con métodos de cultivo tradicionales para ayudar a las plantas a sobrevivir los cambios en el ambiente, aseguran los científicos.

 

Para lograr estas ayudas, se necesita aún mucha investigación y desarrollo de la tecnología, dijo Richard Amasino, miembro del Comité de la NAS. “No se trata de una pequeña pastilla mágica que se pone ahí”, explicó Amasino.

 

El proceso es mucho más complejo que solo alterar un gen en una planta. Se requiere investigación aún más profunda sobre características bioquímicas. Para lograr este conocimiento, los miembros del Comité están pidiendo al gobierno fondos públicos continuos para establecer la investigación que se necesita. Los científicos son conscientes de que los beneficios que pueda brindar esta investigación dependen del apoyo social, político y económico que tenga la ingeniería genética.

 

Según la experta Sarah Davidson, directora de la Alianza para la Ciencia de la Universidad Cornell, el reporte concluye que no hay impactos negativos de los cultivos genéticamente modificados. Para Davidson, es importante que una institución reconocida haya llegado a esa conclusión, porque así el público puede confiar en la veracidad de la información, y también las autoridades pueden basarse en esa información para las decisiones de políticas públicas sobre los GE.

 

Este estudio critica la perspectiva de la Unión de Consumidores de Estados Unidos, que se opone al uso de ingeniería genética y ha estado convenciendo al gobierno para que se obligue a las compañías a etiquetar los alimentos que sean genéticamente modificados.

 

En contra del reporte está el científico de la Unión de Consumidores Michael Hansen, que tildó el estudio como ‘esquizofrénico’, porque no cree que las pruebas de cultivos GE sean seguras. Hansen considera que el público tiene derecho a saber si lo que está consumiendo es genéticamente modificado.

 

 

Fuente: www.enter.co

Bayer saca la billetera para hacerse con el control de Monsanto

El grupo alemán Bayer demostró este lunes que estaba dispuesto a pagar un alto precio por el estadounidense Monsanto, para crear el primer grupo mundial de pesticidas y granos transgénicos.

 

  • El presidente de Bayer, Werner Baumann, comparece ante la prensa el 23 de mayo de 2016 en la ciudad alemana de Leverkusen

 

En la mayor oferta jamás hecha por un grupo germano, Bayer reveló que había propuesto comprar "en efectivo todas las acciones de Monsanto a 122 dólares por acción, por [un total de] 62.000 millones de dólares" (55.000 millones de euros).

 

La oferta representa un aumento del 37% de la cotización de la acción de Monsanto la víspera de la oferta, el 9 de mayo, aunque desde entonces el grupo basado en San Luis (Misuri, medio oeste de Estados Unidos) ha tenido una valoración importante gracias a los rumores sobre los contactos de fusión.

 

Bayer espera ahorrar 1.500 millones de dólares en tres años con esa operación y aumentar sus beneficios en un 5% el primer año y en al menos un 10% en los siguientes.

 

Pero sus accionistas no parecen convencidos por la apuesta. Hacia las 10H00 GMT, la acción del grupo de Leverkusen caía un 2,90% en la Bolsa de Fráncfort, que operaba en equilibrio.

 

Mala fama de Monsanto

 

La alianza parece desdeñar el riesgo para la imagen para Bayer, especialmente en Alemania, donde impera un fuerte recelo ante los organismos genéticamente modificados (OGM) y la práctica de patentar variedades de granos, así como ante el glifosato, el pesticida de Monsanto que funciona como principio activo del herbicida Roundup, usado en muchos de sus granos transgénicos.

 

Pero el presidente de Bayer, Werner Baumann, que asumió las riendas del gigante químico-farmacéutico el 1 de mayo, aseguró en una conferencia telefónica que la operación permitirá "crear una empresa líder en el sector de la agricultura, con capacidades excepcionales de innovación, en beneficio de los agricultores, de nuestro personal y de las comunidades donde estamos presentes".

 

"Pensamos que podemos manejar la reputación de Monsanto (...). Sabemos que tendremos que ocuparnos de manera decidida de ese asunto", dijo Bayer, interrogado por la AFP.

 

El ejecutivo considera que "la muy buena reputación" de Bayer puede ser el mejor antídoto contra ese riesgo, dijo a la AFP, prometiendo "responsabilidad, transparencia y franqueza".

 

Sector en fase de consolidación

 

La firma de biotecnología estadounidense hasta ahora no se ha manifestado sobre la propuesta. Cuando trascendió la existencia de contactos, se limitó a indicar que había recibido una propuesta "no solicitada" y que la estudiaría "sin la certeza" de que desemboque en un acuerdo.

 

Monsanto sufre de la caída de ventas de semillas transgénicas, debido a la reducción de ingresos de los agricultores y al fortalecimiento del dólar, particularmente en los países de América Latina. También se ha visto afectado por la polémica en Europa sobre el glifosato.

 

La organización Greenpeace organizó el fin de semana pasado manifestaciones en varios países para exigir la prohibición de los pesticidas y los cultivos transgénicos.

 

La fusión Bayer-Monsanto confirmaría la consolidación del sector, con la fusión en curso entre los estadounidenses Dow Chemical y DuPont y la del suizo Syngenta con el chino ChemChina. Syngenta había rechazado previamente avances de Monsanto.

 

Tras la negativa de Syngenta, Monsanto inició una amplia reestructuración que incluyó la supresión de 3.600 empleos, el 16% de su plantilla, así como el cierre de plantas de producción y depreciaciones de activos.

 

 

Fuente: www.afp.com

Los agricultores de la UE ponen bemoles a un posible acuerdo UE-Mercosur

Las principales asociaciones de agricultores y ganaderos de la Unión Europea (UE) han sacado todo su arsenal dialéctico para resaltar el daño que, a su juicio,  provocaría un futuro acuerdo comercial entre Europa y el Mercado Común del Sur (Mercosur), justo cuando ambas partes acaban de retomar las negociaciones, estancadas durante doce largos años, y que tienen ante sí capítulos muy complejos, entre ellos el de la trazabilidad de la carne de vacuno, o el uso de antibióticos en animales, estrictamente regulados en Europa.

 

En un intento por desbloquear las negociaciones entre ambas partes, empantanadas desde 2004, con la consiguiente frustración de sus impulsores, el miércoles de la semana pasada se realizó el intercambio de la primera oferta de acceso a mercados, en el terreno de bienes, servicios y licitaciones públicas.

 

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, calificó de “buena” esa primera oferta, aunque agregó que Bruselas deberá analizarla en detalle, antes de pronunciarse definitivamente.

 

Se viven momentos especialmente intensos en la Dirección General que capitanea la sueca, en plena carrera contrarreloj para intentar cerrar antes de este año el ambicioso “TTIP” (oficialmente, la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI) entre Washington y Bruselas, antes de que acabe el mandato del presidente estadounidense Barack Obama.

 

Presión a las exportaciones agrícolas de la UE

 

“Es una buena primera oferta, nos da la oportunidad de analizarla en detalle y a continuación, espero, entrar en discusiones más serias con nuestros amigos del Mercosur y crear un calendario de negociaciones”, indicó la sueca, según informó EuroEFE.

 

La UE y el Mercosur (nacido en 1991, e integrado actualmente por Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, y Venezuela) acordaron el pasado 8 de abril realizar otro esfuerzo para reactivar las negociaciones, en punto muerto desde hacía doce años.

 

Pero transcurrida más de una década de un práctico silencio negociador, el contexto internacional en materia agrícola ha cambiado significativamente, con la incorporación de Brasil como fuerte exportador neto de este tipo de productos. Al igual que la UE, el gigante sudamericano, actualmente sumido en una profunda crisis económica e institucional, ha invertido ingentes fondos públicos para incrementar su producción agrícola.

 

Por otro lado, el enfriamiento de la demanda por parte de China, y el embargo ruso a los productos alimentarios han añadido mucha presión a las exportaciones agrícola europeas.  

 

Las “líneas rojas” infranqueables para Europa

 

Copa-Cogeca, la asociación europea de cooperativas de agricultores y ganaderos, cree que la oferta de Bruselas en el sector agrícola es problemática ya que, aseguran, “abre los mercados de la UE a las importaciones, sin lograr mucho retorno”.  Los agricultores de la UE están especialmente preocupados por los productos considerados “sensibles”, como la carne de vacuno y las aves de corral.  

 

De hecho, en abril pasado, veinte ministros de la UE (de 28) pidieron a la Comisión Europea que no hiciera al Mercosur una oferta  agrícola que incluyera productos sensibles.  “Pero, a pesar de esa advertencia (…) la Comisión ha seguido adelante”, se lamentó Copa-Cogeca en un comunicado.

 

Los agricultores europeos quieren que todos los productos sensibles queden excluidos de la oferta de la Comisión. Según ha podido saber EurActiv.com, socio de EuroEFE, la carne de vacuno y el etanol han quedado  fuera  (de las negociaciones), pero otros sectores “sensibles” como las aves de corral o los cereales siguen figurando en la lista.

 

Los agricultores de la UE advierten de que la inclusión de productos sensibles en la negociación podría afectar muy negativamente al sector agrícola europeo antes de que se hayan aclarado asuntos como la eliminación “de la burocracia y de otras innecesarias barreras no-arancelarias al comercio”, que impiden que las exportaciones de la UE entren a esos países.    

 

¿Las exportaciones de la UE, amenazadas?

 

El Mercosur es ya un importante exportador de productos agrícolas a la UE, de donde proviene el 86% de las importaciones europeas de carne de vacuno  y el 70% de las de aves de corral. 

 

En ese sentido, el secretario general de Copa-Cogeca, Pekka Pesonen, recordó,  en declaraciones a EurActiv.com, que el Mercosur no es un mercado único completo, lo cual  “limitaría enormemente el potencial exportador de la agricultura de la UE”.

 

Pesonen explicó que el sector agrícola europeo sufre una grave crisis, y citando los datos de un estudio publicado en 2011 por el Centro de Investigación Conjunto de la UE (Joint Research Center, por sus siglas en inglés), aseguró que el sector corre el riesgo de perder otros 7.000 millones de euros si se concretase un acuerdo con el Mercosur. 

 

Polémica por el uso de antibióticos y la trazabilidad de la carne

 

Por otro lado, el secretario general de Copa-Cogeca aseguró que también hay mucha preocupación en el sector agrícola y ganadero europeo por las normas medioambientales: “tendríamos que exportar a cada país (del Mercosur) por separado, y cumplir con normas comerciales y estándares de ‘marketing’ diferentes, y con normativas medioambientales distintas”.

 

Copa-Cogeca explicó además que persisten numerosas reservas por parte de la UE en torno a aspectos de seguridad de la producción de carne en países de América Latina, entre ellos en relación con la trazabilidad y el uso de antibióticos para  promover el crecimiento.

 

Las hormonas y los promotores del crecimiento son ilegales en la UE, pero se utilizan en algunos países socios del Mercosur. La Copa-Cogeca considera que (en algunos socios del Mercosur, cuyo nombre no citó) no hay un sistema de registro del uso de ese tipo de medicamentos, o de control y seguimiento del “período de retirada” (de un medicamento) en las explotaciones agrícolas. 

 

La Comisión Europea pide tiempo

 

El ejecutivo de Bruselas cree que la reactivación de las negociaciones entre la UE y el Mercosur es un paso necesario para hacer avanzar el proceso de cara a lograr un acuerdo comercial equilibrado, global y ambicioso. 

 

En ese sentido, un portavoz de Bruselas aseguró a EurActiv.com que ambas partes analizarán a partir de ahora las ofertas intercambiadas, con el objetivo de seguir negociando este año.    

 

“No vamos a hacer comentarios sobre las dos ofertas antes de examinarlas con profundidad. Doce años (…) es un largo período, y necesitamos analizar las cifras con detenimiento”, subrayó el funcionario europeo.  

 

Está previsto que se celebre una reunión con los jefes negociadores de ambas orillas antes del próximo verano (en el hemisferio norte) para ver en qué punto se encuentran las negociaciones y preparar un calendario de reuniones de cara al segundo semestre de este año, según informaron fuentes de Bruselas. 

 

“La UE está totalmente comprometida con esta negociación. Con el intercambio de ofertas de acceso a los mercados, la UE y el Mercosur reafirman su compromiso de cara a (conseguir) un acuerdo equilibrado y ambicioso”, subrayó el portavoz de Bruselas, al tiempo que añadió que la oferta de la UE refleja lo que la Comisión considera adecuado en este momento del proceso negociador, “después de haber consultado a los Estados miembros”.

 

Las cifras globales UE-Mercosur

 

La UE es el primer socio comercial del Mercosur, con un 20% del comercio total del bloque sudamericano en 2013. El volumen de comercio UE-Mercosur en ese año se elevó a 110.000 millones de euros. Mercosur es el sexto mercado exportador más importante para la UE, según datos de 2013.

 

Las principales exportaciones del Mercosur a la UE son los productos agrícolas (43% del total de las exportaciones), y las materias primas (2%). La UE exporta al Mercosur sobre todo productos manufacturados, especialmente maquinaria y material de transporte (46% del total de exportaciones), y productos químicos (22% del total de exportaciones), de acuerdo con datos de 2013.

 

 

Fuente: euroefe.euractiv.es

 

 

Investigador rechaza uso de transgénicos en la agricultura

"Podrían convertirse en supermalezas, difíciles o imposibles de combatir", comenta

 

GUADALAJARA, JALISCO (17/MAY/2016).- El investigador Salvador Mena Munguía afirmó que con la ingeniería genética se ha logrado producir un maíz resistente a todo tipo de herbicidas; sin embargo, no es recomendable, ya que dicho maíz tiene intercambio genético con otras especies que los agricultores denominan maicillos.
 
"En consecuencia, éstos podrían convertirse en supermalezas, difíciles o imposibles de combatir", afirmó el investigador del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, quien resaltó que los transgénicos podrían acabar con variedades del maíz.
 
Durante una conferencia sobre biotecnología alimentaria, como parte del IV Panel de Expertos en Materia Ambiental, indicó que la variabilidad genética del maíz que tiene México podría extinguirse.
 
Explicó que la ingeniería genética promueve la manipulación, control y transferencia de ADN, de unos organismos a otros, lo que permite la creación de nuevas especies, la corrección de deficiencias genéticas y la fabricación de diversos compuestos.
 
Destacó que para impulsar la aplicación de la biotecnología es necesario que haya políticas públicas y reglamentaciones, estrategias de gestión y nacionales, regulación de riesgos, análisis de costo y beneficio. "No existe en México todo esto".
 

Fuente: http://www.informador.com.mx

Perú decreta alerta para evitar plaga

 

Perú se encuentra en alerta para evitar el posible ingreso a este país de la plaga Huanglongbing, que es transportado por la polilla Diaphorina citri, anunció el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa).

Las autoridades peruanas alertaron a los productores y a los consumidores de naranjas y limones sobre los riesgos de este insecto, que supuestamente ya ha sido detectado en la zona fronteriza con Ecuador.

Según el informe de Senasa, la enfermedad producida por la Diaphorina citri no tiene cura y en los países donde se han detectado ha producido pérdidas económicas incalculables a los productores.

Con la finalidad de prevenir el posible ingreso del mencionado insecto, funcionarios sanitarios peruanos desarrollarán en la región fronteriza de Tumbes simulacros de contención con la finalidad de preparar para una reacción adecuada ante esta amenaza fitosanitaria.

Entre otras medidas, Senasa hizo un llamado a los ciudadanos peruanos que vienen procedentes del extranjero a no ingresar entre sus equipajes ningún tipo de material vegetal, semillas, parte de planta o planta viva, sin la autorización respectiva.

Las autoridades peruanas alertaron que la polilla Diaphorina citri puede infectar todo tipo de árboles cítricos, entre los que se encuentran las naranjas, limones, mandarinas, la toronja y otras plantas similares.


Fuente: spanish.peopledaily.com.cn

 

Los incendios de Uruapan y la fiebre del oro verde

 

El aguacate  genera ganancias tan altas que parecen compensar los riesgos de emprender acciones ilegales.

 

Por: Erick de la Barrera

 

En días recientes se registraron incendios muy severos en las inmediaciones de Uruapan. Conforme pasaron los días, medios de comunicación y autoridades confirmaron que se trató incendios provocados por empresarios con la intención de extender la frontera aguacatera y acumular mayores ganancias. Aunque los incendios provocados no son nuevos, nunca habían estado tan cerca de la ciudad ni habían sido de una magnitud tan considerable.

 

El oro verde, como se ha llamado al aguacate, genera ganancias tan altas que parecen compensar los riesgos de emprender acciones ilegales, sobre todo en uno de los estados con mayor impunidad. Y es que gracias al aguacate, Michoacán es el estado agrícola más importante de México. Efectivamente, 2 de cada 5 pesos que genera el sector agropecuario en nuestro estado, provienen del aguacate. Y Michoacán capta 8 de cada 10 pesos de la producción nacional de aguacate.

 

Sin embargo, esta la fiebre del oro verde también tiene aspectos negativos. El más evidente es que las ganancias por la producción de aguacate son tan grandes y el riesgo de ser castigado es tan bajo que, en términos prácticos, las autoridades fomentan el desmonte ilegal del bosque, incluyendo a través de incendios provocados, como los de Uruapan. El colmo es que una vez establecidas las plantaciones de aguacate, aunque sean de origen ilegal, los productores tienen acceso a subsidios gubernamentales para mejorar su producción.

 

Por su biología y su origen, el aguacate requiere condiciones específicas de humedad y temperatura que se dan casi exclusivamente en el llamado bosque mesófilo de montaña. Este tipo de vegetación ocupa menos del 1% de la superficie de México, pero alberga a numerosas especies biológicas, incluyendo al 10% de las plantas del país, muchas de las cuales viven exclusivamente en este ecosistema. Además, los árboles del bosque mesófilo de montaña captan agua de lluvia y la neblina, permitiendo la recarga de los acuíferos de las cuencas donde se encuentran. Al sustituir el bosque con plantaciones de aguacate se daña la capacidad de captar agua del ecosistema, poniendo en en riesgo la viabilidad hídrica de las cuencas. Es decir, ya no se capta tanta agua y por eso muchas plantaciones de aguacate tienen que bombear agua desde la parte baja de la cuenca para cubrir las necesidades de la plantación.

 

Dice el refrán popular que no hay que poner todos los huevos en la misma canasta. Y esto es especialmente cierto en agricultura. El mercado demanda aguacate muy homogéneo con ciertas características predecibles, por lo que la variación genética del cultivo es muy baja, lo cual lo hace susceptible de colapsarse en caso de una plaga o enfermedad generalizada. Un ejemplo reciente es la pérdida por una enfermedad de unos dos tercios de la superficie cultivada con agave tequilero en Jalisco a finales de la década de 1990.

 

Otro riesgo de apostar tanto a un solo cultivo es económico. Hasta hace unos cuantos años los Estados Unidos, principal destino del aguacate de exportación, tenían un embargo contra el aguacate mexicano argumentando razones fitosanitarias. Sin embargo, era claro que se trataba de una medida proteccionista para favorecer la producción de aguacate en aquel país, especialmente en California. Dado el potencial de lucro del aguacate, la posibilidad de un embargo cuando California se recupere de la sequía y logre aumentar su producción de aguacate no descabellada.

 

La industria aguacatera genera grandes ganancias a lo largo de toda la cadena productiva y podría ser un ejemplo para otros productos agrícolas. Sin embargo, el costo ambiental y de salud pública de la fiebre del oro verde es muy alto, por lo que se requieren controles. Por ejemplo, los consumidores pueden exigir que el aguacate esté certificado por algún organismo que verifique la integridad ambiental de las cuencas donde se produce. Por su parte, el gobierno debe vigilar y en su caso sancionar económica y judicialmente cuando se trate de plantaciones de origen ilegal.

 

Fuente: www.capitalmichoacan.com.mx

¿Cómo afecta el TTIP a la agricultura europea?

Según el informe, el polémico tratado que negocian a ambos lados del Atlántico puede significar la ruina del sector agrario europeo

 


TTIP

Durante la celebración de la 13ª Ronda de Negociaciones sobre el TTIP, Amigos de la Tierra y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG, se ha lanzado un informe sobre el Tratado de Comercio e Inversiones entre EEUU y la UE, y sus repercusiones en la agricultura.

La agricultura es de vital importancia en las negociaciones del TTIP, ya que afecta a varios sectores; tiene un impacto directo en el medio ambiente, la salud pública, la alimentación, la cultura y a su vez cuenta con potentes lobbies corporativos que buscan mejorar sus beneficios a costa del interés general.

El informe “El TTIP, sembrando pérdidas para el sector agrario”, concluye que el tratado comercial aumentará enormemente las importaciones de productos estadounidenses, mientras que los productores de la UE apenas se verán beneficiados por las exportaciones. Los estudios diagnostican que la contribución de la agricultura al PIB europeo disminuiría un 0.8%. Sin embargo, la agricultura estadounidense verá aumentada su aportación en un 1.9%, lo que supone un beneficio neto de 4.000 millones de euros para los intereses estadounidenses.

Muchos agricultores en toda Europa tendrán que afrontar una competencia más fuerte y una caída de los precios percibidos, lo que amenaza la viabilidad de la agricultura además de afectar negativamente a las áreas rurales y los intereses de los consumidores, a lo que se suma la pérdida de control en la seguridad de los alimentos. 

 


Según el informe, mientras las exportaciones estadounidenses aumentan en prácticamente todas las categorías alimentarias, en Europa cae la producción de arroz, trigo, cereales secundarios (como el maíz), la fruta, las nueces, remolacha, bovino, porcino, etc. La supervivencia de algunos sectores agrarios en su totalidad está en juego. Es el caso de la carne de vacuno, un sector de gran importancia ambiental y social en Europa, en el que predominan las explotaciones a pequeña escala con pastoreo tradicional. El propio Ministerio de Agricultura de EEUU predice caídas en los precios percibidos por los agricultores europeos en todas las categorías de alimentos.

También se desvela el ataque que representa el tratado contra las denominaciones de origen. En el mismo se cuestiona el énfasis de la Comisión Europea en la protección de las Denominaciones de Origen, ya que solo tres países de la UE Francia, Italia y Reino Unido saldrían beneficiados por las exportaciones, y solo algunos productos como el queso el champán o el whisky.

Las denominaciones de origen son una figura europea que protegen ciertos productos vinculados al territorio donde se producen, sin embargo, esta fórmula no se reconoce internacionalmente. Debido a esto los consumidores podrían encontrar en su tienda habitual queso idiazábal o cabrales producido en Wisconsin.

A su vez, el informe destaca que tanto la protección del medio ambiente como de las personas consumidoras se vería afectada, ya que tanto el gobierno como las organizaciones de productores estadounidenses están pidiendo abiertamente que la UE rebaje sus estándares sanitarios y alimentarios.



Fuente: tierra.org

 

Agricultores africanos buscan nuevos mercados e inversiones

 

Zambia, mayo 2016  - “Sin agricultores no hay alimentos” es un viejo eslogan que todavía usa la Unión Nacional de Agricultores de Zambia y que podría recuperar su lugar en la historia porque cada vez más se buscan en la producción agrícola las respuestas a varios de los desafíos que afectan al mundo actual.

 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la inversión en este sector es una de las estrategias más importantes y efectivas para logar el crecimiento económico y la reducción de la pobreza en las zonas rurales, donde viven la mayoría de las personas.

Los datos disponibles indican que el crecimiento del producto interno bruto en la agricultura es por lo menos el doble de efectivo para reducir la pobreza que el que se origina en otros sectores.

Con esa evidencia, la trayectoria del desarrollo mundial se concentra en cómo el sector puede impulsar la lucha contra el hambre y la extrema pobreza, dos de los grandes obstáculos para lograr el desarrollo sostenible.

La 6 Asamblea General de la Organización Mundial de Agricultores (OMA), que se realizará desde este miércoles 4 hasta este sábado 7 en Livingstone, esta ciudad del sur de Zambia, se concentrará, entre otros asuntos, en la inversión agrícola y los vínculos con el mercado.

Bajo el lema “Asociaciones para el crecimiento”, la conferencia evaluará formas de alentar las colaboraciones centradas en los agricultores y en las inversiones destinadas a mejorar el ámbito económico y el sustento de los productores, la mayoría de los cuales viven en zonas rurales.

La FAO estima que se necesitarán invertir otros 83.000 millones de dólares al año para reducir la brecha entre lo que los países de bajos y medianos ingresos invirtieron cada año en la última década y lo que se necesita para 2050.

Pero para los países en desarrollo como Zambia, el origen de los fondos es un motivo de preocupación.

Evelyn Nguleka, presidenta de la Unión Nacional de Agricultores de Zambia (ZNFU, en inglés), cree que la organización de la Asamblea General este año es una oportunidad para que este país se muestre como destino preferido para las inversiones agrícolas.

“Tenemos tierra, agua, recursos humanos y buen clima que favorece el crecimiento de todo tipo de producción agrícola”, destacó Nguleka en diálogo con IPS.

La organización de la Asamblea General coincide con un momento fundamental para Zambia, que sufrió una de las peores sequías a raíz del fenómeno de El Niño, que también afectó a toda África austral.

“Es un momento crítico para el desarrollo de nuestra agricultura y tenemos que aprovechar la reunión para solicitar ideas e inversiones para mejorar nuestra cadena de valor agrícola, en un contexto en que los gobiernos colocan a la agricultura como pilar de la economía”, observó la presidenta de ZNFU, quien actualmente preside la OMA.

Al destacar el desafío que significa el acceso al mercado y la falta de mecanización, Nguleka espera que Zambia aproveche la plataforma de OMA para aprender de otros países que mecanizaron y que ahora cosechan los frutos de ese cambio.

“Como sabe, la mayoría de los productores son pequeños agricultores y la mayoría de estos son mujeres. Y ellas no solo son agricultoras, sino gerentes, y necesitan de la mecanización para equilibrar ambas obligaciones y reducir el tiempo que están en el campo”, explicó, al subrayar la importancia de las mujeres en el desarrollo agrícola.

El Movimiento Viviendo Verde, que integra la Alianza para la Agroecología y la Conservación de la Biodiversidad de Zambia, estima que la conferencia debe garantizar que se escuche la voz de los pequeños agricultores, quienes suelen quedar al margen de esos grandes acontecimientos.

“Aplaudimos el tema, que es oportuno. Pero decimos no a las asociaciones unilaterales que al parecer favorecen a las grandes corporaciones, mientras los pequeños agricultores se pierden”, subrayó Emmanuel Mutamba, director del Movimiento Viviendo Verde y presidente de la Alianza para la Agroecología y la Conservación de la Biodiversidad.

Mutamba opinó que la WFO debe cuidarse de los intereses egoístas de las corporaciones, cuya agenda está principalmente pautada por la búsqueda de ganancia.

“El cambio climático está aquí para quedarse. Llamamos a nuestros representantes en esta conferencia a considerar seriamente la difícil situación de los pequeños agricultores, quienes producen 75 por ciento de los alimentos consumidos en el país y son los primeros en sufrir las consecuencias del fenómeno”, puntualizó Mutamba.

“Deben buscarse tecnologías sostenibles para su continua productividad, o de lo contrario las asociaciones que surjan no tendrán sentido sin producción”, añadió, al subrayar la importancia de hacer frente al recalentamiento planetario.

En lo que tiene que con agregar valor al enfoque de lograr un beneficio de todos, el Proyecto Cultivar el Futuro de África, que procura reducir las pérdidas de la pesca en el oeste de Zambia podría ser un ejemplo perfecto.

Tras ofrecer a los pescadores tecnología eficiente para gestionar la pesca, el proyecto se concentró en financiar ideas de negocios destinadas a mejorar las tecnologías viables, cuyos resultados proceden del esfuerzo conjunto entre pescadores e investigadores a través del enfoque Investigación para la Acción Participativa.

Llamada Ampliando Oportunidades de Negocios para Jóvenes Africanos en las Cadenas de Valor Agrícola en África Austral, el proyecto complementario CultiAF cuenta con fondos del Centro de Investigación para el Desarrollo Internacional de Canadá (IDRC, en inglés).

“El proyecto buscar diferenciarse del enfoque habitual de utilizar comunidades con fines comerciales, que luego quedan abandonadas a su suerte sin un plan de sostenibilidad”, explicó Jonathan Tambatamba, director de programas de ATDF Entrepreneurship Hub (AEH), una empresa privada contratada por el IDRC para implementar el proyecto de comercialización.

Además de la capacitación empresarial, se elegirán tres ideas de negocios novedosas y creativas para financiar con 5.000 dólares cada una, a fin de atender algunos de los desafíos del proceso de CultiAF, de lograr la sostenibilidad económica y la falta de acceso al mercado.

Para Joyce Inonge Nang’umbili, una vendedora de pescado de 35 años, la idea de acceder a mercados confiables cercanos a donde se produce la cadena de valor es muy parecido a un milagro.

“Para algunos de nosotros, que recurrimos a salar como la mejor opción para procesar el pescado, deseamos un adecuado acceso al mercado del pescado salado, que no es muy conocido por la mayoría de los consumidores en Zambia”, añadió.

Muchos actores esperan que los representantes en la Asamblea General de la OMA no solo se concentren en políticas centradas en los agricultores para atender los vínculos del mercado, sino que se hagan responsables de las inversiones agrícolas, con serias consecuencias para la lucha contra el cambio climático, que pone en riesgo la existencia misma de la humanidad y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, promovidos por la Agenda de Desarrollo para 2030.



Fuente: www.ipsnoticias.net

Normas fitosanitarias para el comercio

Las plantas vitales para la alimentación humana se enfrentan a la amenaza creciente de plagas y enfermedades

 

Las hormigas invasoras que devoran los cultivos, o el pernicioso "síndrome de decaimiento rápido del olivo", que seca las hojas y marchita las ramas de este árbol, son sólo algunas de multitud de amenazas para la sanidad vegetal que se están propagando con mayor facilidad en un mundo cada día más globalizado.  

 

Expertos internacionales iniciaron hoy en la FAO una reunión centrada en las formas más efectivas para evitar que insectos, bacterias, virus y las malas hierbas infesten frutas, hortalizas y otros tipos de plantas y alimentos que se comercializan a diario en el mundo.  

 

La reunión anual de la Comisión de Medidas Fitosanitarias (CMF), el órgano de gobierno de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), reúne a especialistas de alto nivel de sanidad vegetal de los 182 países firmantes, así como de diversas organizaciones internacionales y el sector privado.  

 

El tema elegido este año "Sanidad vegetal para la seguridad alimentaria", subraya el vínculo entre el compromiso de la comunidad internacional de erradicar el hambre en 2030 y el papel fundamental desempeñado por las plantas en la alimentación humana.  

 

"Hemos observado recientemente una mayor atención a las enfermedades y plagas de las plantas, pero hay que hacer más para aumentar la concienciación y para mantener o mejorar la sanidad vegetal", aseguró el Director General Adjunto de la FAO para Operaciones, Daniel Gustafson, en su discurso en la inauguración del evento.  

 

Gustafson subrayó cómo el trabajo de la CIPF -que tiene como objetivo salvaguardar la sanidad vegetal, preservar la biodiversidad y facilitar el comercio-, está en línea con muchos de los objetivos de desarrollo sostenible aprobados por la comunidad internacional el año pasado.  

 

Cada año se comercializan a nivel internacional productos agrícolas por valor de 1,1 billones de dólares EEUU, de los que más del 80 por ciento del total son alimentos.  

 

Al mismo tiempo, la FAO estima que entre el 20 y el 40 por ciento del rendimiento de las cosechas mundiales se reduce cada año por los daños causados por las plagas y enfermedades de las plantas. 

 

Muchas de ellas se propagan a través de las fronteras con el transporte de mercancías, encontrando nuevos hábitats en los que reproducirse o entornos en los que propagarse debido también a los efectos del cambio climático.  

 

La tarea de la CMF consiste -entre otras-, en examinar y establecer normas internacionales sobre medidas fitosanitarias que establecen cómo deben manejarse las plantas y productos vegetales durante el desplazamiento y transporte. 

 

También aprueban las formas de apoyar a los países en desarrollo a mejorar la eficacia de sus organizaciones nacionales de protección fitosanitaria.  

 

Una vez que las plagas infestan una zona geográfica determinada y se han establecido, son casi imposibles de erradicar y costosos de gestionar. 

 

Como el caso de las hormigas invasoras -que suponen una amenaza particular para las comunidades insulares y los países en desarrollo-, que han llevado a un uso creciente de pesticidas que son peligrosos para la salud humana y el medio ambiente.

 

El objetivo de las normas es reducir al mínimo los riesgos de plagas de plantas que circulan a través de fronteras y regiones en el contexto cada vez más amplio del comercio mundial. 

 

Entre los ejemplos figuran las moscas de la fruta, que depositan huevos en la piel de las naranjas destinadas a la exportación, escarabajos que anidan en palet de madera para el transporte o la bacteria Xylella fastidiosa, que provoca el "síndrome de decaimiento rápido del olivo", y se cree que ha llegado a la región del Mediterráneo con la importación de plantas ornamentales. 

 

 

Fuente: http://www.ambientum.mx/

 

 

Los drones ayudan a los agricultores de Filipinas a anticiparse al cambio climático

 

En un intento por anticiparse a los impactos negativos del cambio climático, las inundaciones y los tifones sobre la seguridad alimentaria, el Gobierno de Filipinas y la FAO han empezado a utilizar drones no tripulados para identificar qué zonas agrícolas están más amenazadas por los desastres naturales y evaluar rápidamente los daños cuando se produzcan.

 

 

Dentro de una fase piloto de este proyecto aún jóven, financiado por la FAO y el Ministerio filipino de Agricultura, se han enviado dos drones a sobrevolar las provincias de Filipinas que se ven afectadas por el actual fenómeno de El Niño.

 

Unos 25 expertos técnicos gubernamentales y de la FAO están listos para ser desplegados por todo el archipiélago para apoyar las misiones de los drones. Este personal fue formado recientemente en un curso de tres semanas sobre cómo operar los vuelos no tripuladoss y aprendieron diferentes métodos de teledetección aérea.

 

Los drones están equipados con equipos de navegación y fotogramétricos que puede generar mapas detallados y con gran cantidad de información a partir de fotografías aéreas, incluyendo el denominado Índice normalizado diferencial de la vegetación (NDVI, por sus siglas en inglés), una fórmula utilizada para evaluar la vegetación y la salud de las plantas.

 

Los datos recogidos pueden utilizarse para ver dónde los sistemas agrícolas son especialmente vulnerables a los desastres naturales, e identificar formas de contrarrestar estos riesgos. Por ejemplo, mediante el cultivo en curvas de nivel, la construcción de muros de contención, o la plantación de vegetación protectora.

 

Capaces de cubrir hasta 600 hectáreas al día, los drones deberían acelerar significativamente el proceso de análisis de riesgos, según Christopher Morales, Director de Operaciones sobre el terreno del Departamento de Agricultura de Filipinas.

 

El uso de drones "es eficiente, ahorra tiempo y nos permite utilizar una fuente fiable de datos para poder planificar y realizar intervenciones y dar respuestas apropiadas a nuestros agricultores en momentos de desastres y calamidades", explicó Morales.

 

"Además, las imágenes generadas en los vuelos de los drones pueden revelar dónde situar mejor los proyectos de infraestructuras agrícolas e instalaciones de servicios como riego o almacenes para atender mejor a los agricultores locales. La tecnología puede tiene también el potencial de ayudar en la evaluación de zonas costeras y forestales", dijo José Luis Fernández, representante de la FAO en las Filipinas.

 

Nueva herramienta para países amenazados por desastres naturales

 

Filipinas se encuentra entre los países del mundo más amenazados por las tormentas tropicales y otros desastres. Durante la última década, terremotos, tifones e inundaciones se han cobrado miles de vidas humanas y periódicamente arrasan las infraestructura y la economía en partes del archipiélago 

 

Estos desastres tienen un fuerte impacto en las explotaciones agrícolas y los sistemas alimentarios, dejando a la gente sin alimentos como secuela inmediata y socavando la capacidad de producción alimentaria durante los años siguientes.

 

Unos 20 tifones de gran intensidad afectan el Área de responsabilidad de Filipinas cada año. En 2013, solo el tifón Haiyan devastó 600 000 hectáreas de tierras de cultivo y causó más de 700 millones de dólares EEUU en daños en el sector agrícola. Además, el país asiático también es muy vulnerable a otros riesgos naturales, como sequías, inundaciones y erupciones volcánicas.

 

Esta vulnerabilidad del sector agrícola a los desastres naturales también es evidente en otros lugares del mundo. Casi una cuarta parte de todos los daños causados por los desastres naturales -como sequías, inundaciones, tormentas o tsunamis- en los países en desarrollo son soportados por el sector agrícola, según han demostrado estudios de la FAO.

 

Prepararse ante este tipo de eventos y tomar medidas para reducir los riesgos para los agricultores y los sistemas agrícolas puede reducir en gran medida tales daños y evitar tener que recomenzar la agricultura de nuevo desde cero después de un desastre.

 

 

Fuente: http://www.fao.org/

Las familias agrícolas costarricenses florecen en la sombra

Antes de iniciarse en la agricultura, los costarricenses Luis Diego Murillo y Xinia Solano pagaban sus cuentas y compraban la comida con el salario de él como capataz en la construcción, un empleo inestable.

 

Ahora, el hombre de 33 años recorre las eras donde crecen verdísimas hileras de cilantro, lechugas y tallos que presagian un puñado de rábanos enterrados bajo tierra. La pareja comparte con otra familia su terreno, pero son sus propios empleadores.

 

Sobre la cabeza de Murillo se extiende una enorme malla negra que resulta crucial para su nueva vida, porque protege sus cultivos en la comunidad de Los Reyes, en el municipio rural de Coto Brus, en la provincia de Puntarenas, en las faldas de la cordillera de Talamanca.

 

“Una de las grandes ventajas es que pueden producir durante todo el año. Antes, en la época seca se quemaban por el sol…Ademas, se ha cortado el mito de que solo se podían producir algunas cosas, entonces la diversidad ha aumentado”: Guillermo Murillo.

 

Murillo y su esposa, de 34 años, son una de las 74 familias beneficiarias del programa de Casas Sombra que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) impulsa en el sureste de Costa Rica.

 

Se trata de ambientes protegidos de 700 metros cuadrados que permiten a los productores rurales manejar la cantidad y calidad de luz, los porcentajes de sombra y el impacto de la precipitación sobre los cultivos, que llega a ser cuantiosa en esta región.

 

Así, estos agricultores familiares mantienen su producción hortícola todo el año, mejoran la calidad y productividad de los cultivos e incluso logran cosechar hortalizas que eran impensables en condiciones regulares de la zona, como el brócoli y el repollo.

 

Con este sistema, que empezó a implementarse a finales del 2013 con solo seis unidades, las familias y producen los alimentos para su autoconsumo y venden sus excedentes para asegurarse un ingreso.

 

“Estamos muy contentos porque ahora con las casas sombra uno no tiene que salir para comprar. Si quiere cilantro o una lechuga, puede venir por ella”, explicó Solano, cuya vivienda está en un caserío aledaño a Los Reyes, a donde se tarda en llegar seis horas por carretera desde San José, aunque la distancia sea solo de 280 kilómetros.

 

Otra de las ventajas del programa es que permite diversificar y fortalecer la dieta de las familias rurales en la región socioeconómica de Brunca, con el mayor nivel de pobreza de este país centroamericano de 4,8 millones de habitantes.

 

Aparte del apoyo para el establecimiento de las casas sombra como tales, el equipo de la FAO y los organismos públicos involucrados en la iniciativa asesoran a los productores en técnicas comerciales y agrícolas, empezando con los implementos.

 

“La semilla de hortaliza que llegaba aquí era la usada en climas fríos en otras partes de Costa Rica, habiendo en el mercado semillas ‘tropicalizadas’. Las buscamos y ellos comenzaron a usarlas”, explicó el especialista de la FAO.

 

El programa está ahora en etapa de expansión en la provincia de Guanacaste, en el noroeste de Costa Rica, donde ya se aprobó la instalación de las primeras casas sombra fuera de la región de Brunca.

 

 

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/

En esta prisión los presos cultivan sus propios alimentos

Los reclusos trabajan diariamente, reciben salarios, han reducido sus sentencias y producen sus propios alimentos, que también son donados a la caridad.

 

Cuando surge una alternativa sostenible y cambia la rutina y los hábitos de un grupo de personas en particular, siempre es algo para celebrar. En la cárcel Brasileña Profesor Jacy de Asís, ubicada en la ciudad de Uberlândia, los presos cultivan sus propios alimentos manteniendo una huerta dentro de los muros.

 

Cada mes, producen más de 400 cajas de hortalizas y verduras dentro de los muros de la prisión, en ella trabajan un grupo de internos que van desde las 15 a 25 personas al día. Además han construido una estructura para captar el agua de lluvia, con la que ahorran una buena cantidad de agua haciendo sus cultivos mas económicos. Este trabajo diario, según la Junta del Departamento de administración de prisiones (SUAPI), es el responsable de que el índice de reincidencia criminal se haya reducido al 1% entre los reclusos que participan en el cultivo de vegetales.

 

Se producen alimentos como lechuga, repollo, rúcula, col rizada, pepino, brócoli, mostaza y también algunas plantas medicinales y frutales. Todo es coordinado por el personal de la prisión, como José Francisco Pereira. Según él, la seguridad en la vida cotidiana también se ha mejorado gracias al trabajo de presos en la huerta.

 

Los internos que trabajan en la huerta reciben R$ 591,00 mensuales por su trabajo, además de la reducción en el tiempo de condena.

 

Como en Jacy de Assis, otras cárceles de la región también están montando huertos dentro de sus muros, como el penitenciario Pimienta Veiga, que produce alimentos para consumo propio y también para donar a organizaciones benéficas. El 10% de lo que se produce se envía a los pobres de Uberlândia y otras ciudades cercanas, así como a las familias necesitadas que viven cerca de las prisiones.

 

Imágenes vía seds.mg.gov.br


Fuente: http://ecoinventos.com

Perspectivas favorables para las cosechas a nivel mundial, pero aumenta el hambre en las zonas de conflicto

La seguridad alimentaria continúa empeorando en África austral debido a la sequía

 

20160310 fao

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano, Secando maíz sobre el capó de la camioneta familiar en la aldea de Manyandzeni, en Swazilandia

 

9 de marzo de 2016, Roma -Treinta y cuatro países, incluyendo 27 en África, necesitan actualmente ayuda alimentaria externa debido a la sequía, las inundaciones y los conflictos civiles, según advierte hoy la última edición del informe de la FAO Perspectivas de cosechas y situación alimentaria.
 
La cifra ha aumentado respecto a los 33 países señalados en diciembre, tras la incorporación de Swazilandia.
 
La sequía asociada al fenómeno de El Niño ha "reducido drásticamente" las perspectivas de la producción agrícola para 2016 en África austral, mientras que las expectativas para las cosechas en Marruecos y Argelia se han rebajado debido a la sequía.
 
En zonas de América Central y el Caribe, la continua sequía asociada al fenómeno de El Niño también puede afectar a la siembra de los cultivos de la temporada principal por tercer año consecutivo.
 
Por otra parte, los conflictos persistentes en Irak, la República Árabe Siria, Yemen, Somalia y la República Centroafricana han perjudicado gravemente al sector agrícola, empeorando la crisis humanitaria en estos países. En la mayoría de los casos, las consecuencias del conflicto se extienden a los países vecinos, como Camerún y la República Democrática del Congo, que acogen a refugiados.
 
Según el informe del Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la alimentación y la agricultura (SMIA) de la FAO, las condiciones han empeorado en los últimos tres meses en varios países que ya necesitaban ayuda alimentaria externa, principalmente en la subregión de África austral, donde los precios de los alimentos han alcanzado niveles récord.
 
El documento advierte igualmente de las consecuencias que la reducida producción de 2015 tendrá en la situación de seguridad alimentaria en la República Popular Democrática de Corea, donde "se estima que el consumo de alimentos de la mayoría de los hogares es límite o insuficiente".
 
En otros lugares, las perspectivas para las cosechas de 2016 ya sembradas -en su mayoría cereales de invierno en el hemisferio norte- son por lo general favorables. Las primeras estimaciones prevén abundantes cosechas de trigo en 2016 en la mayoría de los países de Asia.

 

Puede consultar aquí el informe completo.


Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

Conoce cómo las granjas urbanas se acercan a las Metrópolis

Se estima que para el 2050, el 66% de los habitantes del planeta vivirá en núcleos urbanos.

 

Fotografía de Kono Designs

 

El estilo de construir ha cambiado y ello puede vislumbrarse sobre cómo la arquitectura sustentable ha sido capaz de innovar en el proceso creativo para acercar la naturaleza a grandes construcciones en ciudades. Las granjas urbanas son justamente un acercamiento de la agricultura al mundo urbano en plenos edificios.


Espacios verdes en las ciudades

 

Fotografía de Kono Designs

 

Las granjas urbanas consisten en acercar mediante huertos y cultivos la agricultura a edificios corporativos en donde se puedan cultivar en base a cuidados y a temperatura adecuada. Más que una idea a futuro, las granjas urbanas ya son realidad en países como Japón, en donde el Urban Farm de Tokio, en Japón.

 

Pasona Group es el nombre de la empresa japonesa que lleva más de una década haciendo sustentables los espacios destinados al trabajo cien por ciento urbano.

 

En el edificio es posible encontrar plantaciones de tomates hasta arrozales. El cuidado es clave porque la temperatura debe ser la ideal y todos quienes estén en el edificio deben estar comprometidos a cuidarlo diariamente.


Esta idea de edificaciones sustentables y en donde la agricultura se acerque a las personas es un campo que tendrá trascendencia en las construcciones venideras. Tal como señaló el medio El País, para Motonobu Sato, máximo responsable de la división de agricultura urbana de la compañía, la construcción del Urban Farm está cimentada en tres pilares: la agricultura, un entorno de trabajo saludable y finalmente uno que sea ecológico.

 

Y esto es una idea genial porque según cálculos actuales, el total de la población urbana factura más del 70% de luz y tienen un acceso ínfimo a convivir continuamente con la agricultura, lo que es totalmente beneficioso para que proyectos como este sigan replicándose en el mundo y que con el tiempo las huertas verticales que podamos tener en casa suban de nivel y se encuentren en edificios corporativos y de servicios, ¿te lo imaginas?

 

 

Fuente: www.veoverde.com

Suspenden la siembra de maíz transgénico en México

La justicia falló en contra de Monsanto y ordenó suspender los permisos para el cultivo de maíz transgénico en México mientras se resuelve el juicio colectivo promovido por científicos, especialistas, campesinos y organizaciones que integran la Colectividad del Maíz en contra de ellos.

 

Científicos, especialistas, campesinos y organizaciones que conforman la Colectividad del Maíz en México presentaron un recurso en contra de la producción de maíz transgénico en el país.

 

Este martes el Segundo Tribunal en materias Civil y Administrativa del país azteca notificó la sentencia que ordena a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Dasarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) abstenerse de otorgar premisos de liberación o siembre de maíz transgénico, al menos hasta que se resuelva en forma definitiva el juicio que el colectivo inició en contra de los mismos.

 

La nueva sentencia revierte otro fallo judicial que en agosto de 2015 había dado marcha atrás a una primera prohibición de 2013 contra el cultivo del maíz transgénico.

 

En un comunicado la Colectividad del Maíz señaló: “la sentencia establece que en el jucio de acción colectiva quedó demostrada la presencia ilícita de transgénicos en cultivos en maíces nativos, por lo que podemos afirmar que los demandantes comprobaron que se han violado las leyes mexicanas e internacionales”.


¿Derrota para Monsanto?

 

El gobierno mexicano autorizó en 2009 la siembra de maíz transgénico a Monsanto, una de las empresas más grandes del mundo de semillas genéticamente modificadas, y otras firmas desatando las protestas de ecologistas, campesinos y científicos.

 

Los demandantes de esa forma de producción advirtieron que esas semillas pueden contaminar a los maíces nativos, poniendo en peligro su existencia.

 

Monsanto señaló ante la medida que evaluará la sentencia para “determinar el curso de acción” y recordó que la decisión “no significa una sentencia final” de este caso.

 

La resolución obliga además a las empresas que quieran usar productos que necesiten el herbicida glifosato a estar sujetas a control judicial y de los científicos demandantes.

 

 

Fuente: www.lr21.com.uy

Investigadores descubren microbio del suelo capaz de bloquear la absorción de arsénico en el arroz

Investigadores de la Universidad de Delaware (Estados Unidos) han descubierto un microbio del suelo capaz de movilizar lo que los investigadores llaman un “escudo de hierro” para bloquear la absorción de arsénico en el arroz. El arsénico es tóxico y su exposición crónica está relacionada con la aparición de cáncer, enfermedades de corazón y diabetes. El microbio del suelo identificado como EA106 se encuentra entre las raíces de una variedad de arroz norteamericana cultivada comercialmente en California.

 

Como el arroz se cultiva bajo el agua, el cultivo asimila 10 veces más arsénico que otros granos de cereales como el trigo y la avena. Los investigadores han descubierto que el microbio EA106 tiene la capacidad de movilizar el hierro que, compitiendo con el arsénico, es capaz de bloquearlo. Harsh Bais, director del equipo de investigación, explica que “se forma una placa de hierro en la superficie de las raíces que no permite que el arsénico suba a la planta de arroz.”

 

El equipo realizó el estudio con cientos de plantas de arroz cultivadas en suelos e hidropónicos. Los estudios demostraron que las inoculaciones con EA106 mejoran la absorción del hierro en las raíces de las plantas a la vez que reducen la acumulación de arsénico en los brotes de las plantas. Actualmente el equipo de Harsh Bais se encuentra trabajando en conseguir la reducción de acumulación de arsénico en el grano, la que califica como “la prueba definitiva”.

 

“Crecí muy cerca de un campo de arroz en la India, así que tengo un interés especial ante este problema”, explica Bais. “Estos pequeños agricultores no tienen mucho para alimentar a sus familias. Cultivan arroz en pequeñas parcelas con tierra y agua contaminada con arsénico. El trabajo que estamos haciendo es importante para ellos, y para la seguridad mundial del arroz.”

 

 

[FUENTE: http://agroalimentando.com - Universidad de Delaware]

ULTIMAS NOTICIAS

Octubre 21, 2017
SALUD 5

La mayor ciudad de Brasil cierra dos parques por temor a la fiebre amarilla

Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, cerró al público dos de sus principales parques naturales como medida preventiva para evitar un brote…
Octubre 21, 2017
NOTICIAS REIMA 6

Cargo de Mugabe en la OMS es "inaceptable": Trudeau

La decisión causó molestia entre los miembros de la OMS y activistas. "Realmente pensé que era una mala broma" aseguró el primer ministro.…
Octubre 21, 2017
ANIMALES 5

Veterinarios cuidan 500 équidos usados en limpieza por sismos en México

Medio millar de caballos, burros y mulas han sido atendidas después de su uso para mover escombros por los sismos de septiembre en el sur…
Octubre 21, 2017
NOTICIAS REIMA 6

Los portugueses se manifiestan para pedir soluciones a la plaga de incendios

Miles de ciudadanos de las principales ciudades portuguesas salieron a la calle para homenajear a los más de cien fallecidos en los…
Octubre 21, 2017
MEDIO AMBIENTE 5

Alerta en el Reino Unido ante la llegada de la tormenta "Brian"

El Reino Unido se encuentra en alerta ante la llegada de la tormenta "Brian", que azota con lluvias y fuertes vientos de hasta 112…
Octubre 17, 2017
NOTICIAS REIMA 30

La idea de una joven holandesa que puede salvar el planeta reduciendo drásticamente las emisiones

Vamos a hacer un ejercicio. Coge cualquier producto envasado que tengas en casa. Puede ser la leche, el limpiasuelos, una sopa o incluso…

Los incendios en Galicia dejan de amenazar zonas habitadas

Oct 17, 2017 MEDIO AMBIENTE
Los incendios que afectaron grandes zonas de Galicia, en el noroeste de…

Brasil dice que bajó tala en la Amazonia, tras críticas de ambientalistas

Oct 17, 2017 NOTICIAS REIMA
El gobierno brasileño informó este martes que la deforestación en la…

El saldo de muertos por los incendios sube a 45 en Portugal y Galicia

Oct 17, 2017 NOTICIAS REIMA
La llegada de la lluvia y vientos menos violentos favorecían el martes el…

Asturias reduce a 21 los incendios forestales

Oct 17, 2017 MEDIO AMBIENTE
Las labores de extinción, que se han visto favorecidas por la llegada de…

Caos de transporte y riesgo de inundaciones en Escocia por la tormenta Ofelia

Oct 17, 2017 MEDIO AMBIENTE
La tormenta Ofelia, que ayer causó tres muertos en Irlanda, azota hoy…

Un nuevo infierno de llamas siembra el caos en Portugal

Oct 16, 2017 MEDIO AMBIENTE
Cuatro meses después de la tragedia de Pedrógão Grande, un nuevo infierno…

Google+ ¡Únete!

NOTICIAS DESTACADAS

Películas para concienciar a los niños sobre el medio ambiente

Una selección de películas y documentales con la que podrás enseñar a los niños la importancia…

De Einstein a Plutón: diez momentos de 2015 en que la ciencia fue noticia

18/12/2015 - En 2015 celebramos la llegada a Plutón y lamentamos la muerte de uno de los…

Los siete pilares de la ciudad sostenible

El nuevo informe del World Watch Institute propone incorporar la naturaleza en el planeamiento…

OPINIÓN

Opinión: Las estériles resoluciones del Senado Mexicano sobre el unicel

Por: Ana Cecilia Martínez B.i Guadalajara, 09 de Mayo 2016 @anacecimtzb El pasado 27 de abril,…

¡SÍGUENOS EN TWITTER!